1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Barbarie Neoliberal

El coronavirus nos obliga a decidir entre el comunismo global o la ley de la jungla

La epidemia no es solo una señal de los límites de la globalización mercantil, también señala el límite, aún más fatal, del populismo nacionalista que insiste en la soberanía absoluta del Estado

Slavoj Žižek 17/03/2020

PIXABAY

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A medida que se extiende el pánico al coronavirus, tenemos que tomar una decisión definitiva: o bien promulgamos la lógica brutal de la supervivencia del más apto, o bien alguna forma reinventada de comunismo con coordinación y colaboración global.

Los medios de comunicación no paran de repetir la fórmula “¡Que no cunda el pánico!”, para luego mostrar toda clase de informes que no hacen otra cosa más que generar pánico. La situación se parece a la que recuerdo de mi juventud en un país comunista. Cuando los oficiales del gobierno aseguraban al público que no había ninguna razón para entrar en pánico, todos nos tomábamos tales afirmaciones como claros signos de que ellos mismos estaban en estado de pánico.

Esto es demasiado serio como para perder tiempo con pánico

El pánico tiene su propia lógica. El hecho de que en Reino Unido, debido al pánico por el coronavirus, incluso los rollos de papel higiénico hayan desaparecido de las tiendas me recuerda también a un extraño incidente ocurrido en mi juventud en la Yugoslavia comunista. De repente comenzó un rumor de que no había suficiente papel higiénico en las tiendas. Las autoridades aseguraron rápidamente que había suficiente papel sanitario para el consumo normal, y, sorprendentemente, no solo esto era verdad, sino que la mayoría de la gente creyó que era verdad.

En cualquier caso, el consumidor medio razonó de esta manera: “Sé que hay suficiente papel higiénico y que el rumor es falso, pero ¿qué ocurre si alguna gente se toma el rumor en serio y, por el pánico, empieza a comprar reservas excesivas de papel higiénico, causando así una falta real de papel higiénico? Así que mejor voy y compro reservas para mí también”.

La extraña contrapartida de esta clase de pánico excesivo es la falta total de pánico en los momentos en los que hubiese estado plenamente justificado

No es necesario creer que otros se tomarán en serio el rumor, es suficiente presuponer que otros creerán que hay gente que se tomará seriamente tal rumor; el efecto es el mismo, a saber, la falta real de papel higiénico en las tiendas. ¿No es algo similar lo que está sucediendo hoy en Reino Unido (y también en California)?

La extraña contrapartida de esta clase de pánico excesivo es la falta total de pánico en los momentos en los que hubiese estado plenamente justificado. En los últimos años, tras las epidemias de SARS y ébola, nos decían una y otra vez que una epidemia mucho más fuerte era solo cuestión de tiempo, que la pregunta no era ‘si’ sino ‘cuándo’ ocurrirá. A pesar de que estábamos racionalmente convencidos de la veracidad de estas predicciones, por alguna razón no nos las tomamos en serio y fuimos reacios a actuar y a prepararnos seriamente. El único lugar en el que lo hicimos fue en películas apocalípticas como Contagio.

Lo que nos enseña semejante contraste es que el pánico no es la manera adecuada de enfrentarse a una amenaza real. Cuando reaccionamos entrando en pánico no nos tomamos la amenaza lo suficientemente en serio. Más bien al contrario, la trivializamos. Pensemos simplemente en lo ridícula que es la compra excesiva de papel higiénico; como si importase tener suficiente papel higiénico en medio de una epidemia letal. Así que, ¿cuál sería una reacción apropiada a la epidemia de coronavirus? ¿Qué debemos aprender y qué debemos hacer para confrontarla seriamente?

A lo que me refiero con comunismo

Cuando sugerí que la epidemia de coronavirus puede dar una nueva dosis de vitalidad al comunismo, mi reivindicación fue, como era de esperar, ridiculizada. Parece que el duro enfoque del Estado chino ha funcionado, al menos ha funcionado mucho mejor que las medidas que se están tomando ahora mismo en Italia; sin embargo, la vieja lógica autoritaria de los comunistas en el poder ha demostrado también sus claras limitaciones. Una de ellas es que el miedo a llevar malas noticias a aquellos en el poder (y también al público) importa más que los resultados efectivos. Esta es aparentemente la razón por la cual aquellos que compartieron inicialmente información sobre un nuevo virus fueron, según se cuenta, arrestados, y hay informes que indican que algo parecido está sucediendo ahora. 

“La presión para hacer que China regrese al trabajo tras el paro por el coronavirus está resucitando una vieja tentación: manipular los datos para que enseñe a los altos cargos lo que quieren ver”, relata Bloomberg. “Este fenómeno se está dando al respecto del uso de la electricidad en la provincia de Zhejiang, un centro de actividad industrial en la costa este. Según informaciones cercanas, al menos tres ciudades de la zona han marcado objetivos de consumo de energía a alcanzar por las fábricas locales, ya que están usando los datos para mostrar un resurgimiento de la producción. Se informa de que eso ha llevado a algunas empresas a hacer funcionar la maquinaria incluso cuando sus plantas de producción se mantienen vacías”.

Se necesitaría un Julian Assange chino para mostrar al público este lado oscuro de cómo China está lidiando con la epidemia

Podemos, a su vez, adivinar lo que ocurrirá cuando aquellos en el poder se den cuenta de tal engaño: los gerentes locales serán acusados de sabotaje y severamente castigados por ello, reproduciendo así el círculo vicioso de la desconfianza… Se necesitaría un Julian Assange chino para mostrar al público este lado oscuro de cómo China está lidiando con la epidemia. Así que, si este no es el comunismo que tengo en mente, ¿a qué me refiero con comunismo? Para saberlo, es suficiente con leer las declaraciones públicas de la Organización Mundial de la Salud. Esta es una reciente:

El presidente de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo la semana pasada que, a pesar de que las autoridades sanitarias en todo el mundo tienen la capacidad de combatir con éxito la propagación del virus, la OMS está preocupada por el hecho de que en algunos países el nivel de preocupación sea inferior al nivel de amenaza. “Esto no es un simulacro. Este no es el momento de rendirse. Este no es un momento para excusas. Este es un momento para hacer lo que sea necesario. Los países llevan preparándose durante décadas para escenarios como este. Ahora es momento de actuar según esos planes”, dice Tedros. “Esta epidemia puede ser frenada, pero solo con un acercamiento colectivo, coordinado y comprehensivo que articule la completa maquinaria de los gobiernos”.

Se podría añadir que dicho acercamiento exhaustivo debería llegar mucho más allá de los meros mecanismos de los gobiernos. Debería abarcar la movilización local de la gente más allá del control del Estado, así como una coordinación y colaboración internacional fuerte y eficiente.

Si miles serán hospitalizados por problemas respiratorios, será necesario un número cada vez mayor de máquinas respiratorias, y, para conseguirlas, el Estado deberá intervenir de la misma manera que interviene en condiciones de guerra cuando son necesarias miles de armas, así como deberá depender de la cooperación con otros Estados. Igual que en una campaña militar, la información tiene que ser compartida y los planes coordinados. ESTO es a lo que me refiero con el “comunismo” que hoy se necesita. O, como dice Will Hutton: “En este momento está muriendo una forma de globalización no regulada basada en el libre mercado, con su propensión a las crisis y las pandemias. Pero está naciendo una nueva forma que reconoce la interdependencia y la primacía de la acción colectiva basada en la evidencia”.

La necesaria coordinación y colaboración global 

Lo que sigue predominando hoy en día es la postura de “cada país por y para sí mismo”. “Hay barreras nacionales a la exportación de productos clave como los suministros médicos, con países recurriendo a sus propios análisis de la crisis en medio de desabastecimientos puntuales y azarosos y primitivos enfoques sobre la contención”, escribe Will Hutton en The Guardian.

La epidemia del coronavirus no es solo una señal de los límites de la globalización mercantil, también señala el límite, aún más fatal, del populismo nacionalista que insiste en la soberanía absoluta del Estado. Se acabó el “¡América (o quien sea) primero!”, puesto que América solo podrá ser salvada desde la coordinación y colaboración global.

No estoy siendo un utopista. No apelo a una idealizada solidaridad entre la gente, más bien al contrario, la actual crisis demuestra claramente cómo la solidaridad y la cooperación global actúa en interés de la supervivencia de todos y cada uno de nosotros; cómo es lo único que, racional y egoístamente, podemos hacer. Y no es solo el coronavirus, la propia China sufrió una desmedida gripe porcina hace unos meses y está siendo amenazada por la posibilidad de una plaga de langostas. Además, como Owen Jones ha señalado, la crisis climática mata mucha más gente en todo el mundo que el coronavirus, aunque este tema no genere ninguna ola pánico.

Desde una perspectiva cínica y vitalista, uno estaría tentado de ver el coronavirus como una infección beneficiosa que permite a la humanidad librarse de los viejos, los débiles y los enfermos, como si de arrancar las malas hierbas se tratase, contribuyendo así a la salud global.

Este enfoque comunista amplio que defiendo es la única manera de que dejemos atrás un punto de vista vitalista tan primitivo. Ya pueden distinguirse en los debates actuales signos de este cercenamiento de la solidaridad incondicional. Como puede verse en este texto sobre el papel que tomaría el protocolo llamado “los tres Reyes Magos” si la epidemia tomase un rumbo más catastrófico en Reino Unido. “Médicos experimentados avisan de que los pacientes del Servicio Nacional de Salud podrían ver negado su acceso a atenciones de urgencia vital durante un brote severo de coronavirus si las unidades de cuidados intensivos tuviesen grandes dificultades para lidiar con la situación. Siguiendo un protocolo denominado ‘los tres Reyes Magos’, tres especialistas cualificados en cada hospital se verán forzados a elegir cómo organizar el racionamiento de cuidados, como los ventiladores médicos o las camas, en caso de saturación de pacientes”.

¿En qué criterios se basarán “los tres Reyes Magos”? ¿Sacrificar a los débiles y a los ancianos? ¿Y acaso no abrirá esta situación un espacio para una incalculable corrupción? ¿No indican tales procedimientos que nos estamos preparando para promulgar la lógica brutal de la supervivencia del más apto? Así que, de nuevo, la decisión definitiva es: esto, o alguna clase de comunismo reinventado.

------------------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en RT.

Traducción de Marco Silvano.

A medida que se extiende el pánico al coronavirus, tenemos que tomar una decisión definitiva: o bien promulgamos la lógica brutal de la supervivencia del más apto, o bien alguna forma reinventada de comunismo con coordinación y colaboración global.

Los medios de comunicación no paran...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Slavoj Žižek

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. martin pereda

    ...y pasó el paleolítico inferior, el paleolítico superior, el mesolítico, el neolítico, pasó la edad del cobre, del bronce, del hierro, pasó el esclavismo, el feudalismo, nació el capitalismo y debe morir mas pronto que tarde dando paso al socialismo científico que preparara el camino al comunismo donde por fuerza mayor se eliminaran las clases sociales y donde cada uno dé según su capacidad, recibirá según sus necesidades. Todo momento histórico requiere su tiempo. Al capitalismo se le está acabando el suyo.

    Hace 2 años 10 meses

  2. Petrarca

    Pues no puedo estar mas de acuerdo: colas en los establecimientos, las calles tomadas por las fuerzas y cuerpos de seguridad, caravanas de personas queriendo salir de sus cuidades, partes de guerra contínuos que hablan de bajas, altas y perdidas, detenciones a cascoporro, la justicia teletrabajando,...etc. Si un viajero interestelar llegara hoy a España, a parte del riesgo de ser detenido, podría creer que Tejero ha vuelto a hacer de las suyas. Esto bien podría ser un régimen pseudocomunista o autoritario en el que la población está al "ordeno y mando" de un gobierno, por mucho que éste haya sido elegido democráticamente. Y es que tiene razón el autor, hay circunstancias en la vida en las que no queda otra que andar en manada para protegernos unos a otros. La cuestión es si seremos capaces de resistirnos a la tentación de hacerlo de forma cotidiana, permanente. O dicho en otros términos, que nos acabe gustando. Ya veremos......Buen día ciudadanos del mundo

    Hace 2 años 10 meses

  3. .

    https://ctxt.es/es/20190313/Politica/24878/neoliberalismo-union-europea-alemania-wolfgang-streeck-miguel-mora.htm

    Hace 2 años 10 meses

  4. Arnldo

    No puede evitar el leer el artículo Den entrada el título ES SUTILMENTE TENDENCIOSO Y MANIPULADOR, y en el desarrollo del artículo a puntualizado que lo que quería expresar el poder retornan a una condición comunista modernizada, pero en el fondo no deja de demonizar al comunismo. Creo que debería HURGAR EN EL MISMO OMBLIGO DEL NEO-LIBERALISMO OCCIDENTAL, y ver en ello el cinismo e hipocresía del sistema en el que vivimos en esta parte del mundo. Sin ir mas lejos, miara hacia la Comunidad de Madrid y el corona virus. . . . .MAS INCOMPETENTE, CRETINISMO Y OBTUSOS QUE EL GOBIERNO LOCAL Y TAMBIÉN EL NACIONAL NO SE PUEDE ESPERAR MAS. . . . de lo contrario cerremos las puertas y marchémonos a CHINA. . . . .lo prefiero. Creo que éste articulo en el fondo y leyendo entre líneas, huele a tufillas manipulador Creo que debería ser mas claro, directo y transparente. Arnaldo

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí