1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

SOÑAR O CONFORMARSE

La poética de la desidentidad

Llevamos cinco siglos adelantando la constante revolución del humor para recordarnos que no somos exactamente ni solamente quienes decimos o creemos o queremos; que no somos ni nuestros papeles ni nuestros nombres

Carolina Sanín 29/09/2020

<p>Telón de boca del Teatro Cervantes, pintado por Bernardo Ferrándiz en 1978.</p>

Telón de boca del Teatro Cervantes, pintado por Bernardo Ferrándiz en 1978.

Fundación Málaga

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El humanismo proclama la maravilla del hombre por medio del reconocimiento de la extrema pobreza del hombre. Que no hay nada que él pueda llamar suyo, dicen los filósofos de los siglos XV y XVI, y notablemente el joven Giovanni Pico della Mirandola en su discurso duradero de 1486. El ser humano participa de los dones de todas las demás criaturas, es de infinitas formas y siempre está cambiando, y puede ser como los animales y como los ángeles. No es de una manera, no tiene una identidad, y en su indeterminación accede a serlo todo: desciende a la multiplicidad de lo uno y asciende a la unidad de lo múltiple. En la vida del hombre y en su final se celebra el matrimonio entre lo terrestre y lo celestial, entre lo alto y lo bajo, entre lo que muere y está muerto y lo que vive para siempre.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Ya antes de los filósofos a los que la periodización de la historia –en ese miope invento de que el tiempo transcurre como por sesiones– ha llamado “renacentistas”, la literatura de la –también mal llamada– Edad Media había trabajado sobre los descubrimientos humanistas. La tradición fabulística de los siglos XII y XIII propone una psicología que para estudiar su objeto –el comportamiento humano– parte de la noción de que el hombre contiene a todos los demás seres. Los lobos, las palomas, el león, las tortugas y los árboles que hablan en las fábulas de Calila e Dimna o del Arbre exemplifical de Ramon Llull son maneras de ser y componentes de la personalidad. Lo que sucede entre los personajes de una fábula sucede dentro del lector o el oyente de la fábula, la persona que delibera y actúa. Así como es una leyenda escolar el que haya habido un “renacimiento” de los valores clásicos que rompió con el pasado medieval, también es una leyenda el que las fábulas impartieran enseñanzas moralistas sobre el bien y el mal; lo que ellas hacían era enseñar, como los humanistas modernos, sobre las manifestaciones de la infinita variedad humana en la interacción, y sobre la astucia, que es ese saber ser de muchas formas que, desde la Odisea de Homero, ha sido considerada la virtud propiamente nuestra.

Entre los siglos XV y XVI sucede algo crucial que alimenta el discurso humanista –esto es, el discurso sobre la no identificación–: el descubrimiento de otro mundo en este. Ya múltiple y continente de toda la creación, el hombre se desdobla en la Tierra: es el que viaja al Nuevo Mundo –como si fuera a un lugar después de su propia muerte, y como si fuera al pasado remoto del Jardín del Edén y como si fuera a un futuro insondable– y es el que está y no está esperándolo –esperándose a sí mismo– en el Nuevo Mundo, al otro lado del espejo.

De repente, el hombre puede imaginar que se ve desde lejos y puede suponer que está lejos lo que ve de cerca. El arte pictórico inventa o recobra la perspectiva, y Giovanni Pico della Mirandola compone el Discurso sobre la dignidad del hombre, en el que declara que el ser humano no es ni mortal ni inmortal, que es intermediario e intérprete, y que su dignidad es su indefinición. Treinta y dos años después de él, otro filósofo humanista, Juan Luis Vives, pone al hombre en un teatro. En la Fábula del hombre, imagina que los dioses celebran el cumpleaños de Juno asistiendo a un espectáculo teatral que es el universo mismo. Al escenario sale el humano y deja a los olímpicos estupefactos por la manera en la que interpreta todos los papeles, incluso el de Júpiter. Al final de la función, se le da al gran histrión un lugar en la mesa del banquete, para que contemple, junto a los dioses, la realidad. El portador de la máscara accede a su lugar de espectador, esto es, a la inmortalidad, gracias a que se ha desempeñado versátil y verosímilmente en su dignidad de imitador. 

El teatro cumple una función similar a la que cumplían las fábulas: constituye un entretenimiento, una psicología

La idea de que el mundo es un teatro y el hombre es su actor es tan frecuente en los siglos XVI y XVII que hasta el iletrado Sancho Panza le comenta a su amigo don Quijote que la ha oído muchas veces. Además de Cervantes la repiten, entre otros, Calderón y Shakespeare, quien, en As You Like It, identifica los distintos actos de una pieza teatral con las siete edades de la vida, durante la que cada persona encarna a numerosos personajes y los deja atrás.

El juego favorito de la modernidad (me doy la licencia de usar las engañosas periodizaciones de la historia) es el teatro, y en ello sí puede decirse que hay una gran novedad con respecto a la Edad Media y un renacimiento de la actividad de la época llamada “clásica”. El teatro cumple una función similar a la que cumplían las fábulas: constituye un entretenimiento, una psicología y una ética. Es un espejo que enseña que el hombre es la infinita variedad de los seres y que quien se refleja no es idéntico a su reflejo. En el monólogo que sigue a su famosa pregunta, Hamlet propone la duda con respecto a la equivalencia del ser con el actuar. Para saber que su ser no coincide con ninguno de los papeles que interpreta, el hombre moderno ha tenido que verse no solo como actor, sino también como su propio espectador trascendente, que contempla su obra (su actuación) y no se identifica con ella.

En esta especie de fábula que compongo, y que quiere contar la historia que va del humanismo al humor, al Discurso sobre la dignidad del hombre y la Fábula del Hombre seguirían el juego infinito de espejos de las Meninas de Velázquez, la consciencia escéptica de La vida es sueño y el juego de especulaciones de “De los caníbales” de Montaigne. 

*

Todas las tragedias y todas las comedias, además de ocuparse de sus temas y problemas particulares, son alegorías de la vida humana y de su inevitable final. Asumamos esta generalidad: el final de la tragedia es la muerte del protagonista (y su consiguiente aceptación de sí mismo), y el final de la comedia es el matrimonio (y la aceptación de un personaje en y por otro, al cabo de la rectificación de una injusticia o del desenredo de un malentendido que, con frecuencia, ha procedido precisamente de la imposición de una identidad falsa). Esos son también, aunque se presenten con innumerables variaciones, los dos finales posibles de toda obra literaria: la extinción del personaje por la acción separadora de la muerte, y la extinción del personaje por su unión con otro personaje –con aquel que le corresponde y que, aunque se presente como otro, es también él mismo–. 

El final trágico describe una compleción y un redondeamiento del personaje, tanto como el final cómico. Ambos finales representan una reunión. Podríamos decir que la comedia contiene a la tragedia, o que toda tragedia queda dentro de una comedia, o que al final trágico sigue un final cómico implícito (un final feliz, si se quiere). Pero el final cómico es también una muerte, en tanto que señala la separación del personaje de sí mismo; no solo del que ha sido durante la obra, y que será otro a partir del sugerido inicio de una nueva vida venturosa, sino también su separación con respecto al actor. La comedia, que contiene a la tragedia, queda a su vez contenida en ella y en su destino fatal, pues, en todo caso, la representación termina.

En el final de todo drama hay un solo descubrimiento: la finitud. Que lo que es ya no será. Que lo que parecía ser no era. Que el personaje no es el actor. La cancelación de la identidad entre el ser y lo encarnado es concomitante con el descubrimiento de nuestra caducidad. Vivimos como inmortales pero vamos a morir, igual que el personaje que se acaba al final de la obra de teatro. Resulta que no somos lo que hemos querido o creído ser. Estamos siendo burlados y somos burlables. La ironía del telón que cae es la fuente del sentido humorístico. La expresión de la consciencia de esa ironía (de la contradicción de la identidad) es la risa.

En la risa se representa y se reproduce el estallido de cuanto en falso se cree  propia y exclusivamente humano: la carcajada interrumpe y desbarata el discurso; no es palabra ni tiene palabras y se parece a los sonidos de los animales. La ruptura de la identidad se reproduce también en la sonrisa: en el quiebre de la boca que acompaña la risa, que divide el rostro y lo cambia; que hace variar, precisamente, los rasgos irrepetibles del individuo.

El que ríe contempla el final y sigue vivo, en un momento de indefinición. Su testimonio de la desidentidad es su propia salvación contra la muerte

En todo chiste se representa el abismo que se abre entre el parecer y el ser (entre el juego y la ley, entre la vida y la muerte). De una u otra forma, el chiste de todo chiste es la distancia entre la creencia y la realidad, y entre el deseo y la realidad. En otras palabras, todo chiste, toda broma y toda burla son la representación de la comedia de la identificación –tragedia incluida–. El que ríe contempla el final y sigue vivo, en un momento de indefinición. Su testimonio de la desidentidad es su propia salvación contra la muerte. Por eso la risa no es solo expresión de reconocimiento, sino también de alegría.  

Lo que supo el teatro del barroco, que es el arte del humanismo, que es la actitud del humor, que es el modo de representación que ilumina nuestro sentido de la salvación posible hasta este siglo, se recoge en el Quijote, una obra no dramática sino narrativa; una comedia contada (lo cual da un nivel más al juego de espejos infinitos) que vertiginosamente demuele las economías de la identidad y la identificación y propone contemplar –o sea, experimentar– la puesta en abismo de la desidentidad. 

Cada año enseño un curso sobre la obra de Cervantes, y en la última sesión señalo el siguiente pasaje cómico, entre otros cien que me hacen reír con risa y con sonrisa. Tiene lugar cuando don Quijote ya ha sido vencido y se ha obligado, por su derrota, a quedarse un año sin salir de casa. Se le ocurre entonces hacerse, durante ese año, pastor; imaginarse e inventarse como un nuevo personaje, para luego volver a ser el otro personaje que ha creído –o ha dicho creer– que es. En medio de la fantasía de que es caballero andante, y merced a la infinita capacidad dinámica de contención del hombre, el personaje puede ser otro aun, y otro, y otro más:

y entretenerse en la soledad de los campos, donde a rienda suelta podía dar vado a sus amorosos pensamientos, ejercitándose en el pastoral y virtuoso ejercicio; y que les suplicaba, si no tenían mucho que hacer y no estaban impedidos en negocios más importantes, quisiesen ser sus compañeros, que él compraría ovejas y ganado suficiente que les diese el nombre de pastores; y que les hacía saber que lo más principal de aquel negocio estaba hecho, porque les tenía puestos los nombres, que les vendrían como de molde. Díjole el cura que los dijese. Respondió don Quijote que él se había de llamar el pastor Quijótiz,; y que el bachiller, el pastor Carrascón; y el cura, el pastor Curiambro; y Sancho Panza, el pastor Pancino.

Lo que me hace reír del pasaje es el nombre “Curiambro”. Mientras que don Quijote les da a Panza y a Carrasco –y se da a sí mismo– nombres que tuercen los que ya tienen, de modo que se avengan a las convenciones del nuevo género literario pastoril, con el cura hace algo más: no parte de su nombre propio, sino del nombre de su oficio, con lo cual dice que es tan caprichoso identificarse por medio del papel que se desempeña en la sociedad como hacerlo por medio del apellido.

Ahora advierto que hay otros chistes en el pasaje: que don Quijote diga que los nombres que les ha inventado a sus amigos “les venían como de molde”, cuando precisamente la modificación de un apellido común significa romper un molde; la ironía de que el ganado comprado va a darles “el nombre” de pastores; la afirmación de que poner nuevos nombres es “lo más principal” al darse una nueva vida.

La prevalencia de la política identitaria nos aconseja el conformismo, que es enemigo del humor

La transformación de los apellidos de los personajes según el género de los actos venideros implica una crítica al mecanismo cultural de la identificación. La primera declaración de identidad entre nosotros es la de filiación, expresada en la imposición de un apellido. Quien pretende declarar de qué hombre es hijo y de quiénes es padre dice que es quien cree ser, y además dice que es sus ancestros y sus descendientes; es decir, afirma su inmortalidad a través de la ley patriarcal de la sucesión, que es la (siempre endeble, pues la paternidad es siempre presunta) manera que tiene la patrilinealidad de dar al hombre una perspectiva con respecto a sí mismo. La perspectiva alternativa a la sucesoria es la consciencia de la comedia, que le da la posibilidad al hombre de ponerse en el lugar de espectador, desidentificado tanto de su patronímico como de todos sus otros nombres y papeles.

Llevamos cinco siglos adelantando la constante revolución del humor –que, como he tratado de explicar, es lo mismo que el sentido dramático–, para recordarnos que no somos exactamente ni solamente quienes decimos o creemos o queremos; que no somos ni nuestros papeles ni nuestros nombres; que, además de ser ridículamente mortales, podemos reírnos de la mortalidad si somos conscientes de la incongruencia entre la identidad y la finitud; si acogemos la desidentificación y nos entregamos a ella. 

Si, por el contrario, se nos dice que cada persona coincide con las definiciones que se impone a sí misma y con aquellas a las que otros la afilian, encontramos que la identificación patriarcal del apellido se multiplica en las determinaciones del género, la nacionalidad, la ideología, el oficio, la etnicidad, la clase social, la edad y el partido político. La prevalencia de la política identitaria, que nos ordena afirmar que nuestro ser coincide con nuestros roles, subvierte el axioma barroco: contra la propuesta de que nos demos cuenta de que la vida es un sueño —contra la poética de la desidentidad—, nos propone que vivamos el sueño sin extraernos de él para contemplarlo. Nos aconseja el conformismo, que es enemigo del humor. El régimen de la corrección política, fiscal de la política identitaria, nos somete al invariable cura y a él le impide imaginarse como Curiambro.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Autor >

Carolina Sanín

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí