1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TESTIGO DE CARGO (I)

La víctima había resuelto el crimen

El holandés que cada vez estaba más convencido de que lo iban a matar desapareció con su coche, un enorme Chevrolet Blazer excedente del ejército norteamericano

Xosé Manuel Pereiro A Coruña , 31/07/2019

<p>Martin Verfondern.</p>

Martin Verfondern.

Dominio público / Documental Santoalla

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Martin Verfondern, un holandés de origen alemán, después de recorrer toda Europa con su mujer buscando una naturaleza incontaminada, decidió asentarse en la pequeña y remota aldea de Santoalla (Petín-Ourense). Trece años después, el 19 de enero de 2010, desapareció con su coche. Durante casi cinco años, su ausencia fue un misterio irresoluto, a pesar de que el abanico de sospechosos era más bien escaso. En Santoalla solo quedaban dos casas en pie: en una vivían Verfondern y su mujer Margo Pool, y en la otra los Rodríguez: Manuel O gafas, el padre; Jovita, la madre y sus dos hijos, Julio y Juan Carlos. Después de una feliz convivencia inicial, las cosas se empezaron a torcer, y las disensiones entre los únicos vecinos de Santoalla llegaron a saltar en varias ocasiones a la prensa. Martin Verfondern había denunciado reiteradamente a sus vecinos en el juzgado y en la Guardia Civil por amenazas, las había grabado en vídeo y las había divulgado en internet. En una de las últimas llegó a decir: “Si me matan, habrá sido Juan Carlos”. 

Este es uno de los raros casos, salvo los de violencia machista, en los que el asesinado identifica al que será su asesino. También es de los pocos en que el periodista que ha cubierto un suceso conoce previamente a la víctima. “Yo entablé relación con Martin y Margo en 2005, cuando trabajaba en La Opinión de A Coruña. El director me encargó una sección que se llamaba algo así como El pueblo soberano, de perfiles de votantes curiosos, y oí hablar del matrimonio holandés que habitaba en una aldea en ruinas”. Silvia Rodríguez Pontevedra (Vigo, 1971) ha informado desde El País de sucesos tan relevantes como el de Asunta, la niña de doce años muerta a manos de sus padres, una noticia que conmovió a la buena sociedad compostelana, o el robo del Códice Calixtino de la Catedral de Santiago por quien se encargaba allí de las reparaciones eléctricas. “La del Códice, con el ambiente de la Catedral, sus tensiones sexuales no resueltas, o sí, y el descontrol económico que había era una historia divertidísima, pero la que marcó mi vida fue la de Martin”, dice Silvia. 

La periodista recuerda cuando llegó a Santoalla, “ya entré por el lado malo, por arriba, porque cada familia entraba a la aldea por un camino, y me encontré con Juan Carlos, rodeado de 13 perros, con la mirada turbia, falta de inteligencia. Le pregunté por el holandés y señaló hacia abajo al tiempo que me decía: ‘A ese le voy a andar en el lomo’”. Juan Carlos tenía la mirada turbia y el cerebro de un niño de doce años en el cuerpo de un hombre de 40, al parecer desde que de chaval cayó del caballo. Eso no le impedía campar por toda la zona armado, sin licencia, con alguna de sus doce escopetas. En aquella primera ocasión que fue Silvia solo estaba Margo; Martin se había ido a Holanda a trabajar para conseguir algo de dinero. “Le hice la entrevista y recuerdo que la titulé con la frase en holandés que le había dicho su madre cuando le comentó que se iba a vivir allí: ‘Te vas al culo del mundo’”. 

Después de una feliz convivencia inicial, las cosas se empezaron a torcer, y las disensiones entre los únicos vecinos de Santoalla llegaron a saltar en varias ocasiones a la prensa

Un año antes de la desaparición del holandés, Silvia Pontevedra volvió a Santoalla para cubrir, ya para El País, las disputas entre las dos familias, que habían saltado a la prensa local. “‘Terror rural’ en la aldea de cine”, se tituló el reportaje. La “aldea de cine” es porque allí se había rodado Sempre Xonxa, uno de los largometrajes seminales del cine gallego, y porque el entonces vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, había prometido convertir Santoalla en una especie de centro de referencia cinematográfica. “Esta vez, la que no estaba era Margo, Martin la había enviado a cuidar a un pariente suyo en Alemania, creo que por la situación extrema que tenía ya con los vecinos. Martin había instalado cámaras en las cercanías de su casa, para grabar a todo el que se acercase, y andaba siempre con otra, recogiendo todos sus encontronazos con sus vecinos, sin evitarlos, para documentar sus continuas denuncias en el juzgado”. A estas alturas, ya no solo tenía enfrentamientos con los vecinos. También acusaba con frecuencia al alcalde, el socialista Miguel Bautista, de la carencia de servicios y le amenazaba con elevar sus quejas al presidente de la Xunta, al Rey y a la UE. El holandés se había apuntado a una red de agricultura ecológica y a su casa venían de todo el mundo hasta una treintena de voluntarios al mes, para ver cómo se recogía la miel o se cuidaban las cabras. “Muchos eran medio salvajes”, contaba el alcalde en el reportaje. 

Silvia Pontevedra también entrevistó entonces a la otra familia, sobre todo a la madre, Jovita, la más extrovertida, que recordó lo bien que los habían recibido al principio, y que a su marido (al que Verfondern llamaba “mini Sadam” y “El falangista”) también lo habían agredido. “Lo que pasó fue problema de dinero”, considera la periodista. “Las talas de madera en el monte comunal proporcionaban unos ingresos de unos 72.000 euros, y los holandeses creían, y la justicia les dio la razón, que como residentes en el pueblo tenían derecho a su parte. Para los Rodríguez, ellos eran unos turistas”. Y la cosa empeoró cuando se supo que había un proyecto de instalar un parque eólico en el monte, 25 aerogeneradores que supondrían unos beneficios de 6.000 euros cada uno. En aquella ocasión, Verfondern le había confiado los vídeos aquellos que había grabado, entre ellos uno en el que menor de los Rodríguez le decía: “Ya estás gordo como para que te mate”. “Martin sabía que, de pasarle algo, el que lo haría sería Juan Carlos, por agradar a su familia. Siempre que se ponía nervioso decía que iba a coger el rifle. El ‘difle’, pronunciaba Martin”, recuerda Silvia, a la que se le empaña la voz cuando dice que “en cierta forma, me siento responsable de lo que le pasó a este hombre”.

Cuatro meses después, el holandés que cada vez estaba más convencido de que lo iban a matar, según decían sus amigos de Petín, desapareció con su coche, un enorme Chevrolet Blazer excedente del ejército norteamericano. La prensa gallega se hizo eco. Y no solo la gallega. El mismo año de la desaparición, Peter de Vries, un famoso investigador televisivo holandés, contó el caso. Otro especialista en crímenes sin resolver, Geoffrey Gray, del New York Times, abandonó el seguimiento de la bulliciosa gira de un torero por México por los bosques silenciosos del este de Ourense. “Alucinó cuando pasó del lujo del Hostal de los Reis Católicos, en Santiago, a la soledad de Santoalla”, recuerda la periodista. Meses después, aparecieron por allí otros dos neoyorquinos, el productor de la NBC Daniel y su amigo Andrew Becker, un freelance que trabajaba para National Geographic. El hermano de Mehrer, abogado en la Gran Manzana, había llegado a Santoalla para trabajar como hortelano voluntario con el matrimonio holandés el mismo día que desapareció Martin, y fue uno de los que había denunciado su desaparición. Hicieron un documental que titularon Santoalla.

Les pasé el video aquel en el que Juan Carlos amenazaba a Martin, y lo incluyeron. Vino gente de todas partes. Hasta unos mexicanos que querían hacer una tesis doctoral sobre la fortaleza de Margo, que seguía allí, sola, en el lugar del que había desaparecido su marido”. También volvió Silvia. “Me llegaron unos correos de un grupo de Facebook de apoyo a Margo que se había creado en la zona, pidiendo que el asunto no quedase en el olvido. Así que decidí volver a Santoalla a hablar con Margo y tocar el tema por tercera vez, aquella desaparición inexplicable”.  

Pasaron cuatro años. Jovita, fiel a su papel de portavoz de la familia Rodríguez, era la que declaraba ante los micrófonos de los periodistas que de vez en cuando se acercaban a recordar el suceso que, para ella, la desaparición había sido cosa “de unos narcotraficantes que andaban aquellos días por el monte”. Finalmente, en junio de 2014, un helicóptero de vigilancia de incendios divisó algo que brillaba en As Touzas da Azoureira, un monte vedado de caza a 18 kilómetros de Santoalla, en el vecino ayuntamiento de A Veiga, con los pinos demasiado jóvenes para ser talados, y con los lobos y los jabalíes como únicos visitantes. Era el Chevrolet Blazer desaparecido, o más bien su carrocería quemada. Había también unos huesos, muy pocos, prácticamente el cráneo y poco más. Un disparo había causado un enorme destrozo y los animales habían hecho lo demás. 

Martin sabía que, de pasarle algo, el que lo haría sería Juan Carlos, por agradar a su familia. Siempre que se ponía nervioso decía que iba a coger el rifle

Habrían de pasar cuatro meses más hasta que aquel secreto de cuatro años se resolviese. Dos guardias civiles le tiraron de la lengua a Juan Carlos hablando de armas. “Tengo 500 cartuchos en el monte”. “Yo con la automática no fallo”. “El holandés vino en el coche como un loco. Cogí la escopeta. ¡Bum, bum! Me escondí. Y que me busquen”. Según el relato del fiscal, en ese momento llegó el hermano mayor, Julio, que sin comprobar si la víctima estaba viva o no, arrancó velozmente con el coche hasta As Touzas, donde, a pesar de que estaba todo nevado, consiguió leña para prender fuego al coche. 

El juicio tuvo lugar el pasado mes de julio. O gafas y Jovita habían muerto mientras su hijo pequeño estaba en la cárcel y el mayor con una orden de alejamiento de la aldea. La periodista de El País fue a la vista oral como informadora y acabó de testigo. “Nunca me llegó ninguna comunicación, me enteré en la sala. También entregué todo el material audiovisual que tenía. Siempre creí que Martin se lo había dado a todos los medios, y resulta que no”. “No sé cómo no me maté conduciendo”, recuerda Silvia. “Volvía del juicio llorando a moco tendido, era como una catarsis. Sin embargo, Margo mantuvo la calma durante toda la vista oral, solo lloró en el alegato final”. La acusación a Juan Carlos se rebajo de asesinato a homicidio por tener en cuenta que tiene un coeficiente mental un punto por debajo del estipulado para ser borderline y una minusvalía del 65%. Distinguía el bien del mal, pero era incapaz de premeditar la muerte que causó. Fue condenado a diez años y seis meses de prisión, y a indemnizar con 50.000 euros a la viuda de su víctima. El jurado popular determinó que Julio había actuado como encubridor, pero su parentesco lo salvó de una condena penal. 

Margo sigue viviendo en Santoalla, y sus animales conviven con los de Julio Rodríguez en el monte que inició la discordia. “Ambos tienen una relación respetuosa”, cuenta Silvia, que sigue manteniendo el contacto con la viuda holandesa. “Ella me felicita las navidades y yo, cada 5 de junio –no sé por qué se me quedó la fecha–, la llamo para felicitarla porque es el cumpleaños de su madre”. Aquella que le había advertido a su hija que se iba al culo del mundo, pero del que nada ni nadie la va a echar.

------

El próximo Testigo de cargo se publicará el 7 de agosto.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí