1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Padres e hijos

Se está dotando a las nuevas manifestaciones de un contenido social. Lo dicen los medios. Y los manifestantes cuando les ponen una alcachofa por la boca. Sería divertido si eso resulta ser así

Guillem Martínez 23/10/2019

<p>Varias personas echan jabón para vajillas en la fuente de Plaza España (Barcelona) durante una protesta convocada por los CDR.</p>

Varias personas echan jabón para vajillas en la fuente de Plaza España (Barcelona) durante una protesta convocada por los CDR.

EITB

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Hola. Saludos desde MAD, donde estoy unos días. En MAD se ve con más frialdad lo de BCN. Concretamente, con gelidez, que hace un ris que parte el cutis. No sé cómo la madrileñidad lleva con tanta naturalidad estas temperaturas. Igual, antes de salir de casa se toman un chupo de anticongelante. Bueno. Cat. Les explico.

2- El sábado por la noche, como sucede periódicamente cada X sábados por la noche, se produjo el milagro. Grupos pacifistas se interpusieron entre los manifestantes y la poli. La violencia declinó a partir de entonces en las calles. También ayudó a ello la desaparición de la poli de las calles. La poli es como la Sexta Flota Americana. Nunca se sabe si va a los puntos de conflicto, o lleva los conflictos a los puntos.

3- La cosa está en un limbo, por tanto, difícil de leer. El limbo, un punto inmóvil, se lee a partir de sus movimientos. Estas líneas son un intento de leerlo.

4- Los medios públicos y concertados han utilizado esta relativa paz para meditar en la casilla anterior al sábado. En la meditación, por lo que veo, se ha cambiado la identidad de los manifestantes nocturnos de la semana pasada. Ya no son infiltrados, sino “els nostres fills. Es decir (algunos) hijos de los que se manifiestan de día. De 2000 a 4000 hijos. También se está trabajando la idea de que la violencia –una palabra excesiva, si bien hay un manifestante grave y un policía muy grave– no es tal, sino “autodefensa”. Una posibilidad que no tenían los manifestantes aporreados, pongamos, en 2011, que al rechazar las medidas del Govern –la austeridad– eran españolistas violentos, próximos al fascismo, y reprimibles por la mejor poli del mundo.

5- Sí, mola ser sus hijos.

6- Se está dotando a las nuevas manifestaciones de un contenido social. Lo dicen los medios. Y los manifestantes cuando les ponen una alcachofa por la boca. Sería divertido si eso resulta ser así. Significaría que se reprimió a un 15-M sin banderas –cuidadín, con 8 condenados, a petición de Govern y Parlament–, hasta crear un 15-M con bandera, más preocupado por la bandera que por la austeridad. Yupi.

7- Por lo demás, si esto es un 15-M con bandera, es más llevadero para el Govern que el sin bandera. Los manifestantes aporreados no cuestionan políticas del Govern, no piden la dimisión del Govern, y parecen contentarse con ir pidiendo la de Buch, ese salvavidas del Govern, del que se pueden desprender cuando más convenga. También, por lo que veo, se reprocha a Mas una entrevista televisiva –gustó a los padres, pero menos a los fills–, en la que arremetía contra los manifestantes nocturnos, en tanto que un peligro para la catalanidad y el orden mundial. Mas, parece ser, ahora que finaliza su inhabilitación, se está postulando como futuro candidato de los padres y las madres, sendas calidades a las que casi todo el mundo acaba accediendo en el tiempo, en un momento dado tras la pubertad. Glups.

8- Las manifestaciones siguen. Hay cortes –cuidadín: el lunes hay anunciado un bloqueo indefinido a la frontera; por ahora, la francesa; a ver como se lo toman los camioneros; en la historia de la humanidad, ningún camionero ha sido propuesto a Nobel de la Paz–, y las performances procesistas de toda la vida. Son como las acciones situacionistas, pero sin llegar a su punto canalla y anarquista. Mientras escribo estas líneas, han quedado para lanzar Fairy, el milagro antigrasa, a la fuente de la Plaça Espanya. Me dice una amiga que estaba allí que no ha salido la espuma prometida en los spots. Han agitado las aguas con paraguas y cosas, pero nada. En contrapartida, el Fairy se ha salido de madre por otros medios, provocando resbalones no deseados. Finalmente, los convocantes, copados por el civismo –no se pierdan el punto 21–, han llamado al Ajuntament, para que venga a limpiar. Y luego, supongo, han pedido la dimisión de Buch y se han pirado.

9- Hay muchas manifestaciones. En todo el territorio. Se crean por red. En minutos, aparecen varios miles de manifestantes. Al menos en BCN. Todo ello sin la app de Tsunami, que al parecer se estrena el sábado con alguna acción. Verdaderamente, por primera vez desde 2012 –es decir, tal vez demasiado tarde–, esto puede ser desestabilizador e ingestionable, incluso si traen la Sexta Flota Piolín. Si dejan de tirar Fairy –no dejen de leer el punto 21–. Y si hubiera alguna línea política emitida por el Govern y asociaciones. Algo extrañísimo, por cierto, en un movimiento gubernamental. Horizontal. De pares i fills. Como también es extraño que una masa que no está representada por el Govern, no cree, si eso es así, un Comité de Higiene Pública.

por primera vez desde 2012 –es decir, tal vez demasiado tarde–, esto puede ser desestabilizador e ingestionable, incluso si traen la Sexta Flota Piolín

10- No hay línea política. De hecho, no se sabe para qué son las manifestaciones. La sensación es que ya no son para los presos. Son por la indepe. Soslayando la ausencia de unidad y de directrices gubernamentales. Y limitando las quejas, no a la estafa de 2017, sino a la cosa Buch. Aún a pesar de que los manifestantes se declaren indepes y den por finalizado el procesismo, no dejan a caldo al procesismo/los padres. Parece, por tanto poco –o, al menos, por ahora, ya veremos–, pero el Govern está sobrepasado. Y no sólo él. Todo el pack. Asociaciones y partidos y medios.

11- Hablando de presos, también emiten sin coordinación. Lo que habla de su desunión. En poco tiempo han aparecido entrevistas y mensajes de Jordi Sánchez, Junqueras y Forcadell. Sánchez aboga por el procesismo unitario y dirigido de toda la vida. Junqueras –“que se metan el indulto por donde les quepa”–, parece recurrir a una épica –muy cat/escatológica– a la que no recurrió en su defensa, en la que vino a decir que todo era política, es decir, nada. Como todo el mundo, por otra parte, salvo Cuixart. Lo que indica cierta comprensible crispación por la desmesura de la sentencia ante la nada. Forcadell, que ha recibido de lo lindo por ello, ha emitido meditaciones sobre el Procés. Ha dicho que fue un error poner fechas a la cosa –lo que no sólo es cierto, sino que se está corrigiendo en esta nueva emisión– e, importante, ha dibujado otro error, del que nadie habla: “No tuvimos empatía con la gente que no era independentista”. Lo que me parece de una valentía loable, con todas las letras. Algo que no emiten los intelectuales del pack que, con la que ha caído, siguen dibujando una sociedad cohesionada, un sol poble que bla, bla, bla. Quizás ese haya sido el mayor error del Procés. Un error político. Coger una sociedad, que no tenía problemas en hablar, en aceptar un referéndum, y en la que ser indepe o no serlo no era importante, y no hacer nada salvo polarizarla por beneficio electoral, sin fin político real. En la actualidad hay en Cat una minoría procesista –va de la extrema derecha a la extrema izquierda; no es independentista en todos sus tramos–, y otra no procesista –va de la extrema derecha a la extrema izquierda; no es españolista en todos sus tramos–, de las que nadie puede salir, y hacia las que están encaminados todos los discursos. Son minorías tan falsas como ser ortodoxo, católico o musulmán en la Yugoslavia pre-todo. No se ha buscado una mayoría rupturista –que puede haberla– que cuestione ambos bloques y que beba de ellos. Es decir, se buscaban bloques, no ruptura. Pureza.

12- Ayer martes, los políticos procesistas hicieron algo por fin. En el Parlament acordaron algo imposible la semana pasada. Es decir, algo votable para JxC, ERC y CUP. Una resolución que “reitera y reiterará tantas veces como quieran los diputados: la reprobación de la monarquía, la defensa del derecho de autodeterminación y la reivindicación de la soberanía del pueblo cat”. También se habla de rechazo a la sentencia al procés, y se pide una solución democrática a la cosa. ¿Estamos en 2017?

13- No. Estamos en 2019. Una resolución no vale un pepino, como en 2017. Recuerden, en ese sentido, que el Parlament hizo una hace unos años, en pleno procesismo, para exigir al Govern la rebaja de las tasas universitarias, las más caras del Estado. Y nada. Vamos, que no se las toman en serio ni ellos. Una resolución no es papel mojado. Es agua. No obstante, el papeleo del juicio al procés se inició con la resolución del 9-N de 2015. De manera excesiva y restrictiva de la democracia. Y el TC ha advertido que no todas las resoluciones –esa nada– son válidas. Por lo que puede optar por otra remesa de empures, en lo que sería otro ataque a la autonomía parlamentaria, que ni puede dotarse de resoluciones/nada.

14- En lo que es un procesismo, la resolución no se votará, al parecer, por el procedimiento de urgencia. Es decir, hoy. Sino que se hará por la vía ordinaria, en noviembre. Estamos, todo apunta a ello, ante la construcción de un objeto con el que negociar con el EstadoZzzzz y, en el ínterin, echar épica al público. Tanto Torra como Torrent han hablado, en fin, de esa chorrada denominada resolución en términos épicos. A ver si el TC, su entorno y su complejo armamentístico no vuelve a convertir la nada en épica.

15- Es importante, no obstante, que los políticos –hasta los de ERC– abandonen su zona de confort para exponerse a algo que –supongo que así lo calculan– puede suponerles inhabilitación. Indica que están sobrepasados. Por los fills. No son muchos. Son la CUP y los CDR. Que no es lo mismo, a su vez. No son fuerzas violentas, en todo caso. Quieren distanciarse, diría, de algo en lo que, paradójicamente, han participado hasta las cejas. Distanciarse, vamos, de sus padres. En correlación de fuerzas, son una minoría en el procesismo. Otra generación. Y otras tácticas, recién descubiertas, que afectarán al todo. Si el procesismo ad-hoc puede entenderse como una prolongación de pujolismo –una estilización de la historia cat, una reducción de todas las tensiones históricas y cotidianas cat a una–, sus fills ha accedido a la juventud durante el procesismo, una década en la que todo se ha depurado más hacia un solo tema, y en la que la mentira y el marco se han convertido en algo agresivo y cotidiano. E invisible. No creo que los fills sean un gran grupo. Pero es un grupo que puede aportar otra teoría de la tensión. Y, además, son sus fills, esa cosa que sólo somete a contradicción a sus padres. Por otra parte, se están comiendo el discurso de los padres. Por lo que los padres tendrán que hacer algo para existir. Inhabilitarse con chorradas, o tirarles la poli –están haciendo ambas cosas; tendrán que decidirse; y, conociendo el percal...–. Hace escasas horas han empezado las detenciones de manifestantes de la semana pasada, identificados por cámaras u otros mecanismos. Eso no sólo recrudecerá la cosa, al punto de que puede acabar el milagro del sábado, sino que supondrá una nueva iconografía de presos, que puede enviar al olvido a los de la sentencia. A sus padres, vamos. En estos momentos en los que se vislumbra la renovación generacional de un tema, pero con otros mecanismos, es cuando el Estado tendría que ofrecer algo más que nunca. Diálogo. Pero el Estado va a su bola, también épica.

16- Vaya, ya estamos hablando de la trinchera Estado, un tramo del artículo que arranca con esta frase: el Estado podría hacerlo peor, pero para ello tendría que hacer un máster. En, me temo, Bosnia.

17- El lunes, Pedro Sánchez fue a BCN. Un poco como otra Sánchez, Marta, fue al Golfo. En modo soldado del amoooooooor. Es decir, no como estadista, sino como candidato, en campaña y para su nuevo público. Visitó a los heridos –sólo a los serbios–. No habló de love power, sino que recordó pose y modos del anterior presi de Gobierno en sus viajes a BCN. Incluso, no pudo realizar al completo su –escasa– agenda, al dificultarlo los manifestantes. Al parecer, cuando cualquier persona accede a la Presidencia del Gobierno esp, es poseído por una función actancial, que le hace decir y hacer las mismas estupideces que, pongamos, O’Donnell.

18- Verbigracia. Esta semana se ha ido un tiempo bonito en exigir a Torra que abjure de la violencia, según el canon que introdujo la contrarreforma de Aznar. Un trámite innecesario, simbólico, propagandístico, de otra época, diría. Otro tramo se ha ido en no contestarle al teléfono a Torra. Algo que se debe hacer incluso si no hay nada que decirse, o incluso si la conversación telefónica no acabará en un cuelga tú primero, no tú, no tú, no tú, no tú.

19- Del punto 16 y 17 se deduce que Sánchez está asesorado con el culo. Que puede ser el suyo. Que no mantiene un diálogo fluido con el PSC. Y que su culo, o el de sus asesores, fue el que limitó el margen estético de soluciones a la Cosa este verano, al decidir ir a elecciones. En la cultura política esp –en absoluto diferenciada de la cat–, es imposible aportar soluciones en campaña a un problema real. De hecho, tanto el Govern como el Gobierno están haciendo campaña con todos y cada uno de sus gestos. Son gestos a sus parroquias. Que sean gestos idiotas indica que a) pretenden idiotizar, o b) ya no los pueden evitar. Pero, todo apunta a ello, será más difícil aportar soluciones tras las elecciones, con la derecha nacionalista esp muy próxima al futuro Gobierno, sea del color que sea. Sánchez se está revelando como un político más de la época. Comprometido con unas reglas del juego míticas, asfixiantes, teatrales, limitadas y sostenidas en lo que en Oxford denominan originalidad. En Oxford, cuando una ambulancia se lleva un alumno a un psiquiátrico, se dice de él que “jamás fue tan original”. De hecho, se diría, en los planes de Sánchez, en el caso de que los tenga, parece que el tema cat –es decir, la reedición de la lectura que hizo Rajoy, el creador del tema cat– es fundamental. Es fundamental el enemigo, esa cosa que te hace inocente en el momento de emitir tonterías políticas.

20- En MAD, por cierto, desde 2011, por poner una fecha, existe un nuevo usuario de la información y la política, plenamente consciente del punto 19. Muy abierto a la cosa cat –quizás nunca han habido tantas personas tan abiertas ante ese tema–, y consciente de que es un debate democrático que acaba, por sí mismo, con el R’78. Y sí. Lo es. Siempre lo ha sido. Pero también ha sido más cosas. Por ejemplo, lo contrario a todo eso. Ese nuevo sujeto, así, valora a tiempo real, y con indignación, el comportamiento de Sánchez. Con toda la razón del mundo. Por lo mismo, y por exigencias del guión, les sale una ponderación de los políticos cat, y de su sociedad, que encuentro más cuestionable. Leer esos artículos en MAD, con la mochila BCN, te hace comprender que el procesismo en MAD es vivido como esperanza de cambio por la izquierda. En BCN, ese mismo perfil de chicos y chicas MAD –demócrata, izquierdista, no R’78, con poco apego a las banderas–, ve el procés, y a sus fills, como algo para consumo interno, vertical, gubernamental, patriótico, dogmático, y que ha introducido comportamientos derechistas y populistas en la política y en la sociedad, en la información, que antes sólo eran perceptibles en MAD. Rayos, creo que este es el momento para el punto 21. Enciendan un pito.

21- En 1906, un grupo de oficiales que vio su honor ofendido, no por la trayectoria de sus ejércitos, sino por un chiste de la revista humorística cat Cu-Cut!, asaltó la redacción de la publicación. La indignación generalizada de ese asalto y de la solución judicial posterior, supuso la creación de Solidaritat Catalana, una coalición de federales, carlistas, la Lliga y nacionalistas republicanos –sí, siempre hemos sido un lío de pares i fills–. Que en 1907 barrió en las elecciones –41 de 44 dipus–. Pues bien, en 1906, con todo lo de Cu-Cut! fresquito, Solidaritat Catalana hizo un gran mitin en la plaza de Toros de las Arenas. Se llamó L’Aplec de la protesta/Reunión de la protesta. Que también es el nombre de un poema de Unamuno, un poeta, por otra parte, pésimo. Lo hizo porque estuvo presente en aquel acto, que le impresionó. Le impresionó la beligerancia de los discursos, programáticos. Y el programa de acción presentado: al final del acto todo el mundo sacó de su bolsillo el pañuelo blanco que la organización había pedido que llevaran. Lo agitaron, en señal de protesta. Luego, cada uno a su casita. Fue el primer contacto de Unamuno con la internacional situacioniosta-procesista, una tradición inveterada. El final de su poema eran dos versos, con admiración, como los poemas maluchos: “¡seréis siempre unos niños levantinos! / ¡os ahoga la estética!”.

22- El procesismo, como Solidaritat Catalana, está basado en hechos reales. Espeluznantes. Pero no puede evitar omitirlos. Sigo pensando que no hay que poner todos los huevos de un cambio democrático en ese cesto. De pañuelos. Por ahora, sigue siendo eso. Está por ver lo que será cuando los fills hereden el negoci de la liberación nacional en el Primer Mundo. No creo que aporten ningún resultado deseado, pero tendrá consecuencias políticas en Cat, tal vez, incluso, vivenciales. La estética usada en los últimos días, por ejemplo, ha afectado y desestabilizado más al Govern que al Gobierno. Veremos en los próximos días. Todo está tan enrarecido que igual puede pasar algo si se decide, en la calle o en las instituciones, que deje de pasar nada. Ni idea.

23- Hablando de cambios democráticos. La Comisión ha pedido al futuro Gobierno que recorte 6.500 millones. Yupi. Tenemos un marrón. Bueno, en Cat no, que dimitiría Buch, llegado el caso.

24- Me he releído esto. Puede parecer blue. Pero pasa en todas partes. Esto se hunde. El otro día, mientras se hundía, la Primera Familia Desestructurada Esp, en Oviedo, se brindaba discursos, en los que hablaban de relevo generacional, Esp, responsabilidad, todo eso de lo que hablan. Ninguna referencia a la realidad. Salvo la que pudo ver el observador. Una niña en situación y palabras incomprensibles. Como con los toros –una cosa normalizada, hasta que te paras a mirarla– cada vez más personas pueden considerar que esas coreografías con menores no son decorosas. Son decadentes. Son tan irreales como este cotidiano no hablar de la realidad. El rey, por cierto, y después de presos y Fiscalía –por ese orden–, ha sido la persona más afectada por la sentencia. Ni siquiera un TS entregado pudo darle la razón en su discurso del 3-O. No fue rebelión. Su discurso estuvo tan fuera de lugar como, pongamos, las chorradas emitidas en Oviedo.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Nada, el 67% de la sociedad de Cataluña seguimos sin pintar nada, ni en CTXT, ni esos escritos confusos y absurdos del señor Martínez. Aquí sólo cuentan los secesionistas, con los que hay que "dialogar" como sea. De pena.

    Hace 1 año 11 meses

  2. My Name Is Earl

    Que hariamos sin el guiado de la luz que emana de este faro de la ortodoxia izquierdosa que habita en ese paraiso de color, fantasia y utopia llamado "la equidistancia comuna"?

    Hace 2 años

  3. emigrante

    Yo pensaba que esta calma relativa se debía al mal tiempo. Una noche de lluvias e inundaciones ya se ha cobrado más víctimas mortales que diez años de procés y una semana de altercados. Mis condolencias a los allegados. No creo que haya mucha gente con ganas de manifestarse en esas condiciones metereológicas. Ya veremos cuando vuelva a salir el sol, aunque los manifestantes salgan de noche.

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí