1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipos

Los cojones de Estanislao

Gerardo Tecé 5/11/2019

<p>Debate entre los cinco principales candidatos electorales.</p>

Debate entre los cinco principales candidatos electorales.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros. La mítica frase la pronunció en 1873 Estanislao Figueras, primer presidente de la I República Española y último cargo público en decir una verdad completamente honesta. Tras desahogarse, agotado de intentar llegar a algún acuerdo con sus rivales políticos sin éxito, el pobre Estanislao se sacó un billete de tren dirección Francia y se despidió con un aquí os quedáis con vuestras cosas. Desde entonces hasta ahora ha llovido bastante. Especialmente en Galicia, pero no estamos aquí para hablar de meteorología. 146 años después de aquello, un grupo de jóvenes expertos en comunicación política, explican en televisión, horas antes del gran debate definitivo –el enésimo gran debate definitivo–, cómo debe comportarse un candidato en una noche tan especial. Es importante que den una imagen de moderación, señala uno de los jóvenes expertos. Otro chaval, experto también como el anterior, está de acuerdo y añade que, además de la moderación, el lenguaje corporal es fundamental en política. Una tercera chica, otra experta por supuesto, asiente y recomienda que los candidatos se muestren relajados, usando, a ser posible, determinados colores de la gama cromática del mundo corbata. A sus veinte añitos, los aventajados jóvenes se aplican para sí mismos el cuento de la sonrisa forzadamente relajada y la gesticulación con las manos que les recomiendan a los líderes del país. Nada más tierno que ver a pequeños dinosaurios explicando cómo debería trazar la parábola el meteorito para chocar correctamente. 

Los periodistas que presentarán el debate, nos informaban desde días antes, no harán de periodistas, sino de simples moderadores dedicados a recitar preguntas neutrales pactadas previamente con los partidos. Cada uno de los candidatos tendrá cinco minutos por bloque, que serán cronometrados por árbitros profesionales de baloncesto, no vaya a ser que, entre mentira y mentira, gesto y gesto corporal, alguno hable medio segundo más que otro. Eso podría producir un descrédito de la clase política que a ver quién lo levanta. Con las bases definidas de un debate diseñado para los políticos y no para los ciudadanos, ¿quién querría perderse el espectáculo? 

El debate, que arrancó a las diez de la noche y acabó pasadas las doce y media, no tuvo entre sus temas principales la conciliación porque una cosa es vacilar un poco y otra ir provocando al personal. La cosa empezó por lo importante y lo importante inundó toda la noche: Cataluña. Poca perspectiva de sorpresas con las cartas tan marcadas de antemano, pero estaba Rivera, que había venido a jugar, así que no se recomendaba tener la guardia baja. El líder de Ciudadanos se tomó tan en serio lo del bloque catalán, que sacó un adoquín haciendo que todo, la hora, la desidia y el hartazgo mereciese la pena desde casa. Es un adoquín. Un adoquín catalán. Está roto. Roto como algunos quieren romper España. Que Rivera montase el show se pagaba tan barato en las casas de apuestas como que Messi le marque en casa al Valladolid. ¿Para qué, si no es para dar espectáculo, están Rivera y Messi en esta vida? A pesar de esto, lo del adoquín dejó de piedra a toda España. ¿A toda? No. Pedro Sánchez, que se sabía interpelado en cada turno de palabra, no levantó la mirada del boli y el papel durante toda la noche y tal vez se perdió el gran momento. Quizá por eso fue capaz de mantener la concentración e imponerse en el único terreno que le importaba ayer: disputarle el palo al catalán a las tres derechas. Así es como se hace uno de centro, le susurraban los gurús antes de salir al escenario. Si Rivera se sacó de la manga un adoquín, el presidente en funciones se sacó de la bragueta la prohibición de los referéndums ilegales –y de todas las cosas ilegales en general–, la españolización de los catalanes –Wert no daba crédito– y el anuncio de que se vestiría de sheriff y viajaría a Bélgica para traer de la oreja a Puigdemont y mostrarlo en la plaza del pueblo. No cantó la cancioncilla de Puigdemont, te vamo a meté en prisión porque eso no sería serio ni presidencial. Cualquier niño experto en la política de la nada te lo diría. Sí le pareció serio, sin embargo, bordear una y otra vez la separación de poderes presentándose como poder político, legislativo y judicial. También anunciar quién será la próxima vicepresidenta neoliberal de un Gobierno socialista para el cual aún no hemos votado. O salir en defensa de un Amancio Ortega al que nadie estaba atacando. ¿Han visto American History X? Cuando Edward Norton se vio solo en el patio de la cárcel rodeado de negros, se levantó la camiseta dejando a la vista una esvástica tatuada en su pecho. Era su forma de posicionarse esperando ayuda de la banda de los blancos. La camiseta levantada de Sánchez venía a decirle al poder económico, aquí estoy, con Calviño, Amancio Ortega y una batería de leyes que podría firmar el PP, estoy solo y necesito vuestra ayuda. 

Mientras Rivera seguía sacando cartelería, el debate continuaba y llegaba el turno de Pablo Casado, que había ido allí a dos cosas que venían a ser la misma: presentarse ante España como el líder de la derecha y ya de paso, pedirle paso a Sánchez en La Moncloa. El líder del PP se mostró tranquilo y moderado para lo que nos tiene acostumbrados. Es decir, el líder del PP, sin hacer ni decir nada especial, se ganó el sobresaliente de esos niños expertos en la nada, que al final, en un juego como este, lo es todo. Los momentos más tensos del líder popular llegaron en sus enfrentamientos con Rivera, que embestía a la desesperada en busca de frenar el golpe que anuncian las encuestas. La Gürtel, Bárcenas, le gritaba Rivera, y Casado le respondía que se relajara, que eran socios en media España. Pues también es verdad, pensaba Rivera, aunque sus manos, más propiedad ya de los expertos en comunicación que de él mismo, no podían dejar de sacar carteles. Antes del debate, se ha publicado, el equipo de Rivera pidió un cajón alzador para que sus manos pudieran gesticular bien, a la vista de todos. Quizá la catástrofe que las encuestas le auguran al máximo representante de la nada al cubo sea la única buena noticia que la honestidad política haya recibido en los últimos tiempos. 

Dos opciones honestas sobre el tapete del debate. Por un lado, la extrema derecha. Abascal, aunque eligió perfil moderado, enseñó todas sus cartas. Aquí viene el fascismo y viene sin disimular. Más allá de sus mentiras sobre inmigración, violencia machista o gasto de las autonomías, el líder de Vox no dijo nada reseñable porque no hay nada reseñable que decir salvo arriba España en discursos políticos de este tipo. Prometió, como siempre, hacerle la vida imposible a los más débiles y lo hizo de frente. Uno no llega a tener éxito desde la extrema derecha si no es naturalizando la indecencia sin pudor. Cuando la indecencia está naturalizada, todo vale. Incluso justificar que te forrases en chiringuitos de Esperanza Aguirre. En España hay chiringuitos, lo sé bien porque sufrí el calvario de cobrar ochenta mil al año sin darle un palo al agua, vino a decir sin despeinarse porque, qué cojones, arriba España. 

Pablo Iglesias repitió la estrategia que le funcionó en las pasadas elecciones: no tener estrategia. El discurso de siempre, sin entrar en el barro, ahora con un 10% menos de épica. La primera vez que denuncias los abusos de la banca y el IBEX, la grada vibra. Años después, aunque la grada entienda que la banca abusa, la grada simplemente recita. Al líder de Podemos le dejaron para él solo todo el carril izquierdo del debate. Con Pedro en el centro sin más socios potenciales que él mismo preguntándose quién es el más bello ante el espejo, el líder de Podemos aprovechó para dejar claros los feos de Sánchez ante sus repetidas ofertas de coalición de izquierdas. Era para lo que había ido y lo hizo bien.

En el minuto final, resumen de la postura de cada candidato. Es decir, para qué ha venido usted aquí, podría llamarse este momento. Abascal fue el primero en hablar y, en fin, lo de siempre. Los moros y las autonomías, nos comen, nos comen los moros y las autonomías. El siguiente turno fue para Rivera, que comenzó con un “Sí se puede”. ¿Ahora le roba el lema a Podemos?, preguntaron algunos. Efectivamente, le ha robado el lema a Podemos, se respondieron a sí mismos recordando ante quién estaban. Tampoco es que pueda sorprender, teniendo en cuenta que un rato antes había sacado un adoquín. Tras Rivera, Casado, que enseñó de nuevo el perfil moderado que le recomiendan las encuestas. Sin decir nada, es decir, haciendo lo que debe hacer. Penúltimo turno para Sánchez, que centró su discurso en “yo o el caos”. O me hacéis presidente de una vez o aquí nos pueden dar las uvas. O eso dicen mis asesores. El turno lo cerró Pablo Iglesias, que, quizá homenajeando su propio lapsus con “las mamadas”, decidió ser generoso como una felación y no hacer suyo el minuto de oro, sino leer la carta de una mujer anónima que, en una situación vital delicada, le escribió estos días atrás.

Más allá del metadebate sobre los ganadores y perdedores por méritos en la nada, la noche deja una sensación: pocas cosas han cambiado con respecto a abril. Y las pocas que lo han hecho deberían preocuparle al presidente Sánchez. La extrema derecha, blanqueada ahora, campa a sus anchas. Mientras, Unidas Podemos está más lejos que nunca tras el viaje de Sánchez a la derecha. Si, en el escenario más optimista para el PSOE, se repitiese un resultado similar entre bloques, ¿tendremos terceras elecciones y cuarto debate en pocos meses? Con un Iglesias vetado, un Rivera hundido, un Casado en alza y un Sánchez entregado a la política de la nada, las perspectivas son hastío, susto o muerte. Pues lo que decía Estanislao: hasta los cojones.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Edualdro

    Si de lo que se trataba era de ofrecer tus intenciones políticas, esto es, presentar tu programa, porque estaba claro que no tuvo nunca forma de debate, pues considero que el único que reforzó sus ideas fue Iglesias. En seis meses no hay manera de sacar otros conejos de la chistera. Y en eso ha sido siempre muy claro don Pablo. Probablemente el único político de talla en todo el plató. Shalom

    Hace 2 años 2 meses

  2. Pisto

    Discrepo... Iglesias no pintó un retrato preciso de Sanchez. Rasgos difusos por si pudiera volver a negociar con tramposos que los arrastraron bien por los suelos en la primera sesión de investidura. No se ven solos, ergo no cambiarán de impostura. Y mucho "yo suelto mi rollo" sin contraste ni confrontación. Duele ver que Abascal se pueda ir a casa sin que le resten con propiedad las bolas

    Hace 2 años 2 meses

  3. Vicent

    No era un adoquín era un trozo de calzada.

    Hace 2 años 2 meses

  4. Anton Urrutia

    Txapó tu artículo; lo he leído tres veces, pero lo que es mundial (mítica en tu escrito) es la proclama de Estanislao. No se me va a olvidar nunca y creo que voy a usarla a diestro y siniestro; a diestro sobre todo.

    Hace 2 años 2 meses

  5. Luis

    Bien disimulada opinión de Podemos

    Hace 2 años 2 meses

  6. Fran

    Un diez Gerado, para variar ,)

    Hace 2 años 2 meses

  7. Jordi

    Extraordinario escrito.Pero cuidado con Ribera que es aprendiz de talibán, y ojo con el Kukuxklan en ascenso.

    Hace 2 años 2 meses

  8. javier garcía mateo

    Totalmente de acuerdo con el artículo

    Hace 2 años 2 meses

  9. Fermi

    Tenía que haber anticipado tu artículo e irme a la cama dos horas antes.

    Hace 2 años 2 meses

  10. brezo

    Sí, señor Tecé. Lasciate ogni speranza, voi ch'entrate, que viene siendo: ya no necesitamos esperar al día diez para saber que nos van a joder. Que nos van a amargar la vida. Mucho. Pero que mucho, mucho. Así que mi más sentido pésame a los cuatro gatos que somos de izquierdas, yo paso desde ya a la resistencia y esta es mi primera barricada: nada de tele- la madre que pario a la sexta, cómo nos engañó-.Salud

    Hace 2 años 2 meses

  11. Francisco

    Chapeau por tu elocuencia.

    Hace 2 años 2 meses

  12. Robinrob7

    Impecable. Solo añadir que "el adoquín de Rivera"no era de Barcelona, procede de su propia cabeza.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí