1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DISCRIMINACIÓN

La traición de la FIFA al colectivo LGTBIQ+

El organismo que rige el fútbol mundial guarda silencio tras las palabras del presidente del comité organizador del Mundial de Catar que ha confirmado que no se permitirá durante el evento ninguna muestra de afecto público entre personas del mismo sexo

Ricardo Uribarri 15/12/2021

<p>El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, junto al emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani.</p>

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, junto al emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani.

FIFA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Quizá alguien tuvo la esperanza de que la concesión del Mundial de fútbol de 2022 a Catar sirviera para que el país árabe diera un paso adelante en cuestiones relacionadas con los derechos humanos, como es el respeto a la libertad sexual. Una expectativa que el presidente del comité organizador del campeonato, Nasser Al-Khater, se ha encargado de desvanecer a un año del inicio del evento cuando en una entrevista realizada en la CNN, ha dejado claro que las personas LGTBIQ+ que vayan al evento no podrán realizar ninguna manifestación de afecto en público. Más allá del rechazo que esta postura origina en millones de personas, cabe preguntarse: ¿Y la FIFA, que es la organizadora del torneo, qué tiene que decir sobre esto?

Pues parece que nada. Desde que salieron a la luz estas declaraciones no ha habido ninguna declaración del máximo organismo del fútbol mundial al respecto. Un silencio que hace más daño que algunas palabras y que resulta muy llamativo viendo lo que dicen los propios estatutos de la institución. El artículo 3 reza lo siguiente: “La FIFA tiene el firme compromiso de respetar los derechos humanos reconocidos por la comunidad internacional y se esforzará por garantizar el respeto de estos derechos”. Veamos ahora lo que dice el artículo 4: “Está prohibida la discriminación de cualquier país, individuo o grupo de personas por cuestiones de raza, color de piel, origen étnico, sexo, discapacidad y orientación sexual”. Da la impresión de que, a cambio del dinero catarí, el organismo es capaz de traicionar sus propios estatutos, dejando en la estacada a personas a las que debería proteger. Es triste pensar que Infantino (el presidente de FIFA) y compañía se den por satisfechos con que el país deje entrar a personas del colectivo (el negocio es el negocio) y que entiendan que con eso ya se garantizan sus derechos.

Organizaciones como Amnistía Internacional vienen denunciado desde hace tiempo diversos problemas relacionados con el Mundial de Catar. Su responsable de deporte y derechos humanos es Carlos de las Heras, que explica a CTXT que “estas declaraciones de Al-Khater son un ejemplo más en cuanto a las restricciones y violaciones de derechos humanos que hay en el país catarí. En concreto, estamos ante una situación relacionada con las restricciones a la libertad de expresión. Nadie, en ningún país, debería de sentirse obligado a tener que ocultar sus sentimientos, su orientación sexual o su identidad de género y mucho menos a tener que evitar mostrar su afecto en público”.

Da la impresión de que, a cambio del dinero catarí, el organismo es capaz de traicionar sus propios estatutos

De las Heras pone el foco sobre la responsabilidad que tiene la FIFA en este asunto y su falta de reacción tras las palabras del dirigente catarí. “Como entidad organizadora que es, tiene una serie de obligaciones y responsabilidades y si tan abierta es para cuestiones como el racismo, también debería tener algún tipo de posición en este sentido y hasta ahora no he escuchado a nadie manifestarse sobre ello. Han pasado varios días desde la entrevista y todavía no conocemos la valoración que hace la FIFA sobre esta postura expresada por el presidente del comité organizador del Mundial y si las apoya o las condena”, lamenta. Ante esa falta de respuesta, de las Heras añade que “nos gustaría saber qué es lo que piensa la FIFA al respecto. La realidad es que es tremendamente contradictorio que en sus estatutos tenga esos artículos con sus intenciones sobre la defensa de los derechos humanos, pero guarde silencio sobre esas declaraciones”.

El portavoz del movimiento global hace hincapié sobre el deber que tiene la FIFA de seguir el protocolo de los principios rectores de Naciones Unidas para las empresas, ya que el organismo rector del fútbol no deja de ser una empresa más. “Establecen que, para cumplir con la responsabilidad corporativa, deben tener un proceso de diligencia de vida en materia de derechos humanos, es decir que tienen que identificar, prevenir, mitigar y dar cuenta de cómo sus actividades impactan en los derechos humanos de las personas. La FIFA debe evaluar cómo la organización de la Copa del Mundo incide en los derechos humanos de las personas en Catar. Con lo cual, las declaraciones de Al-Khater van también en contra de estos principios rectores”.

La pregunta es qué pasará si durante la celebración del campeonato dos personas del mismo sexo deciden celebrar un gol de su selección dándose un beso en las gradas de un estadio. ¿Realmente se actuará contra ellas? De las Heras tiene dudas. “No sé si las autoridades cataríes intervendrían en ese momento, pero tendremos que estar atentos. Y la propia FIFA, ¿va a sancionar a las selecciones o a las federaciones por este tipo de conductas entre sus aficionados? Pues es una cuestión sobre la que nos gustaría tener una respuesta”.

El responsable del comité organizador señaló en esa misma entrevista al medio estadounidense que “Catar y los países vecinos somos mucho más recatados y conservadores. Así como nosotros respetamos las diferentes culturas, esperamos que estas culturas respeten la nuestra”. El portavoz de Amnistía explica que “la gente que acuda a Catar a la celebración de la Copa del Mundo debe ser respetuosa con las costumbres y las tradiciones locales, por supuesto, igual que debería ser respetuosa si el Mundial se celebrara en cualquier otro sitio. Pero por encima de eso están cuestiones relativas a la libertad de expresión y a la libertad de la identidad de género. La realidad es que la homosexualidad está penada en el país y las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo fuera del matrimonio se castigan con penas de entre uno a tres años. Con lo cual estamos ante una cuestión que tiene que ver no solo con las muestras de afecto, sino con la legalidad o ilegalidad de la homosexualidad”.

En España varias asociaciones han hecho un llamamiento para que no se vendan los grandes eventos deportivos a países que no respetan los derechos humanos

Grupos internacionales de aficionados al fútbol del colectivo gay, como el Chelsea Pride, denuncian las dificultades que les ocasiona la abundante concesión de eventos deportivos a países con estas características: “Como fanáticos del fútbol LGTBI+ estamos exasperados por la práctica de recompensar a dictaduras con competiciones prestigiosas y luego obligarnos a nosotros, nuestros clubes y selecciones, a viajar con todos los riesgos potenciales involucrados. Esto debe terminar”, expresaban hace unos días a través de sus redes sociales. En España, la Agrupación Deportiva Ibérica LGTB+, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (Felgtbi+) y la Fundación Triángulo, también han hecho un llamamiento para que no se vendan los grandes eventos deportivos a países que no respetan los derechos humanos y reclaman que “FIFA debe retirar la organización del Mundial 2022 a Catar y comprometerse públicamente con la defensa de los derechos humanos de las personas LGTBI+ en el ámbito del fútbol”. 

En este sentido, el responsable de Amnistía afirma que “FIFA, en este caso, o la Federación Española con la Supercopa en Arabia Saudí, deben ser respetuosas con los derechos humanos y a la hora de negociar la celebración de eventos deportivos en estos países tendrían que incluir cláusulas que tengan que ver con el respeto a esos derechos”.

Detrás del interés de los países árabes por acoger estos eventos está “la estrategia para depender menos, por ejemplo, del petróleo, y diversificar sus inversiones”, explica de las Heras. “¿Qué es lo que hacen? Apostar por grandes citas culturales y deportivas para ofrecer al exterior una imagen de modernidad, reformismo e incluso democrática cuando la realidad en el interior tiene muy poquito que ver. Impedir que dos personas puedan mostrarse afecto en público no nos parece la mejor manera de hacer promoción de un país”, añade.

Hay quien pone el foco en los países que compiten en el Mundial, que también parecen por la labor de mirar hacia otro lado

En los últimos meses hemos visto a jugadores de selecciones protestar antes de los partidos por las condiciones laborales que sufren muchos de los migrantes que trabajan en las obras relacionadas con el Mundial. Ante esta otra situación que también afecta a los derechos humanos, Amnistía Internacional reclama a selecciones y futbolistas “que se posicionen con algunos gestos, aunque sean simbólicos, como han hecho pilotos como Vettel y Hamilton en las carreras de Fórmula Uno celebradas en los países árabes, llevando zapatillas o cascos con la bandera arco iris. Nos gustaría que antes del Mundial, el mundo del fútbol mostrara su apoyo público en solidaridad con el colectivo LGTBIQ+. Está muy bien apoyar en redes a personas que se visibilizan, como pasó con el australiano Josh Cavallo, pero las palabras se las termina llevando el viento”.

Más allá de las selecciones y los jugadores, hay quien pone el foco en los países que compiten en el Mundial, que también parecen por la labor de mirar hacia otro lado ante esta situación. “Es cierto que tampoco hemos escuchado ninguna declaración de las autoridades al respecto y sería importante tener ese apoyo de los gobernantes de los países”. El no querer enemistarse con un país poderoso económicamente y con el que muchas naciones occidentales tienen relaciones comerciales está seguramente detrás de ese silencio. Algo que se puede aplicar a las grandes compañías que patrocinan estos eventos. “Que se sitúen las cuestiones económicas por encima de los derechos humanos es triste y no nos gusta, pero es así”, reconoce el portavoz de Amnistía.

Al Khater también negó en sus declaraciones que el número de trabajadores fallecidos en las obras relacionadas con infraestructuras del Mundial en los últimos años fuera de 6.500, como señaló el diario británico The Guardian citando datos de las embajadas de los países a los que pertenecían estas personas, rebajando esa cifra a tan sólo tres por causas directas achacables a las obras del Mundial. “Llama la atención que diga eso –señala De las Heras– porque el propio comité organizador, que él preside, habla de al menos 33 muertes, que han sido documentadas en informes anuales suyos. Algunas de ellas las califican de muertes por causas naturales, como puede ser un fallo cardiaco o un fallo respiratorio, pero no especifican qué es lo que lo ha causado y ahí entran en juego ya las largas jornadas de trabajo, las temperaturas, etc. Y aún así esos informes habría que ponerlos en cuarentena porque son encargados por ellos mismos, no son totalmente independientes”.

“El fútbol es de todos”. Con esta frase empieza el presidente de la FIFA, Gianni Infantino el prefacio de la “Guía de buenas prácticas” del organismo. Una declaración de intenciones muy loable pero que, si no se aplica en la práctica, se queda en papel mojado. Debería tenerlo en cuenta para el futuro.

Quizá alguien tuvo la esperanza de que la concesión del Mundial de fútbol de 2022 a Catar sirviera para que el país árabe diera un paso adelante en cuestiones relacionadas con los derechos humanos, como es el respeto a la libertad sexual. Una expectativa que el presidente del comité organizador del...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí