1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DERECHOS HUMANOS

Tortura estatal: una reforma inaplazable

España debe avanzar en el anteproyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal, que recoge las recomendaciones del Comité para la prevención de la tortura, colmando una injustificable laguna en nuestro derecho

Yolanda Rueda Soriano 20/04/2022

<p>Cárcel</p>

Cárcel

CC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Imagínese que la policía la detiene por la supuesta comisión de un delito. Estando detenida, la obligan a desnudarse íntegramente para efectuarle un registro corporal innecesario y, en este estado, la observan, riéndose, varios agentes presentes en el lugar. A continuación le ponen las esposas de tal manera que le causan daño, y la arrastran como si fuera un animal, en actitud despectiva, riéndose y burlándose de usted. Ahora imagine que se encuentra en prisión, que tres funcionarios la golpean en su celda tirándola al suelo por haber iniciado una huelga de hambre, y que cuando lo relata al jefe de servicio, la encierran en una celda de aislamiento.

Lo justo en un Estado democrático y de Derecho es que al denunciar tales hechos, estos sean investigados judicialmente de manera suficiente y eficaz, practicándose todas las diligencias necesarias para su esclarecimiento, así como asegurar la identificación de los responsables. Y esto es lo que acaba de decir el Tribunal Constitucional en dos sentencias recientes sobre los casos que hemos relatado, destacando que si hay sospechas razonables de delito no debe archivarse la causa sin investigarlos.

Lo justo en un Estado democrático y de Derecho es que al denunciar tales hechos, estos sean investigados judicialmente de manera suficiente y eficaz

Lo relevante de estos pronunciamientos del Tribunal Constitucional es que se refieren a denuncias por posibles delitos de malos tratos cometidos con ocasión de una detención ordinaria o en centros penitenciarios, pero en todo caso en una situación especial en la que el ciudadano se encuentra provisionalmente bajo la custodia física del Estado. En este contexto, y ante cualquier sospecha de excesos contra la integridad física o moral, la persona que denuncia se enfrenta con la dificultad de aportar medios de prueba, por lo que deben extremarse las garantías, agotando todos los medios de investigación posibles.

Así lo exige el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, recordando que cuando un individuo afirma de manera argumentada haber sufrido a manos de la policía o de otros servicios equiparables del Estado, tortura o malos tratos inhumanos o degradantes, el Estado tiene el deber de asegurar que haya una investigación oficial, efectiva, imparcial y profunda, para evitar la impunidad de posibles abusos de los derechos de quienes están bajo su control o custodia.

España ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes en abril de 2006. Pese a ello, ha sido condenada en varias ocasiones por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por la ausencia de una investigación suficiente y eficaz ante una denuncia por malos tratos en casos que involucran a agentes policiales u organismos oficiales. En los asuntos Beristain Ukar contra España, San Argimiro Isasa contra España, Otamendi Egiguren contra España, Etxebarria Caballero contra España, Ataun Rojo contra España, Arratibel Garciandia contra España y Beortegui Martínez contra España, nuestro país, fue condenado por no investigar de manera eficaz denuncias de malos tratos presuntamente infligidos por agentes policiales a personas bajo custodia policial incomunicada. En estos contextos, es imposible para un detenido en régimen de incomunicación –y por tanto en situación de aislamiento total– obtener elementos de prueba que puedan demostrar la posible veracidad de sus alegaciones, correspondiendo en consecuencia al órgano judicial instructor el despliegue de un mayor esfuerzo investigador.

Parece algo evidente, pero la última condena a España fue en la reciente sentencia de 19 de enero de 2021, en el Asunto González Etayo, cuyo origen es una denuncia por malos tratos, también en el marco de una detención incomunicada. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideró que la investigación judicial no había sido lo suficientemente exhaustiva y eficaz, dada la situación de especial vulnerabilidad de las personas detenidas en régimen de incomunicación, destacando asimismo la necesidad de adoptar las medidas recomendadas por el Comité de Prevención de la Tortura y de las Penas y Tratos Inhumanos y Degradantes del Consejo de Europa.  Entre ellas, adaptar los reconocimientos médicos al Protocolo de Estambul, aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1999, que contiene un manual para realizar informes médicos y psicológicos en dicho contexto.

Esta exigencia de investigación efectiva y suficiente de las denuncias de malos tratos o torturas no sólo se produce en el contexto de detenciones en régimen de incomunicación, sino que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos amplía esta obligación a otros supuestos, como por ejemplo, denuncias por malos tratos producidos durante una actuación policial realizada en una manifestación, o presuntas agresiones policiales cometidas durante un acto de desalojo. En el Asunto López Martínez contra España, el contexto era el desalojo forzoso por parte de la policía de varias personas, entre ellas la demandante, que se encontraban en una cafetería en los alrededores de la sede del Congreso en Madrid, y que habían participado en una manifestación bajo el lema “Rodea el Congreso”. Denunció malos tratos por los agentes policiales durante el desalojo, pero el caso se archivó sin una investigación diligente. Y en el Asunto BS contra España, la denunciante refirió que, por ejercer la prostitución y ser inmigrante, sufrió agresiones de agentes policiales. La denuncia también fue archivada.  El TEDH condenó a España en ambos casos por no haber realizado una investigación suficiente.

En realidad, y como reitera en todas sus sentencias el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en ausencia de una investigación imparcial, suficiente y eficaz, se estaría posibilitando que los funcionarios del Estado, en ciertos casos, violen con casi absoluta impunidad los derechos de quienes se encuentran bajo su custodia, y por tanto sería ineficaz en la práctica la prohibición de la tortura y de las penas o tratos inhumanos o degradantes, que prescribe el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En ausencia de una investigación imparcial, suficiente y eficaz, se estaría posibilitando que los funcionarios del Estado violen con casi absoluta impunidad los derechos de quienes se encuentran bajo su custodia

Por fortuna, algo parece estar cambiando. Poco a poco se está abandonado la normalización y tolerancia con los posibles malos tratos cometidos en espacios de gran opacidad (centros de menores, establecimientos penitenciarios, centros de internamiento de extranjeros), así como con los posibles abusos policiales o conductas delictivas e irregulares cometidas al amparo del ejercicio del poder, que se solían traducir en el archivo de las causas iniciadas por las denuncias de las víctimas sin agotar los medios de investigación disponibles.

Exponente de ello es la sentencia 166/2021 del Tribunal Constitucional, publicada el pasado 9 de noviembre. En ella, un menor de edad denunciaba que, con ocasión de una manifestación, y una vez en dependencias policiales, fue objeto de agresiones y trato vejatorio. La denuncia fue archivada, y el Tribunal Constitucional estimó el recurso de amparo, afirmando que “todos los malos tratos proporcionados por autoridades estatales que envilecen y deslegitiman a un Estado democrático son, en esencia, acciones realizadas en el marco de una situación de superioridad institucional, que inciden directamente en los derechos fundamentales, y que obligan al Estado a realizar una investigación suficiente dirigida al esclarecimiento de los hechos”.

Las dos últimas sentencias del Tribunal Constitucional suponen un paso firme en la exigencia legal de investigación de las torturas o malos tratos policiales para reducir los espacios de  impunidad en este ámbito, ya que las relaciones asimétricas de poder son el contexto propicio para que se produzcan abusos.

Sin embargo, y pese al avance que poco a poco se está produciendo con los últimos pronunciamientos de nuestro Tribunal Constitucional, no podemos bajar la guardia. El último informe del Comité Europeo para la prevención de la tortura y tratos o penas inhumanas o degradantes, que se hizo con ocasión de su visita en España a varios establecimientos penitenciarios, hospitales psiquiátricos penitenciarios y centros de internamiento de menores, así como de la observación del trato ofrecido a las personas privadas de libertad por la policía, consigna haber detectado posibles malos tratos infligidos por los funcionarios en los ámbitos referidos. También se hallaron denuncias por agresiones físicas y por abusos verbales consistentes en insultos, especialmente de carácter racial, étnico y religioso. Se recomiendan una serie de medidas que las autoridades españolas deberían adoptar para hacer frente a los presuntos malos tratos, incluyéndose la realización de investigaciones que superen las habituales dificultades de acceso a medios probatorios.

El informe referido reivindica la necesidad de garantizar que llegue a los funcionarios de cualquier nivel encargados de hacer cumplir la ley el mensaje de tolerancia cero con los malos tratos a las personas detenidas o internadas en establecimientos penitenciarios, centros de menores, de extranjeros, o cualquier otra persona bajo la custodia de autoridades estatales. De igual manera, se hace notar que dichos funcionarios deberían ser conscientes, mediante acciones concretas, de que el gobierno está decidido a erradicar los malos tratos a las personas privadas de libertad.

El Anteproyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal de 2020, coordinado por Juan José López Ortega, magistrado y miembro del Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas, se enmarca en esta línea, recogiendo las recomendaciones del Comité para la prevención de la tortura y colmando una injustificable laguna en nuestro derecho. En su título preliminar señala que “cualquier sospecha mínimamente fundada de empleo de tortura o tratos inhumanos o degradantes, será objeto de investigación exhaustiva por parte de las autoridades competentes, que agotarán los medios de investigación a su alcance para esclarecerlas. Ningún procedimiento penal por torturas (...) podrá ser archivado de forma prematura (...)”. Además, la regulación de la detención incluye numerosas previsiones específicas para prevenir los abusos en espacios de privación de libertad y facilitar su investigación, como, por ejemplo, la introducción de la figura del funcionario policial responsable de la detención, que se convierte en centro de responsabilidad individual y, por tanto, de posible imputación. También hay previsiones específicas para los reconocimientos médicos, de comunicación a terceros de la detención, de garantía de la asistencia letrada efectiva, atención a la presencia de la discapacidad y ajuste al Protocolo de Estambul en la emisión de informes médicos.

Jorge del Cura Antón, Premio Nacional de Derechos Humanos 2019, afirma que “no es la ausencia de tortura lo que puede servir para definir a una sociedad como democrática, sino la actitud que ese país –sus habitantes y, sobre todo, sus responsables– tiene ante los casos de torturas, y la voluntad política de prevenirla y erradicarla”.

Haríamos bien en reformar cuanto antes nuestra precaria regulación, impulsando la tramitación del Anteproyecto que el Ministerio de Justicia decidió paralizar.

--------------------

Yolanda Rueda Soriano es magistrada en la Audiencia Provincial de Barcelona.

Imagínese que la policía la detiene por la supuesta comisión de un delito. Estando detenida, la obligan a desnudarse íntegramente para efectuarle un registro corporal innecesario y, en este estado, la observan, riéndose, varios agentes presentes en el lugar. A continuación le ponen las esposas de tal manera que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí