1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

La tapa del piano

Por encima de todo, y esta es su principal originalidad, la extrema derecha es revolucionaria. Está dispuesta a algo que las izquierdasZzzz no practican desde el 45. Cambios. Radicales

Guillem Martínez 5/02/2022

<p>Asalto de Lorca, ganaderos, ultraderecha </p>

Asalto de Lorca, ganaderos, ultraderecha 

Pedripol

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- Tras formular su teoría de la relatividad, Einstein se dedicó a buscar una ley que explicara todas las fuerzas de la naturaleza. La idea era buena. De hecho, esa ley debe existir en alguna parte. Pero Einstein fracasó al respecto. Aún así, en el trance de explicar lo del otro día en el Congreso, me temo que tocaré por Einstein. Hola, bienvenidos a La Vita Nuova, la sección en la que el periodismo se interesa por la época. Como los modistas. 

2- El 3 de febrero en el Congreso participaron todas las fuerzas de la naturaleza. Una época. De tempestad. Una época no son tanto sus mentalidades como lo contrario a todo ello: las fuerzas desatadas, no formuladas e innegociables de esas mentalidades. El jueves pudimos ver, en modo Sturm und Drang, a bulto, a lo bestia, dos fuerzas de la naturaleza, que confirman a) el pack gubernamental y b) el pack de las fuerzas de la naturaleza a lo bestia. 

3- Fuerzas de la naturaleza a lo bestia. En los puntos 4-7 les enumero un parte meteorológico de lo que han dado de sí esas fuerzas, en el mundo mundial, y en la última semana. Lo que ayudará a dibujar la adaptación localista de esas fuerzas en el día 3 de febrero. Aparten a los niños.

4- Hace una semana se celebró la Cumbre de Madrid. Se trataba de un encuentro de parte de la extrema derecha europea –la otra parte, más inquietante, son las derechas que copan e influencian esas extremas derechas–. El festival vino a cuento de redactar una declaración afeando a Rusia. Días después, Viktor Orban, presente en aquel party, se reunía con Putin y escenificaba un abrazo, con lengua, entre Hungría –UE– y Rusia –Klingon–. El punto 4 viene a decirnos que la nueva extrema derecha, esa fuerza natural, es absolutamente libre. Puede estar en misa y repicando. Como sucede en el colectivo de vendedores de crecepelo, se sustenta en el lenguaje, que no en la realidad. Su lenguaje y su reino no son de este mundo, por lo que pueden inmatricular cualquier ideología, tendencia o palabra.

La nueva extrema derecha es absolutamente libre. Puede estar en misa y repicando. Como sucede en el colectivo de vendedores de crecepelo, se sustenta en el lenguaje, que no en la realidad

5- Ha habido cacao en Canadá, el Estado mundial más próximo al post-nacionalismo, lo que hace de ese cacao algo más yuyu. En Canadá el 80% de la población está vacunada, así como el 90% de los camioneros que cruzan habitualmente la frontera USA. Aún así, se produjo un descomunal convoy de camioneros hacia Ottawa, en protesta contra la vacunación de camioneros. Al que se fueron apuntando otros colectivos, en ocasiones muy blancos y provenientes de los USA. Es confusa la información al respecto. Se sabe que el primer ministro Trudeau desapareció unos días. Pero, al contrario que su madre, no en Studio 54. Estaba en paradero desconocido, debajo de la post-cama, mientras en Ottawa, en nombre de la libertad y los derechos individuales, un número grande y descontrolado de manifestantes antivacunas paseaba, según afirman algunos medios, con esvásticas. Lo que dibuja esta fuerza de la naturaleza mundial también como desreguladora –las vacunas son una metáfora de la regulación–, muy por la libertad/libertá, y muy por banderas y antepasados inquietantes.

6- Lorca, Murcia. Un grupo de manifestantes-bisonte se cuela en el Ayuntamiento, provisto de lenguaje –punto 4–, libertad –punto 5– y tal vez, banderas inquietantes en su frente. Es un asalto violento. Al contrario que en Canadá, la cosa policía y la cosa judicial han sido comprensivas con esos manifestantes. Se les ha otorgado cierta legitimidad. Son pueblo. No como cualquier otro sector social no acariciado por esa extrema derecha. Los manifestantes aportaban a la realidad un componente de la Red. El odio. Y su primo de zumosol, el mamporrerismo. Que algún día tendría que salir de la Red. Y salió. Seguirá saliendo, pues esa violencia no es violencia, sino, lo dicho, pueblo. Es violencia argumentada y razonable. Como tirar una cabra por el campanario, es un hondo sentimiento nacional. 

7- Barcelona. Después de que la JEC –un organismo parajudicial; y subiendo– haya formalizado, vía judicial, la expulsión de un dipu de un parlamento, se han desatado turbulencias en la fuerza. A esta dinámica trumpista, ampliamente normalizada ya en dos parlamentos, se le suma la dinámica trumpista de la presi del Parlament. Sin aportar una desobediencia efectiva –en Cat sólo ha habido una desobediencia desde 2017: la de JxC y de ERC entre ellos–, tiró por lo simbólico, lo confuso y, literalmente, la mentira. Intentó canalizar todo ello hacia un lock-out del Parlament. Esto es, la apropiación bisontista, en nombre del pueblo, de una institución estatal. Que pasa a ser Deep, a tener otro orden y sentido y lógica partidista. 

8- Los puntos 4-7 dibujan una extrema derecha novedosa. No es el fascismo. Vota. Pero es el principal peligro de la democracia actual. Forti va y lo llama Extrema Derecha 2.0. Cree en las instituciones. Cuando son suyas. Cuando no, las trata como ilegítimas, entes sensibles de ser reconquistados y anexionados al territorio nacional ese. Tiene amplia libertad de movimientos, al punto que utiliza estéticas y léxico propios de los glory days de la tradición izquierdista. Posee una idea de ley y de legalidad que supera la ley y la legalidad –constitucionalismo, procecismo–, y que se remite a una idea de pueblo, a su alma. Confunden nación con Estado –el tradicional enemigo de las naciones–, y tienen terror postglobalización a lo que no lo es. El Estado, por otra parte, es una entidad fundamental en la cosmovisión neoliberal. Sin Estado, no pillas. Son, de hecho, neoliberales, y ese es su efectivo asidero político en la política. Y, por encima de todo, y esta es su principal originalidad, es una derecha revolucionaria. Está dispuesta a algo que las izquierdasZzzz no practican desde el 45. Cambios. Radicales. Cambios respecto a lo creado en el 45. Lo que nos lleva, por fin, a la Reforma Laboral –a partir de ahora, RL–.

9- La RL de Rajoy es revolucionaria. Junto con la Ley Mordaza, es el único acceso a la revolución que veremos en la vida. Es una inversión del orden establecido. Con todas las letras. Es tan revolucionaria como socializar la SEAT. Pero al revés. Es una ley tan revolucionaria que una de sus funciones es recordarnos a todos que es posible hacerla, y que se ha hecho. Por eso era necesario revertirla. Es más, esa era la Medida Estrella de esta legislatura. Lo que nos lleva ya a hablar de las fuerzas naturales en el pack gubernamental. Empezaremos por el subpack Tercera Vía/PSOE. Si aún queda algún niño, sean piadosos y denle vodka, como hacía Zelda Fitzgerald con su bebé, para que se quedara ceporro y no viera a los adultos en tesituras poco edificantes. 

10- PSOE ha participado en la RL en dos grandes momentos. Gloriosos. En el primero, durante la negociación, Moncloa metió la patita para evitar una reversión. La cosa quedó como una reforma modesta, en la continuidad de la RL de ZP, y en la lógica de lo apuntado por Bruselas. Una matización –y esto, que parece un chiste, no lo es, sino que acabó siendo el sentido real e importante de la RL– del carácter revolucionario de la anterior. Que Bruselas/el neoliberalismo, corrija al neoliberalismo revolucionario esp, explica el drama, y lo loable de la RL, incluso en términos sindicales. Y también la época. La segunda intervención del PSOE/Moncloa finaliza el miércoles o, incluso, a saber, el jueves. Consistió en dificultar el pacto con PNV, Bildu y ERC. PNV y Bildu poseen un movimiento sindical detrás. Era posible un pacto estrictamente sindical. Un compromiso, incluso, más allá del texto de la ley. Se impidió. Ese pacto era más difícil con ERC. ERC, Tercera Vía, son tres ERC. La de la Gene, en contacto voluntarioso con el trumpismo, la de BCN, en contacto forzado con Comuns, y la del Congreso, que va por la vida en modo sans culottes, con el objetivo electoral de marcar distancias escenográficas con Comuns, que ya ves. ERC, todo apunta a ello, se limitó a eso último. Política de marcos, esa toxicidad latente. Anyway. Detrás del objetivo de PSOE/Moncloa de evitar esos posibles pactos había, empero, otro objetivo. El del punto 11. No se lo pierdan. Vayan a por palomitas. Les espero fumando un pito. 

La idea era cambiar la mayoría parlamentaria gubernamental. Tirarla hacia C’s y, en este caso puntual, hacia UPN. Librarse del anclaje –relativo, como se va viendo– de la mayoría parlamentaria conseguida por UP

11- La idea era cambiar la mayoría parlamentaria gubernamental. Tirarla hacia C’s y, en este caso puntual, hacia UPN. Librarse del anclaje –relativo, como se va viendo– de la mayoría parlamentaria conseguida por UP, y sembrar los cimientos estéticos para una próxima legislatura con un Gobierno PSOE, en minoría y en solitario, con apoyos externos puntuales. Y pasar de Gobierno de coalición durante varias décadas, si se pudiera. Lo divertido es que esta era la segunda tentativa para ese invento dificultoso. El primero, Murcia, costó, como su nombre indica, Murcia. Pero también Madrid. Tal vez por varias etapas geológicas. Y, por un pelo, no costó el Gobierno. Este segundo intento, realizado con los mismos materiales –pacto con un pequeño partido derechista; esto es, muy sensible a lo que los politólogos de Princeton denominamos Murcianian Tamayation Experience–, casi le cuesta la vida a la Medida Estrella del Gobierno. Es decir, al Gobierno. 

12- Iván Redondo, todo apunta a ello, no era un Nobel de Química. Pero la gestión de la poética, la política y el timing de Félix Bolaños, actual gestor de la cosa, entra ya dentro de la escuela Benidorm Fest. Bolaños llega a negociar 5’ más con UPN y el requeté invade la Navarre et le Bearn. La dinámica, además, ilustra una fuerza natural en el PSOE. El miedo a los otros –las otras izquierdas, los otros nacionalismos–. Lo que se traduce en una lectura limitada de la época –no se pierdan el punto 16–. Parece ser que el PSOE, en este segundo momento de búsqueda de apoyo en la derecha, se ha inspirado en las elecciones portuguesas, que han penalizado a los partidos que dificultaron la leve, e importante, resistencia a la época de un gobierno moderado de izquierdas. Sin caer en que el PSOE mismo, con esa actitud, puede ser el gran penalizador de esa opción en Esp.

13- La Medida Estrella en todo caso, triunfó por un voto de un diputado de Trujillo –¿cómo pudieron destrozar Tenochtitlán?; supongo, visto lo visto, que intentando edificar en un solar–, emitido por el tradicional sistema esp del este-botón-para-qué-sirve. Esa parece ser la noticia. No lo es. La noticia es que dos diputados de UPN faltaron a su palabra. O se vendieron. Esa cosa que, si se hace envuelto en bandera, se denomina patriotismo. Y, en Esp, constitucionalismo.

14- Sobre violar una palabra. El ‘pacto de caballeros’ –se le llama así en la política y en la diplomacia a esa fórmula– se hace sin papeles. Es un pacto vinculante e importante. Es sagrado. Es un sostén de la política, del periodismo, del mundo laboral y privado. Continuamente las damas y los caballeros hacen pactos de caballeros. Es fundamental y místico. En los autochoques, de hecho, se creaba un silencio casi religioso cuando sonaba el Remember the promise you made, de los Cock Robin, que explicaba la belleza y trascendencia de esos pactos –“Help me out of the life I lead / Remember the promise you made / Remember the promise you made”; snif–. Su violación, en una política autoritaria, es un alivio y una liberación. Pero en una política democrática, es más que lo contrario. Es una crisis democrática.

15- El jueves, básicamente, y eso es trascendente, pasaron dos cosas importantes. Mucho. Una fue la violación de un pacto entre caballeros. Es decir, la posible compra de dos caballeros, ese material de por sí barato. Una derecha libre, con léxico, crispada, con capacidad de ejercer presión y violencia, en Redes o en la vida, con gran poder para elaborar confusión, revolucionaria y que no quería perder una ley revolucionaria, se hizo con dos diputados. Están pasando cosas en los parlamentos mundiales cuando entran en contacto con esa derecha. Se ocupan, se cierran, se compran. Se está cada vez más cerca de que algún día no se admita el resultado de unas elecciones, lo que sería el culmen, y el colmo, de esa tendencia, de esa fuerza de la naturaleza.

16- La segunda cosa importante es que los partidos que no forman parte de ese pack, no se dieron cuenta de que forman un pack opuesto a esa nueva extrema derecha. Solo ese hecho debería traducirse en otra forma de emitir política. La época, dramática, está modulada por la nueva extrema derecha, implícitamente iliberal. Solo eso tendría que formar una cultura liberal –el mínimo exigible en democracia– común en el resto de partidos. Y no existe. Parece que la tendencia es seguir haciendo política desde criterios mediáticos. 

17- Parece que todo fosilizará, aparentemente, en lo menos dramático de la jornada. Un diputado, incapaz de encontrarse el culo con ambas manos, equivocándose en el momento de votar. PP y Vox harán casus belli de ello. Pueden hacer de un error humano un error informático. Y de él un pucherazo, un atentado a la democracia, un agrandamiento del hecho ilegítimo de ser Gobierno sin ser constitucionalista. Pero lo del voto equivocado no sólo es anecdótico, sino que no es nada de eso. Equivocarte con un botón no es un error informático, como pillarte los xxxxxxx con la tapa de un piano no es un error de partitura. Se planteará, en todo caso, otro caso titadine. Algo peligroso por sí mismo, más cuando la Justicia, esa erosión cada vez más frecuente en un parlamento y en la sociedad, puede participar en la juerga. La Justicia ya es revolucionaria.

1- Tras formular su teoría de la relatividad, Einstein se dedicó a buscar una ley que explicara todas las fuerzas de la naturaleza. La idea era buena. De hecho, esa ley debe existir en alguna parte. Pero Einstein fracasó al respecto. Aún así, en el trance de explicar lo del otro día en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. luisbombadil

    ¿Cuál puede ser el miedo del gobierno de la extrema derecha? ¿Que vuelvan a aprobar la ley mordaza no derogada por el PSOE? ¿que te manden tanquetas a las manifestaciones? ¿que doten a la policía de tasers y porras de acero? ¿que no se limpie el ejército y los mandos de Interior de nazis y opusinos? ¿que el fiscal general del Estado sea amigo de los periodistas-troll de la extrema derecha? ¿que el ministro de defensa esté dispuesto a ser el primero en ir a las guerras de los EEUU?

    Hace 2 años 4 meses

  2. luisbombadil

    Creo que seguimos en el error de dotar a la extrema derecha de unas fantasías que sólo están en nuestra cabeza. La extrema derecha NO es revolucionaria, no se puede ser revolucionario pues su manual económico es aplicado por la Comisión Europea y a domicilio por el gobierno PSOE-PODEMOS. El único manual económico que se puede empler en el UE es moldeado por los lobbys que financian después a la extrema derecha. Ya estamos en el sistema de la extrema derecha, la revolución ya se produjo. Un ejemplo sencillo de esto es que CCOO-UGT y el PSOE llevaban 10 años exigiendo la derogación de la reforma laboral y PODEMOS llevaba desde su fundación exigiendo la derogación de la reforma laboral, pero al final resulta que no solo NO SE PUEDE derogar, si no es un triunfo HISTÓRICO no hacerlo. Vox no exige nada que el PP no haya ya hecho en algún momento desde el 96.

    Hace 2 años 4 meses

  3. aliciamtrueba

    Este artículo es maravilloso, gracias Guillem Martínez, lo difundiré para que se conozca y a ver si alguien más se anima a contribuir en CTXT.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí