1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

VIRGINIA HERNÁNDEZ / ALCALDESA

“Debemos poner en valor, no el campo de hace sesenta años, sino la vida rural de ahora”

Pablo Batalla Cueto 11/12/2021

<p>La alcaldesa de San Pelayo (Valladolid), Virginia Hernández (1988).</p>

La alcaldesa de San Pelayo (Valladolid), Virginia Hernández (1988).

Cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Uno de los municipios más pequeños de la provincia de Valladolid (51 habitantes, pero los hay más deshabitados) tiene una alcaldesa joven y de izquierda: Virginia Hernández (Valladolid, 1988), que al frente de la candidatura local de Toma la Palabra se convirtió en regidora de San Pelayo en 2015. Filóloga de formación, Hernández se ha convertido en este tiempo en una referencia nacional del ruralismo progresista y feminista. Conversamos con ella sobre idealizaciones del campo, soluciones para la despoblación y los claroscuros de la insurrección de la España vaciada.

Se habla de que la pandemia ha animado o acelerado cierto regreso al campo que ya se había iniciado en años anteriores. ¿Lo están notando en San Pelayo, en su provincia?

Noto que personas que tenían en el pueblo su segunda residencia, y acudían a ella los fines de semana o en épocas como la Semana Santa o el verano, han ampliado el tiempo que pasan en ella. Fuera de eso, creo que la vuelta al campo es anecdótica. Las personas a las que acabo de hacer referencia suelen ser gente jubilada. Entre la gente de mi edad, es posible que haya aumentado el deseo de ir al campo y la consciencia de que la ciudad no era el espacio idílico que se nos había vendido, que haya decrecido esa ilusión de irse a Madrid o a Barcelona a hacer las américas, pero instalarse en el campo es muy difícil, porque los problemas del campo siguen ahí: problemas de acceso a la vivienda, de malas comunicaciones y telecomunicaciones…

Ha escrito alguna vez que “solo nos salvaremos con la llegada de gente nacida en las ciudades y sin vinculación previa con el medio rural”. Y que eso nos obliga a hacer por “engrasar las relaciones entre los que estaban allí de toda la vida y los nuevos”, no siempre fáciles.

Muchas veces, la gente de los pueblos percibimos que, desde la ciudad, se habla de nosotros con condescendencia. Se dibuja una Arcadia feliz, una escena bucólica, o todo lo contrario, porque no hay término medio: gente basta, inculta, poco refinada.

Los progresos en los pueblos suele abrirlos quien tiene una vinculación familiar con el municipio pero ha tenido vivencias fuera de él 

Usted ha escrito que “se nos menosprecia por garrulos o, por el contrario, la gente nos imagina como si fuésemos seres celestiales en un poema pastoril de Garcilaso de la Vega”.

Eso es. Pero también desde los pueblos se percibe a los de fuera como gente que no sabe adónde viene, que no se adapta… En algunos pueblos, sobre todo cerca de las ciudades, se llegan a generar dos comunidades completamente diferentes: los de toda la vida y los forasteros, recluidos en un chalé, en una urbanización, sin tejer vínculos de comunidad con sus vecinos. Es importante desechar los prejuicios mutuos y escucharse mutuamente. Muchas veces pasa que gente que ha venido de fuera, de la noche a la mañana, pretende imponer sus ideas a una comunidad que quizá, ciertamente, lo que esté haciendo no está bien, pero de quien también se puede aprender; y también sucede que, entre los locales, funcione una endogamia que los haga no tener los oídos suficientemente abiertos a lo que pasa en el resto del mundo. Mi experiencia es que los progresos en los pueblos suele abrirlos quien tiene una vinculación familiar con el municipio pero ha tenido una serie de vivencias fuera de él.

La ciudad, la endiablada ciudad turbocapitalista, tiene mucho que aprender del campo, pero también hay ciertas sensibilidades, vamos a decir, progresistas, que provienen sobre todo de la ciudad y que sería bueno que el campo asimilase. Estoy pensando, por ejemplo, en el trato a los animales. ¿Lo comparte?

Sobre las fricciones que se generan a veces entre gente proveniente de la ciudad y los habitantes tradicionales del campo que comentaba antes, este es un ejemplo clarísimo. Sí: cuando se viene de la ciudad a lo mejor genera espanto ver cómo trata alguien en el pueblo a un animal. Pero esa persona proveniente de la ciudad debería comprender que ese animal ha sido percibido hasta prácticamente el día de hoy como una herramienta de trabajo, no como una mascota. Tenemos que hacer el ejercicio de comprender la realidad del otro y por qué hace lo que hace. 

En mi pueblo, que no está lejos de Tordesillas, hemos vivido con relativa cercanía el asunto del Toro de la Vega. Y yo estoy en contra del Toro de la Vega, pero creo que el movimiento animalista, que llegó a Tordesillas como una masa urbana –porque era fundamentalmente urbana– y un ataque frontal, no hizo el suficiente ejercicio de comprensión de que hacerlo así cerraría filas en el pueblo, ni de que no somos lo que somos con independencia del entorno en el que hemos nacido o nos hemos criado. El otro día me preguntaban con horror por la gran afición de los jóvenes a la caza que parece ser que hay en Tierra de Campos. Yo les respondí que quizá si en Tierra de Campos hubieran puesto una escuela de rock sería menor el porcentaje de chavales a los que les gusta la caza y mayor el de los que tocan la guitarra y la batería. Si solo se puede ir a cazar, lo lógico es que acabe gustando ir a cazar, y que los cazadores se defiendan cuando alguien les diga que la caza es mala. No se les ha ofrecido otra alternativa.

Cuando se va al pueblo buscando salida a un conflicto personal concreto, en cuanto este desaparece, desaparece la necesidad del pueblo y esa persona vuelve a la ciudad

Asistimos a una oleada nostálgica que tiene ya declinaciones políticas y que, entre otras cosas, se despliega, como acaba de comentar, en imágenes arcádicas de la vida rural, y en particular de la vida rural tradicional. ¿Cuáles son sus sensaciones con respecto a este debate?

Yo siempre digo que esta imagen idílica se le pasa a cualquiera en cuanto aparece una moto de cross y te revienta la siesta. O que pregunten a mi abuela cómo se vivía en el campo hace sesenta años. A mí me encanta escuchar las historias de cuando era la fiesta o de cuando había una boda en aquella época; todos aquellos actos comunitarios. Había menos individualismo, es cierto. Pero tampoco había proyectos personales, ni fines de semana, ni días de descanso. El trabajo rural se parecía a la esclavitud: veinticuatro horas al día, siete días a la semana. Y quien resistió en el campo hace sesenta años solió ser, o porque era rico, o porque literalmente sobrevivió. Lo que tenemos que poner hoy en valor no es el campo de hace sesenta años, ni tan siquiera el de hace treinta: es lo que nos aporta la vida rural ahora, en 2021, con respecto a la ciudad.

Relacionado con esto, hay una idea del mundo rural como un espacio de salvación contra el que también advierte. Se acordaba en un artículo reciente de “aquel chico que apareció una tarde en San Pelayo diciendo que había buscado en Google cuál era el pueblo más pequeño de Valladolid porque le había dejado la novia y se quería venir a vivir”.

Es un perfil del que tenemos experiencias sobradas en el pueblo, sí, pero que las asociaciones que se dedican a articular a la gente de la ciudad con los pueblos se suele desechar, porque no es un perfil repoblador. Cuando se va al pueblo buscando salida a un conflicto personal concreto, en cuanto el conflicto desaparece, desaparece la necesidad del pueblo y esa persona vuelve a su vida en la ciudad.

Se debate en estos días sobre el teletrabajo, y se quiere ver en él una posible solución magistral para la despoblación. ¿Lo cree usted así?

El teletrabajo ayuda, pero yo defiendo que el problema número uno es el acceso a la vivienda. Para teletrabajar, antes necesitas una casa en la que establecerte. Y en todo caso, también hay que pensar en la posibilidad de que se instale en el pueblo gente que tiene un trabajo presencial en la ciudad, pero a la que la ciudad le quede a una distancia asequible, como es el caso de San Pelayo con respecto a Valladolid, que está a media hora. Yo misma trabajo en Valladolid. Si la gente está instalándose en urbanizaciones sin servicios en medio de la nada, ¿cuánto más no va a poder querer vivir en núcleos rurales, aunque no tenga posibilidad de teletrabajar? Dile a alguien de Madrid que nos vamos a la ciudad porque es inasumible una distancia de media hora. La cuestión es garantizar el acceso a la vivienda y también a una serie de servicios. Yo puedo desplazarme a Valladolid todos los días porque conduzco y tengo coche, pero ¿qué pasa con el que no lo tiene? ¿Qué pasa con los menores de edad? Una causa habitual de emigración a la ciudad en familias que empiezan apostando fuerte por quedarse en el pueblo es que el chaval tiene quince años y, como no tiene transporte público, depende del vehículo de su padre o su madre para ir de fiesta, a inglés, a natación… Si tuviéramos una red de transporte público eficiente que conectase nuestros pueblos con las cabeceras comarcales, cambiaría mucho la cosa. 

El acceso al empleo remunerado en el mundo rural estaba muy masculinizado

En los últimos meses, asistimos a una eclosión de plataformas en defensa de la España vaciada a cuya coalición algunas encuestas adjudican ya hasta quince escaños. Es algo a lo que, en principio, desde la izquierda, se mira con simpatía, pero hay voces que advierten de que no es oro todo lo que reluce en este tipo de candidaturas y sobre la posibilidad de que por esa gatera se cuelen caciques locales o comarcales o discursos reaccionarios. ¿Qué opina usted?

Es un tema complejo. Yo siempre he sido muy crítica con cómo la izquierda se ha centrado fundamentalmente en el trabajo en las grandes ciudades y, entendiendo que la España rural no es caladero de votos, ha desatendido los pueblos, donde en consecuencia no es casual que haya una sociología de derechas tan grande. Es el resultado lógico de esa falta de trabajo, de pedagogía, de interacción, de intervención de la izquierda con respecto a los pueblos que se monten estas plataformas al estilo de Teruel Existe. 

Ahora bien, en efecto suceden cosas que a mí no me gustan. Uno, sí, es por ahí por donde se cuelan tránsfugas de otros partidos, algo que en el fondo ya vimos con el surgimiento de Ciudadanos o de Podemos; partidos que eclosionaron con fuerza pero no tenían cuadros, ni bases. Otro es este juego del ni de izquierdas, ni de derechas, que a mí no me gusta nada. Si es el neoliberalismo lo que nos ha traído hasta aquí, porque el medio rural es disfuncional para el capitalismo, y lo que estamos pidiendo es una mayor inversión en el medio rural, ¿qué otra cosa puede ser una de estas plataformas sino eminentemente de izquierdas? Hasta donde yo sé, gracias a que la ciudadanía paga impuestos y se redistribuyen los recursos se puede sostener un sistema de bienestar, y es la izquierda quien defiende eso. ¿Cómo se va a defender una bajada de impuestos y, a la vez, la inversión en el medo rural? 

Por otro lado, se han generado debates en algunas de estas asambleas que tampoco me gustan nada. Por ejemplo, decir que no vamos a abordar cuestiones como la despenalización total y absoluta del aborto para no meternos en jaleos. Yo defiendo el medio rural y me enfrento a quien sea por defender los derechos de mis vecinos y mis vecinas, pero no a costa de debates que se tuvieron en los años ochenta, ni de los derechos de las mujeres o las personas LGTBI.  Si alguien piensa que defender el futuro de nuestros pueblos está reñido con defender que las parejas homosexuales puedan adoptar, no es mi tipo, no es mi lucha y o es mi liga. Los derechos humanos están por encima de todo y de todos.

Hace un par de meses se celebraba el Día Internacional de las Mujeres Rurales, pensado para hacer énfasis en los problemas específicos de las habitantes del campo. ¿Cuáles son?

Si tradicionalmente las mujeres en general se dedicaban más a los cuidados, en el medio rural, muchísimo más. Cuidaban de la casa, de sus familias, de la huerta, del ganado, etcétera, y muchas veces sin ser titulares de la explotación agraria. Eso provocaba en general una mayor precariedad, porque no se tenía acceso a prestaciones sociales, a subsidios de desempleo, a pensiones, etcétera. Además, el acceso al empleo remunerado en el mundo rural estaba muy masculinizado. Una de las cosas que se piden es que en los pueblos se dé a las mujeres formación y acceso a profesiones tradicionalmente vinculadas a los hombres. 

Las mujeres que viven en mi pueblo no se dedican a la ganadería o a la agricultura, sino que salen a trabajar fuera

De todos modos, fíjate, con motivo de ese día, surgió un debate muy interesante sobre el concepto de mujer rural. Hay una evocación del mismo, en la línea de la idealización arcádica que comentábamos antes, que viene a seguir pensando en imágenes tipo la espigadora o la pastora. La realidad es que en los pueblos, ahora mismo, vive una variedad enorme de mujeres. En mi pueblo solo hay dos agricultores y ninguno vive en el pueblo: ya sabes que la PAC no pensó sus fondos para el desarrollo rural, sino para el de las ciudades. Las mujeres que viven en mi pueblo no se dedican a la ganadería o a la agricultura, sino que salen a trabajar fuera. En realidad, los derechos de las mujeres rurales que reivindicamos se parecen bastante a los de las mujeres que viven en las ciudades: mejoras laborales, servicios básicos, educación… Entre el ser urbano y el ser rural, en el siglo XXI, hay diferencias, pero no tantas, y la cuestión es más bien de visibilizar; de que, cuando se habla del feminismo, cuando se invoca, no nos olvidemos de evocar el espacio rural.

Uno de los municipios más pequeños de la provincia de Valladolid (51 habitantes, pero los hay más deshabitados) tiene una alcaldesa joven y de izquierda: Virginia Hernández (Valladolid, 1988), que al frente de la candidatura local de Toma la Palabra se convirtió en regidora de San Pelayo en 2015....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Batalla Cueto

Es historiador, corrector de estilo, periodista cultural y ensayista. Autor de 'La virtud en la montaña' (2019) y 'Los nuevos odres del nacionalismo español' (2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí