1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Laura Pérez / Concejala de feminismos y LGTBI del Ayuntamiento de Barcelona

“Los presupuestos con enfoque de género son una obligación”

Steven Forti Barcelona , 8/05/2019

<p>Laura Pérez fotografiada después de la entrevista.</p>

Laura Pérez fotografiada después de la entrevista.

David Sagasta

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

“¡En 2015 cuando pusimos el nombre de feminismos a la concejalía fue una revolución!”, comenta Laura Pérez, concejala de feminismos y LGTBI del Ayuntamiento de Barcelona y secretaria general de Podem de la Ciudad Condal. Han pasado casi cuatro años desde que el equipo de Ada Colau entró en la alcaldía de la capital catalana y es tiempo de hacer balance de lo hecho. También en lo que concierne a políticas feministas. “Antes el área de feminismos se llamaba de la mujer y se ocupaba sólo de violencia machista: nunca se concibió el urbanismo con una mirada de género. La ciudad tiene que tener una mirada atenta a los cuidados, una realidad que no siempre es productiva. Esto no existía antes. No existía en el ámbito de la cultura una autocrítica de dónde está el espacio de las mujeres en el mundo audiovisual, de la literatura o las artes en general”.

Quedamos con Laura Pérez en la plaza Salvador Seguí del barrio del Raval, poco antes de que se celebre una concentración de las prostitutas que ejercen en la calle d’En Robadors en homenaje a Lili, una joven compañera fallecida recientemente. 

¿Qué balance hace de estos cuatro años?

Con el anterior gobierno de Convergència i Unió las políticas feministas no tuvieron nunca espacio, ni presupuesto ni recursos. Los avances han sido reconocidos tanto a nivel de movimiento feminista en la ciudad como a nivel internacional. Somos referencia en políticas innovadoras en materia económica, de violencia sexual, en campañas de comunicación, en posicionar el tema desde una perspectiva abierta, integradora y no punitiva del feminismo. Tenemos que estar muy orgullosas porque el cambio es notable.

¿Cuáles son los mayores logros del mandato?

Hemos redoblado los esfuerzos que se hacían en la lucha contra la violencia machista, ampliando los servicios que estaban pensados solo en el ámbito de pareja y expareja. Hemos entrado en el ámbito laboral a través de las cláusulas de contratación que obligan a las empresas a tener mecanismos de lucha contra el acoso, dotándonos también de herramientas internas como Ayuntamiento. Hemos empezado a trabajar la violencia sexual a través del protocolo “No callem!”, elaborado junto a las salas de música y los festivales, apelando a la corresponsabilidad. Hemos abierto el centro LGTBI, que es una referencia para toda Cataluña. En materia de transversalidad de género, diría que hay pocos ayuntamientos que se han cuestionado tanto las cosas como nosotras: hablar de presupuestos con un enfoque de género hoy día debería ser casi una obligación para las instituciones públicas. 

¿Se trata de un cambio de paradigma?

Sin duda. Hemos abordado la economía desde un punto de vista mucho más complejo en lo que concierne a la paridad en los espacios de poder entre hombres y mujeres. En primer lugar está la lacra de la precariedad en la que están sumidas las mujeres, empezando por las cuidadoras, que son las más olvidadas. Hemos llegado a 50.000 mujeres con diferentes programas que han mejorado su situación laboral. Luego, está el tema de la conciliación: hemos creado un departamento específico de economía feminista que nos ha ayudado a tirar adelante estas políticas que amplían la mirada. Y hay muchas más cosas: hemos abierto programas de defensa laboral y un centro de cuidados que está siendo un motor de trabajo. Sin contar el tema de la fiscalidad: el 75% de las ayudas al IBI de este mandato iban dirigidas a mujeres y hemos creado precios públicos específicos para familias monomarentales.

¿Se habría podido hacer más?

Hemos hecho mucho más de lo que pensábamos poder hacer. Haber gobernado en solitario nos ha dado un margen de actuación muy grande. A nivel presupuestario, con la internalización de servicios, el área de feminismos ha cuadruplicado el personal que tenía inicialmente. Luego, es cierto que la desigualdad es tan estructural que hemos dejado muchos retos para el siguiente mandato. No hemos conseguido los cargos gerenciales a nivel paritario. El reglamento que hemos aprobado marca un camino hacia el cual tienes que dirigirte en los cuatro próximos años. Y en paridad habríamos debido ser más contundentes a la hora de dar más oportunidad a las mujeres de llegar a los espacios de poder. 

Hay que hacer políticas muy valientes en educación sexual y tener servicios específicos para atender a mujeres que han sufrido violencia sexual

¿Qué proponen para el segundo mandato?

Hemos abierto el camino, pero aún hay mucho por hacer. Una de las cosas es la prevención sexual: el acceso al porno violento y machista no está contrarrestado por una educación sexual seria. Las encuestas nos dicen que un 7% de los jóvenes creen que tener sexo sin consentimiento no es violencia. Hay que hacer políticas muy valientes en educación sexual y tener servicios específicos para atender a mujeres que han sufrido violencia sexual. También hay mucha violencia en mujeres trans o lesbianas en el ámbito sanitario a la hora de tener hijos o ir a una atención ginecológica: el tema de la diversidad sexual y de género todavía necesita mucho trabajo, también en la infancia.

¿Estas conquistas están consolidadas o puede haber vuelta atrás?

El reglamento de género que hemos aprobado consolida estos avances. Sin embargo, me temo que se puede volver atrás. La realidad mundial nos enseña cada día que hay que seguir protegiendo los derechos de las mujeres: venimos de una campaña electoral en la que se ha vuelto a cuestionar la existencia de la violencia machista. Me preocupa que el feminismo de esta ciudad pueda quedar en manos de un señor como Manuel Valls que expulsó de Francia a una niña gitana durante una excursión escolar. O que pueda pilotar las políticas feministas un señor como Ernest Maragall que dice que la ciudad tiene que ser femenina y no sabemos a qué se refiere. Y lo mismo vale para el PSC, que ha estado cuatro años intentando perseguir a las trabajadoras sexuales de Barcelona, en lugar de darles voz y ayudarlas.

Excepto Vox, las otras formaciones políticas hablan ya de feminismo. ¿Puede ser que el feminismo se convierta en algo vaciado de contenido?

Ya lo hemos visto. Todos han usado de forma electoralista la fuerza del 8M. Y se contradecían, como en el caso de Ciudadanos. Venían a decir que la ley de violencia machista hay que abolirla y equiparar la violencia intrafamiliar. El año pasado Inés Arrimadas criminalizó la protesta del 8M diciendo que eso no era una huelga. Y este año se fue a la manifestación.

Y ha empezado a hablar de feminismo “liberal”…

Aprovechó el término para no criticar un sistema económico que deja fuera a una gran parte de las mujeres. No puede existir un feminismo que no critique el sistema neoliberal que utiliza la fuerza de trabajo, especialmente a las mujeres en el sector no remunerado de los cuidados. En la manifestación del 8M fuimos con una pancarta que ponía “Feminismo para el 99%”. No es feminismo el que defiende que las mujeres lleguen a los consejos de administración para hacer cortes de luz a familias, muchas de ellas monomarentales, que no pueden pagarla.

La extrema derecha no puede marcarnos la agenda: no podemos sólo convertirnos en un dique de contención, tenemos que ser la fuerza que supere ese discurso

¿El feminismo es un dique de contención frente a la extrema derecha?

Absolutamente. Y el feminismo se conecta con el otro gran movimiento de la actualidad: el ecologismo. De hecho debemos hablar de ecofeminismo y elaborar política pública con esta doble mirada. También creo que hay un resurgir de la extrema derecha por los avances de ambos movimientos. La extrema derecha no puede marcarnos la agenda: no podemos sólo convertirnos en un dique de contención, tenemos que ser la fuerza que supere ese discurso.

¿Qué relación han tenido con el movimiento feminista?

Siento muchísimo respeto por el movimiento feminista. Es muy rico lo que está pasando en la ciudad de Barcelona: a veces necesita acompañamiento institucional y otras veces no. Y creo también que se nos ha reconocido y acompañado mucho. Ha habido momentos de coproducción de políticas públicas, como la estrategia de feminización de la pobreza, en que se ha volcado todo el mundo: desde académicas como Sandra Ezquerra, Cristina Carrasco o Rosa Ortíz a activistas en el ámbito de la migración… Hemos tenido una relación cercana y potente que nos ha llevado a una mejor y mayor calidad de la política que estábamos haciendo.

El día que fue elegida alcaldesa, Ada Colau afirmó: “No nos dejéis solos”, diciéndole a la ciudadanía y los movimientos que debían seguir presionando para que las instituciones pudiesen avanzar.

En el feminismo había una fuerza y una exigencia que teníamos que aplicarnos. Creo que hemos estado a la altura del momento. Pensemos también en los proyectos de memoria histórica, como LaSal, la primera librería feminista, o el cambio de nombres de las calles con la visibilización de las mujeres que nos han precedido… El feminismo suma de una manera diferente respecto a otros movimientos sociales.

En el feminismo había una fuerza y una exigencia que teníamos que aplicarnos. Hemos estado a la altura del momento

El municipalismo siempre ha defendido el trabajo en red. En el caso del feminismo, ¿con quién habéis tenido más relación?

Se trata de una red internacional que se conecta a través de los movimientos. La ola contra el asesinato de Lucía Pérez en Argentina y Marielle Franco en Brasil ha llegado hasta aquí. Y es muy necesario ver esas redes de solidaridad cuando estás en las instituciones. A nivel institucional, hemos trabajado conjuntamente con Montreal, que tiene políticas muy innovadoras como el Take Back the Night con la reivindicación del espacio público y la noche para las mujeres. Con Montevideo, Berlín y Ciudad de México hemos tejido una alianza en temas LGTBI, con un punto de vista interseccional que incluye la mirada de la discapacidad, la edad, el origen o el refugio. En Teherán hemos conseguido apoyar a las mujeres que están intentando dar pasos hacia adelante en un contexto complicadísimo. Esto lo permite el municipalismo, esa cercanía, ese compartir, y no otros niveles de la administración.

¿Y a nivel español?

Compartimos mucha información con las otras ciudades del cambio. Trajimos una campaña muy bonita que hizo Santiago de Compostela para corresponsabilizar a los comercios en la violencia machista. El eje comercial del barrio de Sants se involucró e hicimos la campaña “No le des la espalda a la violencia machista”. ¡La respuesta fue fantástica! Se trata de ampliar el ámbito de la gente ya involucrada en estas luchas. 

Para el municipalismo una de las mayores dificultades es el de las competencias que tienen los Ayuntamientos. ¿Cuál ha sido la relación con la Generalitat y el Estado?

Barcelona tiene una carta municipal que le otorga una serie de competencias que no tienen el resto de municipios: en el campo de violencia machista hay un desequilibrio territorial tremendo. Dicho esto, la relación ha sido escasa o, mejor dicho, casi inexistente. Hemos tenido una Generalitat desaparecida en términos generales, pero específicamente el Institut Catalá de les Dones tiró la toalla hace tiempo. Las personas referentes de esa área no constatan ya un interés en el tema. Su colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona a nivel de recursos es mínima. Hemos visto una Generalitat de la escenificación, de ir a los actos, haciendo propaganda sin ningún tipo de política. En cuanto al Estado, solo a finales de 2018 llegó una primera aportación en el marco del pacto contra las violencias machistas.

Hemos tenido una Generalitat desaparecida en términos generales

Otro tema espinoso ha sido el de la prostitución. ¿Cuál es su postura al respecto?

Heredamos unas políticas criminalizadoras, tanto de CiU como del PSC, que se habían materializado en la llamada ordenanza del civismo que criminalizaba no sólo la prostitución, sino en general la pobreza y la mendicidad. El primer reto fue revertir esa falta de confianza en las mujeres que ejercen en la calle hacia una institución que las estaba multando de forma reiterada, incluso a víctimas de trata. Les dimos voz: ellas mismas elaboraron un informe sobre cuál era su situación en la calle, qué tipos de violencia estaban recibiendo, cómo percibían al ayuntamiento. Pensamos que todas las políticas que aborden prostitución se tienen que trabajar con las mujeres que ejercen la prostitución. Para mí es un tema de sentido común y de derechos humanos: reivindicamos que las mujeres tengan una voz activa en las políticas que les afectan. Y pensamos que las mujeres son sujetos de derechos, ejerzan o no la prostitución. Hemos hecho programas específicos, por ejemplo uno que se llama Carolinas, para mujeres trabajadoras sexuales trans: las carolinas eran las travestis que durante la Guerra Civil, con el bombardeo de las Ramblas, hicieron una manifestación para llorar el baño público que fue destruido. Hemos querido poner en positivo la realidad de esta ciudad durante su historia. Y crear programas específicos para el empoderamiento y la participación de las mujeres. Los servicios no deben ser solo asistencialistas, sino empoderadores, hablando también de ocupabilidad: para una mujer que quiere abandonar la prostitución vamos a crear un itinerario de ocupabilidad y la acompañaremos desde una perspectiva de derechos. 

Se les ha acusado de favorecer la prostitución…

El problema de fondo es que la sociedad ha normalizado las ordenanzas de criminalización. No creo que las mujeres están haciendo algo malo cuando se están buscando la vida, muchas de ellas sin papeles, con hijos a cargo, sin poder tener un trabajo porque no tienen una red familiar y relacional que se lo permita. Somos una de las pocas alternativas en el gobierno que ha reivindicado los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y ha habido un sector que se ha opuesto de una forma muy beligerante. Somos una de las pocas alternativas en el gobierno que ha reivindicado los derechos humanos de las trabajadoras sexuales.

 Somos una de las pocas alternativas en el gobierno que ha reivindicado los derechos humanos de las trabajadoras sexuales

El próximo 11 de mayo se ha convocado una manifestación abolicionista en Barcelona.

Creo que no es una manifestación que represente el abolicionismo. Es solo un sector muy beligerante. Y tampoco está representando al movimiento feminista. Hay muchos colectivos en Barcelona que están acompañando a las mujeres que ejercen la prostitución. Es una manifestación electoralista. No es casualidad que ¡ dos semanas antes de las municipales en Barcelona, que es una ciudad que ha reivindicado los derechos de las trabajadores sexuales y que más ha luchado contra el tráfico de seres humanos, vengan aquí a intentar descalificar con mentiras lo que hemos hecho. Se dice falsamente que queremos potenciar los prostíbulos o defender al proxenetismo. ¡Nada más lejos de la realidad! Simplemente queremos que se trate con políticas específicas la trata, que a las mujeres que están ejerciendo la prostitución se les den alternativas de ocupabilidad en un mercado laboral muy precario, y que a las que quieran seguir ejerciendo debemos respetarlas, ayudarlas y protegerlas. Hay mucha mentira para descalificar y volver a la criminalización. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa. Miembro del Consejo de Redacción de CTXT, es autor de 'Extrema derecha 2.0. Qué es y cómo combatirla' (Siglo XXI de España, 2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Roberto

    Pues a mi me ha parecido que tiene un argumentario feminista de lo más sensato e inclusivo. Para que la hayan acusado de defender la prostitución, así serán sus acusadores... Sólo una cosa a señalar... Cuidados a personas dependientes, cuidados a personas dependientes, cuidados a personas dependientes. Y una vez más, cuidados a personas dependientes. Existe ya un enorme problema para atender a las cada vez más numerosas personas que necesitan una especial atención o especial dedicación que no se está atendiendo por parte de las instituciones públicas. En su 95%, estos cuidados recaen en los propios familiares, en su mayor parte de manera no remunerada, que hace cada vez más difícil conciliar el respeto a la autonomía personal y cuidados que necesitan estas personas, y la vida personal, y laboral de las y los cuidadores que se hacen cargo de ellas. No se puede seguir dejando de lado este problema porque es un colectivo con una dimensión nada desdeñable.

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí