1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cuando callan están como ausentes

Torra ha propuesto fijar él las vías para concretar el ejercicio de la autodeterminación en el plazo más breve posible. ERC, al escucharlo, se ha quedado de pasta de boniato. Ni lo habían hablado

Guillem Martínez Barcelona , 18/10/2019

<p>Página web del Tsunami Democràtic.</p>

Página web del Tsunami Democràtic.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Bueno, pues aquí.

2- La cosa, por primera vez, carece de cabeza. Puede funcionar sin cabeza –pensante; la historia desde 2012 es eso, visto lo visto; lo que tiene guasa–, pero no sin cabeza –comunicativa y decisoria–. El engranaje Govern-Asociaciones-Público Procesista parece que se ha ido –momentáneamente o, yo no me haría muchas ilusiones, definitivamente– al garete. Tenía que pasar. Por dos razones. A saber: ese es a) el punto final de cualquier ciclo propagandístico, aquí y en Lima. Y, b), en un sistema propagandístico siempre hay un momento de separación tan grande entre lo anunciado y su realidad, que la cosa implosiona o da risa. En mi humildad y tontería imaginé que eso pasaría tras el 27-O, cuando quien quiso ver la disociación entre lo declarado por los políticos y lo sucedido pudo hacerlo. Pero sucede ahora que ha desaparecido el pegamento precario que unía a todo el procesismo. La espera de la sentencia. Por lo mismo, sucede tras dos años de machacar e insistir en movilizaciones para lo de la sentencia, y tras dos años de no haber planificado nada políticamente, ni de haber solucionado el fracaso ético de 2017. Sucede, vamos, en un momento de altísimas y nutridas movilizaciones –tal vez, superiores a las de 2017– pero sin nadie que las gestione y las conduzca hacia un punto productivo. O, al menos, mono. La cosa es tan difícil de explicar, sin ese engranaje que no existe, que antes de explicarles las últimas 24 horas, les explicaré el resto de engranajes, el dramatis personae en Cat. Para ello, durante un segmento de este articulete, cambiaré los numeritos por los titulitos. Lo que requiere una mayor inversión. Pero hoy estamos que nos salimos. Los elementos de tensión y reacción en Cat son los siguientes. Sí, queda espectacular, pero no hay nada que no haya, latente o ejerciente, en Esp. Aparten a los niños.

El populismo autoritario. El pack más nutrido y determinante, hasta ahora, en el procesismo. Integrado por JxC a tutiplén, Waterloo included. ERC lo está dejando. Lentamente, de manera que, en ocasiones, no se sabe si está entrando o saliendo. Es el soberanismo de derechas, presente en toda Europa, al que ha accedido de manera natural, tras la implosión de CiU –por corrupción estructural. Como el populismo USA, UK, turco, polaco, húngaro, italiano o francés, parte de la idea de pueblo. El Govern, así, es pueblo. Y el Parlament, un ente comprometido con el pueblo antes que con una idea de democracia internacional. Pueblo es lo que dice el Govern. Es decir, que el Govern domina los marcos Cat, democracia y pueblo, básicos en todo esto. Poseen un léxico inexportable y radicalmente democrático, si bien una idea de democracia reducida. A un derecho –la autodeterminación–, que permite obviar la Sanidad, la Enseñanza, la Vivienda, el Trabajo, la Asistencia. Es un movimiento patriota. Por selección negativa en este ciclo absoluto de crisis económica, social y democrática, se ha llenado de, ejem, incapaces políticamente, pero patriotas y muy de la cosa pueblo –¿pueblerinos?–. Personas muy competentes con sus mitos pero, por lo mismo, con serios problemas con la realidad. Como atestigua la figura de Torra, patriota, racista y que, en verdad, cree que más allá de sus mitos, no necesariamente democráticos, no hay democracia. La magnitud de la tragedia en este pack es la siguiente: si, pongamos, Torra fuera al gimnasio y optara por sumergirse en otro pueblo elegido, podría ser otro liberal católico de Vox. Importante: no sólo carecen de ideas y planes –salvo la posibilidad de una aparición mariana, o un Maidán, que dé paso a la indepe–, sino también de capacidad de diálogo. Su léxico, en bucle y mítico, hace imposible el intercambio de propuestas. En Esp, pero también en Cat. Exemplum: en la cumbre Torra-Sánchez en BCN –que no volverá a repetirse en la vida– el gran qué fue la pugna por colar en la sala del encuentro flores amarillas. Zzzzzz.

El autonomismo. Integrado por parte de PDeCat –integrado a su vez en JxC–, expulsados o huidos de PDeCAT y, mayormente, ERC. La idea de ERC es transformar el procesismo en el nuevo autonomismo. Algo que, sin renunciar a los ejes épicos de procés –pueblo, que se hace carne en la forma de Govern, referéndum–, elimine la cosa fechas y días históricos, y vaya tirando otros 25 años con ese objetivo que no cesa. Con todo ello, sustituir en Cat a la cosa CiU por ERC, que sería el partido de Estado. Es decir, con sueldos y acceso sobre los medios de comunicación públicos y concertados. Ser también un partido capaz de determinar mayorías en el Congreso. No posee el dominio de los marcos que posee JxC. Es decir, el poder. Los poseerá cuando acceda a él. Por lo que el Populismo Autoritario está retrasando las elecciones varias eras geológicas.

El rojo-pardismo. El soberanismo es algo que sólo interesa a las derechas y a las izquierdas radicales. A unas les interesan los mitos de la nación, y la cohesión social del nacionalismo, y a las otras las herramientas que ofrecía la soberanía del Estado cuando, snif, existían. Por lo que, en lo que es una tragedia italiana y esp, las izquierdas recurren al mismo léxico e, incluso, a la unión con las derechas nacionalistas. En Cat no existe esa tragedia. Es decir, es un hecho consumado, y del que hemos hablado poco. Afecta a CUP y a alguna región, enclenque, pero importante, de Comuns. Ha ido y va por ciclos. La CUP de 2017 iba por ahí, con matices leves. Y con joyas que comían aparte, como Quim Arrufat, un gran tipo alejado, diría, del rojo-pardismo. Se prodigó poco en público, pero en una entrevista dio un mapa de lo que era un proceso unilateral de indepe. Es decir, informó en términos reales, no míticos, ajenos y lejanos del procesismo. En estas fechas, la CUP de 2017 parece seguir en bucle roji-pardista. No así la que actualmente está en el Parlament, que contempla las coreografías de Torra y la violencia del poble, por las noches, con cara de póquer.

El pagafantismo. Comuns es un partido que se parece mucho a Cat. Les votan indepes –menos del 20%–, federales y Ns/NC. En 2017, en lo que supongo que es su ruina electoral posterior, estuvo desaparecido. Utilizó léxico procesista –poble, etc–, y no tiró cables, ni ideas, ni protección a una minoría cualitativa que no era ni poble ni pueblo, y que estaba recibiendo boinazos de dos nacionalismos reaccionarios. Con ello dio solidez intelectual y política a una tomadura de pelo denominada procés. Quizás por la cosa roji-pardismos. O, más probablemente, por cierta inercia de las izquierdas de no criticar movimientos populares, aunque sean reaccionarios. Como a principios del XX, nos vamos a hartar de ellos en el XXI, diría, por lo que sería necesario ir creando un punto de vista al respecto. En estos días, Comuns no emite mucho. En todo caso, el GP en el Parlament, y Colau, han iniciado un discurso con mayor vocación de diferenciación frente al a) procesismo, al b) constitucionalismo y z) la violencia nocturna de nuestros infiltrados policiales de dos egregios cuerpos, y de, más aún, diría, 1) nuestros pijos populistas-autoritarios, nuestros 2) pijos roji-pardistas, y 3) nuestros pijos ni a) ni b).

El gran logro de ANC y Òmnium es evitar que público y crítica especializada sepan que nadie se habla en la cúspide desde hace dos años

Los raros. Cuatro y distribuidos en CDRs –donde hay de todo lo anterior– y su casa. Libertarios, e indepes de derecha y de izquierda. Los libertarios ven, algunos, el procés como una oportunidad de chulear al Estado. Otros, como una oportunidad de que el Estado nos chulee más y mejor. Ninguno de esos dos grupos es determinante, pero da color. Los indepe de derechas no procesistas son la monda. Un grupo organizado de ellos son los responsables de que el anterior Govern esté en la trena. Cuando Puigde no sabía qué hacer, le tomaron el pelo con un referéndum, a sabiendas de que no harían nada, pero que esa nada, gestionada en modo épico-procesista, les llevaría a, lo dicho, la trena. Los indepe de izquierdas no procesistas son menos determinantes. Alguno, en redes o medios, fiscaliza el procés, con calidad y valentía y pasando de eso tan poco importante en el indepe de izquierdas que es la cosa poble.

El constitucionalismo. PSC. Partido de orden en Cat, sin llegar a los extremos actuales del PSOE en Esp. No abusa de los palabros y estilismos propios del constitucionalismo esp. Ofrece un discurso democrático y social, una vez finalizó la época negocios/BCNWorld con JxC, que no volverá. Puede ser sexy, además, pues no es un PS determinante. Lo será tal vez en breve, cuando recupere los votos cabreados que se fueron a C’s, y si le siguen viniendo votos de Comuns. En caso del desastre PSOE, en su apuesta nacionalista esp, el PSC, diría, saldría reforzado. En caso de éxito, pues menos.

El ultraconstitucionalismo. PP y C’s. Váyanse al punto Populismo Autoritario y cambien de pueblo y, más o menos, encaja. Se prevé una debacle electoral futura de C’s. Morirá como vivió: gritando. El PP no, que ya está en ese biotopo.

4- Bueno, pues pasa esto. El Populismo Autoritario y el Autonomismo están pegándose de leches. Y el rojipardismo no colabora, como acostumbraba, a decantar la pelea hacia los primeros. No hay nada en la mesa. No hay ideas. Sólo un lenguaje pocho.

5- Las asociaciones no emiten. No son determinantes, al carecer de un poder organizado detrás de ellas. El gran logro de Pétain en la I Guerra Mundial fue que sus soldados estuvieron en huelga durante tres meses, y que el alto mando alemán no se coscara. El gran logro de ANC y Òmnium es parecido: evitar que público y crítica especializada sepan que nadie se habla en la cúspide desde hace dos años, y que ahora menos. Es, hasta cierto punto, meritorio. Y petainista.

6- Populismo Autoritario y Autonomismo saben que el unilateralismo, que nunca tuvo vida, ha muerto. De hecho, no lo practican desde 2017. Pero cada día hay cortes, marchas y, luego, leches, en la creencia de que el unilateralismo es lo último, lo próximo para la temporada otoño-invierno. Y que, esto ya tiene guasa, es lo que quiere el Govern, lo que siempre quiso e hizo.

7- Lo más divertido es que esto carece de solución. No puede haber –salvo caos, salvo el factor illuminati-procesista– ningún cambio al respecto hasta las elecciones esp. Y, más importante aún, hasta las elecciones cat. Hasta ese momento, en el que ERC asuma el poder y mande parar, debe seguir jugando al chicken game. Lo que habla de la capacidad limitada de los líderes de ERC.

8- Los puntos 4-, 5-, y 6- han creado un vacío en el vértice. Y, en él, vacilaciones torpes ante las manis violentas y chorras de las noches. Y un patente enfrentamiento entre los presos, que alucinan, y Torra. Con todo ello se explican las últimas horas.

9- Tras la noche de los cristales rotos –al menos los míos: se me rompieron las gafas– del martes, el miércoles Torra llamó a consultas a Buch –conseller de Interior; sus orígenes profesionales son como portero de una disco de uno de UDC; la selección negativa es el único INEM que funciona por aquí abajo–, Meritxell Budó –si Cat fuera un país normal, tendría su propio programa de televisión: Mario y Alaska, Featuring Meritxell–, y Pere Aragonès, vicepresi y, a su vez un perfil bajo en ERC. Hubiera pagado por asistir a esa reunión. Me imagino a los cuatro abriendo una ventana del despacho, a mitad de la reunión, en una maniobra Chaplin de 20 minutos.

10- Cunde la idea de que Buch dimitirá. Sería una dimisión simbólica, en tanto que es conseller simbólico. O, al menos, más allá de la amabilidad –o su ausencia, que no lo sé–, los Mossos, que se juegan el pan –es decir, su desaparición–, pasan de él. Van a su bola. Están a partir un piñón –y una pierna, y un brazo, y una cara– con el CNP. No hay, por tanto, problema de seguridad en BCN. Las manis, aparatosas, no dejan de ser un problema de desorden público. Que cuestiona más a un Govern, que invita a manifestantes a que su propia poli les pegue, que a un Gobierno, que no muere de risa porque la última vez que rió Sánchez la muerte aún no se conocía en el planeta. Aun así, el Gobierno chulea al Govern. Sabe que no hay excusa para un 155, para la Ley de Seguridad Nacional, o para llamar a un sereno. Utiliza la cosa Cat para marcar el discurso del orden, centralizarlo y hacerlo menos majara que el de C’s y PP. Aun así, por divertirse, o porque ya se ha metido en el personaje ultraconstitucionalista, exige a Torra la solemne condena de la violencia de toda la vida desde el Aznarismo.

11- ¿Van a cesar a Buch? A las 17h Buch sale por la tele para anunciar que no solo no dimite, sino que se está planteando su candidatura a Miss Universo. Asienta el canon propagandístico ante la cosa. Los Mossos molan. Son la nostra policia. El poble de los XXXXXXX. Sí, vale, hay alguno que no mola, pero se le someterá a reeducación en el Santuari de Núria. Hay casos de manifestantes violentos. Pero no son poble. Y hay que aislarlos. Sorprendentemente, coló.

12- A las 00:00 aparecía Torra en la tele. Por la mañana, había estado en una marxa, confundiéndose con el pueblo. Así, confundido, no habla de violencia, policial o de la otra, cuando le ponen una alcachofa en la boca. No habla de eso desde el lunes. No habla porque apoye la violencia, sino, supongo, por chicken game. No hay discurso ante las leches de los Mossos y los incendios de los manifestantes nocturnos. Ahora, a media noche, sí. Con voz de párroco, que siempre resulta más edificante, no alude a los Mossos. Pero sí a la no violencia. Y a los manifestantes violentos, que no son poble, sino infiltrados. De otro pueblo, se supone.

13- Es importante saber que Torra no salió por la tele a decir todo eso por indicación de Sánchez, sino, más probablemente, por indicación de los presos, más calientes que una moto. No entienden esa confusión, por la vía del silencio, entre el procesismo y la violencia. Como no entienden –estar en prisión de manera injusta no los convierte en Mandela– que TV3 emita –desde el martes–, por primera vez en su trayectoria, una gran cobertura comentada de las manis nocturnas. En el silencio del Govern, y en el ruido de TV3, algún procesólogo intuye la mano de Puigde. Puigde, no obstante, esa misma noche hace un discurso, en la línea Torra.

14- Para ver el acceso del Govern sobre el Autonomismo y el Rojipardismo, cabe decir que la chorrada emitida colectivamente entre Buch y Torra –los Mossos son poble, salvo algunos, que deberán hacer autocrítica; no es coña, se llega a decir esa palabra; la poli, o los pilotos de bombarderos, no hacen autocrítica, o morirían; deben limitarse al respeto a la ley y los DD. HH–. Todo el mundo se aplica el cuento. La violencia policial es cosa del CNP y de casos aislados –un hombre es una isla; muchos un archipiélago– y no sistemáticos de los Mossos. Entre los manifestantes, la violencia nocturna no es cosa del Poble, sino de infiltrados. Un infiltrado más y esto parecerían manifestaciones del GRAPO.

15- Sobre los infiltrados. Los hay. Es el sello Mosso. Son muy buenos. Se infiltran tanto y tan bien que, en ocasiones, acaban con tu ropa interior puesta. Los de CNP son más localizables. Lo eran, al menos, el 1-O. Cantaban tanto que, cuando te los encontrabas en un colegio electoral, daban ganas de darles un euro. Es muy probable que sean determinantes en la violencia. Extraña, caótica, sin lógica manifestante. Pero no lo son absolutamente. Es posible que tanto manifestante –por lo que veo, jóvenes del pack Populismo Autoritario, Rojipardismo y Osea –¿no?– sea una consecuencia del vacío comunicativo en el vértice, de su absurdo comunicativo de años. Del desprestigio de la comunicación procesista.

16- Las asociaciones no emiten. ANC y Òmnium sólo emiten sus actos. Las Marxes. En una de ellas, Elisenda Paluzie, Presi de ANC –una asociación, diría, pro-Populista Autoritaria, presidida por una mujer que, parece ser, se distancia de ello y del Govern–, llamaba la atención, ante un micro sobre la ausencia implícita de dos años de preparación gubernamental. El presi de Òmnium/ERC/chicken game no ha abierto la boca al respecto. Han aceptado la versión oficial –Mossos = poble + autocrítica a casos aislados; violencia = infiltrados, otro poble, muy chungo–. Durante el día hacen feliz al público Populista Autoritario –mucho–, y Autonomista, con la  Marxes. Caminan, cantan l'Estaca y Els Segadors, viven la cosa pueblo a destajo. Hacen lo mismo en ciudades. Ayer, el procesismo fue invitado a ir a un punto con rollos de papel de water y lanzarlos al aire. Yupi. Y cosas así. Luego viene el turno de noche, menos chachi, y la cosa se lía, a través de canales rojopardistas. De noche, ANC y Òmnium no comunican nada. De día, las chorradas procesistas de La Casa de la Pradera de siempre. No hay comunicación de ningún objetivo. Y hay un silencio que separa la noche del día.

17- Este silencio en asociaciones vinculadas en sus bases, y en ocasiones en sus alturas, a partidos procesistas, ¿puede ser un espacio vacío, a ocupar por alguna otra asociación? ¿Es el momento del Tsunami?

18- Ni idea. Lo que sí puedo decirles al respecto es una ampliación informativa de su app, que puede contradecir un tanto lo que les dije ayer.

19- Pirates de Catalunya ha sacado un análisis de la app. Muy razonable. Señala la ausencia de código fuente –no sé lo que es, pero mola, sale en Matrix– como una dificultad para el análisis. Y, algo que, en condiciones normales, invitaría a rechazar su uso. Define la app como algo mejor que Telegram y, no te digo ya, Twitter en cuanto a la seguridad. Está basada en Retroshare, un proyecto libre, que permite compartir datos sin servidor central, creando una red de confianza. Un poco como con la red de la cosa Bitcoin. La confianza viene filtrada y garantizada por el QR, necesario para instalar la app. Dibuja la Red creada como segura, “salvo por el factor humano”. No se puede valorar mucho la cosa, pues se desconoce su uso, o si los datos transmitidos se guardan fuera del dispositivo. Si es así, eso supondría cierta centralización. Y eso es yuyu. El verdadero riesgo, intuyen, es instalarte una versión modificada de la app por alguien. Es muy segura. Pero nada es muy seguro. Conclusión, “no es la panacea”. Luego está lo que me dice Beyoncé.

20- Quedo con Beyoncé en una terraza. Es el nombre en clave de un ingeniero informático, vinculado a mi grupo de ciber-activismo favorito. Me describe la app. No es malware. Es una Red friend to friend, construida a partir del QR que, si no lo tienes, malamente. La cosa Retroshare invita a que no será un sistema de mensajes verticales, sino compartidos y en todas direcciones. “Si quieres hacer algo vertical, al menos, es mala idea utilizar Retroshare”. Es difícil de infiltrar. O, si se infiltra, en fácil desprenderse del infiltrado. ¿Cuánto vale, le pregunto? “20, 30, 50.000 euros si es para una empresa. Si es para un movimiento, gratis, supongo”. La app te pide, como datos personales, tu disponibilidad horaria, y tu medio de transporte habitual, y permisos, que se pueden anular, para entrar en tu micro, tu cámara, etc. “Pide menos intromisión que wasap”. Y vuelve a incidir en lo importante: “No sabemos nada de cómo se utilizará y para qué”. “Si es de un Gobierno, pueden llevar a un manifestante a un destino, sin información. Algo difícil en principio, por el Retroshare”. “Si no es gubernamental, sino una app hacktivista, es un sistema encriptado y seguro que, ignorando la estrategia que seguirán, puede ser la fantasía del activismo”. Me explica que si bien aparecieron apps para el activismo en Hong Kong, que Apple y Google cerraron, “esto es nuevo”. Si bien tampoco la panacea. “Puede facilitar cosas más descentralizadas, facilitar el desgaste de la policía. Pero no se puede saber nada de lo que saldrá de aquí”. Quedamos para volver a hablar cuando la app tenga uso y función.

21- La pregunta del millón, por tanto, es su función. Es decir, si es gubernamental. Hay datos para intuir que sí –Tsunami se presentó por todo lo alto en TV3, desconvocó una mani el lunes, mintió sobre un cerco en Barajas, MAD; hace unas horas, ha aparecido una entrevista a Tsunami en TV3, por escrito; no decía nada–. Hay datos para intuir que no, pero que no descartan lo anterior. Ejemplo: fue la primera asociación que se definió, en un comunicado, contra la violencia, mientras nadie emitía. O que, en su léxico, utiliza el palabro autodeterminación –una palabra del pack Los Raros–, y no República, o indepe, del léxico Populista Autoritario, Autonomismo y Rojipardismo. Ni idea. Los festejos de las asociaciones, sin ningún tipo de fin u objetivo gubernamental, acaban el viernes. No hay nada previsto. Si Tsunami emite ese día, es posible que se quede el pastel, en todo caso. Será importante ver, si eso se produce, la función de su app. Y valorarla en términos democráticos y de activismo en Red.

22- Dios, qué largo es esto.

23- Ayer hubo pleno en el Parlament. Tenía que ser el gran día para una desobediencia institucional, por parte de un Govern que anima cada día a la desobediencia social. No ha pasado nada. Nada: Torra ha propuesto fijar él las vías para concretar el ejercicio de la autodeterminación en el plazo más breve posible. ERC, al escucharlo, se ha quedado de pasta de boniato. Ni lo habían hablado. Traducción de la frase y la iconografía: no hay plan, el Populismo Autoritario y el Autonomismo no se hablan. Esto es un chicken game. Con pocas posibilidades. El antiguo Rojipardismo pasa de la partida hoy. El antiguo Pagafantismo está a por otras. No hay partida. Si la hubiera, hubiera sido un chollo. Hoy, día del fin de los festejos, hubiera habido algo que decir y hacer el sábado y el domingo. No lo hay.

24- Ayer también se produjo una cumbre Torra, Buch, Buldó, delegada del Gobierno y Ada Colau. Me imagino a Ada Colau cortándose las venas, en el momento vamos a abrir una ventana, jefe, que hace calor. Me dicen que el Govern estaba sobrepasado, cansado, sin nada más que programar después del viernes. Sin nada que programar cada noche.

25- Hoy, huelga general. Es decir, todo lo contrario: aturada de pais. Se lo traduzco: huelga en educación y funcionariado, lockout en otras empresas, cierre en otras que dependen de transportes –cortados, se supone–, y paro en donde llegue el rojipardismo a hacer la revolución nacional pendiente.

26- Es de noche. Vuelven a darse de hostias. Hoy, novedad. Mani facha, con la que confraterniza algún Mosso, la nostra policia. Un grupo de fachas, al menos en este momento, solo uno, le dan para el pelo a un pobre muchacho, de otro poble. En octubre del 2017 hubo algún paseíllo de fachas por la ciudad, una noche. Lo de hoy es tal vez el primer enfrentamiento entre ciudadanos, usuarios de dos propagandas que no pitan. ¿Qué puede salir mal?

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ginés

    Suelo leer sus artículos con interés para tener una idea más amplia, desde dentro, de lo que ocurre en Cataluña. Sin embargo esta vez me he animado comentar, a riesgo de equivocarme, porque no estoy de acuerdo con la forma de presentar a los Comunes, que, a pesar de que hayan cometido errores como todo el mundo, pienso que no están posicionados en ningún bando y están intentando destensar la situación, además de que no se puede negar su vocación social de izquierdas. Los ha presentado como pagafantas, igual que el PSC, el cual me parece un partido más cercano al falso constitucionalismo y que ha tragado con las cloacas del estado. No digo que los comunes vayan a solucionar al conflicto, pero creo que no se merecen ese tratamiento que le hace un rival político para ganarle terreno de forma injusta. Un saludo.

    Hace 3 años 1 mes

  2. brezo

    Joder que mal humor, peña!¡Que no somos procesionarias del pino!!. Hace poco que conozco estas pág. (páginas) y lo estoy disfrutando un montón. Que en medio del acojono por lo que se ve venir, – en general y en particular- , alguien nos cuente de manera inteligente como ve la cosa y demás tales y que lo haga con gracia tiene mérito y, tal y como vemos que está el patio, mucho mérito. Mis respetos Sr (señor) Guillem. ( La verdad, el que uno de los lectores se masturbe con su artículo me parece ya un pelín exagerado, pero bueno, cada uno sabe lo que le va) Salud

    Hace 3 años 1 mes

  3. Tarrío

    Sus crónicas al estilo Foster Wallace son lo mejor del periodismo actual. Gracias por su trabajo, impagable en un momento de exaltación emocional y etrechez de miras. Muy necesario el sentido del humor en tiempos de estupidez colectiva.

    Hace 3 años 1 mes

  4. JT

    Otro gallo nos cantaría si la lectura de Guillem Martínez fuera obligatoria en todas las "escuelas". Muchas gracias a él por sus certeros análisis y humor y a CTXT por hacernos menos tontos al publicarlo. Han ganado un suscriptor.

    Hace 3 años 1 mes

  5. Hanna

    ¡Qué coñazo leerte, cerdanyolenc, qué perezosa licencia poética tu desidia silábica, y al tiempo, qué verborreiro, Cristo Dios! Y todo ello, tanto esfuerzo, una burlita muy menor, la socarronería, al servicio, ¡cómo no!, de lo de siempre, o más clarito, Ad maiorem Regis gloriam, es decir, a mayor gloria del nieto putativo del general genocida. Te dejo, por contra, un texto feliz y cargado de humor. ¿Ves? Esto sí es serio, esto es humor del bueno (gallego, en concreto). https://blogs.publico.es/repartidor/2019/10/19/torra-se-hace-un-155/?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=web&fbclid=IwAR11ksSDHqQV-N26zhRcoNQXnZmyVxuzin3uPtX4hHxm-TOykS_fllhFu2Y

    Hace 3 años 1 mes

  6. josep

    Lo mejor, las respuestas que leo. Pensaba que era yo que consideraba inconsistente y atrofiado todo el artículo, como publicais esto sin decirle q ponga un poco de orden y sentido en el artículo??

    Hace 3 años 1 mes

  7. Franco

    Es usted un gilipollas a sueldo de los meseteros de MAdrid. Siga tomandoselo a chunga, ya veremos. Habla usted de "codigo fuente" y dice que no sabe lo que es. Como de todo lo demas. Yo si se lo que es y es fantastico como esta gente ha conseguido poener en ridiculo a la supuesta capacidad del estado para controlar ... ¿la libertad de los catalanes? Me importa un pito quien financia a esos hacker, tambien puede que sean patriotas catalanes, pero si me importa el dinero que se esta gastando madrid en contratar empresas israelies, norteamericanas, suecas.. para tratar de ahogar-censurar- internet. Los inutiles bien pagados del CNI (conocidos como los mortadelos) junto con los burocratas de la secretaria general de administracion digital, y los siempre sabios de la guardia sivil (huy perdon, yo si se escribir "civil") no tienen ni puta idea de nada. Por lo demas lo que pasa es una consecuencia de nuestra historia, lo que Gran Bretaña y Canada resolvieron en un pis pas sin mas ni mas gracias a alo de inteligencia, aqui se convierte en el germen de un conflicto cilvil muy serio, porque no son solo dos millones de catalanes los que estan hartos de españa, hay algunos mas. Aqui se piensa como los africanistas de pantalones bonbachos, chulos legionarios que jamas ganaron una guerra salvo contra el pueblo. Aqui las cosas se hace "por cojones" No se preocupe, su cla habitual segura riendo sus payasadas.

    Hace 3 años 1 mes

  8. Ignatius

    Por dioooooosssss.... ¿cómo se puede escribir un artículo tan malo y tan mal escrito? Su lectura es horrorosa y no aclara nada, lleno de abreviaciones ridículas y mareante (¿le daba pereza escribir nombres completos o palabras enteras? Pues no dice mucho de su oficio de escritor...) En fin, espero que al diario le haya salido gratis este esperpento "literario", porque pagar por semejante bodrio es una estafa!!

    Hace 3 años 1 mes

  9. mbo

    onanismo periodístico que nada aporta

    Hace 3 años 1 mes

  10. amaia

    Otra nota más: Confirmado, el Actual Ministro de Interior del Régimen tiene el mismo perfil que sus antecesores. Franquista e con pocas luces.

    Hace 3 años 1 mes

  11. amaia

    Otra nota: Ya hay otras webs clonadas operativas del Tsunami D. despué del cierre por orden judicial - Por cierto, la orden autoritaria pasa (es un patrón que se repite siempre, en Atsasu, en CAT. y en cualquier atisbo de disidencia) por ese 'TOP' Tribunal de Excepción heredado del franquismo renombrado Audiencia Nazional.

    Hace 3 años 1 mes

  12. amaia

    Muchas cosas interesantes. Subjetivamente, para destacar lo más relevante y lo que más intrigado me tiene es lo de Beyoncé... Seguiremos el desarrollo de esta clave. Gracias por su(s) crónicas ¿?.

    Hace 3 años 1 mes

  13. zyxwvut

    ¿Esto es un análisis? Por favor. Resulta que ha descubierto el Mediterráneo, que PP - C's son iguales a NeoCDC - ERC, pero en el otro "poble", pero esto no se dice, se insinúa, se deduce; para entenderlo hay que leer cantidad de rollos del primer apartado. Y siguiendo las consignas de CTXT hay que meter el gran invento Emmanuel Rodríguez, el que escribe de todo y no sabe de nada: el "rojo pardismo", el término inventado por esa fértil mente para denigrar a Julio Anguita, Manuel Monereo (vetado en CTXT para que pueda explicarse con sus propias palabras y barra libre para que la izquierda happening le vapulee) e Héctor Illueca por decir algo tan evidente como que las políticas neoliberales de la UE han dejado a los gobiernos de cada país sin medios para aplicar políticas que beneficien a las clases subalternas. Pues el señor Guillem Martínez decide aplicar el palabro multiuso a un sector de los secesionistas (palabra que no sale, pese a su valor descriptivo). A este paso llegará a la lógica conclusión de que Anguita, monereo e Illueca son secesionistas, pero puesto a desparramar tonterías , no se corte, señor Martínez. Hay que liarla, es la consigna, y no explicar nada. Como gran descubrimiento el señor Martínez recupera la figura de un secesionista, el señor Quim Arrufat, un "gran tipo" de la CUP, ese gran tipo que declaró tajantemente en una entrevista en eldiario.es, que la medida del valor democrático del voto era el apoyo al secesionismo, por lo que votar a Podemos no era apoyar la democracia. Está escrito sólo hay que buscarlo. Entre el rojo-pardismo, la confusión discursiva y el señor Arrufat enorme aportación, el señor Torra estará orgulloso de usted por ayudar a liarla tan bien, señor Martínez. ¿Porqué no se toma un descansito, deja de escribir e intenta ordenar sus ideas? Como lector entusiasta que fui de usted en sus buenos tiempos se lo recomiendo.

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí