1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Oda a BCN

Estamos, más o menos, en 1909. Un 1909 del siglo XXI. Tal vez de centro-derecha, muy abierto a la postdemocracia. No se va a crear una Solidaritat no-Obrera, que de pie a una CNT procesista

Guillem Martínez Barcelona , 20/10/2019

<p>Llegada de unas de las marchas de la libertad a Barcelona.</p>

Llegada de unas de las marchas de la libertad a Barcelona.

Marga Durá

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- En 1909 se produjo, inesperadamente, una revolución en BCN. La idea era impedir el envío de tropas a África y pim, pam, pum, proclamar la República. Era una idea. Vamos, que no estaba planificada. El día D a la hora H, desaparecieron los líderes, que no tenían ni idea de cómo realizar la idea sin ir al trullo, que, en aquella época, se llamaba paredón. Con las calles tomadas, se decidió –o ni eso; simplemente se hizo– quemar iglesias y conventos. El Gobierno calificó aquello como un movimiento separatista –no lo era; era libertario y republicano; y cabreado; y desesperado; y hambriento–. Pero quedaba mono. Sigue quedando mono. El caso es que trajo la artillería. La cosa se solucionó con un reforzamiento del Régimen –un Régimen que emplea la violencia no pierde su legitimidad por ello; recuerden; recuerden; recuerden–. Chorrocientos muertos y, después, varios detenidos, tras un juicio Ikea, funcional y de montaje rápido, fueron ejecutados. Entre ellos, un enfermo mental, que al parecer bailó en la calle con la momia de un monja, al que se le aplicó el delito de sedición, rebelión o como se llamara entonces. Y Ferrer i Guàrdia, que no hizo nada, pero, ya puestos al tajo, no pudieron parar. Joan Maragall –el intelectual más prestigioso en la cultura catalana de aquel momento– hizo un par de artículos –equidistantes; posicionándose contra la Restauración esp y contra la burguesía cat, que querían sangre– pidiendo el perdón y la comprensión ante el motín. Le supusieron la desaparición de la cultura cat. De la Restauración no, que ya no estaba. Esta revolución fracasada, repleta de violencia ridícula y represión carísima fue, no obstante, importante en el tiempo. Cambió percepciones. Supuso la creación de Solidaritat Obrera y, en breve, de la CNT, una herramienta para dejar de hacer el ridículo en esos trances. Casi 30 años después, ese cacharro supuso una revolución, con todas las letras, sostenida en el tiempo, en BCN, esa ciudad con serios problemas con Cat y Esp. Este articulete intentará explicar la lógica de lo ocurrido el viernes a partir de la lógica de BCN. La ciudad más rara de Europa. La ciudad en la que más se habla una lengua sin Estado. Una ciudad habituada a comprenderse y a convivir sin hacer preguntas. Una ciudad por la que entró Petrarca y los movimientos sociales en la península. Una sociedad que nos defendió de dos nacionalismos y que hoy, igual, es un lujo prescindible. 

2- Estamos, más o menos, en 1909. Este viernes fue un 1909 del siglo XXI. Tal vez de centro-derecha, muy abierto a la postdemocracia –frente a la que no se tiene reparos cuando viene de Cat, y no de Esp–. Pero parece que no se va a crear una Solidaritat no-Obrera, que de pie a una CNT procesista. Esto es clave. Ya veremos.

La cosa transcurrió en el ambiente aglomerado, banderil, festivo y católico de las concentraciones procesistas. En los discursos sucedió, no obstante, algo raro. Nada

3- El viernes vinieron las Marxes. Chorrocientas personas. Menos que el 11-S último, que no fue la bomba. Pero, incluso con eso, fue una mani gansa. No hay muchas así en Europa. La cosa transcurrió en el ambiente aglomerado, banderil, festivo y católico de las concentraciones procesistas. En los discursos sucedió, no obstante, algo raro. Nada. La ciudad era suya y los volvieron a desconvocar hasta la próxima. No se emitió un día histórico en el horizonte. Ningún plan. Los líderes no estaban. Torra ni fue. Y los que había no tenían nada que decir, salvo circulares al uso. Elisenda Paluzie, Presi de ANC, habló de estar preparados para una decla de indepe. En el tiempo. Llegará tarde o temprano, pero fatalmente. Como llega el tercer recibo de la luz. O, snif, la muerte. Esa masa de personas –autoorganizada, dice la propaganda; la propaganda la presenta como algo superior en cultura izquierdista a la izquierda; es su superación; la izquierda, me temo, es el principal objeto a exorcizar en la propaganda procesista; y, creo, su principal éxito– fue invitada a irse, y no a tomar de forma pacífica el Aeropuerto, Hacienda, el Puerto –estructuras del Estado; el marrón y el turrón–. Y la masa cogió y se fue. As usual. Orgullosa de dar, vía tele, otra lección a Europa y al mundo. Supongo que de disciplina, de verticalismo.

4- Ese día coincidía con aturada de país, una forma de llamar a la Huelga General –la introdujo, por cierto, Ferrer i Guàrdia, cogiéndola del sindicalismo francés y publicándola en La Huelga General; igual por eso se lo pelaron–, convocada por un sindicato procesista. En la tradición BCN, un sindicato amarillo. Proliferaron durante la dictadura de Primo. La cosa, en esta ocasión, funcionó. Educación, transportes, 20% sanidad y lockout en varias empresas, en las que no se aplicó, por tanto, reducción del salario. Seat chapó, previendo cortes que impedirían la llegada de trabajadores y materiales. Hubiera habido tan poco de todo eso que el Seat Ibiza les habría salido Seat Formentera. Eso hicieron otras pequeñas empresas, que desplazaron el trabajo –para no perder los 150 pepinos de una huelga– a casa o, simplemente, hicieron huelga. El ambiente era raro. De día de huelga efectivo, pero con la hostelería y el gran y pequeño comercio a tutiplén. Un domingo en Madrid, donde no chapan los domingos. Pero algo nada desdeñable para no haber sindicatos ad-hoc detrás. Algo, por otra parte, insostenible en el tiempo sin sindicatos ad-hoc detrás.

5- De los puntos 3 y 4 se deduce que, en algunas zonas horarias –durante el día, que no por la noche; un día cada vez más corto, por otra parte; este viernes, el festival policial empezó a las 15:00; ¿lo que sucede por la noche sigue siendo procesismo?; no se pierdan, en ese sentido, el punto 16–, la cosa sigue siendo lo de siempre. Un movimiento popular y gubernamental. Hasta cierto punto, sudamericano. Una originalidad, por tanto, en Europa. La envidia de Más País y, me temo, de otras izquierdas y, glups, derechas, esp. Un ejemplo de que el nacionalismo es un gran pegamento, que puede adherir con rapidez un Gobierno y una parte importante de su sociedad, sin recurrir a criterios sociales de cohesión. Otra cosa es que todo eso tenga más funciones, en la tradición europea, que la verticalidad.

6- Inopinadamente, por tanto, y con la que está cayendo –la que está cayendo: condena a galeras, vía un itinerario judicial extraño, de sus líderes–, la sentencia, el clímax del procesismo y del ultraconsitucionalismo, está creando unas contradicciones espectaculares en ambas trincheras. Se esperaban. Pero como pasa con otros objetos esperados –una cita con alguien que te hace tilín; o, snif, la muerte; rayos, ¿qué me pasa hoy con la muerte?–, cuando llegan, acojonan.

7- Sobre las contradicciones en el procés. Varias. Los líderes –encarcelados injustamente, para lo que ha sido necesaria la movilización absoluta de la Justicia, la utilización de cargos falsos para acceder a la preventiva y al TS, que ha afectado al derecho parlamentario incluso; con penas desmesuradas, desproporcionadas, y con cargos muy imaginativos, que no encajan con lo sucedido– no son Mandela. Su condena no hubiera sido posible, incluso, sin itinerarios penales planteados por la Gene y el Parlament en su acusación particular en el caso Encerclem el Parlament. Postdemocráticos, contra el derecho de manifestación, como la sentencia. Su propaganda ha implosionado. Aún así, moderadamente. La disciplina de los manifestantes de este viernes es el sello. Lo más llamativo, e insostenible sin una buena propaganda, ha consistido en un Govern que invitaba a la desobediencia ciudadana –para la liberación nacional, o como se llame; pero no para la cosa desahucios, sanidad, educación, pongamos– para que luego su propia poli reprima a la parroquia. La implosión vuelve a permitir ver, por enésima vez, que no hay nada detrás de lo que es ya una industria –implica profesionales de la política, medios de comunicación, programas de tele y radio, merchandising divertido–. Lo que dificulta gestionar la frustración. Una frustración amplia: frente a las sentencias dadás, frente a una clase política dadá, y contra un Estado dadá –o gagá–, que no dialoga ni del tiempo. Y detrás de esa nada, sólo hay lo que había al principio, en 2012. Dos cosas espectaculares. Un chicken game, una pugna electoral entre dos partidos –sin duda la pugna electoral más irresponsable y loca en toda Europa–, y una masa social impresionante, también única en Europa.

8- Sobre la clase política subnormalizada/el chicken game. No hay nada que hacer. Y, si se hace, sería irrelevante. Si, pongamos, todos los líderes procesistas dimitieran, habría varias generaciones detrás de ellos clónicos a ellos. Sin ninguna palabra o jugada nueva, y una gran idea de patria, épica y grandes gestos hacia la nada. Esta crisis ha sido una huelga japonesa de selección negativa. La gente sexi no está, fue expulsada o se piró. El caso de ERC es dramático. El peor staff de su historia –perdió elecciones, en dos ocasiones, frente a un contrincante inferior y en KO técnico; no supo verlas venir, no construyó nada exportable a otro conflicto o aplicable a este; acabó de cabeza en la cárcel por celo del Estado, claro, pero sin meditación alguna para evitarlo; en el juicio, que nunca se debería haber producido, explicó que mintió a su sociedad, como el resto de acusados– sigue mandando, verticalmente, desde la cárcel. Algo que –salvando las distancias; muchas; cómicas– no lo hizo ni Gramsci. No parece que pueda venir ninguna reacción por parte de ERC ante la que está cayendo. JxC, colapsada, sobrepasada por los hechos, sólo puede esperar de Torra otra jornada de oración en Montserrat. O el siroco-illuminati-procesista de cuando se llega al borde del precipicio. Decía Nietzsche que cuando se mira fijamente al abismo, el abismo acaba mirándote a ti. Pero, y esto no lo dijo Nietzsche, cuando lo mira fijamente un procesista, hasta el abismo dice que pare. Podría ayudar a una salida instantánea, a un cambio de velocidad, la dimisión de Torra y unas elecciones, lo único que mueve un proceso electoral como el procés. Pero en un chicken game nadie convoca elecciones. El 25-O se optó antes por ir a la trena que a unas elecciones. Hasta el abismo tuvo canguelo.

Podría ayudar a una salida instantánea, a un cambio de velocidad, la dimisión de Torra y unas elecciones, lo único que mueve un proceso electoral como el procés

9- Sobre la masa. Sigue siendo el principal patrimonio del procés. Es fiel y disciplinada. Acepta todo de sus líderes. Lo que debería facilitar una negociación con el Estado que, finalice como finalice, siempre se podría vender como victoria histórica. Sí, es una masa alejada de un número mágico para acceder a la indepe –menos del 50% de una sociedad no da para eso, salvo que eso sea una pesadilla–. Pero debe de dar para un cambio importante, sustancial, notorio en la forma del Estado. Pero el Estado se niega a negociar con el principal y más grande movimiento político europeo. Que esa es otra. Y, me temo, se niega independientemente de la capacidad –ridícula, nula– de negociación de los líderes de la cosa.

10- El Estado –y empezamos a hablar de las contradicciones del constitucionalismo– no va a negociar jamás. No puede, o dejaría de serlo. No puede asumir la plurinacionalidad –lo que le sería un chollo; asumiéndola, no tendría que asumir cosas más enojosas, como la ampliación de derechos ciudadanos, una reforma de la justicia, la reducción de tramos del Código Penal pensados para la represión de la protesta, planteados desde 2011–. Ningún Gobierno puede aceptar eso sin desaparecer, sin ser engullido por el resto de partidos constitucionalistas. 

11- Cat ha venido a suplir a ETA como elemento de cohesión política. Lo que es otro chollo. En Cat –al menos en el momento en el que escribo esto– no hay muertos, ni la capacidad de producirlos industrialmente. Se gobierna sin Cat, y con Cat como tema, desde Aznar. De Cat se extraen votos, no se cultivan. No son necesarios los votos Cat. Si Pedro Sánchez quiere ser Presi again, a través de una idea de orden, y una idea nacionalista de Esp, no necesita solucionar nada en Cat. Necesita, simplemente, poli. En mucha menor escala que en Euskadi, un territorio desafecto al Estado durante 40 años, de manera mucho más complicada. Aquella experiencia se tradujo en un reforzamiento del Estado en todo el resto de territorios. Entre ese reforzamiento, un aumento –ante el silencio, incluso la percepción, en Europa– de un formidable derecho del enemigo. El derecho del enemigo es, por otra parte, el gran qué del R’78, desde que vio que ETA no era suficiente. Que necesitaba otro enemigo. A falta de una Cat espectacular, el enemigo estaba en la calle. Era el manifestante.

12- El Gobierno(p) estaría, vamos, la mar de feliz con lo que pasa en Cat –la implosión del procesismo–, si no estuviera acompañada de los desórdenes –que también molestan al procesismo–, y si todo ello no supusiera una erosión fabulosa a la propaganda constitucionalista. La mejor democracia del mundo mundial, por ejemplo, aún puede ver anulada su gran sentencia en el TEDH –que, recordemos, no puede cambiar sentencias, pero que si se mosquea puede anularlas; algo no muy frecuente, en efecto–, me explicaba un juez moderado hace un par de días, si el TEDH ve unos conflictos entre derechos que él, por ejemplo, ve. El uso de la represión –aplaudido y traducible en votos en otros territorios, y en ese territorio paralelo que puede ser el próximo Congreso– puede llamar la atención de Europa a partir de cierto grado.

De Cat se extraen votos, no se cultivan. No son necesarios los votos Cat. Si Pedro Sánchez quiere ser Presi again, a través de una idea de orden, y una idea nacionalista de Esp, no necesita solucionar nada en Cat

13- El margen dado por Europa puede ser tan grande como el otorgado el 1-O. Puede ser tan grande como el otorgado a Hungría y Polonia. Y, más para aquí, a Macron. Puede ser más grande, incluso, pues Europa sabe que Esp es rara, una originalidad con modos policiales, jurídicos y tipologías delictivas originales. La percepción de Esp como Estado democrático tabulado es cierta en Europa. Como lo es, me temo, la percepción de sus rarezas no democráticas, no justificables ya por el franquismo, pero asumibles. Son la democracia esp.

14- El viernes, el Gobierno y la Justicia empezaron a emitir en modo punto 11-13. Marlaska explicó que se perseguiría al independentismo en varias de sus modalidades. En casi todas. Lo que puede dar a entender que en todas. Algo excesivo por dos razones. Porque a) es excesivo, y porque b) el procesismo no es necesariamente independentismo. Es su gestión, su aplazamiento. Perseguirlo es no solo sellar que no se quieren soluciones, sino también rentabilidad electoral.

15- ¿En qué se traduce esa persecución? Se supone que en aplicación de cargos varias tallas grandes. En ese momento, al menos, la betemérica estaba chapando webs de Tsunami. Una labor inútil, propagandística, en tanto es imposible cerrar una web. Es más, es una seria intensificación de lo ocurrido en octubre de 2017, cuando el Estado, en colaboración con empresas, cerró páginas e, incluso, acceso a Internet. Algo frecuente en Turquía, pero que supuso un apagón mayor en número e intensidad a los producidos en, glups, Turquía. La AN también informó formalmente que investiga a Tsunami por terrorismo. Investigar por terrorismo a una web –por otra parte, implicada en absoluto en ningún caso de terrorismo– es un indicativo de que también lo puede ser CTXT, la web de L'Osservatore Romano, o tocamelapingadominga.com. Cuidadín con el derecho del enemigo. Cuidadín por cómo gestiona la judicialización de la política, algo que no era suyo, el PSOE. Cuidadín con el terrorismo inexistente. 3 cuidadín = 1 socorro.

16- Por lo demás, el viernes prosiguió la violencia nocturna. Lo que es importante. Pues este viernes finalizaban los festejos procesistas. No había nada convocado hasta el próximo 26-O, que Tsunami convoca mani. Terrorista, por tanto, según la AN. Tendría guasa si no hiciera llorar. El 27-O hay mani constitucionalista de SCC, un terremoto réplica. El hecho de que hubiera disturbios explica, por tanto, que no eran procesistas. Que carecen de control procesista, y que se extenderán sin fecha límite, como mínimo cada noche. ¿Qué son?

17- Ni idea. Son aparatosas en cuanto a incendios, destrozos de mobiliario urbano y ausencia de objetivo. No pretenden nada, salvo mosquear a la poli. Están compuestas por unas 4.000 personas. Algunas, muy pocas pero llamativas, con cierta agresividad. El jueves no salí, pero me dijeron que empezó a haber muchas personas extranjeras. Se habla de muy organizados. No lo son. O, al menos, para hacer lo que hacen, no es necesario un máster. Sí que hay organización en otro punto, muy distante a los que queman containers, como los sanitarios. Voluntarios que se la juegan, con un chalequito amarillo y un casco como defensa. En algún momento, no les sirvió de nada la noche del viernes. Esa noche, la poli salió en modo majara. Pegó a sanitarios y pegó a periodistas. Detuvo a un compi de El País. Cuando te detienen lo peor es el trayecto a la lechera, la lechera, el trayecto hasta comisaría, y la comisaría. Es decir, la detención. Poca broma. 

18- En el paseo que me di el viernes observé varias novedades. La presencia de chicos, de treintaypico, no cat, no esp. Y, ciertamente, experimentados. La ausencia de las chicas de los primeros días. Y dos cambios cualitativos. Cambio a) la violencia policial sobre la prensa –es decir, no tienen órdenes, o les han dado barra libre; pegar a prensa es un orientativo de cómo se pega al resto; como posesos; y un orientativo de que empiezan a ser molestos los testigos–.  En breve, si esto sigue –seguirá–, la prensa, los testigos, también será algo no deseado en el otro bando. Que, como la realpolitik esp y cat, no necesitará equidistantes, sino consignas sencillas como un botijo. Cambio b), que igual es el mismo, la apuesta por el altercado por parte de la policía desde el primer momento. La génesis de las tundas posteriores, en las que ambos bandos recibieron de lo lindo, fue una hazaña bélica policial. Espectacular, con ballena. Un tanque con un cañón que tira agua, comprado cuando el 15-M, desprecintado ahora. Aún se podría señalar otro cambio importante, c): presencia de grupos con banderas franquistas dando candela.

que la policía pegue a prensa es un orientativo de cómo se pega al resto; como posesos; y un orientativo de que empiezan a ser molestos los testigos

19- Es preciso ponderar que son desórdenes, no la caidita de Roma. No un problema estructural. En Francia consumen manis 20 tallas más grandes, y no se modifica el Código Penal, ni se crean nuevos delitos. Siguen siendo una región del derecho a la manifestación, que debería ser canalizado por una poli más dispuesta a apagar fuegos que a encenderlos con –tanqueta de– agua. Todo indica que esta violencia, mínima, aparatosa, ruidosa, será aprovechada políticamente.

20- El Estado vía punto 15. Y el procesismo vía lo mismo pero sin fuerza, que no tiene. Es decir, vía propaganda. Ya coló en pocas horas que las manis nocturnas están formadas por infiltrados. Coló. Posteriormente, viene utilizando las manis nocturnas para promocionar su opuesto. Las manis marianas, cívicas, pacíficas y verticales y bajo dominio gubernamental del procesismo.

21- Sí, pero ¿qué son? No lo sabe nadie. En 1835, por otra parte, se produjo la primera revolución contemporánea en BCN. Fue después de una corrida de toros –hoy, por tanto, estaría doblemente perseguida–. Un estallido de violencia y muerte –rayos, ya van tres– gratuita. Se pelaron al gobernador militar, y a todos los presos carlistas. Quemaron, por primera vez, conventos en BCN. Y así varios días. Hasta que, de pronto, quemaron el Vapor Bonaplata. El más grande del Estado. Fue el primer acto en Esp del movimiento obrero. Un acto ludita. Si bien no lo sabían ni ellos. Aun sabiendo que eran obreros, ese tipo de protestas –llamadas bullangues, en la BCN de aquella época– se prolongaron por un par de décadas. Debidamente organizados en el primer gran sindicato en Esp, en los años 50, sabiendo ya lo que eran, montaron la primera Huelga General en todo el Estado. Precisa, ordenada, bella. Y, tachán-tachán, exterminada a tiros, animados por la patronal Cat, la más sangrienta de Europa. Vamos, que estas manis, diría, son bullangues. Algo común en una guerra carlista –esas guerras en las que había bando absolutista, pero no bando liberal; tiene guasa–. Algo que aún no ha quemado su Bonaplata. Por lo que no sabemos qué son. Algo a muchos años, parece, de estar organizado y plantearse una Huelga General. A exterminar por el Estado y la patronal cat.

22- El sábado, el Presi y el Vicepresi han hecho una solemne comparecencia para valorar los hechos del viernes. Básicamente, han hecho una propuesta de diálogo al Gobierno, en los términos precisos para que no sea aceptada. Vamos, que han pedido mediación. Ningún Estado pide mediación. No lo pidió ni Vietnam del Sur. No son los traidores necesarios. En el Gobierno, sigue sin haberlos.

23- Marlaska ha venido al Ulster. O esa es la escenografía. Ha anunciado medidas de cirujano de hierro, que son las que molan en su pack. En un momento dado, se ha reunido con Buch, su homólogo cat. Nada. Media hora. No han hablado de nada, ni un “¿y tú, qué porra gastas?”. En rueda de prensa posterior, ambos interiólogos han dibujado al enemigo. El independentismo, para Marlaska. Los antisistema, para Buch. De una mani, como del cerdo, se aprovecha todo.

24- La CUP ha hecho rueda de prensa. Ha evaluado la situación. Ha dibujado unas instituciones cat sobrepasadas. Bien. Ha planteado que es imposible la negociación con el Estado. Bien. Y, luego, ha propuesto la movilización permanente, a leches, se supone. Unas leches nocturnas en las que, diría, no participa la CUP-tipo. Ha dibujado, vamos, un mapa para la indepe. Ha criticado a Torra, pero han pedido la dimisión de Buch. Rechaza nuevas elecciones y otras medidas en cat, que conduzcan a desbordar al Estado, que esta vez, que hay 4.000 tipos en la calle cada noche, sí que sí. Han utilizado, nivel chupito, el palabro poble, que los de BCN unimos a vacaciones, o a un tipo de fuet. Están en campaña electoral. Se presenta, por primera vez, a unas elecciones al Congreso. Supongo, por tanto, que es un discurso electoral. Igual se lo creen. Se lo creyeron, diría, en 2017. El patriotismo es muy raro. 

Necesitamos dos traidores. Traidores a dos estupideces sacras. Un traidor al poble cat, y un traidor a la mejor democracia del mundo. Que se reúnan y hablen y acuerden algo que ni ellos se esperaban

25- En el momento en el que escribo estas líneas prosigue el gran problema del procesismo y del Gobierno. No son las manis de noche. Son los cortes en carreteras y vías. Pacíficos. La frontera con Francia ha estado cortada por horas. Eso es, me temo, lo que hay escondido detrás de la noche. El día. Acciones que pueden ser simultáneas, continuadas, no violentas. Por lo mismo, más feas de reprimir por el Estado. Si prosiguen, se sobrepasará al procesismo. Si no, es que son procesismo. Si siguen y participa Tsunami, permitirán saber si Tsunami es o no es gubernamental. Este es el gran tema, supongo.

26- No hay cabeza. No hay plan. Lo de siempre. Pero a tiempo real. En el vacío, Ada Colau ejerce plásticamente de Presi de la Gene, con sus declaraciones, que orientan sobre lo que hacer y no se hace. Sería un buen momento para que las izquierdas emitieran algo. Lo que sería, en todo caso, inútil. La solución debe ser procesista. Su público no entendería una solución si no viene del poble, es decir, del Govern. No es un movimiento de izquierdas. Es ciertamente esencialista. Y requiere una solución. 

27- Me dicen muchos lectores que no aporto soluciones. El periodismo no aporta soluciones. Ya aporta un huevo, cuando lo hace, si describe. Por mi parte, al menos, estoy hasta las tetas de periodismo solucionador. Empezó en los 80. Disponemos hoy de dos escuelas. La procesista y la constitucionalista, fieles a las soluciones de sus dos gobiernos. Pese a ello, ahí va esta propuesta de solución. No la hay. El milagro más fácil, empero, sería este: dos traidores. Necesitamos dos traidores. Traidores a dos estupideces sacras. Un traidor al poble cat, y un traidor a la mejor democracia del mundo. Que se reúnan y hablen y acuerden algo que ni ellos se esperaban. Y traicionen a sus dos trincheras. No existen esas dos figuras. No pinta que existan hasta que sea demasiado tarde. Lo demás es propaganda.

28- Por otra parte, la Red posibilitó en 2011 una inteligencia mayor y más rápida que la del Estado. Hoy, las redes sociales son una parodia, que hacen fluir con rapidez la escasa inteligencia del Estado. Que son dos. Constitucionalismo y procesismo –la Gene, en fin, no es una ONG–. A mí me llegan infinitud de mensajes en los que ya no se discute de enfoque, errores, o control periodístico, sino en los que se me señala, con improperios, la dirección a seguir. No es un atentado a la libertad de expresión. Lo es a la inteligencia. Y un indicio de lo que viene/vuelve. En mi caso, mi sujeto-crítico son fachas-constitucionalistas y procesistas gore. Por amigos y compis que se incorporan a la juerga, observo que el procesismo modula, en algunos usuarios, la capacidad de informarte de que lo que dices no aparece nunca en el momento sentimental correcto, lo que refuerza al enemigo. Y que debes de ejercer un ejercicio de moderación para satisfacer al poble. Un clásico. En plena Guerra Civil –no lo estamos, ni mucho menos–, a Joan Peiró le decían lo mismo –equidistante, fascista– por informar de crímenes de guerra de su propio bando desde Catalunya, el único diario de la CNT en cat. En la misma época, los ilustradores Kalders y Tísner hacían chistes, verdaderamente graciosos –en la L´Esquella de la Torratxa, creo– burlando la censura de guerra, sobre la muerte –muerte otra vez; Dios, ¿qué me pasa?– entre iguales en la retaguardia. Es decir, sobre crímenes y excesos de guerra. BCN siempre se ha reído de la censura y de los meapilas en prensa. Al menos, snif, hasta hace pocas décadas. Mi política al respecto va a seguir siendo la misma que la de los próceres BCN que cito, en un momento en el que no es necesaria aún, ni mucho menos, la valentía de aquellos tipos sexis –imposible de repetir, por otra parte– frente a un pitxamandurrias aún común. El Estado está cometiendo excesos de fuerza. Y el procesismo, excesos con sus escasas fuerzas. Hay que intentar explicarlo.

29- En esta noche del sábado, hay dos manis inesperadas convocadas. Una CDR-Arran/CUP, contra Buch y las coreografías policiales. Otra de ERC, contra la violencia. Solo puede quedar una, como en la pelis. O en GH.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Robinrob7

    Magistral e imprescindible, No apto para dogmáticos.

    Hace 2 años 1 mes

  2. zyxwvut

    Empieza uno a leer el artículo y encuentra "En 1909 se produjo, inesperadamente, una revolución en BCN. La idea era impedir el envío de tropas a África y pim, pam, pum, proclamar la República", Uno queda asombrado porque ha leído que la llamada "Semana Trágica" surgió como consecuencia de la revuelta de las clases subalternas de la época, que eran obligadas a ir a las guerras coloniales (en las que las clases dominantes de Cataluña, dicho sea de paso, tenían jugosos intereses) mientras que los jóvenes de clases acomodadas y privilegiadas pagaban y sobornaban a funcionarios corruptos para no ser llamados a filas. El señor Martínez ha hecho desaparecer en un párrafo la lucha de clases y ha metido una "república" que no aparece en ningún sitio. Aún mejor, ha trazado un equivalente entre los parias que se revuelven tras ser explotados, expoliados y convertidos en carne de cañón, con los pijos de clases acomodadas, animados y protegidos por las instituciones, especialmente por el xenófobo y supremacista MHP señor Torra., que juegan a la "revolución" destrozando Barcelona. Luego vienen otras analogías históricas traídas por los pelos, pero basta este punto mostrar hasta donde ha llegado la degeneración de un periodista por el simple hecho de que erró en su análisis hace ya más de un año, y despliega toneladas de retórica para hacer entrar los hechos en las premisas que configuran su ideología. Pero es que, además, por vez primera el señor Martínez miente: está en el punto 27, yo no sé qué correo personal recibe el señor Martínez, pero en ninguno de los comentarios a sus artículos que he leído nadie, ni un sólo lector o lectora, le pide "soluciones", a muchos no les gusta su estilo (cosa respetable) pero lo que muchos le piden es honestidad en la información y fidelidad a los hechos; y yo le pido que deje de maquillar con adjetivos genéricos y pólvora en salvas a los partidarios del secesionismo, mientras denuncia con bala a la parte (mayoritaria, más de un 68% según las últimas elecciones) de la sociedad de Cataluña que no comulga con las imposiciones de los secesionistas. El señor Martínez metió la pata en su análisis de los hechos y no tiene el valor de reconocerlo, incluso vulnera su propia norma del uso de XXXXX y escribe que está "hasta las tetas" de algo que sólo existe en su cada vez más escasa imaginación. Uno de los motivos por los que me "apunté" a CTXT fueron los análisis del señor Martínez, pero pifió y no tuvo la humildad de reconocerlo. Luego vinieron artículos con los insultos y burlas de Emmanuel Rodríguez, Xandru, Pastora Filigrana... y otros genios a personas que no pensaban como ellas (los "rojipardos"), vino el veto y la censura a Manuel Monereo, la campaña contra Daniel Bernabé sin dejar que se explicase; vinieron los insultos (no los argumentos) de Steven Forti y Alba Sidera contra Diego Fusaro, sin conceder el más elemental derecho a réplica, las disertaciones elitistas de Santiago Alba Rico. Las decenas de artículos defendiendo a los neogolpistas de la secesión y clamando contra la "injusticia" de que no se les permita aplicar la ley sólo en lo que les interesa, sólo en sus derechos, sin obligaciones, ni deberes de respetar a los que no pensamos como ellos. Y me di de baja. Porque los escasos artículos valientes, como los de Rafael Poch de Feliu, no compensan apoyar a tanta y tanto "progresista happening" con derecho a veto, por usar la expresión de Daniel Bernabé. Ya apoyo a Poch de Feliu comprando sus libros.

    Hace 2 años 1 mes

  3. Pep

    Cito: "3- El viernes vinieron las Marxes. Chorrocientas personas. Menos que el 11-S último, que no fue la bomba.". Me pregunto ¿dónde estaba el articulista? ¿No estaría fumándose algo con los de la GU que hicieron un recuento de broma, de risa, de niño de parvulito? Y lo de la "masa" a la que califica casi de borregos, ya es para ir a mear y no echar ni media gota... Cuánta mentira interesada, dios mío, cuánta mentira interesada... Y así vamos...

    Hace 2 años 1 mes

  4. Tarrío

    Otro gran artículo, un oasis en medio de este desierto de sin razones variadas.

    Hace 2 años 1 mes

  5. Munay

    El día que no hay nada nuevo tuyo que leer a mi me da hasta bajoncillo. Analizas la realidad llegando a lo simple que hay detrás de tanto ruido, para mí a la altura de Orwell y Evaristo (toma cumplido).... No sé si esta lista de top tres será banal o cínica o pedante, yo creo que es muy molona. Pensando en el primer comentario me he dado cuenta de que siempre que le recomiendo a alguien que te lea le reenvío este artículo sobre la independencia de Un Domingo con Martínez https://ctxt.es/es/20160629/Firmas/6994/Independencia-domingo-con-Martinez.htm Brutal! Gracias!

    Hace 2 años 1 mes

  6. Rafael Ramos

    Pues yo considero imprescindible esa descripción desapasionada de Martínez. Bastantes gurús tinteresados tenemos y hemos tenido durante años.

    Hace 2 años 1 mes

  7. Paco

    Sólo una puntualización, pues como dice Ferran, nadie es perfecto: Solidaritat Obrera se creo en 1907, dos años antes de la Setmana Tràgica, fruto de un trabajo de organización que venía de años atrás. Fue más causa que consecuencia!

    Hace 2 años 1 mes

  8. Pilar

    Pues a mi sus naderías, señor Martínez, me parecen espléndidas. Gracias por sus artículos.

    Hace 2 años 1 mes

  9. ROBERT ALVAREZ

    Creo que esta es una gran modalidad de periodismo de periodismo, la ironía amarga. Para mi estas lecturas, trufadas de referentes, son un placer.

    Hace 2 años 1 mes

  10. Anónimo

    Enorme artículo, hace ya tiempo que leo al autor, y lo tengo de cabecera para enterarme a destiempo (cosa que prefiero) de lo que pasa en Cat y Esp en su totalidad.

    Hace 2 años 1 mes

  11. Paco Cebolla

    Coincido con el comentario de Miguel. La prensa debe, por lo menos, arrojar luz. No se quede sin batería, señor Martínez, que hay mucha oscuridad ahí fuera. Otro abrazo.

    Hace 2 años 1 mes

  12. Diego Fernández

    Es un placer leerte. Pero permíteme dejar un apunte, el primer acto del movimiento obrero, que yo conozca, fue en Alcoi en 1821. El primer movimiento ludita del que tenemos noticia en Esp. Te dejo el artículo de un compañero. https://alacantobrera.com/2016/02/22/destructors-de-maquines/ Lo dicho, un placer

    Hace 2 años 1 mes

  13. Miguel

    Desde hace años te leo y admiro, Guillem. Hasta hoy me hubiera sido imposible quedarme con uno sólo de tus artículos, pero hoy, con el epígrafe 27, tengo esa extraña sensación de haber leído algo que para mí es ya insuperable. Un abrazo entre tanto ruido.

    Hace 2 años 1 mes

  14. Ferran

    Estoy suscrito a esta publicación, convencido de la calidad de sus contenidos. Ya hace mucho tiempo que decidí dejar de leer las naderías del Sr. Martínez, pero si alguna vez lo hago, no doy crédito al comprobar que sigue con sus molonerías a medio camino entre la banalidad, la cursilería, la estultícia disfrazada de pedantería postmoderna y el cinismo más improductivo. Felicidades a CTXT. Nadie es perfecto

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí