1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL SALÓN ELÉCTRICO

Garzón, el cinéfilo

A pesar de los telefilmes de la hora de la siesta y las series de veterinarios, el cine con mayúsculas se empeña en decirnos que no hay paraísos y más vale no enfrentarse con una Naturaleza en pie de guerra

Pilar Ruiz 15/01/2022

<p><em>Único testigo</em> (1985)</p>

Único testigo (1985)

Peter Weir

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Menosprecio de corte y alabanza de aldea. Así tituló su librito el renacentista Fray Antonio de Guevara, cortesano de Isabel la Católica y predicador real con Carlos I, anti-comunero, perseguidor de moriscos y best seller traducido de inmediato al francés, italiano, inglés y alemán. La apropiación –indebida– de la frase hace estragos hoy en día. Ya son legión quienes abogan por regresar a las esencias de la vida campestre buscando en la aldea una Tierra Prometida más allá de la masificación, el caos y la contaminación de la corte. Un éxodo de conversos al mito del buen salvaje, a pesar del nada roussoniano refranero español: “Pueblo pequeño, infierno grande”. Muchos de estos nuevos creyentes no conocen el campo más allá de una semana santa en una casa rural o un trekking por la sierra más cercana. Montes nevados, bosques verdes, campos feraces. Pueblos tranquilos, habitados por gente amable que se saluda al encontrarse en la tienda de toda la vida, comunidades unidas por la falta de cobertura telefónica, servicios sanitarios, bancos. Sin incendiarios ni furtivos, tampoco balsas de purines, talas indiscriminadas, uso de pesticidas prohibidos, vertederos ilegales ni contaminación industrial. Ni macrogranjas.

A veces la supuesta realidad se sumerge en la ficción mucho más que la propia ficción. Porque a pesar de los telefilmes de la hora de la siesta y las series de veterinarios, el cine con mayúsculas se empeña en decirnos que no hay paraísos y más vale no enfrentarse con una Naturaleza siempre en pie de guerra. Sentimos chafar las esperanzas de tantos hastiados urbanitas por culpa de instituciones fans del barullo turístico, alumbrados navideños, terrazas, pafetos y atascos contaminantes, pero el cine no abona esta viejísima idealización de lo campestre sino todo lo contrario. Con excepciones claro; hay que remontarse a los años de la emigración del pueblo a la ciudad contada por un militante falangista hedillista como Nieves Conde en Surcos (1951) y su visión anti-progreso de rabiosa –muy rabiosa– actualidad. O la de un obseso del paisaje como Terrence Mallick en Días del cielo (1978), aunque cuente cómo obreros y obreras parias ponen en peligro el orden establecido naturalmente por el propietario de una macrogranja. Porque estamos en Texas y allí todo es macro, como bien señala el Western, género especialista en ganadería vacuna de formato inmenso, tamaño manada de cornilargos cruzando el Río Grande. La pelea entre extensivos e intensivos no es nueva: vean sino la infinidad de pelis en las que se enfrentan a tiros en guerras por culpa del alambre de espino, como La pradera sin ley (Vidor, 1955). El macro terrateniente suele aparecer como súper malvado del Oeste, rodeado de pistoleros sicarios encargados de hacer la vida imposible a los pequeños granjeros. De eso va una película gloriosa como Raíces profundas (Stevens, 1953) donde el pistolero outsider se pone de parte del mini ganadero. En cualquier caso, violencia a raudales: otro de los “topos” del género sería el muy rural macro odio entre familias tipo Puerto Hurraco (El séptimo día, Saura, 2004) como en Horizontes de grandeza (Wyler, 1958), expresiva muestra de las costumbres y tradiciones en la América vaciada. De indios, sobre todo. 

Días del cielo (Terrence Malick, 1978)

En la duda quedaría la granjera más famosa de la literatura: Isak Dinesen-Karen Blixen. La granja que tenía en África, ¿era macro o micro? El imperialismo colonial puede dar respuesta a eso: el gobierno británico expropió en Kenia 1 millón de acres, las llamadas “Highlands blancas”. Que opinen los kikuyus obligados a abandonar sus tierras o trabajar para el amo blanco –hut tax–. Entre 1952 y 1961 –anteayer– durante la rebelión Mau-Mau 90.000 kikuyus, fueron ejecutados, mutilados o torturados y 160.000 acabaron en campos de detención (Informe de la Comisión de Derechos Humanos de Kenia, 2011) Pero, ¿quién no se deja atrapar por la maravillosa Memorias de África (Pollack, 1986)?  

Lo cierto es que las narraciones fílmicas prefieren como protagonistas a los ganaderos y agricultores extensivos: hasta para eso del cine muestran mayor calidad. Pero aparecen y desaparecen de las pantallas según ciertos designios industriales. Una de las películas más famosas sobre el choque entre lo urbano y lo rural, Único testigo (1985), tuvo mil problemas para llevarse a cabo, cuando un jefazo del estudio le conminó a su director, Peter Weir: “La Fox no hace pelis rurales”. Por cierto, el policía interpretado por Harrison Ford no se queda entre los amish, que una cosa es acabar con una trama de corrupción de policías asesinos y otra distinta remedar el estilo de vida de hace 300 años de una secta religiosa patriarcal que, entre otras cosas, considera a la mujer como un ser inferior. 

También designios industriales los que ahora dan protagonismo a granjeros, campesinos, ganaderos en una polémica bulímica –atracón de bulo– con resultados eméticos para cualquier estómago sensible a la estupidez y a la obviedad. 

Porque el ministro Garzón no hace más que afirmar cuestiones que la UE, los propios interesados y el cine denuncian. Que tenga cuidado: puede que entre los demás insultos le acusen de ser cinéfilo y eso sí que resulta imperdonable en un político. ¿Pruebas? Ahí está la anterior trifulca del “imbatible” chuletón: de los males del abuso de la carne seguro que el ministro conoce El carnicero (Chabrol, 1970). En esta pesadilla chabroliana obra maestra de todos los géneros, la profesora de un pueblecito más francés que el Camembert se enfrenta a un carnicero en serie. Perdón, asesino en serie. (Aviso a los escandalizados con problemas de comprensión lectora que interpretarán esto como una acusación a todo el sector cárnico: Chabrol no era vegano y los artistas, escritores y otros sujetos de mal vivir solemos utilizar metáforas.) 

Y hablando de canibalismo político, en el menú cinéfilo ministerial no faltará Un hombre lobo americano en Londres (Landis, 1987): todos conocemos la enfermedad-maldición que recae sobre un mochilero yanki en una Escocia profunda repleta de lugareños desabridos que no solo carecen de simpatía; de vez en cuando, aúllan. Respecto de las posibles acciones de este gobierno de coalición: la protección del lobo, ¿es una prueba más de la naturaleza demoníaca del comunismo? 

Efectos secundarios de la ruralización del mochilero.

En esta lista contra lo bucólico estaría el desaforado “alabanza de corte, desprecio de aldea” de Boorman en Deliverance (1972) o cuando los violadores asesinos no son menas sino paisanos igualitos a los que asaltan Capitolios. Pero para transformación rural, Perros de paja (Peckimpah, 1971) donde el matemático encarnado por Dustin Hofmann, acosado por embrutecidos paletos, pasa de pacífico urbanita a bestia feroz. Sobre todo después de que violen a su mujer. Y si no les gustan las bromas, que se vayan del pueblo, decía Gila. 

Hartos de campo.

Lo cierto es que todo son penurias en la vida cinéfilo-agropecuaria, antes y ahora: contra la naturaleza indomable –y el crédito hipotecario– nada pueden hacer los granjeros Mel Gibson y Sissi Spacek en Cuando el río crece (Rydell, 1984). Si los problemas de los campesinos endeudados en los USA no les interesan lo más mínimo y si los de los de los coterráneos, ahí tienen La vida que te espera (Gutiérrez Aragón, 2004). Un retrato de la ancestral forma de vida de los ganaderos pasiegos en torno a la vaca como animal totémico; el ansia de huida a la ciudad de las generaciones jóvenes –a quién se le ocurre– y pasiones rurales como matar a un vecino por una vaca favorita; esas cosas solo pasan cuando el animal es parte de la familia. Así que comparados con un homicidio, los delitos contra el medio ambiente y la destrucción de la economía ganadera tradicional resultan nimios. Carecen de reproche popular quizá por la falta de comprensión de la dinámica capitalista en la población en general y en algunas asociaciones del ramo en particular. 

La vida que te espera (Manuel Gutierrez Aragón, 2004)

Los nostálgicos de ideales tiempos pasados no querrán ni ver otra película ministerial: El árbol de los zuecos(Olmi, 1978), increíble inmersión en la vida de los contadini italianos con estética de Angelus de Millet. Europa, finales del siglo XIX, hombres, mujeres y niños semi esclavizados y comiendo solo polenta –igualita a la borona de maíz, menú único de los campesinos del norte de España–. Porque eso de comer carne a diario es modernísimo: hace menos de cien años el carnívoro era el padrone (Padre padrone, los Taviani, 1977) dueño de los animales, la tierra, de la casa, de los aperos. Hasta de los árboles. Y por si les queda alguna duda sobre recetas tradicionales campesinas pueden echar un vistazo al Japón rural de La balada de Narayama (Imamura, 1983), aunque puede que se les indigeste más que la desaparición del bipartidismo. 

Doblar el lomo según Ermanno Olmi.

Ante la avalancha de declaraciones histéricas que a nada conducen, animamos al sector porcino a querellarse contra Babe, el cerdito valiente (Noonan, 1995), culpable de convertir a generaciones de infantes en peligrosos activistas: “Mami, ¿esta mortadela está hecha con Babe?”. Y la industria avícola puede hacer lo mismo por el stop-motion de Chiken Run: Evasión en la granja (Park y Lord, 2000) y su granja de pollos idéntica a un campo de concentración nazi. Una conspiración de ecologistas, veganos, animalistas y antifascistas contra la libertad de educación de los padres. Luego te salen Gretas como setas. Es probable que el joven ministro también haya sido aleccionado de niño por estas películas, ya decimos que la cinefilia es un demérito de lo más sospechoso para los honrados votantes. ¿Qué se puede esperar de un gremio apesebrado al dictado de su padrone comunista? El sector cultural más rencoroso, pedigüeño y quejica: que si crisis financiera, que si políticas de austeridad –lógicas, razonables– que si pandemia mundial, ¿habrase visto desvergüenza? Steak tartar habría que hacer con los autores de libelos como los citados más arriba para que no puedan quitarles lo suyo a los sectores verdaderamente productivos, de esos que arriesgan y si no pueden competir, echan el cierre. Y aquí podríamos abrir otro melón –español y de Villaconejos–: las traídas y llevadas subvenciones.

¿Melones? Donde esté un buen picadillo de carne roja ministerial… 

 

Menosprecio de corte y alabanza de aldea. Así tituló su librito el renacentista Fray Antonio de Guevara, cortesano de Isabel la Católica y predicador real con Carlos I, anti-comunero, perseguidor de moriscos y best seller traducido de inmediato al francés, italiano, inglés y alemán. La...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí