1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

acción política

Antimilitarismo real ya

Oponerse a la guerra de Rusia y defender el envío de armas a Ucrania es una incongruencia. Urge desbordar el grito “no a la guerra” y rescatar los valores del antimilitarismo y reforzar las fuerzas internacionales de la paz

Bernardo Gutiérrez 23/03/2022

<p>De izquierda a derecha: <em>His best customer</em>, Winsor McCay (1917); <em>Kill for Peace</em>, CarolSummers (1967); Marty Neumeier anotherposterforpeace.org.</p>

De izquierda a derecha: His best customer, Winsor McCay (1917); Kill for Peace, CarolSummers (1967); Marty Neumeier anotherposterforpeace.org.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“En nombre de la feminidad y de la humanidad, pido que se celebre un congreso general de mujeres para promover la alianza de las diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de las cuestiones internacionales, los grandes intereses de la paz”. Así concluye el Llamamiento a la feminidad del mundo, publicado por la estadounidense Julia Ward en 1870, que dedicó su vida al movimiento sufragista y a la abolición de la esclavitud. Con el trauma reciente de la guerra civil estadounidense y con el espectro de la guerra franco-prusiana de fondo, Ward apelaba a unos valores antimilitaristas que brindaban nuevos horizontes a la desobediencia civil de Henry David Thoreau. 

El antimilitarismo empezaba a abrirse camino, con la legitimidad moral de las mujeres que perdían hijos y maridos en las guerras. En 1878, la Exposición Universal de París censuró el cuadro La Victoria del Genio de la Destrucción, del húngaro Mihály Zichy por su mensaje antimilitarista. Durante la Primera Guerra Mundial, la oposición al conflicto bélico, silenciada por la historia oficial, se hizo masiva. La alemana Rosa de Luxemburgo apelaba a un internacionalismo obrero antibélico. El filósofo inglés Bertrand Russell llegó a ser encarcelado por su pacifismo En el Reino Unido nació un fuerte movimiento de objeción de conciencia. Al menos 16.000 jóvenes se negaron a ir a la guerra por motivos morales. El movimiento anti guerra británico cuestionaba incluso el envío de chocolate a los tropas del frente, porque eso alimentaría la guerra. 

El movimiento anti guerra británico cuestionaba incluso el envío de chocolate a los tropas del frente, porque eso alimentaría la guerra 

El ataque ruso a Ucrania resucita el fantasma de la guerra en territorio europeo. Y rescata el grito “no a la guerra” de la oleada de protestas contra la invasión de Irak de 2003. La confusión es inédita. Asisto perplejo al precipitado envío de armas a Ucrania por parte de las potencias occidentales, sin ningún tipo de involucración de la ONU (resolución o envío de cascos azules a los corredores humanitarios). Algunas voces dicen que no toca usar el lema “OTAN no”. ¿Desde cuando la OTAN, con su historial de bombardeos a civiles, es incuestionable?. Leo atónito textos, algunos firmados por izquierdistas, contra la guerra iniciada por Vladimir Putin, pero que defienden el envío de armas a un gobierno como ucraniano, cuya ambigua relación con grupos neonazis despiertan las alertas del Instituto Francés de Relaciones Internacionales y de un think tank estadounidense tan poco sospechoso de comunista como Freedom House. Algunas voces bendicen incluso el armamento de la población civil ucraniana. Armas contra las armas. Bombas contra bombas. ¿Bombas nucleares contra armas nucleares?, ¿de verdad?

En medio de este descorazonador conflicto bélico, me tranquiliza leer el comunicado de la Internacional de Resistentes a la Guerra, que nació en 1921 tras la Primera Guerra Mundial, a la que están vinculadas organizaciones de más de cuarenta países. Se oponen a la guerra. Critican al agresor ruso. Piden el cese inmediato de las hostilidades y el despliegue de todas las vías diplomáticas. Pero van mucho más allá. Solicitan al gobierno ucraniano que abandone la resistencia militar y se pase a la resistencia civil, algo que ya está ocurriendo en las ciudades ocupadas por Rusia. Apelan, entre otras cosas, a la deserción a los solados rusos y a la defensa social del pueblo ucraniano. La postura de la Internacional de Resistentes a la Guerra cuestiona de raíz la mera existencia de los ejércitos. El Movimiento Pacifista Ucraniano, que pertenece a dicha internacional, rechaza el uso de las armas. Con el cuerpo bajo las bombas, pide diplomacia y resistencia civil. Sin embargo, en Occidente se tilda de anti sistema a quien se opone al envío de armas a Ucrania. La confusión es monumental. La escalada militar azuzada por Europa y Estados Unidos, como apunta Noam Chomksy en una entrevista en este medio, podría constituir una “sentencia de muerte para la especie, sin vencedores”.

De izquierda a derecha: No a la guerra, Beatriz Aurora; Michael Mabry, anotherposterforpeace.org; King Kong & Godzilla, Steff Geissbuhler (1985).

Yo, objetor de conciencia 

En la década de los noventa, fui objetor de conciencia contra el servicio militar, que entonces era obligatorio en España. Por una carambola, acabé siendo insumiso. Me repugnaban los ejércitos y sus jerarquías incuestionables. Me asesoré en la sede del Movimiento de Objetores de Conciencia (MOC), en el barrio de Lavapiés de Madrid. Frecuentaba aquel hervidero en el que se conectaban movimientos de muchas luchas. Allí vi películas, escuché charlas. Conocí a antimilitaristas, a refugiados de guerra, a otros insumisos. Íbamos a algún concierto a la okupa Minuesa, en la ronda de Toledo, enfrente de mi antiguo instituto de secundaria, el mítico Cervantes, donde daba clases el poeta Antonio Machado antes de huir de Madrid al final de la Guerra Civil española. Hice algunos de mis primeros reportajes sobre aquel universo antimilitarista que fue crucial para la definitiva supresión del servicio militar obligatorio en España. Acabé librándome de “la mili” debido a la amnistía del gobierno. 

Al estallar la guerra de Ucrania, he recordado de sopetón mi pasado insumiso. He comprobado con alegría que aquel movimiento que me acogió sigue activo, como Alternativa Antimilitarista-MOC, vinculado precisamente a la Internacional de Resistentes a la Guerra. Continúan haciendo estupendas campañas de objeción fiscal para quien no quiera sufragar con sus impuestos los gastos militares. He descubierto una fotografía de 2015, en la que miembros de Antimilitaristes MOC-Valencia obstaculiza la salida de material bélico desde el puerto de Sagunto. Visten de blanco, están sentados delante de tanques y despliegan un cartel: Disculpen las molestias. Obstaculizando la preparación de la guerra. Mientras las bombas rusas caen en Ucrania, esta imagen adquiere otra dimensión. Conmueve. Inspira. Y me reafirma, como espero que muchos, en el antimilitarismo. He cambiado de ideas a lo largo de estos años. Pero no me he movido un milímetro en mi frontal oposición a los ejércitos. Nos siguen sobrando los motivos. España fue el séptimo exportador mundial de armas entre 2015 y 2019. El armamento made in Spain llega incluso, según el imprescindible Centre Delàs, a países que no respetan los derechos humanos, como Egipto, Tailandia, Colombia o Israel. 

Confieso que las manifestaciones contra la guerra de Ucrania me desconciertan. Apoyar al pueblo ucraniano (y al pueblo ruso que sale a la calle contra la guerra) debería ser la prioridad. Las que apenas tienen banderas ucranianas me resultan especialmente planas (ocurriría lo mismo con cualquier bandera del mundo). Los gritos de otras protestas (“no a la guerra”,  “OTAN no”) no están consiguiendo conectar con un confuso momento atravesado por la pandemia. El fin del mundo, más que nunca, parece estar a la vuelta de la esquina. ¿Qué hacer? Obviamente, hay que denunciar frontalmente la criminal agresión rusa. Pero de ahí a incentivar la escalada bélica y reducir la guerra a un choque de banderas hay un buen trecho. ¿No será el momento de recuperar el espíritu antimilitarista de Julia Ward y de los primeros objetores de conciencia británicos? En el caso español, si el movimiento antimilitarista perdió fuelle, ¿cómo conectar la fuerza moral que le hizo tan potente en el pasado con este presente tan apocalíptico?

De izquierda a derecha: TRIO Sarajevo (1993); No a la guerra, Multiforo Alicia (2003); bandera italiana PACE (2003). 

El todavía incipiente movimiento contra la guerra de Rusia debería asomarse al espíritu antibélico del siglo XX. No para replicar, sino para reinventarse e imaginar líneas de fuga

El todavía incipiente movimiento contra la guerra de Rusia debería asomarse al espíritu antibélico del siglo XX. No para replicar, sino para reinventarse e imaginar líneas de fuga. El siglo del pop nos dejó estéticas que eran simultáneamente disruptivas y agregadoras, multiplicadoras y sintéticas. En la introducción del libro Diseño de Protesta, el dramaturgo Tony Kushner reflexiona sobre la capacidad de las imágenes de “visibilizar una verdad flagrante que todavía necesita ser organizada”. El diseño, la ilustración o la pintura tienen el poder de divulgar las verdades aprisionadas bajo el discurso público, como lo demuestran las imágenes que he seleccionado para este texto. Echo de menos la esperanza de un Picasso que llevaba su Guernika a la Exposición Universal de París de 1937 para intentar acabar con la guerra civil española. Y las reivindicaciones contra la guerra del Vietnam, especialmente las más naifs. Me fascina la Peace Tower que la Art Workers’ Coalition levantó en California, un colorido collage de arte colectivo. Especialmente entrañable me parece la campaña War is over de John Lennon y Yoko Ono. La pareja alquiló vallas publicitarias en doce ciudades del mundo para expandir el mensaje WAR IS OVER! If You Want It – Happy Christmas from John & Yoko. Si tú quieres, se acabó la guerra. Y qué decir de la multicolor bandera que se viralizó en Italia contra la guerra de Irak, con la palabra PACE. La paz, sobre todos los colores del arco iris. ¿Existe algo más esperanzado, más emocionante, más humano? La complejidad puede emanar de algún mecanismo sencillo que ponga en valor la vida amenazada y nos una a todas las personas en nuestra fragilidad. 

Por otro lado, el incipiente movimiento contra la guerra de Ucrania debería releer hasta la extenuación el Llamamiento a la feminidad del mundo de Julia Ward. Y bien podría buscar inspiración en los muchos colectivos de mujeres que han canalizado su vida cotidiana hacia el antimilitarismo. Los gestos osados y las estéticas de retaguardia de los cuerpos disidentes de estas mujeres son un bálsamo para estos tiempos tenebrosos. Las mujeres israelíes del movimiento Mesarvot desobedecen al servicio militar, aunque ello las convierta en presas políticas. América Latina aporta importantes redes de mujeres antimilitaristas, como las del Movimiento de Objeción de conciencia del Paraguay-MOC, el Colectiva Antimilitarista La Tulpa y la Red Feminista Antimilitarista de Medellín, estos dos últimos en Colombia. Luchan por desmilitarizar la vida desde una cotidianidad sin violencias.  

Especialmente inspirador es el movimiento Mujeres de Negro, que surgió en Israel en enero de 1988, semanas después de la primera intifada palestina. Nacieron sin nombre, como un grupo pequeño de mujeres vestidas de negro en una plaza de Jerusalén. Pedían el fin de la ocupación de los territorios palestinos, ante los insultos de viandantes y medios de comunicación. El negro como señal de duelo, como sutil ocupación visual del espacio público, como la tonalidad idónea para sus manifestaciones silenciosas. Aquel grupo de mujeres creció, ganó un nombre. Y se expandió por más de treinta países. El nodo que viralizó globalmente las Mujeres de Negro nació en Belgrado en 1991, pidiendo el fin de la guerra de los Balcanes. En silencio, vestidas de negro, ocupando espacios estratégicos de las ciudades, se convirtieron en el nexo emocional de las mujeres de la antigua Yugoslavia, desafiando a todos los nacionalismos balcánicos. En su manifiesto fundacional explicaban que creaban una presencia física para no ser ignoradas y que secuestraban el espacio público del “discurso dominante de negación”. Sus acciones estaban (y están) imbuidas de simbolismo: dejar en el suelo cestas con pan al lado de cascos de soldados boca abajo, portar letras grandes que componen el nombre de la ciudad de una matanza, romper armas de madera... Su manifiesto fundacional, reverberando en el silencio, deviene un grito ensordecedor: “El silencio simboliza el respeto, la seriedad y la dignidad: es un espacio ajeno, un espacio sin violencia. El silencio, cuando se usa deliberadamente, es el sonido más poderoso”. 

Inspirémonos en las Mujeres de Negro, que estos días han salido a la calle de muchas ciudades en protesta contra la guerra de Ucrania, para hallar un nuevo gesto global. Estudiemos la performatividad de sus cuerpos disidentes, la sintaxis cívica tejida con su dolor, la profunda humanidad de su silencio. Reinventemos el antimilitarismo, sus estéticas y sus acciones, sus lemas e imaginarios, para conseguir de una vez lo que aquellas mujeres de Belgrado: “Excluyamos la guerra de la historia y de nuestras vidas”.

“En nombre de la feminidad y de la humanidad, pido que se celebre un congreso general de mujeres para promover la alianza de las diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de las cuestiones internacionales, los grandes intereses de la paz”. Así concluye el

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí