1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REDES SOCIALES

Ctrl + Zeta:

Los ‘centennials’ han adaptado sus discursos a plataformas como TikTok o Twitch para cubrir sus necesidades informativas y reinventar la manera de contar sus historias

Luis Mejía García 16/12/2021

<p>El canal de Twitch de Ac2ality, donde vari@s jóvenes explican la actualidad.</p>

El canal de Twitch de Ac2ality, donde vari@s jóvenes explican la actualidad.

ac2alitwitch

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La generación Z ha reformulado completamente la comunicación y la manera de hacer información en redes sociales. Han nacido en un contexto puramente digital y están acostumbrados a manejarse en los formatos y los lenguajes específicos de las plataformas, pero en los últimos años han ido un poco más allá.

Con los dúos en TikTok o las retransmisiones en directo por Twitch, los centennials (1997-) han adaptado sus mensajes a las posibilidades narrativas de las nuevas aplicaciones y han encontrado sus propios espacios para comunicarse. Muchos de estos jóvenes han creado sus proyectos para hacer información política o generar referencias comunes a través de los movimientos sociales que les están marcando como generación. Ya manejan la comunicación de hoy, y lo están haciendo sin el permiso de los grandes medios tradicionales.

Twitch: el poder de la comunidad

Estos nuevos espacios han permitido crear comunidades enteras de espectadores. A finales del año pasado, un grupo de más de cien jóvenes planificó una amplia cobertura de las elecciones en Estados Unidos. La llamaron #Destino3N. Se organizaron por grupos y se prepararon durante meses para dar contexto en redes y el día de las elecciones contaron los comicios en directo a través de Twitch. Blanca García estuvo allí: “Para mí fue algo muy nuevo. Esa noche aprendimos que Twitch era un medio bidireccional que nos aportaba tanto como nosotros podíamos aportar a los que nos veían. Lo que hicimos fue ofrecer un servicio para resolver dudas, más que aportar una información unidireccional. Por eso no tiene nada que ver con la tele”.

Daniel Guisado también ha encontrado en la plataforma un filón. Él analiza la actualidad política con expertos en sus directos de Twitch. Se le ocurrió la idea durante la pandemia porque vio “un espacio para hacer algo más que gameplays y vídeos de reacciones”. Quiso explorar una vía alternativa al griterío y la crispación de las tertulias televisivas para buscar un escenario más tranquilo: “Yo no quiero invitar a dos personas que sé de antemano que se llevan mal o van a discutir porque no me gusta y me sentiría incómodo. Prefiero que la gente esté tranquila y aprenda algo”.

TikTok: activismo en menos de un minuto

TikTok ha sido otro de los grandes revulsivos para los zetas. La plataforma ha conseguido abrir nuevos espacios de diálogo entre los creadores de contenido y sus seguidores. Samia Jahjah estudia comunicación audiovisual y utiliza sus vídeos para desactivar estereotipos racistas: “Se puede llegar a construir una pequeña comunidad. Ver a seguidores en los comentarios que llevan desde el principio te da una sensación de cercanía enorme”.

 Los jóvenes están desertando de los grandes medios, que son una derivada más de ese sistema que no les tiene en cuenta

Esto también ha redefinido su manera de hacer activismo: “La generación que viene es de ideas muy fuertes y diferentes a las que se han venido transmitiendo durante todos estos años. Tenemos un poder de acción y de cambio bastante importante”. Samia hace política desde la visibilidad y la ironía: “La idea es enseñarte quién soy yo para que veas cómo soy. No hace falta que yo te diga que no soy esto o lo otro; mira mis vídeos. Yo siempre he estado muy a favor del humor porque ayuda a transmitir el mensaje muchísimo mejor que cualquier vídeo serio”.

TikTok también ha transformado la manera de contar historias personales. Chloe García va narrando su transición de género con este tipo de herramientas. Ella suele responder a las dudas que recibe a través de los comentarios o de la sección de preguntas para explicar cómo está siendo el proceso y resolver las inquietudes que le plantea la gente. Daniela Requena también cuenta su experiencia en ámbitos muy cotidianos para una persona que está viviendo lo mismo que ella.

Coral Hernández, socióloga y doctora en Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, explica que esos nuevos ídolos han sido un refugio para ellos: “Si ya antes los jóvenes se cobijaban cada vez más en su grupo de pares, este año y medio ha sido la hecatombe. Eso ha favorecido la aparición de esos referentes dentro de los grupos de jóvenes, simplemente por tener un discurso diferente al de las instituciones”.

“Sospechosos habituales”: por qué los jóvenes ya no se sienten parte del sistema

Como generación, los zetas ya han vivido dos grandes crisis: la de 2008 y la del coronavirus. La derivada de la pandemia ha redibujado su panorama social, político y económico y les ha condenado a un futuro incierto. Les ha dejado un mercado laboral inaccesible o en unas condiciones ruinosas: en España, el paro juvenil roza el 40% (la tasa más alta de la Unión Europea, según Eurostat) y los que tienen la suerte de trabajar lo hacen cobrando un 50% menos de lo que cobraba la gente con su misma edad en 1980 (El Mundo).

Esa falta de oportunidades y de certezas también está condicionando su salud mental. En una encuesta reciente, el Pew Research Center estimó que la “ansiedad y la depresión” ya preocupan al 70% de los adolescentes en Estados Unidos. Creen que es el principal problema de la gente de su edad. De hecho, la OMS ya ha dicho que será la primera causa de discapacidad entre jóvenes y adultos en 2030. Hoy, el suicidio es “la segunda causa de muerte” en los jóvenes de 15 a 29 años, según el organismo.

En España, los jóvenes de 18 a 34 años son los que más “han frecuentado los servicios de salud mental, han tenido más ataques de ansiedad y síntomas de tristeza” y los que “más han modificado su vida habitual” durante la pandemia, según la Confederación de Salud Mental de España. De hecho, UNICEF advierte en su último informe sobre la covid y la salud mental de los jóvenes de la necesidad de invertir más en psiquiatras, psicólogos clínicos y recursos para un problema que afecta al 18% de la población en nuestro país. El Ministerio de Sanidad calcula que el 12,6% de los jóvenes de 15 a 24 años está en riesgo de desarrollar una mala salud mental.

En ese contexto tan hostil, muchos jóvenes sienten que el sistema les está fallando: se han convertido en “sospechosos habituales”, esas personas excluidas de la vida activa porque ya no están dentro del aparato productivo, como analiza Coral Hernández. De ahí que busquen referencias comunes en otros jóvenes: “Hoy apenas tienen voz política y social. Eso hace que el grupo de pares se vuelva muchísimo más importante. Ahí se refugian. Cuando lo de fuera falla, solo pueden recurrir a lo de dentro”.

El “consumo rápido” de la información

En esa búsqueda de una voz propia y un espacio común han encontrado las redes sociales. Los jóvenes están desertando de los grandes medios, que son una derivada más de ese sistema que no les tiene en cuenta. Para Bárbara Yuste, periodista y profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, esta brecha es una cuestión de enfoque: “La imagen que se tiende a mostrar es excesivamente lúdica y descomprometida, en la que se prima el placer como criterio moral y donde se muestra a los jóvenes como culpables de una situación de inestabilidad".

No les interesa cómo se les está contando la información y han buscado otros formatos más adaptados a ellos: “No quieren convencionalismos. Lo que quieren es seguir con su rutina y que sea la información la que vaya a ellos, no al revés”, según Yuste. Se han acostumbrado al modelo “fast food de la información”, ese “consumo rápido” que no les haga perder el tiempo.

El último informe del Reuters Institute que analiza el comportamiento de la audiencia joven en el consumo de noticias profundiza en esa idea: “Siguen necesitando que la información conecte su propio mundo al mundo exterior (…) pero ya no creen que los medios tradicionales sean la mejor forma de hacerlo”. Los zetas esperan tener una experiencia “tan fácil y accesible como lo es usar Facebook o Netflix”.

A ese entorno se han adaptado muy bien propuestas como la de Ac2ality, un proyecto de varias jóvenes periodistas que traducen los periódicos para los zetas y explican temas complejos en menos de un minuto. Tienen mucho tirón en TikTok con sus “cinco cosas de hoy”, aunque el problema de la plataforma es que te obliga a condensar el mensaje en muy poco tiempo. Para explayarse un poco más, tienen su cuenta en YouTube y su canal de Twitch.

El periodista Emilio Doménech también se ha hecho TikTok para resumir las informaciones del día. Su Wikly funciona como un boletín semanal de información internacional para que los centennials la puedan digerir mejor. Incluye tres o cuatro temas distintos con una explicación sencilla y fácil de entender y una estética muy adaptada a la plataforma.

Qué está fallando: negatividad y falta de personalidad en los contenidos

En ese camino, los medios tradicionales han fallado, sobre todo por las coberturas “repetitivas” de temas que no aportan nada nuevo, como refleja el informe de Reuters. Pero ese desapego también tiene que ver con la politización, el lenguaje y la escasa adaptación a las plataformas. Los jóvenes han huido del tono “serio, institucional, seco y técnico”. El estudio de 2020 del Reynolds Journalism Institute también va por esa línea, e introduce un matiz importante: el bienestar mental. Los jóvenes están abrumados por esa cantidad de “negatividad” en las noticias y han ido buscando refugio en las redes sociales “como una forma de liberar el estrés de la vida real”.

Los zetas han profundizado en la idea de ir creando una comunidad de iguales con la que compartir referencias y mensajes comunes

Daniel Guisado hace tiempo que desconectó de los formatos tradicionales: “Yo no pongo nunca la tele; me interesa entre poco y nada porque no me veo representado. No me interesa que la gente se tire los trastos a la cabeza y hable siempre con los mismos clichés. Yo elijo cuándo y cómo ver algo. La televisión sigue anclada en los horarios fijos. Estoy más acostumbrado a las dinámicas de las plataformas como Netflix”.

Blanca García, de #Destino3N, cree que sí hay algún cambio: “Los medios de comunicación están aprendiendo. Están viendo que, si no se dan una vuelta [por las redes], van a quedarse como instrumentos analógicos de otras generaciones. Nos han despreciado muchas veces haciendo ver que esto era una cosa de niños, pero se están dando cuenta de que somos el futuro”.

Una nueva generación política

En paralelo a este auge de las plataformas, los jóvenes se han ido politizando cada vez más. En general, les suele interesar menos la política que a otras generaciones porque “el sistema político les deja fuera al no tratar los temas que les afectan” (Gema García, eldiario.es). Pero desde la crisis de 2008 algo ha cambiado: “La irrupción de la Gran Recesión duplicó la curiosidad por la política de la juventud. Sus niveles de interés alcanzaron el 41% en 2012, que en 2019 se mantuvieron en el 37%”, según el Informe Juventud en España 2020 del INJUVE.

Pero esto ya viene de lejos. Lo explica Javier Lorente, politólogo de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid: “Las protestas de los años 60 ya incorporaban los derechos civiles, no es que los jóvenes hayan descubierto ahora el feminismo y el antirracismo. En aquella época ya se hablaba de políticas de identidad, que también tienen que ver con la discriminación y las desigualdades”. Que ahora los jóvenes hayan intensificado el interés por estos temas tiene que ver más con el perfil de los que se movilizan: “Los que participan en las protestas suelen ser universitarios de clase media-alta que se sienten más movidos por las desigualdades que sufren de primera mano. Si de recursos no andas mal, vas a priorizar este tipo de temas frente a otros”.

Lorente no tiene tan claro que las redes activen su interés por la política; más bien lo reafirman: “Los que producen este tipo de información en redes sociales están más politizados y ya participaban antes. Y la mayoría de los receptores también. Soy bastante escéptico en ese sentido. Si no te interesa la política, no vas a ver un directo en Twitch de política. Lo que sí puede pasar es que muchos chavales accedan a una información que no tenían antes”.

Con todo esto, los zetas han profundizado en la idea de ir creando una comunidad de iguales con la que compartir referencias y mensajes comunes. Han encontrado en estas redes una vía alternativa a la exclusión de los grandes medios y un nicho que se adapta muy bien a las necesidades informativas que han desarrollado como generación.

La generación Z ha reformulado completamente la comunicación y la manera de hacer información en redes sociales. Han nacido en un contexto puramente digital y están acostumbrados a manejarse en los formatos y los lenguajes específicos de las plataformas, pero en los últimos años han ido un poco más allá.

...
Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Luis Mejía García

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí