1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Devaluación interna y desigualdad en la Eurozona

En los países mediterráneos (Chipre, España, Grecia, Malta y Portugal) la pérdida continua de peso de los salarios sobre la renta (incluso durante la recuperación) ha traído consigo un empeoramiento prolongado de la distribución primaria

Ricardo Molero Simarro (La paradoja de Kaldor) 3/07/2019

<p>Mercado laboral</p>

Mercado laboral

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Es difícil encontrar otra región del mundo donde, durante la última década, las condiciones de vida hayan empeorado en mayor medida que en países como España, Grecia o Portugal. El sentido común dicta que ese deterioro es consecuencia de las políticas de austeridad fiscal. Sin embargo, aunque resulte contraintuitivo, la capacidad redistributiva del Estado ha aumentado de facto en esos países. A pesar de los intensos recortes del gasto público, el efecto contrarrestante de los “estabilizadores automáticos” (la activación, al llegar la recesión, de transferencias sociales como las prestaciones por desempleo) ha reducido el impacto de la crisis sobre la desigualdad. Dada la insuficiencia de los Estados de bienestar mediterráneos, eso no ha bastado para impedir la dramática extensión de la pobreza monetaria y la exclusión social. No obstante, nos obliga a buscar las razones del aumento de la desigualdad en otra dimensión: la de la distribución de la renta en el ámbito productivo, denominada “desigualdad primaria” o “de mercado”.

Desde que Kaldor estableciese su famosa paradoja, un número cada vez mayor de economistas cuestiona la relevancia de los costes laborales para explicar la competitividad externa de las economías. Dichos costes son sólo una parte del total (que incluye materias primas, suministros, transporte, costes financieros, etc); y, en muchos casos, los márgenes de beneficios influyen más en la determinación de los precios de venta. Además, los costes laborales se miden en relación a la productividad. Dada la importancia de las cadenas globales de producción, esa productividad depende de las decisiones tomadas por las empresas transnacionales acerca de dónde localizar cada una de las fases del proceso productivo. Ofrecer menores salarios se encuentra lejos de asegurar una atracción de las actividades de mayor valor añadido. Más bien al contrario. De hecho, las empresas concentran esas actividades en sus casas matriz. Por descontado, entre ellas se incluyen las de innovación tecnológica, que también se ve desincentivada por las estrategias de costes bajos.

paradójicamente, los bajos salarios destruyen, no crean, empleo

A pesar ello, la Troika ha insistido en promover una “devaluación interna” en las economías periféricas de la Eurozona. Se ha argumentado que, dada la imposibilidad de llevar a cabo devaluaciones del tipo de cambio (debido a la pertenencia al euro), la reducción de los precios domésticos era la única manera de disminuir los déficit comerciales crónicos de esas economías. Aunque también se podría haber actuado sobre los beneficios, esa reducción de precios se ha tratado de lograr mediante el ajuste salarial. Entre otras medidas, se ha rebajado la protección frente al despido, se han recortado las prestaciones por desempleo, y, sobre todo, se han debilitado los mecanismos de negociación colectiva. Cada vez hay más evidencias (ver, por ejemplo, aquí y aquí) que demuestran el fracaso de esta estrategia. Las economías en las que se han puesto en marcha esas reformas laborales son las que más tarde han salido de la crisis. Pero, además, en ellas la devaluación salarial se ha convertido en uno de los principales motores del empeoramiento de la distribución de la renta.

Las reformas laborales aprobadas han generado un fenómeno muy llamativo: una divergencia en la evolución de la participación salarial de las economías periféricas respecto a la seguida en el conjunto la Eurozona. Esa participación mide el porcentaje de la renta nacional que va a parar a los salarios de los/as trabajadores/as (incluida una estimación de los ingresos considerados laborales de los/as autónomos/as). Cuando ese porcentaje se reduce es porque se ha producido una brecha entre la mejora de la productividad de los/as trabajadores/as y la de sus salarios. Esto no siempre tiene que ir acompañado de una caída de los sueldos en términos absolutos, pero en este caso sí que ha sido así. El hecho es que, mientras en las economías centrales de la Eurozona la masa salarial aumentaba su participación en la renta, en la mayoría de las periféricas (Chipre, España, Estonia, Grecia, Irlanda, Letonia, Lituania, Malta y Portugal) las medidas de devaluación interna han hecho que continuase empeorando, incluso en plena recuperación del PIB.

El vínculo de la caída de la participación salarial con la desigualdad de la renta es directo. Por lo general, un incremento de dicha participación tiende a mejorar la renta de las familias de ingresos medios y bajos, más dependientes de las rentas provenientes del trabajo. Por el contrario, el incremento de la participación de los beneficios tiende a mejorar la renta de las familias de ingresos altos, que acaparan las rentas del capital. Se suele argumentar que la reducción del salario relativo se compensa con la creación de empleo que los menores costes supuestamente promueven en las empresas. Nada más lejos de la realidad, desde el año 2009 (en el que se aprobaron las primeras reformas) se ha generado también una brecha entre las tasas de paro de las economías periféricas (en especial, las mediterráneas) y las del resto de la Eurozona. Aún hoy, después de años de intensa creación de puestos de trabajo (medio millón al año en el caso de la española), esa brecha sigue sin haberse cerrado. Esto no es razón, por supuesto, para negar la relevancia del desempleo para la desigualdad. Pero sí para constatar que, paradójicamente, los bajos salarios destruyen, no crean, empleo.

Lejos de revertir el proceso de destrucción de empleo provocado por la crisis, la reducción de los costes laborales ha ido paralela al mantenimiento de una brecha entre las tasas de paro de las economías mediterráneas y las del resto de la Eurozona

El deterioro de la participación salarial obedece a múltiples causas. Por supuesto, es consecuencia directa de la presión a la baja sobre los salarios que han provocado tanto el paro, como la desprotección promovida por las reformas laborales. De hecho, se ha producido una creciente inestabilidad laboral incluso en el caso de los contratos indefinidos a tiempo completo. Además, es muy probable que la extensión de las formas atípicas de contratación (temporalidad y parcialidad, falsos/as autónomos/as, etc) también haya contribuido a la caída del salario relativo. Varias de las economías periféricas mantienen unas tasas de temporalidad y/o parcialidad inferiores a la media de la Eurozona. No obstante, el incremento (de entre 1 y 3 puntos porcentuales) de ambas formas de contratación ha sido notable. La mayor temporalidad no sólo hace más probable la aceptación de salarios más bajos, sino que también evita el cobro de muchos complementos vinculados a la antigüedad. Mientras tanto, el aumento de la parcialidad, en ocasiones asociado a la extensión posterior de las horas extra, puede disminuir la remuneración por hora efectivamente trabajada.

Sin embargo, esta extensión del subempleo no se ha traducido en mayores diferencias entre los salarios de unos/as y otros/as trabajadores/as, probablemente debido al hecho de que la pérdida de derechos laborales ha sido generalizada. La dispersión salarial es en sí misma relevante, en especial si se incluyen los salarios de los puestos directivos. No obstante, al analizar las ratios que ofrece la OCDE, en prácticamente ninguna de las economías periféricas la desigualdad entre salarios ha empeorado. Hay que ser prudente con esta constatación, ya que esas ratios están calculadas para empleados/as a tiempo completo, lo cual impide captar el efecto de la extensión de la parcialidad (aunque sí capta el de la temporalidad). En todo caso, en Grecia (la economía que muestra la menor dispersión entre las periféricas) la ratio que mide lo que supone el salario del 10% de los/as trabajadores/as mejor pagados/as respecto al del 10% de los/as peor pagados/as se ha reducido de 3,33 a 3,27 veces, entre 2006 y 2016. Mientras tanto, en Portugal (la que muestra la mayor dispersión entre las periféricas) esa ratio ha disminuido de 4,29 a 3,95 durante el mismo periodo. Es decir, en ninguno de los casos la desigualdad entre trabajadores/as parece haber empeorado.

De este modo, en las economías periféricas el índice de Gini primario, que mide la desigualdad existente antes de la redistribución pública, se ha movido al son de la de la participación de los salarios en la renta nacional. Se pueden identificar varios patrones: Primero, en los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) la intensa caída inicial y la rápida recuperación posterior de esa participación, han promovido un incremento sustancial de la desigualdad de mercado durante los primeros años de la crisis, seguido de una reducción posterior. Segundo, en los países mediterráneos (Chipre, España, Grecia, Malta y Portugal) la pérdida continua de peso de los salarios sobre la renta (incluso durante la recuperación) ha traído consigo un empeoramiento prolongado de la distribución primaria. Finalmente, en el caso de Irlanda, sólo durante los primeros años de la crisis la caída del salario relativo acompañó al incremento del índice de Gini antes de transferencias sociales. Sin embargo, a partir de entonces, la relación entre ambas variables se debilitó, probablemente como consecuencia del desplome anormal de la participación salarial entre 2014 y 2015 (suponemos que debido a cambios en los criterios contables).

 

En conjunto, las reformas laborales implementadas en las economías periféricas con el objetivo de promover una devaluación interna han contribuido poderosamente al desequilibrio del patrón distributivo. Lejos de revertir el proceso inicial de destrucción de empleo provocado por la crisis, la reducción de los costes laborales ha ido paralela al mantenimiento de una brecha entre las tasas de paro de esas economías y las del resto de la Eurozona. Mientras tanto, aunque en valores medios inferiores aún a la media, las reformas han extendido la temporalidad y la parcialidad en prácticamente todos los países, algo a lo que se ha unido la creciente inestabilidad de los contratos indefinidos a tiempo completo. El mayor desempleo, la multiplicación del subempleo y la extensión de la inestabilidad, junto con el debilitamiento de la negociación colectiva, han reducido sustancialmente la capacidad negociadora de los/as trabajadores/as. Esto se ha traducido en una profunda caída de la participación salarial que se encuentra detrás del empeoramiento de la posición de las familias de ingresos medios y bajos en la distribución de la renta.

si se desea disminuir la desigualdad de la renta resulta imprescindible promover una recuperación y extensión de los derechos laborales

Por lo tanto, si se desea disminuir la desigualdad de la renta resulta imprescindible promover una recuperación y extensión de los derechos laborales, que, entre otras cuestiones, asegure la estabilidad en el empleo, el fortalecimiento de la negociación colectiva y una protección social efectiva frente a la falta de ingresos. Por supuesto, continuar con la senda emprendida en nuestro país de subidas del salario mínimo (hasta llegar, al menos, al 60% del salario mediano, como establece la Carta Social Europea), al mismo tiempo que se combate el subempleo (incluido el sufrido por los/as falsos/as autónomos/as), resulta imprescindible para mejorar la posición de las familias trabajadoras. Sólo así será posible revertir la caída de la participación salarial y, gracias a ello, poder mejorar la equidad de nuestro patrón distributivo.

 

Ricardo Molero Simarro (@ricmolsim) es profesor de Estructura Económica Mundial y de España en la Universidad Autónoma de Madrid. Forma parte de www.paradojadekaldor.com

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Molero Simarro (La paradoja de Kaldor)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    si estamos habalndo d pagar a ls agricultores un precio justo debemos pensar tbn en subir salarios pero la mafia del pp Vx Cs pasoe no quiere - subir salarios es mas qe bueno y lo demas son excusas d ricos avaros y d mafiosos neoliberales : https://www.youtube.com/watch?v=PBP3JY6M6WE

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí