1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RICHARD J. EVANS / HISTORIADOR

“Hobsbawm hubiera odiado a Jeremy Corbyn”

Sebastiaan Faber 22/05/2019

<p>Richard J. Evans.</p>

Richard J. Evans.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Durante muchos años, Eric J. Hobsbawm (1917-2012) fue el historiador académico más famoso del mundo. La mayoría de sus más de treinta títulos, traducidos a más de cincuenta idiomas, nunca han sido descatalogados. Solo en Brasil, sus libros han vendido cerca de un millón de ejemplares. Conceptos acuñados por Hobsbawm —el bandido social, el largo siglo XIX, la invención de la tradición— se han convertido en frases hechas, engendrando campos de investigación propios. Su trilogía magistral sobre el período de 1789 a 1914, La Era de la Revolución, La Era del Capital y La Era del Imperio, aún hoy plasma nuestra comprensión de la época. Su Historia del siglo XX, que publicó cuando tenía 77 años, consolidó su fama mundial.

Nacido como ciudadano británico de padres judíos en Alejandría, Egipto, Hobsbawm se crió en Viena y Berlín. Su padre murió cuando Eric tenía 12 años; dos años después, perdió a su madre. Después de mudarse a Inglaterra en 1933, en 1936 entró a King’s College, Cambridge, para estudiar Historia. Pasó la Segunda Guerra Mundial como oficial del ejército británico. Su primer gran libro, Rebeldes primitivos, que trataba sobre bandidos sociales a lo Robin Hood y otras formas de lucha de clases primitiva, apareció en 1959. En los años 50 y 60, combinó su trabajo académico con una prolífica actividad como crítico de jazz, publicando bajo el seudónimo de Francis Newton.

Hobsbawm escribía para un público lector lo más amplio posible, en un estilo ameno de alta calidad literaria. Pocos historiadores han igualado su capacidad para combinar la síntesis magistral con detalles reveladores, o para condensar la esencia de una era en una metáfora brillante. Muy influenciado por la escuela de los Annales, fue un marxista comprometido que durante toda su vida combinó su labor académica con la militancia política. Entró a las juventudes comunistas cuando era un adolescente en Alemania, donde fue testigo directo del ascenso del nazismo. Mantuvo el carnet del Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB) —eso sí, como militante crítico y cada vez menos entusiasta— hasta su desaparición en 1991.

Menos de siete años después de la muerte de Hobsbawm, el historiador Richard J. Evans, antiguo colega de Eric en el Birkbeck College, ha publicado Eric Hobsbawm: A Life in History (Una vida en la historia), un retrato íntimo, simpático y exhaustivo de 750 páginas dibujado a base de una amplia colección de diarios, cartas y entrevistas, así como un grueso expediente del MI5, el servicio secreto doméstico de Gran Bretaña, que durante muchos años vigiló con suma atención al que veían como un propagandista subversivo. Irónicamente, si algo dejan en claro las grabaciones secretas que realizó MI5 de las conversaciones en la oficina central de la CPGB, es que los propios líderes del partido de Hobsbawm tampoco se fiaban de él. (De todos los partidos comunistas en Europa occidental, el británico fue quizás el menos hospitalario hacia los intelectuales).

Evans (Woodford, Essex, 1947), quien se jubiló en 2014 de la Cátedra Regius de Historia de la Universidad de Cambridge, es un eminente historiador de Alemania; su historia monumental de la Europa del siglo XIX, The Pursuit of Power, apareció en 2016. Tardó cinco años en terminar el libro sobre Hobsbawm. “Me di cuenta que escribir una biografía es mucho más fácil que escribir historia”, me dijo cuando hablamos por teléfono en marzo. “En historia te toca inventar el tema, decidir dónde están sus límites y estructurar tu argumento. En una biografía, todo eso te viene dado. Además, tuve que trabajar rápido, porque quería que la viuda de Hobsbawm, Marlene, que ahora tiene 86 años, pudiera tener el libro en manos. Felizmente, el plan ha funcionado”.

En su introducción, escribe: “Eric era un hombre que amaba la vida y la vivió plenamente”. Y agrega: “Cuanto más he leído sus escritos ... más he llegado a admirarlo y respetarlo no solo como historiador sino también como persona, y me encantaría haberlo conocido mejor en vida”. Durante los últimos cinco años ¿el fantasma de Hobsbawm ha sido un miembro de familia?

Sí, para la gran irritación de mi esposa. A ella realmente no le gustaba la actitud de Hobsbawm hacia las mujeres, y puedo ver por qué.

Como historiador de Alemania que es, ¿hasta qué punto investigar a Hobsbawm le enseñó cosas que no sabía de su propio país?

Aprendí mucho sobre la insignificancia extrema del Partido Comunista de Gran Bretaña, por no mencionar su estalinismo dogmático. Y leer los archivos del MI5 fue una experiencia extraordinaria. ¡Los agentes eran tan perdidamente incompetentes! Se empeñaron durante años en perseguir a Hobsbawm, que era un intelectual completamente inocuo. Pero mientras se afanaban en escudriñar la correspondencia de Hobsbawm, personajes como Guy Burgess, Kim Philby, John Cairncross, Donald Maclean y Anthony Blunt, sin que nadie se diera cuenta, pasaban importantes secretos de Estado a los rusos. Si los “Cinco de Cambridge” pasaron desapercibidos durante tanto tiempo, fue porque eran good chaps que lucían credenciales impecables del establishment británico. Hobsbawm, en cambio, era un raro.

En su libro, habla con admiración del estilo de Hobsbawm, relacionándolo con su afición por la literatura, que desde joven leyó con auténtica pasión en varios idiomas. Su talento estilístico, ¿llegó a enmascarar otras debilidades?

No, más bien al contrario. Precisamente porque sus argumentos siempre son tremendamente claros, te invitan a desafiarlos. Es una de las razones, creo, por la cual su trabajo ha sido tan ampliamente utilizado en la enseñanza. Después de todo, uno pretende que sus estudiantes debatan y discutan las ideas y los argumentos sobre los que leen, en lugar de simplemente ingerirlos de manera acrítica. Hobsbawm es perfecto para eso. Los estudiantes pueden leer sus argumentos y decir: “Espera, no sé si estoy de acuerdo con esto”.

Su omnipresencia continua durante más de cincuenta años, en el campo y en las aulas, ¿no ha servido como un factor de inercia?

De ninguna manera, y por las mismas razones. Las ideas de Hobsbawm han sido tan fructíferas que se siguen debatiendo y discutiendo hoy. Incluso sus contribuciones más tempranas —su idea de la crisis general del siglo XVII, por ejemplo, que expuso a principios de los 50, o la noción de bandidaje social, de finales de esa década— continúan impulsando el campo de una manera u otra.

Se podría decir, entonces, que ha sido seminal más que hegemónico.

Esa es una buena manera de expresarlo, sí.

Hablemos del marxismo de Hobsbawm. En última instancia, ¿le parece que su compromiso político fue un factor positivo en su obra como historiador?

Bueno, primero hay que distinguir entre su marxismo y su comunismo. Escribo en mi libro que Hobsbawm era comunista con una ‘c’ minúscula. En realidad, nunca fue muy leal al Partido Comunista como tal. De hecho, en términos prácticos, rompió con el Partido después de la invasión soviética de Hungría en 1956, aunque tenía profundas razones emocionales para seguir siendo militando al menos en términos formales.

Hobsbawm era comunista con una ‘c’ minúscula, nunca fue muy leal al Partido Comunista como tal

En su trabajo como historiador, por otra parte, su marxismo le permitió ordenar y organizar el caótico material con que los historiadores siempre nos vemos enfrentados. Esto creo que lo hizo con mucho éxito y de forma provocadora, aunque no siempre de manera persuasiva. Con el tiempo, su marxismo se diluyó cada vez más en su obra. Siempre que había un conflicto entre la teoría y la evidencia, acababa ganando la evidencia. Precisamente por eso, creo, nunca dejó de ser un gran historiador. También es importante recordar que siempre fue más que un mero marxista. Desde el comienzo fue muy influenciado por los Annales, la escuela francesa de historia social y cultural. De hecho, una obra temprana como La era de la revolución representa en realidad una fusión de las dos escuelas.

Hobsbawm evitó durante mucho tiempo escribir sobre el siglo XX. En su reseña de The Age of Extremes, su libro sobre ese siglo, Tony Judt sugirió que esta reticencia se debía en parte a que escribir sobre su propio siglo aumentaría esa tensión que acaba de describir entre la teoría y la evidencia.

Allí me parece que Judt tiene razón.

¿Esto hace que The Age of Extremes, que en español se publicó como Historia del siglo XX, sea una obra diferente o más débil que su trilogía del siglo XIX?

Si bien fue su libro más popular y más vendido —fue traducido a 30 idiomas— creo que, en efecto, es más débil. En él, Hobsbawm hace un esfuerzo por asumir el fracaso de la causa comunista en que militó a lo largo de su vida. Y no estoy seguro de que tenga éxito. Además, es un libro en que se manifiestan muchos de sus prejuicios. No hace justicia a la historia de las mujeres y el feminismo, por ejemplo, un defecto que, creo, es debido en gran parte a su mirada marxista. Lo mismo le pasa con la cultura moderna, particularmente con el arte modernista, contra el cual tenía bastantes prejuicios.

Historia del siglo XX no hace justicia a las mujeres y el feminismo

Estas limitaciones suyas, ¿Hobsbawm las pudo asumir como parte de su propia ideología, en un sentido marxista?

No lo creo. En La era del imperio, por ejemplo, que salió en 1987, se siente obligado a incluir un capítulo sobre las mujeres; pero se puede ver que lo hace desganadamente. Es claramente el capítulo más débil del libro. Desde luego, reconoció sus limitaciones hasta cierto punto. Pero la verdad es que no estaba muy empeñado en superarlas.

Para un marxista y anticapitalista, el Hobsbawm que surge de su libro era un individuo bastante emprendedor, por no decir empresarial. Estaba muy interesado en la promoción de sus libros, por ejemplo, y, especialmente en las últimas décadas, logró negociar contratos y avances bastante lucrativos.

No hay que olvidar que se crió en Viena y Berlín en lo que podríamos llamar genteel poverty, una pobreza elegante. Los hombres de su familia eran todos empresarios fracasados, por lo que no es de extrañar que Eric pensara que el capitalismo estaba condenado a desaparecer. Cuando era un adolescente, la pobreza de su familia era una fuente de vergüenza. Tenía una bicicleta de segunda mano que era tan vieja y decrépita que intentaba llegar antes a la escuela para poder esconderla a la vuelta de la esquina sin que sus compañeros la vieran. Sus zapatos estaban tan llenos de agujeros que, en invierno, entraba la nieve. Esa sensación de precariedad financiera nunca lo abandonó. Nunca dejó de ser frugal y de preocuparse por el dinero, incluso cuando lo ganaba a caudales.

Para comentaristas liberales y conservadores como Michael Ignatieff, el compromiso vitalicio de Hobsbawm con el comunismo ha supuesto un enigma si no, directamente, un defecto moral. La cuestión vuelve a surgir en algunas de las reseñas de su biografía. Como usted muestra, la verdad es que, como historiador, Hobsbawm se alejó gradualmente de los esquemas netamente marxistas. Al mismo tiempo, en la vida política británica, se involucró mucho más con los laboristas que con el CPGB. En sus memorias, Años interesantes (2002), Hobsbawm explica su compromiso duradero con el comunismo como una forma de lealtad a la persona que él era en Berlín a principios de los años treinta. Usted, en cambio, ofrece una explicación algo diferente.

Creo que, en cierto sentido, el comunismo con una pequeña ‘c’ lo llevaba grabado en su sentido de identidad: lo adquirió cuando tenía 15 o 16 años, en el período formativo de su personalidad. En Berlín ve con propios ojos que el movimiento comunista es el que con más pasión y eficacia se opone a Hitler y al nazismo. Además, como acabo de explicar, él se sentía pobre; y para los comunistas, la pobreza era una virtud.

También sugiere que, como huérfano a los 14 años, el Partido le dio una estructura, una comunidad y un sentido de pertenencia que su familia ya no podía proporcionarle.

Así es. De hecho, después de la muerte de su padre, mientras aún estaba en Viena, primero entró a los Boy Scouts. Cuando llegó a Berlín, el comunismo parecía tener más atractivo. Hay un momento maravillosamente introspectivo en sus diarios donde confiesa: “Soy un intelectual de cabo a rabo. Con todas las debilidades de un intelectual: inhibiciones, complejos, etc.”. Pero acto seguido se pregunta qué haría, como intelectual, cuando llegara la revolución. Le cuesta encontrar una respuesta. Lo único que se le ocurre es: “¡Estar preparado!”. Lo que, por supuesto, es el lema del movimiento Boy Scout.

¿Manifestó algún resto de su identidad de Boy Scout más adelante en la vida?

No, no tenía remedio en la mayoría de las cosas que los exploradores deben hacer, como atar nudos y ser prácticos. (Risas.)

La idea del comunismo como una familia sustituta suena un poco como la idea, promovida por ex comunistas como Arthur Koestler o François Furet, del comunismo como una fe secular. Para aquellos que luego escribieron contra The God That Failed (el Dios que falló), renunciar a su pasado político se convirtió en un acto de integridad moral. Para Hobsbawm, en cambio, la piedra de toque de la integridad moral parece fue precisamente en la lealtad a su propio pasado.

Es cierto que siempre se negó a repudiar a su yo anterior. No quería unirse a las filas de los ex comunistas, como Furet, que denunciaron el credo en el que alguna vez creyeron. Pero la verdad es que a Hobsbawm no le hacía falta. Nunca fue un comunista lo suficientemente dogmático. Nunca abandonó su independencia de pensamiento por el bien del Partido. Furet era un estalinista absolutamente dogmático, por lo que no es sorprendente que sintiera la necesidad de repudiar la época en que renunció a su independencia mental e intelectual. Eso Hobsbawm nunca lo hizo.

De hecho, el Hobsbawm que usted describe está siempre en el margen de las comunidades, nunca entra o sale del todo.

Le gustaba ser un insider, pero nunca del todo. Siempre fue un outsider en el movimiento comunista. Lo fue también en el mundo del jazz. Incluso lo fue con respecto al establishment británico, aunque terminó siendo miembro del Athenaeum Club, la British Academy y todo lo demás.

Algo así le ocurría en sus años de juventud...

Vivió como judío en una Viena que, en los años 20, que era un nido de antisemitismo. Tanto en Viena como en Berlín, se le conocía en la escuela como “el niño inglés”, der Engländer, porque era un ciudadano británico y su familia hablaba inglés en casa. Sin embargo, tenía un alemán perfecto, hablado, como descubrí más tarde, con un denso acento austriaco. En alemán, de hecho, sonaba muy de clase trabajadora.

Hablando de acentos, ¿cómo caracterizaría su inglés hablado?

Al igual que su francés, era bastante anticuado. Hablaba un inglés muy claro y recortado, pero sin ningún acento definible, realmente. Tenía la costumbre inusual de decir par-ti-cu-lahr-ly, por “particularmente”, donde decimos per-ti-cer-ly. Y terminaba algunas oraciones con una frase muy eduardiana, “what, what?”: “Tony Blair is a Thatcher in trousers, what, what?” (Blair es una Thatcher con pantalones.) Puede que haya sido una versión en inglés de la frase alemana “nicht wahr?” Pero sonaba muy extraño.

 Incluso el llamado lexit, la versión izquierdista del brexit, propugna una especie de nacionalismo

El mes pasado, el periodista Eric Alterman escribió en The New Yorker sobre “La decadencia del pensamiento histórico”, señalando el “descenso pronunciado de graduados de historia” en las universidades de EE.UU., donde en algunos lugares se ha abolido la carrera de Historia. “Una nación cuyos ciudadanos no tienen conocimiento de la historia”, escribió, “pide que la lideren curanderos, charlatanes y patrioteros. Trump ha demostrado ser las tres cosas, desde el mismo momento que llegó a la prominencia política sobre la mentira del lugar de nacimiento de Barack Obama. Pero si ya no formamos a estudiantes de Historia, estaremos condenados a repetirla”. En la era de Trump y del brexit, ¿la muerte de Hobsbawm ha dejado un vacío?

No lo creo. Soy miembro del jurado del Premio de Historia Wolfson, que se otorga a historiadores que escriben bien y llegan a un amplio público lector. Cada año leemos una gran cantidad de obras de esas características y la verdad es que no he percibido ninguna pérdida de calidad. Pero me parece que la situación es algo diferente en los Estados Unidos, dado el auge en los departamentos de humanidades del posmodernismo y el postestructuralismo. Son corrientes escépticas de que se pueda conocer la verdad sobre el pasado. Pero si no puedes saber nada sobre el pasado, ¿por qué demonios te molestarías en estudiarlo?

En los años 70 y 80, Hobsbawm se convirtió en una importante voz pública en relación con la política británica y el Partido Laborista en particular. Si viviera hoy, ¿qué tendría que decir sobre Jeremy Corbyn y el brexit?

Los habría odiado a ambos. Y es que despreciaba el sectarismo. Creía en una izquierda amplia. Llegó a odiar a Tony Benn, por ejemplo [diputado laborista y líder del partido a principios de los 70], porque dividió el Partido Laborista. Y está claro que Corbyn también está dividiendo al laborismo. En segundo lugar, Hobsbawm detestaba el nacionalismo, y el nacionalismo es lo que está detrás del brexit en todas las esferas. Incluso el llamado lexit, la versión izquierdista del brexit, propugna una especie de nacionalismo. Corbyn lo que quiere es el socialismo en un solo país. No creo que Eric Hobsbawm hubiera estado de acuerdo.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    No, no es el único; está bien claro. Como siempre, el socialismo real es lo malo. El ideal, de fábula (por irreal)....

    Hace 2 años

  2. jose

    Mantenía lealtad al pcgb porque, después de todo: ”. A mediados de los años 30, la Unión Soviética se convirtió en el primer país de Europa y el segundo del mundo en términos de producción industrial, justo detrás de los Estados Unidos, pero muy por delante de Alemania, Gran Bretaña y Francia. En tres planes quinquenales incompletos fueron construídas 364 nuevas ciudades, erigidas y colocadas en funcionamientos nueve mil grandes empresas, lo cual es un número colosal: ¡sobre dos grandes empresas por día!

    Hace 2 años

  3. Buenaventura Oliver

    Conclusiones: - Hobsbawm se hizo comunista porque no siguió en los boys-scouts. - Aunque militó en el Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB) hasta su desaparición, en realidad era un comunistín, un comunista con "c" minúscula. - En los últimos tiempos se estaba quitando de la historiografía marxista. - Detestaría a Corbyn por defender los principios históricos del laborismo tras el periodo "tercera vía" de Blair, al que Hobsbawm sí que criticó en vida. ¿Soy yo el único que detecta cierto aroma anticomunista en las opiniones de Richard J. Evans sobre Hobsbawm?

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí