1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

IRUÑA CORMENZANA / ARTISTA, MURALISTA

“Todos somos migrantes y todos estamos metidos en el torbellino”

Hedoi Etxarte 25/09/2020

<p>La artista Iruña Cormezana.</p>

La artista Iruña Cormezana.

Cedida por la artista

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 4 de marzo, un equipo de bomberos de Navarra colgó en la madrileña Basílica de Jesús de Medinaceli 19 figuras de migrantes ahogándose. La exposición fue obra de Iruña Cormenzana López (Pamplona, 1967). El 13 de marzo, el presidente del Gobierno anunció el estado de alarma que entraría en vigor al día siguiente. Aquellos lienzos, pensados para una exposición efímera dentro de unas jornadas internacionales sobre migraciones, se quedaron sin espectadores y durante mucho más tiempo del pactado. El título de la exposición fue Vórtices y es la primera que cubre la basílica. Pero apenas generó eco, porque el eclipse de la covid-19 también cubrió cualquier posible reflexión sobre la migración en general y sobre las miles de personas que mueren en el Mediterráneo cruzando a Europa en particular.

¿Qué relación tienes con el arte sacro?

Todo comienza con una casualidad. Un día el párroco de Lumbier (Merindad de Sangüesa, Alta Navarra) fue a una exposición que hice en la Ciudadela de Pamplona. Hice un suelo ajedrezado, la sala estaba prácticamente a oscuras y pinté a María Antonieta con tacones y orgullosa de camino al patíbulo. María Antonieta iba con el cuerpo erguido, en esa edad en la que una mujer ya tiene seguridad. El cura del pueblo es joven y cuando vio aquella exposición me llamó. Me dijo que la capilla de la Parroquia de la Asunción era un congelador. Que era un lugar inhóspito, quería que le diera calor. Me hizo una única prohibición: que no pintara personas, sobre todo que no pintara mujeres y menos con tacones. 

Te pidió que pintaras lo contrario de lo que él vio en la exposición en la que te conoció.

Sí. Bueno, pues acepté. Y pensé en pintar paisajes como los que se ven desde casa, los campos y las colinas. Y le puse otra condición: que nadie pudiera entrar mientras yo pintara, que aquello no fuera un espectáculo. Si te empiezan a dar opiniones te dejas influenciar. Al final pinté dos hombres musculosos: San Juan Bautista y Jesús. Pinté la primera bóveda en negro y la segunda, en la que estaba la escena, de dorado.

En San Juan de Dios (clínica de Pamplona) hice un gran mural que censuraron. A raíz de la noticia de la censura me llamaron de Madrid

De esa forma, cuando los visitantes pasan a la zona dorada es como si se encerraran. La bóveda negra es como una puerta que se cierra. Aquello quedó como si fuera una cajita. De ahí salté a exponer en espacios grandes. Por ejemplo, en Villa Arnaga (en Cambo-les-Bains, País Vasco Francés). Que es un lugar precioso. Ahora es público, es una cucada, es un caserón neovasco de principios del siglo XX, se lo construyó el escritor Edmond Rostand cuando vino de París y le hizo dos jardines. A un lado del caserón el jardín es geométrico con estanques, al estilo francés. Al otro lado al estilo inglés, como si fuera un bosque. Montó un sistema de turbinas para traer agua. En fin. Que a raíz de la capilla me llamaron de Deba (Gipuzkoa) para hacer un claustro. ¿Conoces el fideicomiso de Deba? 

No.

En Deba hubo unos tipos que fueron a América e hicieron fortuna fabricando los gorros Panamá. No tuvieron descendientes y la fortuna se la dejaron al pueblo de Deba a cambio de que la dedicaran a la cultura. Entonces, en ese claustro maravilloso hacen mil cosas en verano, conciertos por todo lo alto, etc. Total, que Deba ha tenido mucho dinero. Por la caza de las ballenas, por la lana que venía de Castilla y por los tributos que cobraban. Siempre han tenido mucha pasta. Y se hicieron una iglesia pequeñita, pero con claustro. En Deba forré todo el claustro. Conocí a la gente del coro y de la banda. Son muy cantarines. Pinté también al director, un señor con mucha pasión, calvo, nervioso. Le di calor al claustro, que es muy particular, tiene nido de abeja. Que también hay en algún claustro de Alemania, pero por aquí no se estila. Son celdillas. Es excepcional. Y en ese claustro maravilloso metí rojos, forré con murales todo. Pinté músicos y cantantes. A partir de ahí trabajé en espacios grandes. En San Juan de Dios (clínica de Pamplona) hice un gran mural que censuraron. A raíz de la noticia de la censura me llamaron de Madrid. Me dijeron que les gustó el mural que retiraron.

¿Te llamaron ellos?

Sí. Que me querían conocer. Y allá fuimos, al convento del Pardo. Nos lo pasamos cañón, nos aceptaron en su congregación. Son muy humanistas, son generosos, te sientes bien, la conversación, leen de todo, tienen interés por muchas cosas. Comimos lentejas, albóndigas. Entre ellos había un monje muy mayor, tiene 94 años, tiene allá el estudio, se llama Antonio Oteiza. Me enamoró. Es hermano de Jorge Oteiza, es un genio. Nos metieron como en la jaula del león. Si a Antonio le gustaba podría llevar a cabo mi proyecto, si no, vuelta a casa. Nada más entrar tenía una escultura de un semáforo. Es fascinante el semáforo, cómo organiza el movimiento a través de los colores, y Antonio le hizo una escultura. Es un señor rodeado de libros. Fue un primer encuentro 10. Allá empezó la relación. Me dijeron que propusiera lo que me apeteciera. Para mí fue algo nuevo. Conocer la filosofía de su orden. Entonces pinté un cuadro por mi propia satisfacción. Fue al volver de Madrid a Lumbier, y tuve una sensación, una necesidad, y lo llevé a la pintura. Porque yo con la palabra soy horrorosa, me sonrojo hasta por teléfono. En el cuadro que hice había cuerpos, parecía que estaban muertos. Todo venía de la idea que los capuchinos me trasladaron de la muerte como un estado que cumple una función. Por eso hice cuerpos bellos, despiden vida. Entonces Benjamín, que es el prior de la Basílica de Nuestro Padre de Jesús de Medinaceli, vino desde Madrid a Lumbier a ver el cuadro. Y me dijo que quería ese cuadro para él. No te he contado, pero en Madrid los capuchinos acogen a decenas de migrantes. Les dan formación de todo tipo. Les ayudan a salir adelante.

Cuando estuvimos allá pudimos conocer a gente que pasó la valla de pinchos, otros que pasaron el Mediterráneo en barca. Me enseñaban las marcas que el viaje dejó en su cuerpo. Pero a la vez se reían mucho, había buen ambiente, y me repetían una y otra vez “estamos aquí”. Para constatar que la muerte quedó atrás. Además, para la mayoría, Madrid es un paso para ir al Reino Unido, por ejemplo. Benjamín me dijo que quería que trabajase el tema de la migración. Entonces empecé a pensar qué hacer para ese lugar al que van Felipe VI y la Reina Sofía tan a menudo y hacen donaciones. Total, que pensé en forrar toda la fachada. Y pensé que no me dejarían hacerlo y al final presentamos un proyecto en el que sólo forrábamos una parte de la fachada. Se lo enseñamos y me dijeron que no, que para que mi propuesta funcionara teníamos que forrarlo todo.

¿Cómo te enfrentas a mostrar la migración en el Mediterráneo?

Nuestro Mediterráneo es placer y diversión. Para ellos es el fin, acabar. A mí me atrajo mucho la idea del abandono. Cuando alguien que se está ahogando decide dejarse llevar. Cuando la persona entiende que no puede sostener la vida, se marcha. Decidí hacer de cada persona un personaje, con su vida propia, su historia. Pero todos comparten esa decisión final. Si tú los miras, todavía no están muertos, la conciencia les ha abandonado pero el cuerpo, la vida, todavía sigue. Hay una mujer, por ejemplo, que tiene un bebé, los dos ahogados, pero la madre parece que intenta coger la mano de su hija.

Sabía que no eran personas ahogadas. Y pensaba que todos, incluso los ricos, los bajos, los calvos, los altos, todos terminan migrando

Yo quise mostrar el trabajo de los capuchinos, que ven un lugar a la muerte. Lo hice en azul, porque el Barrio de las letras es muy rojizo, hay mucho ladrillo. Quise darle unidad a la exposición, darle consistencia, porque la exposición se ve en tres calles. Lo trabajé como las grandes gestas, como el arte egipcio. Tenía que buscar un título. Sabía que no eran personas ahogadas. Y pensaba que todos, incluso los ricos, los bajos, los calvos, los altos, todos terminan migrando. Del pueblo a la ciudad, hijos que estudian fuera, necesidad, para comer, política, todos somos migrantes y todos estamos metidos en el torbellino. Y ese fue el nexo, hice un torbellino enorme que unía las superficies de las tres calles.

Basílica de Jesús de Medinaceli en la que cuelgan figuras de migrantes ahogándose en el Mediterráneo. Una obra de Iruña Cormezana. 

Basílica de Jesús de Medinaceli en la que cuelgan figuras de migrantes ahogándose en el Mediterráneo. Una obra de Iruña Cormezana. 

¿Esta pared qué es? 

Tengo fotos en el móvil, mira. Aquí está la mujer con el niño. Aquí una embarazada. Son cuerpos bellos, con tonos carnosos. No quería hacer algo negro y marrón. Pinté tonos rojizos. No quería un mar de ahogados. No es triste porque hay una decisión, primero de pelear para vivir, y luego para dejar de hacerlo. 

¿Los monjes cómo le cuentan su labor?

No lo muestran de cara al exterior. No son presumidos. No les gusta hacer alarde. Esa fue mi labor, junto con las jornadas, mostrar su trabajo. Ahora ven un edificio que les gusta.

Como la Torre Eiffel.

Sí. Ahora lo ven integrado en el edificio. Se ha hecho piel. Iba a durar un mes. Se quitaba con el fin de la semana santa. Y quedó. Se quedaron contentos. Ha estado hasta el tres de julio. 

Pero es cartón ¿no? 

Sí. Le damos un barniz potente. Pero ha sido un trabajo fallido. Ha sido una labor intensa, pero no se ha acabado.

¿Por qué?

Las pinturas eran un eje, otro eran los monjes y otro era SERCADE, una ONG que trabaja con migrantes. Había una serie de conferencias y debates sobre la migración. Venían un montón de grupos. Iba a ser una cosa potente a nivel de prensa y de participación de migrantes. Todo eso no se ha podido hacer. Para mí ha sido enriquecedor. Todo ha sido nuevo. Y yo lo que quiero es pintar.

¿Ellos cómo han vivido no poder hacer las jornadas?

Les ha dado rabia pero lo aceptan. Tienen muchas vivencias. 

Sí que es una coincidencia que lleven décadas haciendo esta labor. Que decidan visibilizarla. Y que no lo puedan hacer por causas mayores. Al mismo tiempo, como espectador de arte, justo cuando en el centro de Madrid había una exposición sobre la carnicería del Mediterráneo nadie la puede ver porque la gente no puede salir a la calle.

Sí, bueno, lo que viene del Mediterráneo es lo de menos, la mayoría viene por Barajas. Para SERCADE ha sido un palo. Y no hay perspectivas de que se pueda posponer. La exposición también ha podido durar más porque no ha pasado gente. Antes del confinamiento una de las piezas fue dañada por alguien. Era una de las que estaban más abajo. No tenemos pruebas de que fuera un ataque, pero todo indica que lo fue. El montaje fue muy bestia, grúas, bomberos… y para toda la gente que ha trabajado en el montaje ha sido una experiencia. Han dormido y comido con los monjes. Hemos convivido con unos monjes en el centro de Madrid. Dentro tienen un patio, era el centro del montaje… Quiero hablar de otra exposición. 

Vale.

Se llamó Enlaces y fue en la Ciudadela de Pamplona. Me gusta trabajar con los lugares. Yo no pinto una obra en mi estudio y la cuelgo en otros lugares. Voy al espacio, dejo que me seduzca, lo entiendo, lo incorporo. Y pienso qué puedo decir en ese sitio. Como un cuarteto, que ensaya en el lugar donde tocará. Quiero ver a dónde me lleva. Quiero entender cómo lo verá el que visite el lugar.

Siendo mujer creo que he tenido suerte: he tenido que pelear mucho. Es un mundo misógino y machista en Pamplona

Expuse en un edificio militar, en el polvorín, que es un lugar frío, techos altos, dos alturas. Expuse abajo. Lo hice con cartón. A lo largo de mi vida me he dado cuenta de que por mucho que creas que has terminado de decirlo todo, como la pintura es un lenguaje para mi, mientras siga viva seguiré pintando. No tengo remedio. Y quise ofrecer aquella exposición a diez personas. Ellas son las responsables de que yo haya seguido hablando a través de la pintura en mi vida. Pinté a mis amigos. Forré las salas con pinturas gigantes: paredes que terminaban en el suelo. Eliminé las esquinas, las redondeé. Es cierto que quienes fueron a ver la exposición, la mayoría no conocía a la gente retratada.

¿Por qué pintas sobre cartón? 

Porque me transmite frescura. Y por el pacto que tengo con él. En seguida se corrompe si no controlas el agua. Se deshace. Ese juego entre él y yo me fascina. Me permite hacer obra efímera. Y me da más respeto trabajar así. 

¿Cómo se conserva?

Igual que un lienzo. Hay barnices.

Tengo que hacerte una pregunta de periodista. ¿Cómo empezaste a pintar?

Siempre lo he hecho. Mi madre me lo decía después. Pintaba paredes y seguí buscando. Luego fui a Artes y Oficios de Pamplona. Allí me relacioné con la “gente importante”, con “los divinos”. Siendo mujer creo que he tenido suerte: he tenido que pelear mucho. Es un mundo misógino y machista en Pamplona.

¿Eso ha condicionado en algo tu pintura? 

Sí. He peleado más y he pintado más. En la pintura hay mucha competitividad y el trabajo es en solitario. Yo no puedo trabajar si hay alguien aquí. Los locos se quedan en su locura, nosotros podemos volver a la realidad. Cuando tienes interés sigues adelante, te mueves, no te fías de las universidades, y lees mucho. Para tener libertad creadora, para no perderla. Las bellas artes me dan pánico. Por lo pautado, eso te baja, te quita la libertad. Yo nunca he tenido problemas de falta de trabajo. Si curras, cuelgas piezas.

¿Siempre trabajas teniendo una relación personal con el lugar o la gente que te llama? 

Sí, si no para qué.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí