1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

El mundo en el que ya no vivimos

Extracto de ‘Fraternidad y Ecología’

Joan Herrera 25/09/2019

<p>Estado de bienestar en ruinas</p>

Estado de bienestar en ruinas

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Tomo prestado el título El mundo de ayer del magnífico libro de Stefan Zweig, en el que describió un mundo que se desva­necía, el de finales del siglo XIX, y otro mundo que irrumpía de forma violenta con el auge del fascismo. Hoy estamos de nuevo en un escenario de tránsito, y es bueno reflexionar y saber de dónde venimos para saber qué evitar y dónde que­remos llegar.

En la Roma clásica el esclavismo liberó a la plebe de trabajar para el patriciado y construyó una dictadura perfec­ta ofreciendo pan y circo. Hoy, el escenario de digitalización puede acabar representando ese circo de hace más de 2.000 años. El confort y la felicidad se encuentran en un mundo que no tiene nada que ver con el mundo material, mientras en este se producen mecanismos de apropiación de la rique­za y también del trabajo.

Ante esta realidad es fundamental una agenda que pro­ponga pan, es decir derechos, y rosas, es decir, bienes cultu­rales que nos hacen libres y también iguales. No basta con construir un relato, pero tampoco es suficiente con una agenda que cambie y mejore las condiciones materiales de la gente.

Marx decía que la revolución surgiría de las fábricas, no de los agricultores, ya que estos están dispersos. Siglo y medio después, las estrategias de dispersión del trabajador son, sin lugar a dudas, uno de los motivos por los cuales es tan difícil construir una alternativa. Una dispersión que no es solo geográfica, sino que también es organizativa. Incluso no hay una asunción cultural de pertenencia de clase.

George Lakoff escribió que la ciudadanía se siente más motivada con la “identidad moral y los valores” que con cualquier otra cosa. El reto es construir comunidad y conectar con el sufrimiento, pero también con la vida, los anhelos y los sueños, construir un escenario de ilusión. Y si bien la propuesta debe fijarse también en el lenguaje, la respuesta no solo depende de una cuestión lingüística, sino de proponer ideas que muevan y transformen el marco, y que permitan abrir puentes que canalicen la resignación y el malestar.

Para ello, hay que construir un escenario de cambio a partir de la experiencia histórica acumulada. En la etapa de posguerra había dos asuntos que se discutían: la participa­ción del trabajo en las decisiones de la empresa y el reparto de la riqueza. La distribución más igualitaria de rentas que la izquierda reclamaba pivotaba sobre ese ejercicio del poder dentro y fuera de los muros del centro de trabajo.

Ante el gran temor de las clases dominantes a la instau­ración de un modelo de poder alternativo en media Europa y la constatación del hartazgo de los trabajadores de un statu quo al que habían sacrificado a dos generaciones en sendas guerras mundiales, se produce un acuerdo en la distribución de las rentas, no así en la democratización de la empresa. Ello se tradujo jurídicamente en la consagración constitu­cional del derecho a la propiedad y a la libre empresa a cam­bio de la constitucionalización del derecho a la igualdad formal, la seguridad social y los instrumentos colectivos del derecho del trabajo (libertad sindical, huelga y negociación colectiva). A excepción de sus obligaciones fiscales y respon­sabilidades penales, y con algún elemento de control como el sindicalismo y la negociación colectiva, las empresas queda­ron libres de trabas para determinar qué, cómo y en qué condiciones se produciría. La “época dorada” del trabajo, de los trabajadores y del derecho social tuvo como contraparti­da la renuncia a discutir sobre el poder –y no solo el de su gobierno– de la economía y de las decisiones de la empresa.

El mundo que emerge tras la Segunda Guerra Mundial es un mundo en que se asume que la economía de mercado tenía que servir a los objetivos nacionales de pleno empleo. Parecía que aquella tendencia en que el capital dominaba por completo la economía había cambiado, o eso pareció en gran parte de Occidente, restaurando un cierto control social sobre la economía. Karl Polanyi habla de la “gran transformación” que cerró el libro del liberalismo económico de los econo­mistas ingleses. Hubo espacio para perseguir el pleno empleo y la seguridad social. Polanyi nos recuerda que, sin embargo, las medidas adoptadas por la sociedad para protegerse pudieron debilitar el funcionamiento del mercado y poner en movimiento un contraataque del capital para liberarse de los constreñimientos sociales.

Setenta años después, el modelo social y económico neo­liberal ha roto claramente el acuerdo, no hay distribución de rentas (pérdida del poder adquisitivo), y se pone fin a las políticas de su redistribución (cada vez los ricos son más ricos y los pobres más pobres, mientras se adelgaza el Estado de bienestar).

En paralelo, la izquierda opera en un contexto de crisis ambiental sin precedentes. En la economía política inglesa aparece el trabajo como la fuente fundamental de valor, noción elaborada por Ricardo y apropiada por Marx. Los recursos naturales tienen valor siempre y cuando el trabajo sea utilizado para su extracción y explotación. En la econo­mía neoclásica, los recursos naturales tienen valor si son escasos; así el aire o el agua no han tenido el valor que tenía el oro. Pero lo cierto es que la mercantilización de los recur­sos naturales y su impacto requieren una revisión a fondo de dichos planteamientos.

Y mientras tanto, funcionamos en un contexto, el espa­ñol, con la creencia de que se empieza a superar la crisis. Pero lo cierto es que sus consecuencias se mantienen, con niveles de desigualdad y exclusión inaceptables. La crisis ha sido económica, social y política. Y continúa siendo ambien­tal. Económica por el desplome de la economía y porque con ella parecía desplomarse el proyecto europeo. Social porque las consecuencias fueron el incremento del desempleo y el repunte de la desigualdad. Y política porque el 15M era una impugnación a todo lo preexistente.

Sin lugar a dudas, el 15M expresa el hartazgo, el cuestio­namiento de la representatividad de los que dicen represen­tar, y la expresión de una movilización extraordinaria, fuera de los cauces tradicionales y habituales. Una impugnación sin precedentes. Si es cierto que las movilizaciones cambian conciencias, y aquella movilización cambió el patrón de pen­samiento de multitud de personas, especialmente las más jóvenes, también es verdad que son los votos los que cam­bian políticas. Después de aquello se produjo la mayoría absoluta del PP, y el endurecimiento y mantenimiento de las políticas de austeridad. Es verdad, y muchas veces se ignora, que en aquellos años formaron parte del 15M otras moviliza­ciones que combinaban lo nuevo con lo preexistente. Los movimientos por una educación pública de calidad o por una sanidad digna se multiplicaron por el territorio. Y aquello se configuró como un frente, una mezcla de nuevos movimien­tos con aquellas personas, colectivos y organizaciones que habían articulado la defensa de los derechos públicos. Hubo quien movilizó a aquellos que nunca nadie había organizado, y la Plataforma de los Afectados por la Hipoteca (PAH) fue un claro ejemplo. Pero es curioso que, cuando recordamos esos momentos, olvidamos cuál fue una de las movilizaciones más potentes al inicio de la presente década. El 29 de marzo y el 14 de noviembre de 2012 se convocaron sendas huelgas ge­nerales, con paros masivos, que intentaban frenar el princi­pal instrumento de empobrecimiento de las clases populares del país: la reforma laboral.

En cualquier caso, igual que tras el Mayo francés la reac­ción electoral inmediata fue la victoria de De Gaulle, en España, las elecciones dieron como ganadora a la derecha. Ello no significa que las movilizaciones no gestasen cambios estructurales. Así como la revolución de lo cotidiano, de la mezcla de la esfera privada con la esfera pública no se conci­be sin Mayo del 68 ni sin el movimiento feminista, los cam­bios producidos en la sociedad española en materia de valores y libertades no se explican sin la movilización de los inicios de esta década, ni el escenario de cambio político que se dibujó en las municipales de 2015 o partir de 2018 a nivel estatal.

Creo que la clave estuvo –y así lo escribí tras el 15M– y continúa estando en el reconocimiento de legitimidades, no en la negación de la legitimidad de unos y otros. No es posi­ble construir una nueva correlación de fuerzas con lo nuevo sin lo preexistente. No basta con lo que representó el 15M, al igual que no basta con lo que expresa y representa el mundo del trabajo a través de los sindicatos. Es necesario construir una nueva hegemonía para la izquierda desde el reconoci­miento de todas las luchas y de todos y cada uno de los pro­cesos de transformación que se han producido en el pasado.

-----------------------

Fraternidad y ecología, de Joan Herrera. Prólogo de Ignacio Sánchez Cuenca y epílogo de Mónica Oltra. Los libros de la Catarata, 2019.

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joan Herrera

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí