1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL PROCESO AL PROCÉS (XXX)

“Probar la rebelión me parece una tarea prácticamente inasumible”

Melering, o entrevista a Melero sobre minuto y resultado del juicio

Guillem Martínez Madrid , 16/04/2019

<p>Javier Melero, abogado de Joaquim Forn.</p>

Javier Melero, abogado de Joaquim Forn.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

EL TOCADOR DE SEÑORAS. Tocador del TS INTERIOR/DÍA. Ramón y yo nos acicalamos mientras nos ponemos al día del día. Poca cosa. Polis/violencia y espías en modo Gila. Lo del 1-O fue, en fin, una planificación policial Barranco-del-Lobo System. La idea, digo yo, es ir dibujando una violencia ambiental, concepto del propio Marchena, adoptado en la sentencia, del juicio por los sucesos del Parlament –en su segunda instancia, en el TS; hubo segunda instancia porque recurrió la Fiscalía, pero también, agárrense, Parlament y Gene, esos sans coulottes el resto del tiempo–. La intención de la Fiscalía, supongo, es que de ahí salga algún grado de rebelión. O su sombra, o la sombra de su mano, o la sombra de su perro. Por lo demás, han denegado la libertad por la cosa elecciones para los acusados candidatos. Y ayer ERC pidió que Vox dejara de emitir en el juicio durante la campaña. Lo que es algo sin recorrido, y que ilustra que este juicio está siendo utilizado más para propaganda que, pongamos, para dibujar los límites y usos de lo sucedido, y los límites y usos de la Justicia, que sería lo suyo. Tal vez porque acusados y acusadores tienen límites y usos similares en algún tramo porno. Socorro. ¿Algo que agregar, Ramon? “Sí, que los bebés, cada generación, reinventan el jamón al meterse el pie en la boca. No aporta nada, pero le debía una greguería de bebés”. Y me la ha colado. Es usted un crack. Venga, arréglese, que hoy vamos a comer con Javier Melero. “¿Me pongo monóculo?”. Haga lo que quiera, pero yo lo tengo clarísimo.

MELERO. Javier Melero es lo más mixed-emotions en este juicio. Historiador y abogado –se pagó la carrera trabajando, en ocasiones como funcionario de prisiones–, Melero representa tal vez ese pack barcelonés, desaparecido sin combate en el ínterin 2012-esta mañana, integrado por cats no practicantes –no practicantes del Rito de la Contrarreforma Procesista, al menos–, inclinados hacia la socialdemocracia en lo político, y a cierto amor a los fractales de la vida en lo temperamental. Uno/a, en fin, se relaciona con los otros, más que por ideología, por esos parecidos vitales, diría.

Melero aporta a este juicio una defensa técnica absoluta. Cosa que puede ser tan aburrida como las otras pero que, en contrapartida, está sometiendo a los cuerpos de policía del Estado –es decir, al Estado– a serias contradicciones, que evidencian dibujos poco edificantes de lo sucedido. Es, tal vez, la defensa más operativa y, a la vez, resulta más punk y desestabilizadora que la que se presenta a sí misma como política, y que aparece más, y con mayor adjetivación épica, en los medios procesistas. Quedo con él para hablar del minuto y resultado del juicio. En Le Bistrot del Institut Français, al lado del TS. Ramón, a su vez, va rellenando nuestras copas de Châteauneuf-du-Pape del 82. “Podré…”. No, Ramón, no puede hablar de bebés. La entrevista empieza ahora y con la palabra “la”.

¿La rareza de este juicio es anterior al juicio o es el propio juicio?

Es un juicio sin precedentes en nuestra generación. Es, por tanto y por todo, un juicio único. Además, el Tribunal ha hecho una ruptura con respecto a lo que se había hecho hasta el inicio del juicio, momentos en los que se dio validez, de una manera acrítica, a lo que dicen los atestados policiales. El juez, ese paradigma ilustrado, tiene que valorar todo ese material fáctico de nuevo. Eso no ocurre nunca, y menos en un caso tan trillado mediáticamente como este. En principio, el juez es un señor que llega a la Sala, se sienta en la silla y pregunta: ¿y hoy qué toca? Pues toca estafa. Pues que pasen y me lo cuenten, de forma incontaminada. El Tribunal ha intentado que sea así, y de momento, si bien no podemos juzgar el fuero interno de nadie, parece que es así.

¿Ese empezar de cero es una desautorización, de alguna manera, a los atestados policiales y a la instrucción?

No. La policía tiene sesgo, porque es policía. Pero eso para el juez no es nada. No tiene un valor probatorio. La opinión policial no tiene que llegar al juicio. En todo caso, tiene que llegar el policía, a explicar qué vio y qué hizo, pero no qué opina. Eso, opinar, lo ha cortado el Tribunal. Cuando vino el teniente coronel Baena y los policías que hicieron los atestados, se cortó preguntar por opiniones.

¿Es normal el trato y las formas, tan suecas, que se ven en el Tribunal?

Es extraordinario. El TS suele tener un trato exquisito. Pero celebra pocos juicios. El respeto a las formas y procedimientos, la amabilidad con todos los profesionales no suele verse en niveles inferiores.

¿Las defensas están coordinadas? 

Las defensas tienen un nivel de coordinación magnífico. El máximo que se puede tener: están de acuerdo en que sus clientes son inocentes, en que el delito no existe. Y ninguna interfiere en la línea y estrategia del otro. Aparte de eso, podríamos hacernos muy amigos e ir juntos a hacer yincanas por las tardes. Pero sería innecesario.

Respecto al sumario, ¿el juicio oral está aportando alguna sorpresa o variación?

El juicio tiene un cosa que no pudo salir en la instrucción, pues no había manera, y que en cambio ha aflorado ahora: la contradicción entre los cuerpos policiales, y la falacia de la existencia de un plan conjunto y armónico destinado al cumplimiento de un auto judicial. A día de hoy, eso ha caído, y no vale la pena insistir sobre eso. Es evidente que, o el coordinador, Pérez de los Cobos, miente, o los responsables de los cuerpos policiales mienten. Pero que sean ciertas las dos versiones es imposible.

Uno de los factores es que hay un fiasco policial sin precedentes, un auténtico despropósito que nadie quiere asumir. A partir de esto, se elaboran estrategias de justificación para el fracaso policial.

¿Estas mentiras, en una causa penal, son algo dramático?

Es la mentira fundacional de todo lo que pasa aquí. Si tuviéramos que buscar, ya en el terreno del análisis histórico, el porqué del cómo hemos llegado aquí, yo creo que uno de los factores es que hay un fiasco policial sin precedentes, un auténtico despropósito que nadie quiere asumir. A partir de esto, se elaboran estrategias de justificación para el fracaso policial. Aquí se está hablando de unos policías calificados como “inútiles” en la Sala, que son los Mossos, y de otros dos cuerpos “leales” a la Constitución. “Inútiles” y “leales” consiguen cerrar el 5% de los centros que había ordenado cerrar la instructora. Desde el punto de vista del cumplimiento del auto judicial, la actuación policial es absolutamente insostenible. Un desastre sin precedentes. Que viene a causa de un hecho fundamental, que no saldrá en el juicio porque es valorativo: el auto judicial para el 1-O era de imposible cumplimiento, lo que es la madre de todos los desastres que vienen a continuación. Y sobre los que se harán después estrategias de justificación de los cuerpos policiales. Aquí parece, o por lo menos me lo parece a mí, que quien hizo un análisis histórico más acertado fue el cuerpo de Mossos que, igual por casualidad o por suerte, se dio cuenta de que el cumplimiento de la orden judicial era imposible. Sabía que era imposible policialmente, por lo que decide que es mejor tener presencia policial para controlar, para que no pase nada, para llamar a una ambulancia. Sabía que, con una actuación de orden público, ni tiene recursos ni puede conseguirlo. En el juicio se habla mucho de la pasividad de los Mossos, pero nadie hace las preguntas fundamentales, tal vez porque son impertinentes en un juicio. Son importantes para establecer lo que sucedió: ¿por qué no dispararon ustedes? Si ustedes eran pocos, seguro que a tiros lo paran. Claro, esto es una boutade, una barbaridad. Han declarado varios Guardias Civiles de las fuerzas “leales”, y a uno de ellos, hablando de los hechos del 20-S, frente a la Conselleria d’Economia, yo le pregunté: “Oiga, ¿se podía hacer ahí una intervención de orden público?”. Y el hombre me dice: ‘¿Qué dice usted? ¿Con 10.000 concentrados? Eso es imposible’. ¿Y cuando usted habla de que había que disolver a la masa, ¿a qué se refiere? Contesta: “Había que pedirlo, había que decir que se disolvieran…”. Las acusaciones parece que quieren construir el relato de que la orden judicial se podía cumplir de cualquier manera y a cualquier precio. Olvidan una premisa histórica absolutamente acreditada y reconocida por todo el mundo: la actuación de las fuerzas “leales” fracasó tanto como la actuación de los supuestamente “inútiles”.

La rebelión clásica, la que habían visto generaciones anteriores a la nuestra, con una frecuencia relativa en la historia de España, y que implica el pronunciamiento militar, la activación de cuerpos del Ejército, la toma de Correos, Telégrafos y Telefónica, está ya descartada.

¿Cuál es el Estado de la cuestión, esta mañana a primera hora, de la cosa rebelión y sedición?

La rebelión clásica, la que habían visto generaciones anteriores a la nuestra, con una frecuencia relativa en la historia de España, y que implica el pronunciamiento militar, la activación de cuerpos del Ejército, la toma de Correos, Telégrafos y Telefónica, está ya descartada. Los máximos responsables del Gobierno la descartaron ya en aquel momento. Está documentado, vaya. Tenemos que ir, por tanto, a la descripción nueva de rebelión. A ver si la acusación consigue convencer al Tribunal de que toda una serie de hechos en diversos puntos de la geografía de Catalunya, constitutivos de desórdenes públicos, la mayoría de carácter leve, que no ocasionan ni un muerto ni una fractura de húmero, pueden, gracias a un efecto abrazadera del soporte de la Administración autonómica, convertirse en el sustituto de la violencia que podía ejercer el Ejército en la rebelión clásica. Me parece que es una tarea prácticamente inasumible.

Marchena, en su día, amplió el concepto de violencia con la cosa “violencia ambiental”. ¿Puede influir eso en la óptica de la violencia en este caso?

La sentencia de la AN a lo del Parlament estaba muy ideologizada. Se decía que cualquier disidencia expresada públicamente, aunque fuera violenta, no debía ser reprimida, porque eso producía un efecto de inhibición de la capacidad de protesta de la gente. Ese efecto intimidatorio de la ley sobre la libertad de expresión y manifestación era indeseable en democracia. Era una sentencia muy interesante y, en ese punto, vanguardista. Y Marchena lo que hace es señalar que allí había la violencia que había, y que el Tribunal está obligado a reconducirla a los tipos del Código Penal que, en una democracia, representan el sentir de la colectividad sobre lo que debe ser castigado. La sentencia de Marchena, en ese sentido, es ejemplar. Había una violencia ambiental en el entorno del Parlament, que se tradujo en hechos concretos. Se absuelve a la mayoría, porque no están acreditados, pero hay violencia constitutiva de los desórdenes públicos.

¿Y eso no puede salpicar la cosa aquí?

Si lo hace, yo ya estoy de acuerdo. Muchas de las conductas producidas fueron constitutivas de desórdenes públicos. Yo no voy a cuestionar que el TIP GC número tal tuvo un hematoma en el codo. Estoy seguro de que lo tuvo. Y de que quien lo ocasionó cometió un delito de atentado a la autoridad. Pero desde la perspectiva de mi cliente, un miembro del Govern, ¿esa es la violencia que va a representar la secesión de un territorio del Estado?

La malversación, más allá de su cliente, al que todo esto parece que no le afecta, ¿se está dibujando?

Hay dos puntos que han salido. Observadores exteriores, Diplocat, y las famosas facturas de Unipost y compañía. Yo me voy al plano fáctico, al teniente coronel Baena. Le pregunté si se había pagado algo. Dijo que no.

¿La voluntad de realizar el pago es importante en un juicio penal? 

A lo mejor la había. Pero desde las ordalías medievales, la voluntad no está criminalizada. Seguro que hay sádicos que extrayendo muelas se lo pasan la mar de bien y satisfacen sus instintos, y que su voluntad es gratificarse, pero bueno, mientras se muevan en los términos de lo que está permitido por la ley, su intención importa un pimiento.

La ruptura de la unidad de la causa –llevamos la tira; la última formal es en el Juzgado 13 de BCN– ¿qué aporta? ¿Qué verbaliza? ¿Erosiona esta causa?

Hemos visto, por ejemplo, cómo las Policías se espiaban unas a otras, con una torpeza encomiable, por cierto.

Lo del 13 es un agujero negro. Yo ya no digo nada, ni quiero saber nada. Pero en lo de la AN los hechos me dan la razón. En este juicio, en el que no hay imputado ningún policía, sólo declaran policías, hablando de lo que hizo la Policía. Llevamos más de un mes escuchando a Policía hablando de Policía, mientras que el político los mira atónito y exclama: “Jolín, esta gente, ¿pero qué hacía?”. Hemos visto, por ejemplo, cómo las Policías se espiaban unas a otras, con una torpeza encomiable, por cierto. ¿Erosionar? Escindir la causa de la AN fue un error, y al TS, en la medida que pueda, le toca remediarlo. Tendrá que decir “pues mire, todo lo que cuentan de la Policía está muy bien, pero como aquí no se juzga a ningún policía, pues qué quiere que le diga”. Se juzga al político, por lo que el TS debe decir si el político instrumentalizó a la Policía con el objetivo de producir la secesión del Estado...

Con este juicio, con su sentencia, ¿se producirá algún tipo de restauración? No sé, de cierta verdad sobre lo sucedido, de la sociedad ante lo sucedido... ¿Un juicio es un mecanismo válido para eso?

Es muy difícil. Y no sé si a la sentencia, entre sus funciones, le toca esta. La sentencia tiene que emitir un pronunciamiento sobre el grado de reproche penal que merecen unos hechos determinados. Tendrá que hacer, previamente, un relato de lo sucedido. Está obligada a hacerlo, pues la Fiscalía empezó su escrito de acusación con un relato que se remonta al año 2012, y a lo que estaba haciendo el soberanismo catalán desde entonces. No sé si templará gaitas y definirá que quizás se han traspasado los límites de lo que es el deber de lealtad de una institución pública a las resoluciones de los órganos del Estado, de los propios tribunales, de la Fiscalía. Eso merece un reproche. Pero no sé qué valoración hará de las conductas de todas aquellas personas que, confiando en o impulsando a este Gobierno autonómico, llegaron a la conclusión de que lo más adecuado en una democracia es la desobediencia de la ley, y el enfrentamiento con los cuerpos de seguridad, para llevar a cabo lo que, en definitiva, es una ilusión política.

Acabará este juicio, empezarán otros. Esto va a durar mucho. Y la crispación resultante. ¿Qué futurible ve a la sociedad catalana? Ya ni le hablo de anclajes institucionales, sino de la sociedad, esa cosa que, en parte sí y en parte no, ha asumido como reales las descripciones de lo que el Govern decía que estaba haciendo.

En esto soy un pragmático absoluto, sumergido en un baño de cinismo: a la sociedad catalana no le queda otra que entenderse. Aunque no quiera. Tendrá que buscar las vías. Supongo que hay una crisis de liderazgo. Faltan líderes. En el nacionalismo falta gente con suficiente autoridad moral como para decir que determinada estrategia no puede seguir por ese camino, sino que hay que buscar otras vías y recomponer la actuación política. Y supongo que al unionismo –en definitiva, el unionismo catalán tiene detrás un Estado; aunque se pueda ver disminuido en determinados aspectos, no deja de tener la fuerza– tiene que hacer un esfuerzo de generosidad, y contribuir a la recomposición de puentes, aunque no haya sido él quién los haya roto.

¿Lo ve viable? ¿Ve esos profesionales en los dos ismos?

Lo veo absolutamente factible, y la historia lo demuestra constantemente. El 8 de mayo de 1945, 60 millones de alemanes se fueron a dormir nazis y se despertaron socialdemócratas. Es perfectamente posible que esto se recomponga.

“Sí, casi todo sucede de noche, por eso nadie lo ve”. Ramón, dele la patita al señor Melero, que nos vamos.

 

 


¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Albert

    Sigo anonadado de que sigais poniendo al peor periodista de todo el medio y con un bias tan claro a tratar un tema tan importante. Guillem Martinez es una rata nacionalista española y lo dire las veces que haga falta.

    Hace 2 años 6 meses

  2. Socialdemócrata cherrypicking

    Joder, pues yo sí soy lector habitual del medio y admirador sobre todo de los artículos de Guillem, de la sensibilidad y humor que destila su prosa, pero eso no quiere decir que tenga que compartir todos los posicionamientos ni del medio ni del periodista. Me considero una persona de sensibilidad política más bien progresista -más bien a la izquierda, si se prefiere- pero también me parece lamentable que se dé espacio a un batasuno -el otro Martínez, que además tiene poco para decir y con una prosa poco inspirada- en este medio, por ejemplo, pero no por eso voy a dejar de leer artículos de Guillem Martínez, Rafael Poch u otros que me parezcan interesantes.Y sí, pienso que el independentismo catalán ha sido sistemáticamente xenófobo, la verdad. Y, supongo que a diferencia de lo que podrían pensar Guillem, Melero y muchos otros catalanes, creo que esa xenofobia y esa intransigencia eran la evolución lógica del catalanismo, en el que no tengo depositada ninguna fe, pues sus premisas son básicamente que España es un atraso y Cataluña una vanguardia. No se sabe por qué, pero estas premisas no son discutibles ni cambiantes, sino suerte de constantes históricas, quizás fruto "natural", como apunta más abajo el de la sangre escocesa, que también podría comparar declaraciones de indepes escoceses y catalanes para calibrar después cómo se reacciona ante unos y otros. La historia de ambos países no es idéntica, en Reino Unido sería muy complicado haber armado un discurso creíble y digerible por los escoceses de LO INGLÉS como la hez del mundo. En Cataluña y Euskadi, en cambio, se ha abundado muchísimo en esa idea-fuerza y con notable éxito. Podemos también preguntarnos por los motivos de ese éxito. En cualquier caso, la diversidad social y cultural, y me dirijo de nuevo al amigo escocés, nunca es "natural", sino producida e inducida por las más diversas interacciones sociales. Francia tiene catalanes y vascos, amén de muchas otras cosas (corsos, bretones, occitanos) y a nadie se le ocurre hablar de "diversidad natural" de la nación francesa, que es una nación escasamente problematizada tanto dentro como fuera de sus fronteras. Entre todos los amantes de sustituir el vocablo España por el eufemismo Estado español, cuesta horrores escuchar Estado francés o alemán o italiano. La única nación que merece ser puesta en tela de juicio es la española, todas las demás, incluidas Euskadi y Cataluña, parece que sean esencias increadas e iguales a sí mismas desde el origen de los tiempos. Frente al Estado español, Euskal Herria o los Països Catalans. Dudo, en cualquier caso, de que recentralizar todo a troche y moche sea solución a nada. Pero es evidente que en Cataluña ha habido una élite nacionalista atrincherada en las instituciones y el poder, y que han aprovechado un proyecto de nation building lesivo para con los derechos -los lingüísticos los primeros- de la población que no era de su cuerda. Entregar "más autogobierno" a una élite que se ha comportado como un mono con ballesta... Antes habría que asegurar unas instituciones con una mínima apariencia de neutralidad, que aquí ya ni la apariencia nos queda. Por cierto, se puede ser de izquierdas sin comprar todo el pack oficial que te venda el iluminado de turno. Lo mismo con las derechas. No entiendo esta manía persecutoria por los packs ideológicos cerrados a cal y canto, yo creo que ideológicamente siempre es sano el muy denostado cherrypicking, la verdad, crea personas más amables, abiertas e interesantes. Se puede ser de izquierdas sin creer ni un segundo de tu tiempo en el derecho de autodeterminación de los pueblos, al menos no en el contexto europeo. Se puede ser de izquierdas incluso considerando tal derecho una puñetera filfa (mi caso), y eso no tiene por qué hacerte menos de izquierdas. Menos libreto ideológico, por favor.

    Hace 2 años 6 meses

  3. Rafa B.

    Vaya por delante que no soy de Catalunya, pero me he quedado de piedra al ver como han podido inocular el odio a lo catalán incluso entre los lectores de un medio progresista como CTXT. También cabe la posibilidad de que no sean lectores habituales de este medio si no emboscados del españolismo mas rancio.

    Hace 2 años 6 meses

  4. Rafa B.

    Vaya por delante que no soy de Catalunya, pero me he quedado de piedra al ver como han podido inocular el odio a lo catalán incluso entre los lectores de un medio progresista como CTXT. También cabe la posibilidad de que no sean lectores habituales de este medio si no emboscados del españolismo mas rancio.

    Hace 2 años 6 meses

  5. magrab

    Por algo este señor es abogado y no político. Hoy día, todo el mundo puede dar lecciones a los políticos, tienen muy mala prensa. Pero no todo vale. Decir, por ejemplo, que el independentismo en si muestra xenofobia, no se hace en Escocia, o al menos, no se lo toma en serio. Será por mi sangre escocesa que encuentro estos comentarios ofensivos. Y menos aún si, como se ha rumoreado últimamente, la UE finalmente abre la puerta a una Escocia independiente sin tener que pedirlo, eso sí, con el trasfondo trágico del Brexit. Vamos, mirando el movimiento independentista parlamentario y cívico en Escocia empotrado dentro de la legalidad, con muchos críticos pero sin este grado de altivez de la gran capital y estado central que se ve aquí, no entiendo el afán de volver a un estatus quo que se presenta como “realismo” aquí, que además en un mundo cambiando, habría que cuestionar mucho más. Problemas no se solucionan con herramientas del pasado o contra la voluntad de una parte importante de la población. Ahora, quizás el independentismo ha ido demasiado lejos, demasiado rápido, pero no por reconducirlo vamos a solucionar nada. El problema base origina en el estado central. Al menos los indies quieren dar aire a un estado que nos tiene atrapado en una lucha de convertir un país diverso por naturaleza con ansias de compartir poder y responsabilidad en un homenaje forzado al km 0 en Madrid. Si acaban con el independentismo sin ni siquiera una reacción que no sea la represión, qué se preparen para el próximo brote de realismo, que a lo mejor no será tan cívico.

    Hace 2 años 6 meses

  6. Abiada

    Bravo por la entrevista, el entrevistador y el entrevistado. Nivelazo: hace mucho tiempo que echaba de menos un diálogo sereno y desde la verdad. Le deseo al Sr. Melero y a sus representados la mejor de las suertes, desde el respeto a la ley y a la libertad.

    Hace 2 años 6 meses

  7. CeX

    No hay que probar nada. Todo está más que probado. ¿Qué más hace falta para aplicar la ley y reformar la constitución para eliminar el nefasto estado de las autonomías que no funcionan en España porque aquí se ha dogmatizado a niños y adultos durante décadas para que nos odiemos entre las distintas regiones de España (a diferencia de otros países como Alemania o Estados Unidos, donde van todos a una)? Estado centralizado como el francés es lo único que funciona en España. La historia lo demuestra.

    Hace 2 años 6 meses

  8. zyxwvut

    Vaya, entrevista masaje al abogado "profesional" y "estrella", ese que no quiere enterarse de que los golpes de estado no son los de 1936 en España, 1973 en Chile o el 23F, por poner tres casos; uno que no quiere oir hablar de Venezuela o Maidan. Si alguien se cree que aplicando paños calientes juridicos se va a cambiar a unos nacionalistas fanáticos va dado...

    Hace 2 años 6 meses

  9. Al final se irán de rositas y no curarán su xenofobia

    Muy solvente, Melero, en sus razones y en su mesurada puesta en escena. Y me jode reconocerlo, porque mi asco infinito por el procesismo me impide desear que no paguen con el precio de una condena ejemplarizante su irresponsabilidad y su xenofobia disfrazada de progresismo desde las instituciones. En cualquier caso, habla de coordinación entre las defensas, pero no todas las defensas valen igual ni todos los letrados están hechos de la misma pasta. Él, en ese sentido, es un ejemplo de dignidad profesional bastante por encima del resto de sus compañeros de bancada.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí