1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Procesando la guerra mundial Z

La primera originalidad de esta guerra es que no solo es guerra a secas, sino que también es guerra comercial. Algo muy raruno

Guillem Martínez 11/03/2022

<p>Josep Borrell interviene en la 49 sesión regular del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, el 1 de marzo.</p>

Josep Borrell interviene en la 49 sesión regular del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, el 1 de marzo.

Jean Marc Ferré

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Lo que sabemos de la guerra es a), b) y c). Siendo a) la firme y dilatada decisión de la OTAN de no respetar acuerdos establecidos en los 90. La OTAN, en fin, no supo ganar la Guerra Fría, sino vencer, emitir tratados de Versalles, esa disciplina decadente europea, practicada por fin por americanos. La cosa b) es el hecho de que Rusia ha iniciado una guerra de invasión, impredecible e injustificable a la razón, al derecho y al decoro. El punto c) es el único que ya sabíamos. Que la guerra es la guerra. No existe otro tipo de guerra salvo la guerra. Y la guerra, como explicó Homero, es un bronce que entra en los labios, rompe los dientes y sale por la nuca. Es decir, es lo más. No hay otra situación en la vida como la guerra. Tal vez, la muerte. Pero eso ya no es vida.

2- Cada guerra tiene su originalidad. No sé. La Guerra a las Espinillas y a los Puntos Negros se hace con crema, y no con misiles. La primera originalidad de esta otra es que no solo es guerra a secas, sino que también es guerra comercial. Algo muy raruno. En tanto que guerra, los datos de esta guerra comercial no son fiables. Pero son más transparentes. Se los desgloso por bloques.

3- La agencia Fitch –la conocerán de otras películas, como Cariño, he encogido Grecia– ha evaluado hace escasas horas la deuda rusa con el palabro basura. Cuidadín. En menos de una semana de sanciones, el rublo se ha devaluado en más del 30% –1 rublo son 0,01€, en el momento en el que escribo esto; y bajando–. La inflación aspira, con esos modales, a superar el precio del dinero. Si el objetivo era someter a las élites rusas a presión, tal vez se ha conseguido –la oligarquía rusa puede perder 75.000 millones de dólares diarios, como señala Bloomberg, o 126.000 millones de euros, como señala Forbes, o mucho más, o mucho menos, vete a saber–. Pero, en todo caso, las sanciones han conseguido, más y mejor, someter a sufrimiento a la sociedad rusa, la que vive de su salario, pagado ahora en dólares confederados. Ha trascendido un informe de la inteligencia rusa –lo que indica que, tal vez, no sea de la inteligencia rusa; vete a saber– que sitúa el mes de junio como el punto de desaparición de la economía rusa, ese momento en el que, en las pelis del Berlín destruido, pagan con cigarrillos y medias de nailon. Hay economistas occidentales que valoran que eso puede ocurrir en abril. ¿Puede sobrevivir un Estado sin economía? La Alemania de la IGM explica que sí, un rato, hasta que la sociedad se canse. La Alemania de la IIGM explica que hay mecanismos para que la sociedad no se canse. El factor nuclear, por otra parte, es una variable nueva, que hace irrelevante el cansancio de una sociedad. Esta mañana a primera hora, en todo caso, sólo quedan dos bancos rusos en contacto con Occidente. Son el punto en el que Europa cobra sus exportaciones, y paga el gas y el petróleo ruso. Esos bancos son la vía por la que Rusia practica la guerra comercial con Occidente, o punto 5. Un punto tan importante que hasta tiene prólogo. El punto 4.

Esta semana la energía ha alcanzado los 700 euros el gramo, o como se llame. A eso se suma el encarecimiento de materias primas

4- Planificado o no –en ocasiones, dramáticas, la planificación es algo subsidiario del azar–, en este momento parece que el interés occidental sea convertir lo de Ucrania en un Afganistán, como señala Rafael Poch. Y parece que le está saliendo/Rusia lo ha puesto a huevo. La guerra, según diversas fuentes, supone para Rusia un gasto de entre 14.000 millones de euros y 20.000 millones de euros diarios –insisto: vete a saber–. Al que habría que sumar el monto de lo de Siria. Mucho más, en todo caso, que los 276 millones de euros, o los 700 millones de euros –vete a saber, etc.– que, por ejemplo, ingresa Rusia de Europa cada día por la venta de gas y petróleo. La idea es que si un Afganistán acabó con la URSS, otro puede acabar con el putinato. Lo que indica que el pack OTAN/USA/UE en este momento está, intelectualmente, en modo Guerra Fría terminal. La pobreza analítica. Esto es, también ética. Vencer, no ganar. Con lo que ha llovido desde 1989, se carece de otra inteligencia. Socorro. Para acabarlo de liar, no está claro que esto culmine en un Afganistán. Puede culminar en dos.

5- Esta semana la energía ha alcanzado los 700 euros el gramo, o como se llame. Hay empresas UE que han dejado de fabricar, ojo, ya no por falta de suministros, sino por falta de rentabilidad –la siderurgia es el caso de la cosa–. El petróleo, a su vez, está por encima de 130 dólares el barril. Importante: en tiempos de paz, se teorizaba el colapso económico, en modo Mad-Max, con el barril a 120 dólares. Los mercados de futuros –las webs de apuestas para ludópatas con piscina– orientan a futuros precios dadás. A eso se suma el encarecimiento de materias primas –el níquel, un mineral hasta ahora humilde, va al precio del azafrán modificado genéticamente para que hable–. Y, entre ellas, el trigo. Se vive una crisis de suministros de grano de Ucrania y Rusia. La ganadería, y no el aceite de girasol en los estantes, será el indicador, me dicen. Si en breve se practican sacrificios masivos de ganado por falta de harina y cereales –el friskis de las mascotas que se comen–, eso será el indicativo. Se prevé que esas subidas de precio emparejadas al aumento del precio de combustibles y materiales repercutan en la inflación. Ya lo hacen. La inflación supera el 7% en el terruño –poca broma–. La media en la UE va por el 6%. No se libra ni Alemania, esa aguafiestas –5,7%; a Alemania no la reconoce ni su madre, si bien puede reconocerla, glups, su abuela; no se pierdan el punto 8–. Pero lo divertido son las proyecciones. Medios salmón prevén una inflación del 20%, incluso del 30%, en un año o antes. Esto es, el dólar confederado. La juerga completa es que también prevé algo así el BCE, la única institución europea con una función clara y efectiva. Comprar deuda y, por la puerta de atrás, mutualizarla. Como empezó a hacer como un poseso en 2020. En el momento en el que escribo esto, zas, Madame Lagarde –gana 323.234 euros anuales, más un plus de 57.588; a partir de ahora, cuando hable de alguien voy a poner lo que gana; puede resultar edificante– ha anunciado que desde ya a) reducirá la compra de deuda. Y que, glups, b) prepara en un futuro próximo la subida de tipos. El punto a) nos conduce, directamente y sin pasar por la casilla de salida, a 2008. A otra crisis del euro y de la UE, a una crisis de la democracia en el sur, sin eufemismos, y a retomar, ya sin serenidad, la crisis de régimen Esp. Que está guapa. En esta ocasión, la discusión será con unas izquierdas con poco que decir, y unas extremas derechas que lo dicen todo –no se pierdan el punto 10–. Pero volvamos a Europa.

6- La opción UE pasa, en primera instancia, por reducir el consumo de combustibles rusos. Se pretende reducir en 2/3 las compras de gas ruso este año, y prescindir de ellas en 2030. Wala. Eso, y su peinado, parece la obsesión de Von der Leyen –357.640 euros/año; unos 1.376 euros al día–. Para ello apuesta por la progresión en las renovables, mejorar la eficiencia energética, reducir consumo, adquirir gas licuado argelino y noruego –y USA, me temo–, intentar una vía directa para el argelino, aumentar la importación de metano, y producir hidrógeno. Una parte de todo ello se pagará con los Next Generation. Concretamente, con la parte que no se lleve el hermano de Ayuso –Ayuso, 103.090 euros; su hermano, 286.000 en un plis-plas– de cada Estado. Pero se abre la posibilidad de otro Next Generation para financiar el gasto en transición energética y en –atención– rearme. De todo esto se desprende que a) Europa se está rearmando –que no se pierdan el 8–, que b) la cosa Green New Deal, de la que tanto se habló cuando no había nada de qué hablar, era una broma. Y que c) la Comisión, en lo que es un gaje de su oficio, no se ha planteado mucho el problema elefante-en-el-armario. El recibo eléctrico, altísimo en toda Europa debido al mecanismo, establecido por la UE, para fijar el precio de la energía. Básicamente, una dinámica neoliberal para encarecer un producto a través de la intervención del Estado. A la espera de lo que digan en la cumbre de Versalles, se habla de crear incentivos para empresas que rebajen el precio del recibo. Vamos, que el Estado pague el beneficio de las empresas. Yupi. El Gobierno Esp, por una vez, parece encabezar otra propuesta más ambiciosa. Fijar un límite en el precio. Regularlo, no potenciarlo. Veremos. Y veremos si ese límite, en caso de que se fije, es un chiste. En todo caso, el proyecto Von der Leyen es ambicioso. Demasiado, si vemos la capacidad de la UE para los cambios, cimentada en un staff no seleccionado por su capacidad transformadora, sino por su apego a una determinada idea de estabilidad. El, snif, neoliberalismo. Lo que nos lleva a Josep Borrell –315.428,88 euros/año–.

Se están produciendo cambios inauditos en Europa, que hablan de una nueva época. Una época con un conflicto estable y duradero

7- Borrell, el Alto Representante para la Política Exterior y la Seguridad Común, condensa en sí mismo 40 años de socialdemocracia –empezó en la política en el 82, implementando un IRPF efectivo, y ha acabado como el IRPF, siendo una XXXXXX para asalariados–. Pero también es una orientación del alma de la UE. Desde el inicio del pifostio en Ucrania ha propuesto medidas de seguridad como la censura en medios. Y ha animado a la población a bajar el termostato de su calefacción, como medida de guerra. Esa escasa sensibilidad social y democrática asusta. Es la aludida y determinada idea de estabilidad. Y ya que hablamos de sustos, ahí va el 8.

8- Se están produciendo cambios inauditos en Europa, que hablan de una nueva época. Una época con un conflicto estable y duradero. Sí, se vislumbra una solución. Que Ucrania se neutralice y cambie paz por territorios. Pero eso puede ser, a su vez, la definición de un conflicto estable y duradero. Les paso varios apuntes de la nueva época. Cada uno, categórico. Rusia a) ha abandonado el Consejo de Europa. Lo que posibilita que reimplante la pena de muerte, por ejemplo. Con la salida de Rusia, el neoliberalismo se divide formalmente en Europa en antidemocrático y simpático. Suecia y Noruega, que habían hecho gestos de aproximación a la OTAN, finalmente se alejan de ella, pero b) desempolvan la cláusula de defensa mutua de la UE, que potencia que la UE se convierta, también, en una organización con ejército/s operativo/s y un mando. Europa se está rearmando. El caso de c) Alemania es notorio. Aumenta el gasto militar doblándolo, hasta los 100.000 millones de euros. Y prevé mantenerlo por encima del 2% de su PIB. Es importante que Alemania haya dado pistas de que ese pastizal no irá a armas convencionales. Esto es, puede ir a armamento nuclear. Veremos. Otro dato importante, mucho, es el léxico utilizado en la crispada sesión parlamentaria en la que se selló todo eso. Alemania, se explicó, ve amenazada su existencia. Un clásico local. Aparten a los niños. En el punto 9 nos vamos a Esp, que al menos hace más solete.

9- Uy, qué sol. El aparato de UP prosigue, a la baja, con su campaña contra el envío de armas a Ucrania. Es un punto de vista razonable. Como el contrario. Ambos puntos de vista están condenados a ensuciarse, pues hablan de guerra/Homero. Entregar armas apunta a la legitimidad de la autodefensa. Esto es, de matar. No entregarlas es algo menos nítido y más confuso, pues implica otra palabra que no se pronuncia. La rendición. Esto es, también habla de muertos. No es bueno no ser nítido y ser confuso, y utilizar palabras anteriores a la palabra efectiva. En todo caso, las armas esp no van a ser determinantes en el conflicto. Las armas, a lo bestia y más allá del fondo bienqueda fijado por la UE para Ucrania, las determinantes, llegan de USA y UK, en modo non-stop. El hecho de que no lleguen aviones, de que no se haya aprobado la propuesta polaca de envío de unos pocos –28; nada– Mig-29 a Ucrania, explica que no hay muchas ganas de liarla en demasía. Las armas, por otra parte, pueden llegar desde cualquier otro mercado, si tenemos en cuenta que Ucrania tiene capacidad adquisitiva. El FMI –se desconoce el sueldo de su presidenta– ha otorgado 1.400 millones de dólares a Ucrania. Se supone que irán a parar a su monocultivo actual, la guerra. El FMI, por cierto, informa, gracias a su capacidad para el análisis y el acopio de información, de que prevé una “profunda recesión en Ucrania” –no, si te tienes que reír–. Mantener la polémica contra el envío de armas esp es, por tanto, una opción sentimental más que operativa. Y, diría, un intento de complicar la vida de Yolanda Díaz en el Gobierno. Un intento de dificultar su transición hacia otra cosa, que no será UP. Esp es una política determinada por los medios de comunicación, que sentimentalizan, confunden y restan nitidez. Eso se ha de combatir. Combatirlo pasa por intentar no reproducir esos mecanismos.

Mantener la polémica contra el envío de armas esp es una opción sentimental más que operativa. Y, diría, un intento de complicar la vida de Yolanda Díaz en el Gobierno

10- El PP, en plena guerra, ha decidido pactar en Castilla & León con lo que en toda Europa se entiende como el enemigo. Puede ser a) un error de cálculo. O b) un cálculo. El cálculo de que lo que pasa en Esp se queda en Esp. Y lo que pasa en Esp no es la realidad, sino lo que dice el grueso de medios informativos. Y el grueso de medios locales explican a quien quiera escucharlo el chiste de que UP es Putin, mientras que Vox es constitucionalismo, más desenfadado, vestido de montería. El PP europeo ha tomado nota. Rechaza el pacto. Feijóo, el nuevo líder PP, ya es, antes de serlo, un político de provincias y bajo sospecha en el exterior. Hace décadas, desde el atentado de Atocha, que acabó con la programada carrera política en Europa de Aznar, que el PP es un producto exitoso y con acceso a la riqueza en el interior, si bien inexportable al exterior. Este nuevo giro es importante. Tendrá consecuencias. Quirúrgicas. A deshora. Determinantes.

11- El rey emérito ha sido tratado por la Fiscalía como una infanta. A través de una carta a Felipe VI, remitida por Juan Carlos I, pero escrita por Zarzuela y refrendada, por tanto, por el Gobierno, el rey anuncia que volverá a Esp cuando guste, pero que mantiene la residencia fiscal en EAU. Felipe VI, que se ha enfrentado a dos problemas –Cat y la corrupción de la institución–, no ha fracasado, sino lo siguiente, en ambas. La crisis de régimen sigue su curso, a la espera de que la deuda esp, cuando llegue, la intensifique. En la anterior emisión de intensificación abdicó un rey.

1- Lo que sabemos de la guerra es a), b) y c). Siendo a) la firme y dilatada decisión de la OTAN de no respetar acuerdos establecidos en los 90. La OTAN, en fin, no supo ganar la Guerra Fría, sino vencer, emitir tratados de Versalles, esa disciplina decadente europea, practicada por fin por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Con los artículos de Guillem -y de algunos compañeros más-, se puede construir un mundo mejor, y más inteligente y divertido. Gracias, solo que, snif, no salen en las tertulias o en los telediarios. (Por si nos toca la lotería se puede abrir una colecta para tener un canal de TV, ¡La Séptima!, por ejemplo).

    Hace 8 meses 28 días

  2. jmfoncueva

    Admirado Guillem: su artículo destila talento y (buen) humor. De todo, yo destacaría ese "-vete a saber-" que me ayuda tanto a resumir mis conocimientos acerca del conflicto de referencia. Ya lo del emérito, su ascendencia y descendencia, mejor lo dejo para otra ocasión. ¡Salud!

    Hace 8 meses 29 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí