1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL DECAMERÓN (XL)

Jornada chorrocientos +1: Covid-extrema derecha

La extrema derecha esp, relacionada con el concepto constitucionalismo, es Estado. Es parte del Estado. Son regiones enteras de ‘deep-State’, que abarcan zonas de la Justicia, de la Policía y de la GC

Guillem Martínez Madrid , 30/05/2020

<p>Prospecto del AVE. </p>

Prospecto del AVE. 

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- AVE BCN-MAD. Vuelve a haber pasaje del AVE ad hoc. Como el pollo pegado al móvil, que hace negocios en sourround, o el bebé que se cruza y llora toda la Esp vacía. Un bebé que llorara todas las rotondas vacías de la Esp vacía ya sería el lloro total, llorar todo Buenos Aires, que decía Borges, ese hombre que no lloraba, pero que hacía amagos. Estación del AVE MAD. Yupi. La mala noticia: han desaparecido tiendas de la estación. Quedan sus solares, lo que queda de una tienda cuando les quitas las paredes, los clientes, los empleados y la tienda. Quizá esos solares son las tiendas de cosas typical spanish del futuro inmediato. La buena noticia es que hace un sol de anuncio de Martini y que, en la escalera mecánica, se me aparece Apolo, que me hace tres revelaciones. A saber: que me cuide, que hay epidemia, que si tengo un euro para un bocata, y que van a chapar Nissan. Sí, los dioses ya no son lo que eran. 

2- Lo de Nissan más que un cierre es un indicio. Nissan, de hecho, es un concepto por el que han pasado todos los indicios de todas las épocas. Siendo Ford, fue colectivizada por terroristas anarquistas que tuvieron hijos que, lógicamente, fueron terroristas anarquistas, como sus nietos y biznietos –no se pierdan el punto 9, que hoy vengo más encendido que un mechero–. Posteriormente fue nacionalizada en el franquismo, bajo el nombre artístico de Motor Ibérica. El franquismo repartió mucha riqueza. En este caso, entre unas pocas familias falangistas. Tras la Transi, y mayormente tras la desindustrialización propuesta por Alemania, y aceptada con hurras por los partidos que recibieron dinero de las fundaciones alemanas –el último pastizal, por cierto, en los 90, según el Parlamento alemán; se dice rápido–, Motor Ibérica era lo que quedaba después de la desaparición de Bultaco, Montesa, etc. Más tras el regalo de SEAT al amigo alemán, que compró aquella desmesurada inversión económica, social y de violencia y lucha sindical sin precedentes por un duro. Literalmente. La Blitzkrieg económica esp les salió más barata –si exceptuamos el monto invertido por las fundaciones, que igual desgravaba– que la compra de Trabant, que hacía motores cutres de dos tiempos. Motor Ibérica evitó el cierre neoludita de los 70-80 esp pasando a ser Nissan. En aquel momento Cat no era la Dinamarca del Sur, sino el Japón sudista. Y la familia Pujol, el Shogunato. Se comenta que las comisiones japonesas fueron tan generosas que, con una más, podrían haber vuelto a invadir Birmania y, esta vez, alicatarla. Por neolib system, con las subvenciones públicas subsiguientes recibidas por Nissan –a punto de chapar, les tocaban 6M–, colonizado otra vez las Islas Salomon. El pujolismo, en fin, repartió mucha riqueza. A muy pocas familias, etc., y también católicas. Ir a misa, por aquí abajo, es como ir a Eton. Sin tener que estudiar. Todo son ventajas. Espirituales.

3- La pregunta es, por tanto, ¿cómo cerrará Nissan? ¿De qué será indicio su cierre? ¿El Estado sacará la chequera y subvencionará por la patilla, lo que en calviñista significa incentivar, en pujoliano ser-motor-de-Europa, y en ayusense-aguirrense luchar-contra-el-paro? ¿Habrá una nueva participación del Estado, o seguirá siendo pagafantas a cambio de detallitos para familias? ¿Se planteará la nacionalización, o el accionariado, como en Francia, Italia o Alemania? Y ya puestos, en esta refundación de la economía esp –pinta que será como la refundación de Buenos Aires, esa ciudad que se fundó dos veces para hacer lo mismo; rayos, he dicho Buenos Aires tres veces en un artículo, algo que ni siquiera pasa en Buenos Aires; brrrrr, cuatro; no puedo parar–, ¿se optará por la industrialización? ¿Habrá un neoINI verde? ¿Se lo jugarán todo al ladrillo y al IBEX? Siguiendo el exitoso modelo keynesiano de Pablo Escobar, ¿plantaremos coca en Almería? ¿Volverán las rotondas vacías? ¿Habrá una nueva generación de bebés en el AVE, llorando contra el eco de rotondas vacías? Ni idea. Por el teorema Nissan, no obstante, sabremos qué forma artística retoma la política y la economía esp –no son una puerta giratoria; son el salón–, tras esta otra peste. No se lo pierdan.

4- Lo divertido es que para establecer esa discusión de modelos se basta el Gobierno. Es decir, el Gobierno de coalición implica en sí mismo dos lecturas y dos itinerarios –generacionales, diría– de la socialdemocracia, pero también, zas, una derecha poderosa, efectiva, amable, cruel y tecnocrática. Que, por lo que sea, sigue fiel a lo que se acordó con las fundaciones alemanas en los 70. Y, aluego, en Maastricht. Es una derecha-Estado. Es decir, también deep-State, subsector economía, la cosa Teco. La cosa IBEX. La cosa regulación. La metáfora es la calviñidad. Calviño es, de hecho, el teorema Nissan del Gobierno. Un indicativo del futuro. La cosa se traduce en un combate –discreto, sin malas formas, implícito, latente– entre la fórmula incentivación –ay, uy–, y la fórmula gasto+fiscalidad. La segunda fórmula no deja de ser socialdemocracia discreta –y, por lo mismo, un exotismo radical en la Esp Vacía de Socialdemocracia, por la que lloran los bebés; en todo el continente–. La propuesta de UP de un impuesto a las grandes fortunas no deja de ser –en casa estamos muy a favor–, verbigracia, un reconocimiento de que el IRPF, esa trampa para asalariados, no pita.

La propuesta de UP de un impuesto a las grandes fortunas no deja de ser –en casa estamos muy a favor–, verbigracia, un reconocimiento de que el IRPF, esa trampa para asalariados, no pita

Y que reparte más riqueza la ONCE, o Gürtel, o Palau, que el Estado. No se propone, por tanto, un IRPF niquelado, Olof Palme style, sino un IRPF Premium. Una segunda vuelta del IRPF. Por lo visto, los dos sectores –no son dos partidos, son dos sectores, lo que enrarece los análisis, y a su vez crea cierto optimismo– irán a la greña en los meses siguientes. Por imponerse. El objeto en que se apreciará una u otra imposición serán los Presupuestos. Si el modelo Nissan Calviño GTI no dimite o no se le dimite, es que se ha impuesto –que como que sí; no se pierdan el punto 10–. Como en las pelis con mucho muerto, a medio plazo solo puede quedar uno.

5- Lo lógico es que las derechas esp/cat aplaudieran con las orejas a Calviño. Calviño es esa economía cuyos logros puedes ver, mientras llora un bebé, por la ventana del AVE. Es el modelo sanitario esp. Es la privatización, incentivada, de las residencias, que tanto ha hecho por la –otra– vida. Les representa. Lo lógico es que esas derechas utilizaran el Congreso, y fórmulas informales, como el cenorrio –no funciona en MAD desde el aznarato; en Cat, desde el procesismo; en MAD sólo cenan políticos de segunda fila que se han enrollado y luego se van al Hotel Mónaco; en Cat, la carnalidad no da para tanto–. Salvo en Italia –donde tampoco se ha llegado al extremo radical esp de convertir el parlamento y la política en una zarzuela–, en el resto de Europa chachi es lo que sucede. Sucede una derecha que más o menos ve un cambio de época, y que asume cambios, si bien quiere condensarlos en el tiempo y sin traducción estructural. Aquí, pues no. Lo que agrava la situación. 

6- La situación. Relacionados con la pandemia, se están verbalizando opciones políticas de extrema derecha. Los ejes son a) la teoría de la conspiración, b) la reivindicación de tratamientos milagrosos, c) la extranjeridad del virus, la d) nacionalidad de las soluciones, y la e) reivindicación de derechos individuales, que suele consistir en f) presiones para la reapertura rapidita de la economía, o, en caso de gobiernos no estatales, la exhibición de autoridad. Y claro, g), el uso del fake. Incontrolable. Financial Times ha calculado que Trump, luz y guía, ha mentido 18.000 veces desde que es presi. Lo que indica que el fakees incontrolable. Más cuando se dispone de medios. Como ocurre en Esp y, de manera determinante, en Cat. Todos esos puntos, en fin, ocurren en toda Europa. En Berlín, la extrema derecha se manifiesta por a), b) c), d) e) y g). En Calabria, Liguria, Piamonte, Lombardía, –presididos por uno u otro partido, en esas autonomías gobiernan Forza Italia, Liga y Fratelli d’Italia–, prima la cosa e). Pero con preciosismos. Hay dos ministros con escolta policial, por amenazas físicas para abrir negocios. En Alemania, el epidemiólogo top ha recibido veneno por correo, así como algún político SPD, partidario de no acelerar las medidas de desconfinamiento. En MAD y en Cat se manifiestan por casi todos esos puntos –en Cat, glups, a inicios del marrón, el Govern experimentó con b), incluso; algo de virtuosos–. Se reivindican manis ordenadas y con distanciamientos –es decir, técnicamente desfiles–. En ambas se pide, y se obtiene, la complicidad policial. Los manifestantes se observan a sí mismos en el mismo bando que la policía y les tratan como compis de nación. Son, en fin, Estado, y tú no. En ambas priman en las manis la banderita, el bando. Que viene a suplir todos esos puntos. Y, sobre todo, la responsabilidad de esos gobiernos en la gestión sanitaria y en lo de las residencias. En ambas autonomías se redactaron documentos –ahora ha aparecido el de MAD–, en el que una autoridad política negaba asistencia a parte de su población. En ambas se han favorecido los negocios en pandemia –en Cat con un pago exagerado a las privadas; y con un aumento de sueldo a altos cargos, en ocasiones por encima del sueldo de presi del Gob esp–.

En ambas autonomías se redactaron documentos –ahora ha aparecido el de MAD–, en el que una autoridad política negaba asistencia a parte de su población. En ambas se han favorecido los negocios en pandemia

En ambas ha habido una pugna sanitaria con el Gobierno. Por temas no sanitarios. Por visualización del poder. En Cat, la última, por las regiones sanitarias, que en BCN impiden desplazarse, en algunos puntos, de una acera u otra, en fase 1. El mangoneo de la Gene con las estadísticas  es mayor que en MAD, lo que ya es decir; se especula que los muertos reales en el Estado han sido 40.000; es decir, que ha habido barra libre en residencias, por ejemplo. Puede ser incompetencia/selección negativa. Pero también puede ser una decisión/selección negativa, encaminada a que la Gene sea –ole la transparencia en pandemia– la única entidad que sepa lo que sucede en Cat. El último brote en Lleida, así, no fue anunciado por la Gene, sino por un medio. Procesista. Lo que puede indicar que hasta el procesismo puede estar mosca cuando le matan a la madre.

7- Dos extremas derechas, y ausencia de un Parlamento razonable –hay urinarios públicos en el que se pueden escuchar conversaciones más ordenadas–, ya es una originalidad. Pero el problema, el gran problema, es que hay otro marrón. La extrema derecha esp, relacionada con el concepto constitucionalismo, es Estado. Es parte del Estado. Son regiones enteras de deep-State, que abarcan zonas de la Justicia, de la Policía y de la GC. Estaba previsto que ejercieran antes de la pandemia. Pero han empezado a hacerlo, por todo lo alto, en plena pandemia. A través de la teoría de la conspiración y de la participación en ella de un juzgado y del staff de la GC, benemérito cuerpo armado que ya se lució con sus atestados en el juicio al Procés, y que ha vuelto a falsear la realidad –algo grueso– en esta edición de conspiración. La defenestración de Pérez de los Cobos –como se demostró en el juicio, y no se penalizó, el responsable último de la violencia policial patriótico-dadá del 1-O–, debería haberse producido, por lógica democrática, mucho antes, y de forma taxativa.

8- Pérez de los etc es hermano de Pérez de los etc. Es decir, del presi del TC que envió a paseo la solvencia del TC. No dimitió tras saberse que militaba en el PP. Su carrera –constitucionalismo+selección negativa–, acabó cuando se le propuso para un tribunal europeo y mintió en el CV, que tiene guasa. Ambos explican el constitucionalismo, el acceso a la democracia de la derecha española. Una lectura de la Constitución no necesariamente constitucional, y que se retrotrae a mitos anteriores. Y que, glups, es Estado. Los rumores de golpe de Estado son una leyenda urbana. Pero que explica, de manera barroca, la realidad. El constitucionalismo, la capacidad de cerrar diarios, prohibir partidos, encarcelar titiriteros o raperos, inventarse delitos, penalizar un gobierno como ilegítimo al no ser lo suficientemente esp, es un golpe de Estado latente y continuo. Y el rey –en su discurso del 3-O participó y alentó la lógica del constitucionalismo, tratando un trilerismo político como rebelión o golpe de Estado– participa de esa lógica. Es la extrema derecha esp. Y que –estoy repitiendo Estado más que Buenos Aires– es Estado.

9- Nunca cito declaraciones, salvo que sean lacanianas. En ese sentido, la portavoz del PP en el Congreso esta semana se normalizó como ultraderecha con una declaraciones. Acusaba a un vicepresi de ser hijo de su padre. Eso es muy importante. Alude a cuando nos matábamos –en Europa, en general, dejamos de hacerlo en los 70–. Cuando nos matábamos, la izquierda mataba por el futuro. A quien lo entorpeciera. La derecha, por el pasado. Por haber hecho algo, tú, tu padre, tu madre, tu abuelo, o Abraham. El pasado es muy importante en Esp/Cat. Y el futuro es un pasado inventado.

Cuando nos matábamos, la izquierda mataba por el futuro. A quien lo entorpeciera. La derecha, por el pasado. Por haber hecho algo, tú, tu padre, tu madre, tu abuelo, o Abraham

10- Hola soy el punto 10. Nada, que la CE ha explicado su plan de choque. Y, en efecto, es chocante. 750.000 millones. De ellos, 500.000 en trasferencias by the face. Yupi. A Esp le tocan unos 150.000 millones. 77.000 millones en modo bebed-lo-que-queráis-que-pago-yo. Y 63.000 millones bajo la fórmula créditos. Es decir, deuda. La presidencia alemana, que empieza este veranete, ya remachará la cosa, tal vez en enero. La cosa: a) se trata de un esfuerzo sin precedentes. Pero, a la vez, corto. Y b): se trata de una dinámica con precedentes. Crédito a cambio del cumplimiento de directrices. Se supone que en sanidad, educación. O en lo que digan. Nissan/Calviño apuntan. Solo puede quedar uno, etc.

11- En el próximo articulete les hablo de renta mínima –un hecho histórico– y del hambre –un hecho cotidiano–. Me despido con mi sexto Buenos Aires. 

1- AVE BCN-MAD. Vuelve a haber pasaje del AVE ad hoc. Como el pollo pegado al móvil, que hace negocios en sourround, o el bebé que se cruza y llora toda la Esp vacía. Un bebé que llorara todas las rotondas vacías de la Esp vacía ya sería el lloro total, llorar todo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí