1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Racismo

Lo que se encierra con las mujeres en los CIE

Son una minoría en los centros de internamiento de extranjeros, pero entre ellas hay víctimas de violencias machistas como la trata o la mutilación genital. Dentro, además, se enfrentan a agresiones y tratos vejatorios sexistas

Meritxell Rigol 31/07/2021

<p>Concentración #denunCIEmos frente al CIE de Aluche (Madrid), del pasado 7 de julio.</p>

Concentración #denunCIEmos frente al CIE de Aluche (Madrid), del pasado 7 de julio.

Caravana abriendo fronteras

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Sabían que nos habían detenido en un piso y cada vez que se referían a nosotras no era por nuestro nombre. Nos llamaban putas. Contaban al resto que las ONG que venían a ver a las putas ya habían llegado y que solo dejarían subir a la que reconociese que lo era”, cuenta Isabella. Ella es una de las mujeres entrevistadas en el informe Regularizar lo inhumano, en el que se señala una “elevada frecuencia de presuntos comportamientos delictivos de agentes de policía”, especialmente en forma de agresiones y tratos vejatorios a las internas en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Madrid, el único que actualmente encierra a mujeres. Una elevada frecuencia que, como denuncia la organización responsable de la investigación, Mundo en Movimiento, contrasta con la ausencia de depuración de responsabilidades.

La covid-19 logró lo que las denuncias desde hace años de organizaciones antirracistas no han conseguido: cerrar los CIE de todo el Estado –en estos momentos existen ocho, aunque dos de ellos se hallan cerrados por obras–. Desde principios de la pandemia y hasta septiembre del año pasado, estos centros de detención de personas en situación administrativa irregular dejaron de funcionar tras el cierre de fronteras que impedía efectuar deportaciones. Pero el espejismo terminó. Según han alertado recientemente varias organizaciones que visitan a las personas internas en el CIE de Madrid, tras su reapertura se ha producido un auge de malos tratos.

Mundo en Movimiento, Pueblos Unidos y el Observatorio de Derechos Humanos Samba Martine han comunicado este pasado julio estos hechos a la Fiscalía de odio, a la de extranjería y al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Reclaman a estas instituciones una mayor implicación en la investigación de posibles casos de tortura y tratos degradantes y vejatorios. En el escrito presentado, ponen además en conocimiento de los órganos judiciales que las agresiones de agentes de la Policía Nacional contra personas internas van acompañadas de un “trato hostil y racista”. También advierten de que habitualmente se utilizan amenazas hacia las personas que tratan de denunciar o se las castiga a aislamiento, actos que “perpetúan la impunidad policial”. 

Si bien las agresiones documentadas y denunciadas como posibles delitos de odio corresponden al CIE de Madrid, Ana Bosch, abogada de Pueblos Unidos, entiende que el diagnóstico es “extensible” a otros CIE. “El sistema policial que los rige, el procedimiento de presentación de quejas y el funcionamiento de la atención a la salud es el mismo”, argumenta. 

La denuncia de abusos sexuales contra internas por parte de agentes de la Policía Nacional fue el detonante para cerrar en 2012 el CIE de Málaga

En las denuncias realizadas ante las Fiscalías y el CGPJ, las agresiones más visibles, las físicas, han sido registradas exclusivamente contra hombres, pero esto no significa que las mujeres encerradas queden al margen de la violencia. Contra ellas se utiliza violencia verbal y psicológica, indica Bosch. Además, según María Paramés, coautora del informe sobre el CIE de Madrid, en el caso de las mujeres a los insultos racistas se le añade un trato vejatorio centrado en su sexualidad. Pese a que en la investigación no consiguieron relatos de violencias físicas, Paramés considera que es “bastante factible” que estas se produzcan “en un espacio de privación de libertad, mediado por un número mayoritario de hombres con poder”.

La denuncia de abusos sexuales contra internas por parte de agentes de la Policía Nacional fue el detonante para cerrar en 2012 el CIE de Málaga. Este centro acumulaba además denuncias por irregularidades policiales y por sus deplorables condiciones. Andalucía Acoge, una de las acusaciones en el juicio celebrado, planteó a raíz de este caso que “la mera solicitud sexual” a una persona interna en un CIE por parte de un funcionario policial se incorporase al Código Penal y se equiparase a la sanción prevista si se comete en centros penitenciarios. Hasta el momento su petición no se ha tenido en cuenta. En 2015, la Audiencia de Málaga absolvió a los policías.

“Hay una situación de vulnerabilidad entre las mujeres encerradas porque de un abuso de poder a un abuso sexual no va tanto”, afirma Josetxo Ordóñez, abogado de Migra Studium, una de las organizaciones que visita a personas internas en el CIE de Barcelona, donde se prevé que pronto también vuelva a internarse a mujeres.

Camino de violencias 

“La apertura de este módulo ya pesa como una amenaza”, lamenta Victoria Columba, activista de Regularización Ya. “Las susceptibles de ser encerradas son mujeres vulnerabilizadas por la ley de extranjería, la mayoría hace años que viven condenadas a trabajar en la economía sumergida; condenadas al trabajo precario”, detalla.

En el CIE de Madrid predominan las mujeres empleadas en el trabajo del hogar y los cuidados y en el trabajo sexual. Hay casos en los que han sufrido irregularidad sobrevenida –han perdido el permiso de residencia– y otros en los que no han podido regularizar su situación por las condiciones laborales que tienen que soportar o el tipo de trabajo a los que pueden optar, explica Paramés“Habitualmente tienen a personas dependiendo de ellas, ya sea a través de cuidados en casa o a través del envío de remesas, por lo que el encierro trunca la posibilidad de sustentar, aquí y allá”, explica Paramés. 

Durante el periodo de 2020 en el que los CIE estuvieron activos, 2.224 personas fueron encerradas y solo 16 fueron mujeres

Según datos oficiales recogidos por el Servicio Jesuita a Migrantes, las mujeres son una minoría entre las personas detenidas en CIEs. Durante el periodo de 2020 en el que los CIE estuvieron activos, 2.224 personas fueron encerradas y solo 16 fueron mujeres. Durante el 2019, fueron encerrados 6.302 hombres y 171 mujeres. Sobre la brecha de género en estos dispositivos, Ordóñez plantea que la irregularidad “de un chico negro que ha llegado en patera o que ha saltado la valla de Ceuta o Melilla no es tolerada, mientras que hay otra irregularidad políticamente más tolerada”, la de quienes a menudo se encargan de cuidar: mujeres procedentes principalmente de América Latina. “Son menos víctimas de las identificaciones por perfil étnico porque existe una tolerancia oficial, que impregna las instituciones del Estado”.

Ahora bien, el riesgo de ser deportadas y el temor que genera está igual de presente en las mujeres y una de sus consecuencias es soportar hasta extremos las violencias machistas, por parte de la pareja o en el marco laboral. Según lo observado por Paramés, a menudo cuando las mujeres son encerradas han sufrido violencias previamente, a menudo “socialmente menos perseguidas”. “Se trata de personas abusadas durante mucho tiempo por el sistema, dentro de lógicas totalmente aceptadas, como son los abusos sobre las trabajadoras del hogar y los cuidados”, explica.

El estudio Mujeres en el CIE, dirigido por la catedrática de derecho penal Margarita Martínez Escamilla, ya identificaba hace casi una década qué otro perfil estaba sobrerepresentado entre las mujeres encerradas: las que ejercen la prostitución. La propensión a verse sometidas a controles policiales es una causa importante detectada por este estudio –publicado en 2013–. “La ley de extranjería se ha ido enganchando con otras leyes, como la ley mordaza, que permite detener a una mujer en calle por ser extranjera y sospechar que está ejerciendo la prostitución, y es suficiente para abrirle expediente de internamiento”, denuncia Paramés. 

Para las que han subsistido durante años en España en condiciones de precariedad; para quienes huyen de violencias en el país de origen; para las que han sufrido agresiones sexuales y de todo tipo en el periplo migratorio, la violencia que implican los CIE se suma a este continuo. Su máxima expresión es el encierro de mujeres que han sido víctimas de trata.

El mencionado estudio publicado en 2013 detectó esta (re)vulneración de derechos humanos. También la ha constatado Rocío Sierra, abogada de Algeciras Acoge, en su trabajo con mujeres encerradas en el CIE de esta localidad gaditana. El módulo de mujeres se cerró finalmente debido a sus deplorables condiciones.

Desprotección internacional 

En 2019, 2.164 personas solicitaron protección internacional desde un CIE. Solo fueron admitidas a trámite 326, es decir, ni dos de cada diez

El macro CIE que está en construcción en Algeciras, con una inversión prevista de más de 20 millones de euros, volverá a encerrar a mujeres. A Sierra le preocupa que vuelva a haber mujeres internas que han sufrido violencias machistas, entre ellas, víctimas de trata, incluso menores. “Solo la policía las puede identificar oficialmente y veíamos que, después de hacerles la entrevista, no las identificaban”, explica la abogada que afirma que su organización también acompañó a mujeres víctimas de otras formas de violencia de género, como la mutilación genital, que las autoridades pasan por alto. “Lo importante para la policía y el Ministerio de Interior es su condición de irregularidad administrativa; es lo que prima por encima de cualquier vulnerabilidad y del derecho a solicitar protección internacional”, denuncia. 

En 2019, 2.164 personas solicitaron protección internacional desde un CIE. Solo fueron admitidas a trámite 326, es decir, ni dos de cada diez solicitudes. “He acompañado a mujeres con persecución por su sexualidad y por violencia machista, y en todos los casos las peticiones de protección internacional fueron desestimadas”, explica Paramés.

Un informe de la Campaña CIE No de Valencia, publicado en 2020, señalaba que habían identificado en el centro de Zarpadores a al menos a doce mujeres posibles víctimas de trata, algunas menores, y en algún caso encerradas en el mismo espacio que las personas que las controlaban. Es un ejemplo extremo de algo habitual: ignorar las realidades de las personas detenidas. Más allá de ser separadas entre hombres y mujeres, no se plantean otras variables para valorar en qué lugar pueden estar más seguras las personas dentro de los módulos. “La clasificación en términos estrictamente binarios implica que se produzcan violencias y se reproducen lógicas como la homofobia o la transfobia, pero no se tiene en cuenta porque el objetivo de estos dispositivos es traumatizar y deportar”, afirma Paramés.

Salud a la deriva 

La organización también expresa preocupación por el habitual suministro de medicamentos dirigidos a calmar el miedo y la ansiedad

Al margen del sistema público, subordinada a una lógica securitaria y ciega a las necesidades específicas de las mujeres, como su salud sexual y reproductiva, la atención sanitaria, externalizada a Clínicas Madrid en todos los CIE del Estado español, es un eje central de preocupación por parte de las organizaciones sociales. Mundo en Movimiento observa que el servicio es insuficiente y denuncia que las consultas se realizan frecuentemente en presencia de policía y sin traducción, algo que dificulta expresar información sensible relacionada con la salud. Además, remarca que la presencia policial “condiciona el libre ejercicio de la profesión sanitaria”. Una de las consecuencias que advierte es la falta de informes “completos y correctos” tras lesiones fruto de presuntos abusos policiales. 

La organización también expresa preocupación por el habitual suministro de medicamentos dirigidos a calmar el miedo y la ansiedad. “Pasa sobre todo de noche y si va a haber vuelo [de deportación] o si han pegado a alguien. El policía nos da dos pastillas. Llevan mi número, pero no pone qué es”, explica Kheiria, retenida en el CIE madrileño. 

A la utilización de medicación psiquiátrica sin suficiente control médico especializado, se le suma la ausencia de atención a la salud mental, en un contexto en el que no es excepcional que el progresivo deterioro psicoemocional de las personas las lleve hasta autolesionarse. “Hay casos en los que mujeres estaban solas en el módulo, pero consideran que no pasa nada, porque ellas no generan conflicto, cuando esto incumple la prevención de autolesión y suicidio”, denuncia Ordóñez.

La insalubridad ha sido motivo también de numerosas quejas ante los juzgados de control. En el caso de las mujeres, es habitual encontrar problemas incluso para mantener la higiene personal durante la menstruación. “Hay turnos en los que los policías custodian los enseres de higiene y casos en los que no tienen acceso a cambio de ropa interior”, afirma Paramés, quien denuncia que la premisa de anteponer la seguridad por delante de todo llega al punto de negarles incluso el uso de sujetadores, algo que en muchas genera fuerte incomodidad al estar expuestas a un cuerpo policial muy masculinizado.

Solo una ONG está autorizada para entrar en los CIE, más allá de los locutorios: Cruz Roja, concesionaria de la atención social. El informe Regularizar lo inhumano apunta que su posición es clave para responder a las necesidades de las internas, pero que esta entidad opta por ser “cómplice de las fallas institucionales”. Cruz Roja no ha respondido a la petición de entrevista para este reportaje. El Ministerio de Interior ha ignorado también las reiteradas peticiones de información.

“El mismo gobierno que cuelga símbolos feministas encierra a mujeres por no tener papeles”, critica Columba, que llama al movimiento feminista a movilizarse también por estas mujeres.

“Sabían que nos habían detenido en un piso y cada vez que se referían a nosotras no era por nuestro nombre. Nos llamaban putas. Contaban al resto que las ONG que venían a ver a las putas ya habían llegado y que solo dejarían subir a la que reconociese que lo era”, cuenta Isabella. Ella es una de las mujeres...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí