1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipos

Traicionando a España

Gerardo Tecé 5/01/2020

<p>Pablo Iglesias saluda a Pedro Sánchez tras una de sus intervenciones en la sesión de investidura.</p>

Pablo Iglesias saluda a Pedro Sánchez tras una de sus intervenciones en la sesión de investidura.

Congreso de los diputados

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El Congreso ha vivido sus días más salvajes en 80 años. Salvajes etimológicamente: de la selva. Un espectáculo natural, como un documental de La2 en el que el león y el tigre no tienen guion cuando cazan, sino, simplemente, hambre. Cada representante político que ha subido a la tribuna lo ha hecho desnudo, sin una sola hoja de disimulo colocada por encima para taparse las vergüenzas o guardar las formas. Pablo Casado, tal y como Aznar lo trajo al mundo, dio comienzo al festival de la sinceridad sin dejarse nada, ni un solo insulto o desprecio para el futuro porque el futuro era ya. Tras el discurso del presidente en funciones y previsiblemente presidente de pleno derecho el próximo martes –San Tamayo, San Tamayo, como aparezcas me desmayo–, el líder del PP sacó toda su artillería, consistente en señalar como ilegítimo al candidato socialista que se presentaba a la investidura. Investidurísima. Casado acusó a Sánchez de traicionar a España, y para nada mentía, teniendo en cuenta que España ha sido el nombre en clave usado durante décadas para referirse a esas 100 grandes familias que gobiernan el país a golpe de telefonazo. Unas familias y grupos de poder para las que eso de ser gobernadas por Unidas Podemos es alta traición. Tienen motivos para pensarlo. El tono de Pablo Casado fue tan duro que el líder de la extrema derecha, Santiago Abascal, esperaba su turno en la cola de la caseta del tiro al rojo con cara de estar a punto de llamar a la SGAE para denunciar plagio. Cuba, ETA, Venezuela, España se rompe y el niño Jesús que llora en la cuna. Los grandes éxitos de siempre, ahora remasterizados por el Partido Popular en un nuevo disco de villancicos que podrán escuchar en bucle durante los próximos años en todas las tertulias y portadas de periódicos.

El tono de Pablo Casado fue tan duro que el líder de la extrema derecha, Santiago Abascal, esperaba su turno en la cola de la caseta del tiro al rojo con cara de estar a punto de llamar a la SGAE para denunciar plagio

En su réplica, el líder del PSOE tampoco se guardó nada. Pedro Sánchez, con una vena marcada en el cuello perceptible gracias al HD Quality Premium de las teles nuevas, y gracias a su tono de voz agresivo, en las teles viejas, le recordó a Casado que, si él estaba ahí arriba presentándose a la investidura, era porque el popular había fracasado una y otra vez en las urnas. Tras hacer un detallado repaso de los repetidos fracasos de la corta carrera política del líder del PP, a quienes seguíamos con atención la réplica del presidente casi nos extrañó que no concluyese aquello con un “loser, que eres un loser”. Junto al líder pepero, Cayetana Álvarez de Toledo –La Pijonaria, según la grandérrima Maruja Torres– lo acompañaba en sentimiento y espíritu con esa mirada de gravedad que sólo proporciona tener sobre tus espaldas el peso de la España única, la buena, la fetén. En esos incómodos tiros de cámara que enfocan al aludido –Casado en este caso– mientras el orador habla, Cayetana parecía susurrarle al oído a su jefe que se defendiera como un hombre por esa afrenta del socialismo o tendría que ser ella, una simple mujer cristiana, la que una vez más alzara la voz por la patria, Occidente y el futuro de la noble raza del privilegiado que se siente víctima. Usos y costumbres de la selva. 

Tras Casado, el turno fue para la tercera fuerza política del país, ni más ni menos que la extrema derecha. Tercera fuerza. Aún cuesta decirlo. Por ver el vaso medio lleno, pensemos que han bajado dos posiciones desde 1975, época en la que Vox era primera fuerza NODO tras NODO. Abascal estuvo flojete. Siempre que comparece sin el caballo y la pistola, la escena pierde. Y él se perdió en el argumentario de siempre, guerracivilista y rancio. Esta vez con el problema añadido de que Casado le había mangado la cartera unos minutos antes. A la segunda o tercera fascistada de Abascal, quien escribe decidió hacer un parón sin permiso de la presidenta de la Cámara ni del director de este medio y calentarse sobras de fin de año en el microondas. Para entonces, no sé si por las fiestas o por la investidura, mi tensión ya estaba por las nubes. Normal después de los excesos. De los míos y de los de horas de derecha gritando e insultando por televisión. Cuando la derecha quiere el poder y no lo tiene, la tensión arterial aumenta en la ciudadanía. Tengan cuidado, debería anunciar el futuro titular de la cartera de Sanidad. También aumenta la pérdida de las formas de sus líderes. No lo digo yo, lo dice la historia de este país. A veces las formas se han perdido un poco más, como aquella vez en la que el cabreo de la derecha acabó con golpe de Estado y media España siendo fusilada por ser mala España. A veces, como en este caso, la cosa se queda –esperemos– en convertir el Congreso y la vida pública en un infierno de gritos y tensión. Lo cual, comparado con los fusilamientos, no deja de ser una gran noticia.

Tras el triste almuerzo –los canapés de nochevieja llegaron a la investidura tan pasados como un tuit de Rosa Díez–, el turno de palabra era para el problema real de la España oficial, la buena, la que allí gritaba: Pablo Iglesias. Si este Gobierno de coalición que se pone de largo en el Congreso es una traición a las víctimas, las víctimas no son otras que las del nacimiento de Podemos en 2014. Desde entonces hasta hoy, en estos seis años, cada uno de los movimientos que el sistema ha hecho sobre el tablero ha tenido como objetivo alejar a Pablo Iglesias del poder, ya sea con la creación de Ciudadanos, ya sea con la creación de noticias vía Cloaca Press. Y a pesar de todo, allí estaba: el futuro vicepresidente –San Tamayo lo permita– con coleta. Un futuro vicepresidente de la coalición pidiéndoles respeto institucional, educación y formas a quienes no pueden guardar las formas ni tener respeto porque respetar que Pablo Iglesias toque poder en España es faltarse el respeto a ellos mismos. Leyes no escritas de la selva. En España hay mucha gente dispuesta a votar a un facha –le dijo Iglesias a Abascal– pero estoy seguro de que prefieren que ese facha sea educado. Abascal, con la mirada clavada en Iglesias, viajaba a 1936, año del que no salió en su discurso –quizá nunca– para visualizar a Pablo Iglesias ante el pelotón de fusilamiento. O, como lo llamaban entonces, método ACME para terminar con la crispación acabando con lo que crispa. Tras el turno de Iglesias llegó Gabriel Rufián. La parodia catalana dibujada por los medios se ha convertido de un tiempo a esta parte en una de las voces más sensatas del panorama político español. En un país sano democráticamente, Rufián, Junqueras y ERC tendrían una estatua en vez de una caricatura por, a pesar de la cárcel, anteponer la responsabilidad de saber leer un momento histórico en el que o gana el diálogo o gana el fascismo.

Lo que hemos visto en el Congreso estos dos días ha sido el ensayo de una batalla cultural entre la España única y la España plural. Una batalla con todo entre dos bandos

Con el fracaso de la primera votación, el martes llegará la segunda. Y con ella –San Tamayo bendito déjame como estoy–, llegará el primer gobierno no alineado con el poder en varias generaciones. Lo que hemos visto en el Congreso estos dos días ha sido el ensayo de una batalla cultural entre la España única y la España plural. Una batalla con todo entre dos bandos. A un lado, un tanque económico y mediático poderoso, dispuesto a lanzar toda su artillería para que el cambio no se produzca. Al otro lado, una bicicleta tipo tándem, débil, de muchos colores, con varios asientos y múltiples pedales en la que todos los participantes de este experimento tendrán que coordinarse y dar lo mejor de sí, sabiendo que habrá palos en las ruedas a cada metro que recorra. La batalla ya ha comenzado y todos parecen ser conscientes. La bancada de Vox aplaude las intervenciones del PP. La de Unidas Podemos, incluso la de ERC, Bildu, PNV o Compromís, aplaude las intervenciones del líder del PSOE. Dos bloques que se sienten como tal ya han comenzado una batalla tras la que, en unos años, en función de los resultados, sobrevivirá una lógica imperante: la de la España una y quieta o la de la España muchas y en movimiento. En esta batalla cultural, pasada la investidura, todas las miradas, en un bando y en otro, se dirigirán a quien conduce el tándem: Pedro Sánchez. El único actor de los presentes en el hemiciclo que ha variado su postura en los previos de la gran batalla. PP, Vox, C’s, Podemos o ERC han mantenido posiciones. Los partidos de las derechas han sido firmes y claros en su convencimiento de que España es meseta, bandera y cárcel. Unidas Podemos no se ha movido de su postura: esta batalla necesita la unión de todas las sensibilidades ajenas a esa España monocolor. ERC lleva tiempo repitiendo diálogo por encima de independencia. Pedro Sánchez, sin embargo, viene de repetir elecciones para intentar cambiar unas cartas con las que, finalmente, tendrá que jugar. Hace unos meses, Sánchez tuvo que tomar una decisión arriesgada: ser presidente ya o jugársela de nuevo para ser el presidente alineado con el sistema que puede dormir por las noches. Es decir, el presidente sin la compañía de UP. Ahora, las matemáticas le han dicho, por segunda vez, que si quiere ser presidente la única manera es a pelo y sin red. 

Quizá no sea ya importante a estas alturas si el enésimo nuevo Sánchez está donde está ahora por convencimiento o por falta de opciones. Quizá no sea importante porque, cuando uno da el paso que ha dado aceptando el gobierno de coalición, ya no hay retorno ni perdón del sistema. Sánchez ha entrado en un túnel y, al otro lado, ya nada será lo mismo. Tras ese túnel, el convencimiento real en un nuevo modelo de país y modo de hacer política será la única manera que tenga de sobrevivir. Sánchez no será ya nunca el Sánchez que Sánchez intentó ser: un presidente sin zancadillas, aceptado por las élites, un presidente que pueden vender en el escaparate de El Corte Inglés. Le quedan años de falta de sueño por los gritos que serán ensordecedores. Cómo y, sobre todo, para qué –gracias, Pilar Del Río por la pregunta– gestionará esos años de insomnio serán las cuestiones que deberá responder. Él y quienes lo acompañan. Una banda, como lo bautizó Albert Rivera –que el Inem lo tenga en su gloria–, formada por aragoneses, vascos, catalanes, canarios, valencianos, gallegos o andaluces. Una banda de colores, con distintas sensibilidades, pero un objetivo: ganar una batalla cultural que ha arrancado en estos días de investidura. Una batalla que será durísima. Si apostar por una España plural es traicionar a España, es urgente traicionar a España.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí