1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

COMO LOS GRIEGOS. SPECIAL EDITION

Huevos fritos con caviar

Descubran que la vida solo pasa una vez, y que debemos asaltar el palacio en el que guardan el caviar

Guillem Martínez 24/12/2021

<p>Un huevo frito con morcilla y caviar del Lidl.</p>

Un huevo frito con morcilla y caviar del Lidl.

G.M.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

-UNA COSA SIEMPRE LLEVA A LA OTRA. Este verano estaba comiendo albóndigas pieds-noirs como un poseso, en casa del artista plástico empordanès Cyril Torres. Su madre, nacida en Argelia en modo Camus, es una ex-pied-noir. Las albóndigas pieds-noirs son, a su vez, albóndigas adhoc, pero más grandes. Carecen de salsa alguna. Se comen frías, con la mano, como lo hacía Eva, esa fresca. Comerlas es, así, como comer una manzana, al punto que uno, cuando se aplica, espera llegar a la semilla de la albóndiga, que nunca llega. De ahí su nombre: albóndiga, o manzana-pied-noir-sin-hueso, en hitita. Lo siguiente sorprendente de aquella velada fue que Cyril me trajo un cenicero –un cacharro diminuto de cristal; una miniatura inservible para un fumador que se ha ganado ese título a pulso–, y me miró esperando una reacción por mi parte. Como no emití ninguna, Cyril me explicó el cenicero. Se trataba de un ex-tarrito de caviar, desprovisto de su tapa y de su contenido, que para la campaña navideña vende cada año la, supongo, prestigiosa marca Lidl. Por 9,99€ –lo repetiré: 9,99€; lo diré otra vez: caviar a 9,99 los 15 gramos–. En ese momento puse a Dios por testigo –concretamente, a Kali, una diosa con cierta agresividad, de la que tanto hablaba Kipling siempre que podía–, de que en diciembre atracaría un Lidl y me llevaría todas sus existencias de caviar. Cosa que he hecho, con una media Mimí en la cabeza, esta mañana. Pero cuando llegué al Lidl, ya había pasado Cyril, en modo OAS/sin piedad alguna, de manera que solo he pillado el caviar justito para esta sección. Hola. Esto es ‘Como los griegos’, una sección que cocina con las manos para hablar de la vida, esa cosa que sucede en la cabeza y en las manos. En el caso de hoy la vida nos depara esturiones, sus huevos, los huevos de las gallinas, un plato histórico con huevos de gallina y de esturión, que alude a un colectivo humano, en el que brilló y fue catalizador un humano llamado Manuel Vázquez Montalbán. Y de cómo todo eso junto provocó la única revolución con consecuencias palpables que ha ocurrido por aquí abajo en los últimos 50 años. Si lo hago bien, al final del artículo vivirán en su piel el vértigo de la Revolución, que no es otra cosa que su sello: saber que, en la medida de lo posible, se ha triunfado sobre el mal y los malos. Pero vayamos por partes, que toda esta historia empieza, como ya habrán adivinado, mal-muy-mal y en los Andes.

-ANDES POR DONDE ANDES, NO ANDES POR EL CONDE DE LOS ANDES. En 1824, Fernando VII, un adelantado a su tiempo –su tiempo era una peli de Peckimpah–, nombra Conde de los Andes al último virrey del Perú, en agradecimiento a la labor realizada –visto lo visto, la República del Perú–. Llegado a este punto, omito la edición II, III, IV del Conde de los Andes y me centro en el V, o nos darán las uvas. El Conde de los etc. V es otro gran ideólogo y renovador de su tiempo. Nacido en 1909 fue, progresivamente, bebé, niño, adolescente, adulto, abogado, economista, politólogo, fundador de FE, combatiente, excombatiente, Gobernador Civil, Procurador en Cortes, miembro del Consejo Nacional del Movimiento, miembro de chorrocientas reales académicas, miembro del Consejo Real de Don Juan, Premio Nacional de literatura, y firme defensor del proyecto de Reforma Política de Suárez. Llega a vivir cinco minutos más y hubiera sido bajista de los Burning. Pero a ese pack simbólico, que no tiene desperdicio, se agrega otro, más profundo y determinante, incluso. Con el pseudónimo de Savarín, fue el crítico gastronómico del ABC hasta su fin, en 1978. Desde ahí asentó el gusto durante ese periodo geológico llamado Franquismo, en el que España, en efecto, se fosilizó, de manera que se le quedó en la cara esa expresión perpleja de dinosaurio petrificado. Parece que ríe. Pero está muerto.

Con el pseudónimo de Savarín, el Conde de los Andes asentó el gusto durante ese periodo geológico llamado Franquismo, en el que España, en efecto, se fosilizó

-EL FRANQUISMO COMO SABOR Y OLOR. Savarín fue el formulador de un gusto sin evolución posible, pues ya estaba concluido. Ese gusto era el siglo XIX. La cocina romántica, burguesa, contundente, no-mercy, formulada en su exceso y exclusividad a través de la alta cocina francesa de, otra vez, el XIX. El Franquismo, si uno lo mira fríamente, es eso. Retroceder al XIX. Pelarse el XIX y darle otro sentido, de manera que fuera posible otro XX, improbable en otro punto del planeta. Abortar una evolución natural. Retroceder, por medios salvajes –el fascismo, una guerra, el asesinato, el aceite de ricino, la ejecución, el trabajo forzoso, la confiscación, el exilio, el racionamiento, el pluriempleo, el registro a media noche, la delación, el interrogatorio, el despido, la lista negra, la subnormalización, el medio-polvo, los calcetines a cuadros y el olor a anís–, hacia un ideal del nacionalismo del pasado. La Restauración, un programa nacionalista que nace en el XIX para detener el XIX. El republicanismo, el federalismo, a la AIT y, ya puestos, a todo aquello que se alejaba de una hipotética identidad católica española –una teta, por ejemplo–. Es violento hacer retroceder un país a otro siglo. Es una violencia ya íntima. Y prolongada. Que llega, por narices, a la cocina. La cocina del Franquismo realiza esa proeza a través de un XIX más XIX que el XIX. Es un corpus culinario grasiento, pesado. Y al que no estabas invitado. Un banquete cuyo sentido era negar el acceso a los invitados. Era la alimentación y la gastronomía como privilegio. La crueldad.

-EL PLACER COMO OPOSICIÓN. Pero los chicos y chicas pop de los 70 tenían otro mundo en sus corazones. Era un mundo vinculado, generacionalmente, a Europa. Y, desde los 60, en Francia se empezaba a formular la Nouvelle Cuisine, de la mano de tipos listos como Henri Gault. Esto es, un giro absoluto en la alta cocina. Se trata de la ligereza, de enviar a tomar por XXXX a la harina, de optar por salsas más humanas y livianas. Es una apuesta por el sabor primigenio y su mezcla calculada y meditada. Es la sencillez y el ingenio. También se opta por otra presentación de los platos. Muy visual. Bonita. Bella. Comer vuelve a ser una fiesta. Y no un funeral, o una ceremonia de Estado, esa cosa que requiere pobres mirando con la nariz pegada al cristal. El restaurante deja de ser ese sitio cursi y clasista. Pasa a ser un punto igualitario, democrático. El servicio no te chulea, y le importa una higa como vayas vestido. Manda el chef –un currante que se ensucia–. El maître y el camarero son unos mandados, neutros y, en el mejor de los casos, simpáticos y apasionados. Esa aventura se cuela, por aquí abajo, en la cocina vasca, a través de sus chefs. Y, de otra manera –colectiva, muy ideologizada, de forma incluso gramsciana y con criterio liberador–, sucede en la cocina catalana. Es en esa cocina donde sucede la Gran Aventura. A través de la cocina catalana –un colectivo de emisores y receptores, ambos sedientos de experiencias antiguas y nuevas, y que crean una comunidad de gusto– se realiza la Gran Revolución –el placer es la mayor oposición, que decía Epicuro– y, visto lo visto, la más constante en las izquierdas locales. Es su legado. Puedes disfrutar de ese mundo igualitario y sexy, que pudo haber sido, en un restaurante de alta cocina planetario que haya sido salpicado por el fenómeno –es improbable no haberlo sido–, y, de forma aún más extensa, en cualquier restaurante humilde y honesto, en el que suceden hoy cosas improbables en los 60. En los que transcurre, sin que nos demos cuenta, la Aventura.

Vázquez Montalbán inicia su cruzada, grupal y personal, sensual y gastronómica, entre los 60 y 70

-L’AVENTURE C’EST L’AVENTURE. A esto todo que sucede se le podría denominar la Cocina de la Experiencia, que queda muy BCN. Y explica lo que pasó. En BCN, de hecho existía una cultura culinaria previa, opuesta al condeandeanismo. Por ejemplo, a través de la revista Destino, y de Luján, Cunqueiro y Pla. Que –Pla, siendo eso, come aparte– aportaban periferia cosmopolita, vivida, exótica, extinguida en la Restauración Franquista. Era otro acceso a la cocina más open your mind. Y efectiva: la generación de los niños de la guerra conoció, por ejemplo, el albariño en el Destino de los 50. Y tuvo acceso a él y lo probó en los 70 –sí, la Restauración Franquista fue certera–. Manuel Vázquez Montalban –MVM–, no obstante, va más lejos que todo eso. Inicia su cruzada, grupal y personal, sensual y gastronómica, entre los 60 y 70. Pero no escribe ningún libro al respecto hasta el 77 y su determinante L’art de la cuina catalana. Es el libro, en cierta medida, responsable de la revolución en el gusto y en la restauración catalana. Crea una expectativa sostenida, y abierta a posteriores evoluciones. Por lo mismo, es el km0 de la revolución gastronómica del siglo XX-XXI, ese cambio colectivo que se abre a lo nuevo y, con él, a la siguiente alta cocina. La molecular o postmoderna –no me gusta ese nombre, que todos, tras la muerte de la Modernidad, somos postmo; un bocata de jabugo, hoy, es tan postmo como tú–. En todo caso, por lo tardío del libro, la cosa tuvo que empezar antes. Por lo que hablo con Pau Arenós, compi de mi generación, el gran discípulo gastronómico de MVM, y un señor que escribe muy bien –no se pierdan su último libro del ramo: Nadar con atunes, Debate, 2021–, que va y me plantea lo siguiente. “MVM formó un gusto vertebrado en dos pilares. Uno es la Cocina Añorada. Es decir, la cocina de la madre y de la abuela, comida en casa y en ciertos restaurantes humildes y honestos. El otro pilar son los restaurantes aspiracionales. Aquellos a los que quería ir y, con el tiempo, fue”. Para aquella generación pop, la primera nacida en cultura de masas, la experiencia –esto es, la maravilla, que puede habitar cualquier serie cultural– era importante. Pero también la alta cultura. Y, por lo mismo, la alta cocina, de la que se extraía una experiencia similar, en su turbación, a la del chiringuito. Esto es trascendente. Es un trayecto diferente al del Conde de los Andes. Es la vertebración del gusto a través de la experiencia, del yo, no de las reglas y el estatus. Es el éxtasis en la cabaña y en el palacio. Un palacio que, en aquella época, recupera la cabaña. Es la obscenidad, la transgresión. La libertad. La Aventura. Y sí, cuando vas al palacio sale por una pasta. Algo que un día MVM me formuló así: “Puedes, debes tener un póster de la Venus de Botticelli en casa. Pero una vez en la vida debes ir a verla, a Florencia”. Todos, en fin, tenemos derecho al caviar, como tenemos derecho a Botticelli. De hecho, es más nuestro, que sabemos su maravilla, que de ellos, que solo saben y valoran su precio.

-EL CAVIAR. Precisamente, el caviar fue determinante en la apuesta palacio de MVM. Según me dijo Pau, hace años, hay un momento de cambio, de apuesta, de nueva etapa en MVM, que consiste en cruzar la frontera –la literal y la otra–, e ir a un restaurante de alta cocina francesa a tomarse unos huevos con caviar, esa unión de dos portentos. El creado por la gallina/la cabaña, y el creado por el esturión/el palacio. Hablando recientemente de ello, tanto Pau como yo ignorábamos qué plato era ese. Por lo que hemos reconstruido –él, vamos, que es el que sabe–, puede ser un plato de Michel Robert-Guérard, aka Guérard, que creó, al menos, un par de propuestas en esa línea –helado de huevo con caviar, y huevos en cáscara con caviar–, que podrían ser el sentido de aquel viaje iniciático. Ese plato, sea cual fuere, fue reformulado –así lo dice MVM en su Contra los Gourmets, un libro fundamental, del que les hablaré otro día– por Antonio Ferrer, y bajo el nombre artístico de ‘huevo frito con caviar’. Básicamente, y ni más ni menos, es un huevo frito, con cacho mono, no excesivo, de morcilla de Aragón, y caviar, como para una boda, en la yema. Este es el plato que les pasaré hoy para, apoyados en esta revolución cultural por Lidl, cruzar la frontera que conecta lo popular y el pop con la alta cocina, por el mismo punto que la cruzó MVM. No se lo pierdan. Aventúrense con la Aventura.

-LA RECETA. Vayan a Lidl. Échenle spray de pimienta a Cyril y háganse con el caviar que puedan. Verán que es caviar. Esto es, huevos de un pez del género Acipenser. Si bien no es beluga, sevruga u osetra. Ni es del Caspio. Es de la costa americana del Pacífico. USA, por cierto, fue un gran consumidor de caviar en el XIX y principios del XX. El caviar era entonces y allí un matahambre barato para muertos de hambre. Lo contrario que en Rusia, donde fue un secreto aristocrático, desvelado por la revolución soviética. En la URSS –conocí ex-niños de la guerra que me lo atestiguaron–, el caviar se utilizaba como a) caviar, pero también como b) colacao –se mezclaba con la leche, que quedaba negra, en el desayuno de los niños–. Gracias a la firma Petrossian, que hizo el primer contrato comercial del Oeste con la Rusia revolucionaria, el caviar ruso llegó a Europa como producto de lujo. Fue un ni fu ni fa hasta que Charles Ritz, el hijo del fundador de la cosa Ritz, lo metió en su carta, momento en el que lo descubrieron los condesdelosandes planetarios. En los 90, cuando cae el muro, por cierto, el caviar iba regalado. Me recuerdo a mí mismo, en una habitación de un Intercontinental, comiendo caviar a cuchara, que me vendía un chico listo en bolsas de plástico, como se vende la chicha peruana. Bueno, al turrón. Nota de cata del caviar Lidl: resulta fofo, su explosión de sabor no es comparable al caviar del Caspio. Ni, mucho menos, al iraní, que es lo más. Pero da el pego. Y, más, por ese precio. Háganse con una morcilla aragonesa. Si no pueden, con una de cebolla. Doren una rodajita escasa. Reserven en plato. Hagan un huevo frito. Pónganlo sobre la morcilla. Espolvoreen el huevo con caviar. Descubran que la vida solo pasa una vez, y que debemos asaltar el palacio en el que guardan el caviar.

-LA IZQUIERDA CAVIAR. Y paladeen el concepto ‘izquierda caviar’. Es como llaman las nuevas derechas española o catalana a las izquierdas que no entienden un Estado nacional con los ingredientes de la Restauración. Y tienen toda la razón. No nos contentamos con grasa y fécula. Precisamos el caviar. Y la energía. Y la Sanidad. Y la Educación. Derechos que pretenden volver a ser caviar, bajo la tutela de otros condes de los Andes. Cuando prueben el huevo con caviar sabrán, recordarán, que todo es nuestro. Y que estamos siendo sumamente amables y poco conflictivos con cosas como esas, que explotan en nuestra boca y alma.

-UNA COSA SIEMPRE LLEVA A LA OTRA. Este verano estaba comiendo albóndigas pieds-noirs como un poseso, en casa del artista plástico empordanès Cyril Torres. Su madre, nacida en Argelia en modo Camus, es una ex-pied-noir. Las albóndigas pieds-noirs son, a su vez,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí