1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Señales de humo

El encierro que transformó al Conde de Montecristo

Edmond Dantès aprende de la mano del abate Faria que el conocimiento le libera, y se convierte en el auténtico tesoro que posee en la prisión del Castillo de If

Ana Sharife 25/03/2020

<p>Edmond Dantès y el abate Faria en la prisión del castillo de If. Ilustración de Tony Johannot para El conde de Montecristo, entre 1845 y 1851.</p>

Edmond Dantès y el abate Faria en la prisión del castillo de If. Ilustración de Tony Johannot para El conde de Montecristo, entre 1845 y 1851.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Alejandro Dumas encierra a un inocente marinero en la prisión del Castillo de If, condenado por un delito que no había cometido, para transformarlo en otra persona, posiblemente en el primer superhombre moderno de la historia.

El novelista y dramaturgo francés escribe El Conde de Montecristo pocos años antes de que estalle la revolución de 1848 y una década después de las Tres Gloriosas, en 1830. Por tanto, durante el reinado de Luis Felipe I y fin de la dinastía de los Borbones.

La novela nace en una Francia sumida no sólo en una crisis política y financiera, sino espiritual y moral. No existían lo derechos humanos, los poderosos abusaban de los pobres y la gente era enjuiciada falsamente, de ahí que la obra gire en torno a la generosidad y la lealtad, pero sobre todo lance un eminente mensaje contra la maldad.

Edmond Dantès está a punto de ascender a capitán, y va a casarse con la bella condesa de Morcef, ajeno a la envidia que despertaría en su entorno más próximo. El joven es arrestado el día de la boda. Es acusado, en falso y de forma anónima, de agente bonapartista. Su cautiverio durará 14 años.

No suele hacerse un análisis riguroso sobre el aspecto ético y moral de la obra más allá del icono de vengador justiciero que tanto nos seduce. Sin embargo, El Conde de Montecristo gira principalmente en torno al control de nuestras vidas y emociones, la capacidad de superación y de perdón que alumbra y guía al protagonista a través de sus páginas.

La obra de Dumas gira principalmente en torno al control de nuestras vidas y emociones, la capacidad de superación y de perdón que alumbra y guía al protagonista

En ese sentido, se trata del mejor libro de crecimiento y desarrollo personal que existe. Una obra que enseña a conocerse a sí mismo, a desarrollar todas las potencialidades humanas, a dominar la cólera y la venganza, a resistir, a aceptar el infortunio y afrontar el dolor como una parte imprescindible de la vida.

Al comienzo del encierro, en la oscuridad del calabozo, el protagonista desespera. Se encomienda a Dios, le reza, pero pasan los años y pierde la esperanza de ser liberado. Dantès ya se encontraba preso cuando Napoleón regresa de su exilio en la isla de Elba, dando lugar a los Cien Días en los que derroca al rey, restaura su imperio y es definitivamente vencido en la Batalla de Waterloo.

El conocimiento te libera

El sufrimiento de Dantès da un vuelco cuando traba amistad con un sacerdote y erudito italiano que ocupa la celda contigua, el abate Faria, que llevaba recluido desde el 1811 por un crimen político.

Faria, personaje inspirado en un polifacético monje, profesor de filosofía de la Academia de Marsella, José Custodio de Faria, lo instruye en la importancia de la integridad y el desarrollo personal. Le enseña conocimientos profundos de historia, matemáticas, lenguaje, filosofía, idiomas, física y química.

El cura es el que le descubre quiénes son sus enemigos y, sobre todo, que el estado moral de alguien no depende de su posición social o su riqueza. Dantès encuentra las claves filosóficas que le harán avanzar por la senda de su metamorfosis.

El protagonista aprende de la mano del sacerdote que el conocimiento le libera, le confiere un consuelo interno que no alcanzará de otro modo. En El Conde de Montecristo hallamos a Epicuro, Séneca, Maquiavelo, Pitágoras, Juliano, Fabre d’Olivet, esa filosofía práctica que sirve para enfrentar algunas dificultades de la vida y alcanzar la serenidad, el auténtico tesoro que posee Dantès y, como él mismo admite, no encuentra en las cavernas de la isla de Montecristo.

En sus últimos minutos de vida, el abate le revela el secreto del tesoro de Cesare Espada, oculto en la isla de Montecristo, y le conmina a encontrarlo, confiando en que su aplicado pupilo utilizará el tesoro para hacer el bien. Dantès no comete acto violento alguno a lo largo de la novela. Para aquellos que le ayudaron se convierte en un ángel protector; quienes le traicionaron deben enfrentarse a sus actos.

Sólo cuando un pobre inocente sale perjudicado en una de sus venganzas, toma plena conciencia de que sólo Dios es capaz de dispensar justicia. Dumas quiso enviar a los lectores una guía de supervivencia que pudieran aplicar a su vida diaria. Al final, el Conde de Montecristo consigue perdonar al más culpable de todos aquellos que lo traicionaron, aquel hombre que lo privó de su libertad y le condenó al olvido y la cárcel por un crimen que no había cometido. Se convierte en un ser humano que no solamente es capaz de amar la vida, sino que, incluso, logra superar el afán de venganza y alcanzar la felicidad, haciendo que los demás también sean felices.

Una obra masónica

“La cruz roja que aparece en el blasón del Conde de Montecristo es uno de los símbolos del grado décimo octavo de la masonería”, así como “la fuga del Castillo de If está basada en el ritual de acceso al tercer grado, el grado de Maestro”, señala el escritor Fabio García Saleh en El tesoro oculto del Conde de Montecristo (2014). La novela de Dumas desvela incluso “la contraseña que, en las organizaciones iniciáticas, permite pasar de un grado a otro”.

El ensayo cita diecisiete obras de Dumas que giran en torno a lo mismo, y coteja pasajes de El Conde de Montecristo con otros del escritor francés que arrojan luz sobre su ideología.  El encierro de Edmundo Dantès sería pues un llamamiento a la transformación del hombre, sintetizada en tres claves masónicas (la instrucción, la conciliación y la exaltación). “Un mensaje iniciático que tendría una gran influencia en el desarrollo del ocultismo del sacerdote y filósofo Eliphas Lévi”, quien relacionó la cábala con el tarot, y se separaría del ámbito religioso cuando descubrió los principios matemáticos de Wronski, como “también influiría en Albert Pike, un abogado militar y francmasón que jugó una gran importancia en el desarrollo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado”, señala el investigador.

Tras estudiar la inmensa obra de Dumas, García Saleh comprobó que Arturo Pérez-Reverte tenía razón al subrayar en El club Dumas que el novelista y dramaturgo francés era ocultista. Sin embargo, descubrió algo más importante, que la figura de Dantès está inspirada en Zanoni (1842), del escritor Edward Bulwer-Lytton (1803-1873), una obra que fue publicada dos años antes de empezar a aparecer El conde de Montecristo. “Ambas comparten el mismo mensaje colonialista y una teoría artística idéntica, e incluso la vindicta de Zanoni y la de Montecristo podrían estar basadas en la venganza templaria que supuestamente llevó a cabo el médico alquimista Conde Cagliostro”, un alto masón italiano que recorrió las cortes europeas del siglo XVIII.

Esta investigación aparece recogida en Zanoni: la inspiración oculta de Alexandre Dumas (2010), un ensayo que impugna certezas comúnmente aceptadas, y que prueban que Dumas se basó en Zanoni para crear El Conde de Montecristo. “En el plano de las ideas, la influencia del escritor británico se extiende a las cuatro obras que comprende Memorias de un médico (1846-1851), de Dumas, ya que la ideología política de Zanoni (sobre la Revolución Francesa y la aristocracia del siglo XIX y su regeneración, el dandismo) influyó, sin duda, en la del escritor francés”. También destaca similitud en los personajes de ambas novelas: Mejnour/Faria, Albert/Glyndon, Viola/Haydée, Filide/Haydée.

Dumas se dejó inspirar en la sabiduría caldea, los secretos cuatro elementos que iniciaron a los rosacruces en la búsqueda del elixir de la vida y un episodio de la mitología china que luego incluiría con ligeras variantes. Zanoni, El Conde de Montecristo, El asno de oro y las metamorfosis de Apuleyo, o la Divina Comedia con el viaje de Dante por el infierno, el purgatorio y el paraíso tomando de guía al poeta Virgilio, forman parte de ese conjunto de obras literarias universales que guardan mensajes ocultos, apreciable sólo para aquellos lectores que saben leer más allá de una trama.

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lucifer

    Mi admiración por este artículo y por el libro uno de mis favoritos. No estoy de acuerdo con que El conde de Montecristo renuncie a la venganza al final y sea feliz, creo más bien que el se identifica con la providencia osea realmente como si fuera Dios capaz de hacer el bien como hace con el naviero Morel como de castigar a los culpables de su confinamiento. Habría sido muy interesante leer una segunda parte de hecho siempre que leo el final con su goleta cara al horizonte me lo pregunto, aunque creo que el tal superhombre niztscheniano ha trascendido las ideas convencionales de bien o mal. Me jode tanto que no haya segunda parte de la misma forma que me encantaría saber más del pasado de John Doe en Seven. Flipo con la cantidad de pésimos libros y películas que se hacen y que sigamos con esos dos agujeros negros.

    Hace 1 año

  2. Morelli

    Interesante artículo en estos momentos de reclusión.

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí