1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DESERTORA DE GÉNERO

Familia

Marina Echebarría Sáenz 8/11/2021

<p>Fotograma de La gran familia (Fernando Palacios, 1962).</p>

Fotograma de La gran familia (Fernando Palacios, 1962).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Para cualquier mujer de más de 45 años en este país y para muchas otras, el frente de batalla por la emancipación se ha condensado en unas pocas palabras, entre las que destaca “familia” y su instrumento ejecutor, el Código Civil. Pocas instituciones han expresado como el Código Civil el significado de vivir en una sociedad patriarcal. Como punto de partida, las mujeres de la generación de mi madre carecían de capacidad para hacer negocios o para tener una simple cuenta corriente sin permiso del marido. Su obligación era, por otro lado, la de atender a la familia y si se iban podían ser denunciadas por abandono del hogar. Hogar en el que eran las encargadas de atender a las necesidades del marido (incluido, obviamente, el débito conyugal) y de su prole. Prole que era clasificada diferenciando entre hijos legítimos del matrimonio e hijos extramatrimoniales (vulgarmente bastardos), obviamente con distintos derechos. Matrimonio, que, por supuesto, tampoco era reconocido para las personas del mismo sexo. Nuestra ley sencillamente plasmaba un modelo de familia, dirigido por el varón, titular del mando y del poder económico, al que se le aseguraba su línea de descendencia y el control de las vidas a su cargo. Un control que podía ejercerse en términos violentos.

Lejos, me diréis algunas. Eso fue remitiendo con la igualdad económica y con el reconocimiento de los matrimonios no religiosos, con la igualdad de derechos de los hijos, con el divorcio en 1981, con el matrimonio igualitario en 2004, con el reconocimiento de las maternidades lesbianas no gestantes en 2014, con… Sí, claro que sí, la ley ha cambiado. No en todos los Estados de nuestro entorno, por cierto. Ha cambiado no hace tanto tiempo y no del todo. 

A ilustres feministas abolicionistas de las estructuras de género patriarcal no se les oye cuestionar el modelo de familia nuclear como una estructura intrínsecamente patriarcal y opresiva

Pero lo interesante es considerar en qué medida ha cambiado la familia. En qué medida, diga lo que diga la ley, seguimos en una sociedad que defiende a ultranza un modelo de familia nuclear, basado en el matrimonio heterosexual, en el amor romántico, monógamo, en la suma de propiedades y rentas y con reproducción del modelo patriarcal. 

Quienes hemos optado por vivir al margen del modelo de familia tradicional lo tenemos muy claro. Si no estás casada, pero tienes pareja o hijos, como esta es una sociedad muy democrática, tranquila, que no pasa nada. A menos, claro está, que descubras que tu unión amorosa no tiene los mismos efectos asistenciales ni las mismas prestaciones que un matrimonio. Que tu convivencia no tiene el mismo tratamiento en el IRPF cuando declaras la renta, ni en el derecho a la viudedad, ni en las peticiones de días libres por cuidados o enfermedad por familiares, porque tu pareja, así lleves 20 años de vida en común, no lo es sin un control legal que parte del modelo matrimonial como referencia. Que en el registro te piden que declares el nombre del padre y si no lo haces, sufres presión. Que, al menos desde el año 2005, puedes casarte con alguien de tu mismo sexo, cosa que en media Europa no es posible, pero que tus hijos al ser registrados no van a gozar de la misma presunción de paternidad o maternidad. Que todos los formularios y documentos pensados para tu hijo parten del nombre del padre y de la madre, sin contemplar que pueda haber dos padres o dos madres. No hablemos de pensar que pueda existir más de un padre o madre a efectos de la tutela, asistencia y amor en la familia. 

Ocurre que ese modelo de familia nuclear de papá y mamá unidos para siempre ya dudosamente es la mayoría y con frecuencia creciente nuestro sistema, que defiende a “la familia”, tropieza con familias disueltas, reconstituidas, compuestas por agregación de los restos de familias anteriores, familias con la convivencia rota por la migración, familias en las que hay quienes ejercen derechos, pero no asumen obligaciones y personas que asumen los cuidados y las cargas sin derecho alguno. 

Los modelos de convivencia han cambiado. La ley cambia a pasos cortos y muy por detrás de la sociedad. Y aún deberíamos hablar de las leyes no escritas; de cómo tener una familia alejada de lo tradicional todavía supone crítica y encontrarte con mucha gente que piensa que tus uniones en el afecto, tu convivencia y tus compromisos de vida no pueden ser como los suyos porque no te pusiste vestida como un merengue delante de un señor vestido de negro a formular un rito ante una deidad o ante un funcionario que represente la autoridad. ¡Cómo vas a comparar tu unión de treinta años con la mía que duró cinco, pero que se hizo ante un cura!. ¡No hablemos de la negación y de la criminalización de los modelos de convivencia no binarios o abiertos! Del rechazo moral que sufren quienes no viven un modelo de amor exclusivista, o de las relaciones poliamorosas estables, que al parecer deben ser identificadas con la poligamia esclavista de un harén medieval, aunque resulten ser una unión poliándrica o convivencias basadas en la igualdad y en el respeto y reconocimiento de todos los componentes. Lamentablemente o por fortuna, como usted quiera, el velo del templo hace tiempo que se ha rasgado y vivimos en una sociedad plural y multicultural, con modelos de amor y de convivencia variados, a los que todavía hay resistencia a llamar “familia”, convirtiendo la apelación al modelo de “familia tradicional” en una de las agresiones más comunes contra la libertad y la diversidad de todas las personas. La insistencia de las iglesias integristas en que volvamos al redil familiar se plasma en sucesivos intentos de discriminación de los modelos de convivencia que “no son familia” por parte de las políticas más reaccionarias. Curioso, en un momento en el que se clama por libertad o aboliciones diversas, resulta que el modelo de familia continúa siendo un tabú intocable y un referente fijo a la idea de “lo natural”. A ningún político se le ocurriría hablar de la abolición del modelo familiar actual. Al contrario, se deshacen en alabanzas a la familia como base de la sociedad, aunque luego la dejen abandonada a su suerte. A ilustres feministas abolicionistas de las estructuras de género patriarcal no se les oye cuestionar el modelo de familia nuclear como una estructura intrínsecamente patriarcal y opresiva.

Mientras tanto, continuamos viendo todos los sábados la película alemana de turno sobre el amor romántico, con divorcio o sin él como gran concesión, pero siempre con final feliz en un altar. Y eso que está claro que la primera causa de divorcio, ruptura y dolor emocional es el matrimonio. Mientras, la familia, la de verdad, es la creada por los lazos de amor, cuidado, respeto y convivencia.

Para cualquier mujer de más de 45 años en este país y para muchas otras, el frente de batalla por la emancipación se ha condensado en unas pocas palabras, entre las que destaca “familia” y su instrumento ejecutor, el Código Civil. Pocas instituciones han expresado como el Código Civil el significado de vivir en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Marina Echebarría Sáenz

Es catedrática de Derecho Mercantil.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí