1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FLASHBACK POLÍTICO

Los empresarios y la “cultura del pacto”: de Suárez a Sánchez

Aún es pronto para saber hasta dónde estarán dispuestos a llegar Sánchez e Iglesias para obtener el plácet de los medios económicos. Será interesante conocer la postura de la CEOE, que en 1977 no apoyó los Pactos de la Moncloa públicamente

Guillermo García Crespo 17/04/2020

<p>Adolfo Suárez se somete a una cuestión de confianza en 1980</p>

Adolfo Suárez se somete a una cuestión de confianza en 1980

La Moncloa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El amplio descontento instalado en la sociedad española desde el estallido de la crisis financiera global en 2008, estimulado por el descrédito general de la clase política y de las instituciones públicas, ha dado paso al cuestionamiento de los paradigmas dominantes y a la denuncia del llamado “régimen del 78”, confirmando así el pronóstico de Santos Juliá cuando señaló que “la representación del pasado cambia a medida que se transforma la experiencia del presente”.

Una de las características de nuestra cultura de discusión pública es la pasión con la que revisitamos nuestro pasado más reciente –en ocasiones no tan reciente, como revelan las vehementes alusiones desde las tribunas independentistas a episodios acontecidos varios siglos atrás–. Bien se trate de la búsqueda de una explicación de origen a las disfuncionalidades actuales, o como modelo de actuación genérico para contextos de depresión del ciclo económico, las reiteradas alusiones a la Transición corren paralelas a cierta amnesia colectiva que impide recordar las excepcionales circunstancias del alumbramiento democrático y la existencia de “zonas grises” en aquello que se dio en llamar la “cultura del pacto”. 

La amenaza de un colapso de la economía sin precedentes como consecuencia de la actual pandemia de coronavirus ha obligado a Pedro Sánchez a intentar una operación de riesgo. En una reciente comparecencia en el Congreso, el presidente anunció por sorpresa la convocatoria de partidos y agentes sociales para impulsar un gran pacto nacional similar al de 1977. Aunque no es esta la primera ocasión en que se dispara la nostalgia, pues son periódicos los llamamientos a reeditar aquel “paradigma mundial de diálogo y convivencia”, como describió el periodista Miguel Ángel Noceda los Pactos de la Moncloa, esta vez la iniciativa gubernamental tiene más visos, por lo menos, de ser tomada en consideración, a pesar de las primeras reacciones contrarias a un acuerdo transversal en los principales partidos de la oposición, las formaciones nacionalistas y algunos Gobiernos autonómicos. 

En lo que respecta a las organizaciones empresariales, será difícil que secunden el plan de un Gobierno en el cual parecen triunfar las recetas económicas del socio de coalición, Podemos

Por el momento, los sindicatos y la patronal se mantienen a la expectativa, esperando conocer los pormenores de este “acuerdo para la reconstrucción económica y social de España”, pero en lo que respecta a las organizaciones empresariales, será difícil que secunden sin reservas el plan de un Gobierno en el cual parecen triunfar las recetas económicas del socio de coalición, Podemos. Aún es pronto para saber qué papel reservan Sánchez e Iglesias a los actores sociales, ni hasta dónde estarán dispuestos a llegar para obtener el plácet de los medios económicos. En este sentido, será interesante conocer la postura de la CEOE y, en especial, de su presidente, Antonio Garamendi. Es una incógnita si el nuevo “patrón de patronos” seguirá los pasos del primer presidente de la entidad, Carlos Ferrer Salat, empresario farmacéutico, miembro fundador del Cercle d'Economia y promotor del partido de los “giscardianos catalanes”, el Centre Català, de corta vida. Como se ha encargado de recordar estos días la prensa, Ferrer Salat cargó con dureza contra los Pactos de 1977 recién estrenado en el puesto. En honor a la verdad, también hubo quienes reaccionaron de manera menos airada en el mundo de los negocios. El Círculo de Empresarios, antagonista en ciertos aspectos de aquella patronal echada al monte, optó por una postura más conciliadora. Volviendo al presente, en los conciliábulos empresariales comienzan a impacientarse con el perfil bajo que exhibe Garamendi desde su elección en noviembre de 2018, un breve mandato que ostenta el dudoso récord de registrar la mayor subida del SMI descontada la inflación desde el inicio de la democracia.

Lo cierto es que existen pocas similitudes entre aquella España postfranquista y preconstitucional y la actual coyuntura, pero no parece que este detalle pueda frenar al actual gabinete de coalición en su idea de resucitar aquel “compromiso histórico” alcanzado por las fuerzas políticas y sociales en octubre de 1977 y cuyo valor parece acrecentarse con el paso del tiempo. Con la rúbrica de los partidos con representación parlamentaria, los Pactos tenían el doble objetivo de asegurar el éxito del reestreno democrático y estabilizar una economía en graves dificultades con el horizonte de la integración en las Comunidades Europeas. Pero, como advirtió el entonces ministro de Hacienda, Francisco Fernández Ordóñez, el Programa de Saneamiento y Reforma que contenía el plan económico del acuerdo estaba lejos de constituir “una fórmula milagrosa de curación sin dolor”.

En los conciliábulos empresariales comienzan a impacientarse con el perfil bajo que exhibe Garamendi desde su elección en noviembre de 2018

Aunque es imposible anticipar el recorrido que aguarda al pacto nacional de Sánchez, puede ser útil recordar algunos hechos que sucedieron aquel verano de 1977, cuando el primer gobierno elegido en las urnas daba sus primeros pasos y un grupo de promotores empresariales registraba en el penúltimo día de junio los estatutos y el acta de constitución de la nueva organización cúpula. La unidad en el frente empresarial llegaba tras la fusión de las asociaciones previas y el reparto de cuotas de poder entre sus dirigentes, un prorrateo donde fue decisivo el rol desempeñado por la centenaria patronal catalana, Fomento del Trabajo, presidida entonces por Ferrer Salat y con Alfredo Molinas en la sala de máquinas, hombre clave en el diseño de la intervención empresarial en el sistema político de la Transición. 

A pesar de que el Gobierno ucedista deseaba contar con interlocutores libres y representativos de los grupos de interés, la idea de un gran pacto social terminó por ser descartada. El profesor Enrique Fuentes Quintana, fichaje de relumbrón de Suárez para la parcela económica y artífice de los Pactos de la Moncloa, explicó en reiteradas ocasiones que la idea de promover el pacto político frente al acuerdo social se debió en buena medida a la debilidad institucional y representativa de los “agentes de la economía”, es decir, los sindicatos y las organizaciones empresariales, recientemente legalizados. Sin embargo, el vicepresidente transmitió una idea distinta en la reunión que celebró con miembros del Comité de Trabajo de la CEOE el 14 de julio.  Aunque la consulta previa a los partidos era en aquel momento inexcusable, Fuentes Quintana aseguró estar dispuesto a contar con los interlocutores sociales, reservando al Gobierno un papel de árbitro y dejando el de protagonista a empresarios y trabajadores, como sucedía en Europa. Si hasta entonces no lo había hecho era porque, exceptuando la devaluación de la peseta, no se había tomado ninguna medida en concreto.

El caso es que tampoco los sindicatos mostraron finalmente un gran interés en avalar con su firma la política de saneamiento de Fuentes Quintana y asumir con ello un fuerte desgaste a pocos meses de las elecciones sindicales. Por su parte, los dirigentes empresariales justificarían su oposición a los Pactos por el ostracismo al que fueron relegados durante la negociación, una situación agravada por ese sentimiento de orfandad política que decían sufrir y que estimularía en los años siguientes el clima de fronda contra Suárez y el sueño de la “Gran Derecha”, remedo de la Armada Invencible, que diría Umbral, para “acabar a cintarazos” con los socialistas. Una foto con el presidente respaldando un plan que había pactado con comunistas y socialistas abortaría la estrategia de agitación que preparaba la CEOE y que iba a iniciarse con aquellos “actos de afirmación empresarial” que abarrotaron pabellones de deportes entre noviembre y febrero para decirle al gobierno que, en adelante, nada se haría sin contar con ellos. Tampoco era el momento de aflojar la presión mientras Jiménez de Parga insistía en su nocivo plan para “democratizar” la vida en las empresas y se iniciaban los trabajos de la Ponencia constitucional.

En cuanto a la extendida idea de la exclusión de la patronal en la negociación de los Pactos, esta debe ser matizada. Las reuniones que celebraron el presidente Suárez y varios de sus ministros con los representantes del trabajo y el capital entre julio y septiembre fueron algo más que una “presentación de credenciales” de estos últimos. Álvarez Rendueles, miembro del equipo económico que redactó el Programa, reconoció que las reuniones “fueron tenidas en cuenta”. Además, el grado de cumplimiento de las medidas de ajuste dependería en última instancia de la colaboración de los agentes de la economía. Y, aunque a juicio de la CEOE, los Pactos contenían flagrantes contradicciones (aunque menos de las que podía suponerse), que amenazaban la inversión y el empleo, el patronato colaboró en el cumplimiento de las medidas adoptadas, postura que también respondía al interés por ser reconocido como interlocutor válido por el gobierno y los sindicatos, así como al propósito de reforzar el monopolio representativo entre las bases empresariales en una época en la que, según murmuraban algunos ideólogos de la propia organización, la imagen de poder de la CEOE precedía a su poder real.

La negociación de los incrementos salariales, clave de bóveda del plan de Fuentes Quintana para frenar una inflación desbocada, es una buena muestra de este “juego de máscaras”. El gobierno había presentado el 23 de julio el Plan Económico de Urgencia, en el que se citaba, entre otros objetivos, la moderación salarial, aunque el texto no entraba en detalles sobre la fórmula de cálculo –indización o no en función del crecimiento de los precios– que se emplearía en la negociación de los convenios colectivos. Es probable que el gobierno, con esta y otras imprecisiones de su “hoja de ruta” antiinflacionista, pretendiese atraer a los interlocutores sociales para terminar de dar forma al acuerdo, aunque llama la atención que sí se detallase un criterio importante de carácter redistributivo: los aumentos serían lineales para todos los trabajadores.

Otra muestra de la 'capacidad de dialogar' del Gobierno fue abrir el despido del 5 % de las plantillas en empresas que rebasaran los límites salariales

En la reunión celebrada cuatro días más tarde en el ministerio de Trabajo, la delegación de la CEOE manifestó su rechazo a pactar las subidas con Gobierno y sindicatos, una postura que contrastaba con manifestaciones anteriores de Ferrer Salat, en las que avalaba la fórmula tripartita. También era un contratiempo para Fuentes Quintana, que prefería compartir con los agentes sociales la “pesada carga” de la moderación salarial. “En el momento en que las empresas nos sentáramos a negociar con las Centrales sindicales y les dijéramos que solo es posible ofrecer 10 o 12 puntos menos que el aumento del coste de la vida, la reacción antiempresarial sería muy fácil y podría salpicar al gobierno”, advirtieron los representantes de la CEOE, tal y como consta en los informes internos de aquella reunión. Molestos porque el Ejecutivo no mostraba un interés similar por negociar otras medidas, los empleadores expresaron su deseo de que se encargase la Administración de fijar límites máximos, sirviéndose el Gobierno de los medios de comunicación para “mentalizar” a la sociedad. El final es de sobra conocido: por primera vez, los Pactos de la Moncloa determinaron que el cálculo de los aumentos salariales se haría en función de la inflación prevista y no sobre la inflación pasada como era costumbre, un cambio que permitió fijar para 1978 una banda de crecimiento de la masa salarial bruta en cada empresa entre el 20 y el 22 por ciento (a finales de 1977 la inflación se situó en el 26,4 %, con picos durante ese año por encima del 30 %). En cuanto a la distribución del aumento de la masa salarial, el texto solo recomendó que al menos la mitad de este incremento fuera lineal entre los trabajadores de cada empresa. La CEOE había objetado que este tipo de subidas podría desmotivar a los cuadros medios y superiores.

Otra muestra de la “capacidad de dialogar” del Gobierno fue la decisión de abrir el despido del 5 % de las plantillas en aquellas empresas que rebasaran los límites salariales establecidos en los acuerdos. “Ya nos encargaremos de que no sea así”, amenazó Marcelino Camacho el mismo día de la firma de los Pactos. Y es que, junto con el nuevo cálculo en las retribuciones, este fue quizá el punto más conflictivo para las centrales sindicales. El equipo de Fuentes Quintana llevó con suma discreción la flexibilización del despido, asunto que tampoco fue precisado en el Plan Económico de Urgencia. Sin embargo, el tema apareció en la tensa reunión que mantuvo Adolfo Suárez con la delegación de la CEOE el 3 de agosto, de la que no formó parte Carlos Ferrer Salat. El presidente, quien dijo estar al corriente de que importantes empresarios trataban de atentar contra la democracia para conservar sus privilegios, resumió la filosofía de su plan económico basándose en un planteamiento que tal vez podría servir al actual inquilino de la Moncloa: para pedir sacrificios a los trabajadores, había que ganar credibilidad y ofrecerles a cambio, como garantía de solidaridad, la modificación de las estructuras fiscales. Era una afirmación sorprendente, pues el ministro de Hacienda, Fernández Ordóñez, manifestó en la sesión del Congreso seis días más tarde que la reforma tributaria no era una contrapartida para un compromiso salarial de los trabajadores

Los representantes del patronato insistieron a Suárez que era apremiante facilitar la regulación de las plantillas, a lo que el presidente respondió con la siguiente hipótesis: en el supuesto de que el Gobierno concediese la posibilidad de despido de hasta el 5 % de los trabajadores de una empresa (aquí se menciona la cifra “mágica”), ¿qué iban a hacer los empresarios? ¿Lo aceptarían los trabajadores? Suárez creía que no y, por lo tanto, lo que debía hacerse era crear el “ambiente” (expresión habitual del presidente) y demostrar que la flexibilidad de despido era la mejor opción para los trabajadores. Si los empresarios no eran capaces de dialogar y generar ese “ambiente”, concluyó Suárez, probablemente ni siquiera votarían a favor de esta medida muchos diputados de UCD. No obstante, la autorización a los patronos de reducir las plantillas ese 5 % apareció en el documento final aprobado el 27 de octubre. 

La patronal también hizo saber al gobierno su posición sobre otros temas, como la moratoria fiscal, la tipificación y retroactividad del delito contra la hacienda pública o la fiscalidad de determinados activos empresariales, negociación que, como señala Joan Trullen, fue “una hipoteca grave para los resultados de la reforma fiscal”. Asimismo, se habló sobre la financiación de la Seguridad Social y el papel de los operadores privados en su gestión, o la cuantía de las prestaciones y subsidios, aquel verano que resultó ser el más frío y lluvioso del siglo. De manera inesperada, los Pactos de la Moncloa revelarían, como advierte Pablo Martín-Aceña, la existencia de un “consenso ideológico” favorable a la economía de mercado, la iniciativa y la empresa privada. Por ello, cabe preguntarse por qué la CEOE no apoyó entonces públicamente una operación que salvaguardaba un sistema económico que defendía y cuya existencia consideraba seriamente amenazada. Salvando las distancias, hay voces que avisan ya del potencial destructivo de la crisis de la Covid-19 sobre la fase actual del sistema de producción capitalista, entre ellas la de Slavoj Žižek, que ha empleado un símil cinematográfico muy convincente: el coronavirus es un “golpe a lo Kill Bill” al capitalismo. En la CEOE, ¿alguien no ha visto la película?

------------------------

Guillermo García Crespo es historiador y autor de El Precio de Europa. Estrategias empresariales ante el Mercado Común y la Transición a la democracia en España, 1957-1986 (Comares, 2019).

El amplio descontento instalado en la sociedad española desde el estallido de la crisis financiera global en 2008, estimulado por el descrédito general de la clase política y de las instituciones públicas, ha dado paso al cuestionamiento de los paradigmas dominantes y a la denuncia del llamado “régimen del 78”,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillermo García Crespo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miriam García

    Más opiniones al respecto. Gregorio Morán, 11 de abril de 2020: "¿Qué tiene que ver ese zafarrancho del 77, donde se compitió por el mando y se estuvo muy pendiente de los movimientos del adversario, con este chafarrinón de ahora que se han sacado de la manga los restos agusanados de un poder corrupto y desvaído? Ninguno de los protagonistas de ahora va más allá del simio que hace monerías delante del espejo." https://www.vozpopuli.com/opinion/pactos-moncloa-pedro-sanchez-gobierno-transicion_0_1344766077.html

    Hace 2 años 9 meses

  2. Fernando Cueva

    Lo de revisar el pasado reciente y no tan reciente es obligado en un país como el nuestro. Por ejemplo, a mí me enseñaron que, en la batalla de Covadonga ocurrió "el conocido milagro" de que los moros disparaban flechas contra las huestes de Don Pelayo y las flechas se volvían contra ellos. ¿Les parece a ustedes bien que revisemos el pasado aquél, "no tan reciente"? ¿O prefieren dejarlo así, en nombre de la verdad histórica?

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí