1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lavorare con lentezza

Futuro anterior o armas. Notas sobre Chile

Hacer política es reforzarte y debilitar a tu enemigo, y en las democracias mediatizadas eso tiene que ver con tus instrumentos ideológicos para definir la agenda. Si gobiernas, esos instrumentos deben llenar de contenidos tu relato

Pablo Iglesias 14/06/2022

<p>Gabriel Boric se trasladó a La Moneda en un Ford Galaxy descapotable, el coche oficial de Salvador Allende.</p>

Gabriel Boric se trasladó a La Moneda en un Ford Galaxy descapotable, el coche oficial de Salvador Allende.

Presidencia de Chile

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Gabriel Boric e Izkia Siches (ambos nacidos en 1986) saludan a la multitud en pie, desde el asiento trasero del mítico Ford Galaxie 500XL que la reina de Inglaterra regaló a Chile en 1968. La banda presidencial atraviesa el pecho de Boric. Lleva americana y camisa blanca, pero no lleva corbata. La imagen es histórica por muchas razones y está llena de significados simbólicos explícitos e implícitos; desde la ausencia de corbata hasta que, por primera vez, el vehículo oficial no va guiado por un hombre. Esta vez lo maneja una suboficial de carabineros; es un símbolo de los nuevos tiempos. Pero la imagen proyecta otro poderoso significado que nos lleva al pasado. Ese Galaxie 500XL es uno de los vehículos oficiales del Estado chileno, usado normalmente por el presidente de la República en la festividad de las glorias navales del 21 de mayo y en algunos otros eventos muy concretos. El Galaxie puede llevar también a los ministros de Defensa e Interior de Chile. Ese coche es historia viva por muchas razones. Trasladó a Fidel Castro, a Indira Gandhi y a Pablo Neruda. Pero, sobre todo, el Galaxie es el coche de Salvador Allende y su imagen, saludando en pie desde su asiento trasero, está tatuada en los recuerdos y las emociones de la izquierda mundial.

El Estado chileno tiene más coches presidenciales. El Lexus LS-600h, con masajeador en los asientos es, como no podía ser de otra forma, el coche asociado al presidente Piñera, mientras que el coreano Hyundai Equus, con peldaños de entrada iluminados y soporte de piernas, es el coche oficial asociado a la presidenta Bachelet. Pero ni el Lexus ni el Hyundai compiten en simbolismo con el Galaxie que Allende convirtió en vehículo presidencial, sustituyendo a los antiguos carruajes. Cuando pensamos en Allende, de hecho, hay dos imágenes que siempre asaltan nuestra memoria sentimental. Una de ellas sintetiza la épica de la derrota: Allende en La Moneda con casco y el fusil AKMS que le regaló Fidel, rodeado por su equipo de seguridad, poco antes de morir. La otra es de mil días antes, y ya la hemos visto en este artículo: Allende con la banda presidencial, saludando a la multitud en pie en el asiento trasero del Ford Galaxie 500 XL, mientras sus guardaespaldas caminan rodeando el vehículo. 

Salvador Allende saluda desde el mismo Ford Galaxie. | Fotografía de la Presidencia de la República, departamento de Patrimonio Cultural.

Por eso, Boric saludando desde el Galaxie es una descarga eléctrica en el inconsciente visual de la izquierda mundial. También lo es en Chile, a pesar de la mayor riqueza de matices. De hecho, el presidente y sus dirigentes demuestran saber dibujar con precisión milimétrica su diálogo simbólico, sentimental y visual con la propia memoria de su pueblo y de su izquierda. De alguna forma, convierten el Ford Galaxie de Allende en DeLorean DMC-12 de Regreso al futuro de Robert Zemeckis.

'Winnipeg', el barco en el que se rescataron del franquismo a 2.200 republicanos. | Fotografía de Colección Museo Histórico Nacional.

Chile ejerce en algunos de nosotros un magnetismo seguramente psicoanalizable. Para alguien que arrastra el dolor de la memoria histórica española, Chile significa Winnipeg, el barco que trasladó a más de 2.000 refugiados republicanos al país andino en 1939; algunos de sus descendientes son hoy cuadros de la izquierda chilena. 

Chile significa Winnipeg, el barco que trasladó a más de 2.000 refugiados republicanos al país andino en 1939

Chile, para cualquier militante de la izquierda, de cualquier lugar del mundo, significa también el intento fallido de construir una sociedad socialista desde la legalidad de una república liberal aparentemente consolidada. Chile representa, precisamente por ello, una herida histórica en la izquierda del lado occidental de la Guerra Fría; la del fracaso de la vía pacífica al socialismo. Chile se convirtió en el principio de realidad de la política al constatar que la derecha se hace fascismo cuando se amenazan los privilegios de los de arriba. Chile significó la realidad de la geopolítica con la “democracia” estadounidense organizando golpes de Estado contra una democracia. Seguramente, sin el 11 de septiembre de 1973, no se entenderían ni el posibilismo eurocomunista del sur de Europa (Berlinguer afirmando que se sentía seguro bajo el paraguas de la OTAN o Carrillo visitando Estados Unidos para lograr credenciales de comunista aceptable por el poder occidental), ni las experiencias posteriores de lucha guerrillera en América Latina que partían de una constatación inapelable: si nos asesináis cuando ganamos las elecciones, mediremos fuerzas en el campo de batalla. Chile significó también en el imaginario de las izquierdas, en especial tras la caída del Muro y el agotamiento político-militar de las experiencias guerrilleras, el principio del “no se puede” de la política. Gonzalo Winter nos lo explicaba en La Base el pasado mayo, con una lucidez poco frecuente en quien tiene responsabilidades políticas: la Pax neoliberal fue la base del pacto de la transición a la democracia en Chile, que se resumiría en un sencillo “ustedes renuncian al socialismo y nosotros renunciamos a asesinarles, entiendan que la República era una concesión para estar en el patio del fundo, no para entrar a la casa del patrón”. ¿Algún paralelismo con España? Eso decídanlo ustedes. 

Gonzalo Winter, abogado y político chileno, miembro del partido Convergencia Social (CS). | Fotografía de Laura Campos. 

Chile significó también el espíritu de la concertación ¿Qué es eso? Básicamente el mensaje del “no se puede”, esto es, cualquier proyecto político sin el consenso de la derecha está condenado al fracaso (o a que te exterminen). ¿Paralelismos con España? Lean a Villacañas.

Chile, en resumidas cuentas, ha sido desde 1973 una herida fundante de la noción que tiene la izquierda de sí misma y una caja de herramientas para pensar la política. Por eso nos fascina ver a Gabriel Boric en el Galaxie y vemos parpadear los fotogramas que hacen aparecer al fantasma de Allende. Si, por añadidura, los rostros de los principales dirigentes del proceso son los rostros hermosos de treintañeras y treintañeros con tatuajes, fogueados en el movimiento estudiantil y que además miraron nuestra modesta experiencia en España con interés, pues para qué queremos más. Chile convoca a la revancha a los fantasmas de todas las derrotas de la izquierda y nos revuelve el alma… Y en este momento, el analista lacaniano interrumpe el monólogo, pone fin a la sesión y nos pide el dinero. 

Chile ha sido desde 1973 una herida fundante de la noción que tiene la izquierda de sí misma 

Pero sigamos. El estallido social de 2019 empezó a resquebrajar el pacto de la transición chilena. Desembocó institucionalmente en una Convención constitucional que dejó a la derecha sin capacidad de veto (menos de un tercio de asambleístas en la Convención) y en unas presidenciales que no enfrentaron a lo nuevo frente a lo viejo, sino que anticiparon algo (¿futuro anterior?) con ese Boric contra Kast en el que, de momento, el cambio ha podido con la reacción.

Medios de comunicación

Desde entonces, cada día leo la prensa chilena, veo extractos de noticieros y debates que llegan a las redes sociales, pregunto cosas y pido referencias a Mario Amorós y mis amigos chilenos, leo textos viejos y nuevos y le doy muchas vueltas a ese país de geografía inverosímil. Cuando era más joven, viajé en sucios trenes que iban hacia el Norte, cantaba Sabina. Cuando era más joven y viajaba al sur, para estudiar acudía a los manuales de Ciencia Política para hacerme una idea de su sistema político y de partidos, y buscaba también algún libro de historia del país. Conocer la teoría de la dependencia y el análisis de sistemas-mundo me daba alguna clave sobre la dimensión histórico-colonial y postcolonial del poder en la organización de la economía, de la propiedad y el sistema de explotación de los recursos naturales, de la cuestión agraria, de la cuestión indígena etc. Todo ello está bien y puede ayudar a un turista político exterior a entender un pequeño puñado de cosas, pero casi ningún turista político extranjero se suele interesar por las estructuras, correlaciones y características del poder mediático del país. Hemos dedicado dos programas de La Base a Chile y en el último analizamos precisamente eso: la estructura de propiedad oligopólica de los principales medios de comunicación, sus características ideológicas y su papel como actores político-ideológicos determinantes en la política chilena, en particular, a la hora de jerarquizar y enfocar los principales temas que determinan el comportamiento político y electoral de los chilenos.

He podido leer varios estudios de análisis social y demoscópico en torno a la valoración del gobierno, del presidente, de los trabajos de la convención constitucional y del propio texto de la nueva Constitución que habrá de ser aprobada o rechazada en referéndum el próximo 4 de septiembre. Sigo cada día los análisis de El ojo del medio, una plataforma digital de estudio de los medios de comunicación dirigida por el periodista Marcos Ortiz, que analiza las orientaciones editoriales de los principales periódicos chilenos (abrumadoramente conservadores como en España). Los periódicos no tienen, ni de lejos, el impacto de la televisión, la radio o incluso los formatos audiovisuales no convencionales que podemos ver en las redes, pero son los que determinan e inspiran las escaletas de los informativos, las tertulias y matinales e incluso pueden condicionar los formatos de entretenimiento y la conversación en las redes sociales.

Unas cuantas semanas de observación y de lecturas no te permiten dominar ni los matices, ni las profundidades subterráneas de la política chilena, pero sí entender y capturar los temas que dominan el debate político y conocer también las capacidades de los diferentes actores para definir y jerarquizar la agenda de temas. Mi conclusión se la imaginan: nadie supera el poder de la derecha mediática chilena definiendo los temas que monopolizan la conversación política en Chile. Un consejo para viajeros: si es usted un inversor y quiere saber quién manda en la izquierda, hable con el Gobierno, con los dirigentes de los partidos del Frente Amplio y con los líderes sociales. Si quiere saber quién manda en la derecha, no pierda el tiempo con dirigentes políticos; hable con los dueños de El Mercurio.

El Gobierno juega también sus bazas, y la primera Cuenta Pública de Boric (una especie de debate del estado de la nación en formato presidencialista) mostró a un presidente con una impresionante capacidad para hablar a su pueblo. Es una máquina de discurso muy potente en ese formato. Hay un antes y un después de la Cuenta Pública, pero el presidente no puede hablar cada día a su pueblo con tanta eficacia. La gira en Norteamérica y la participación en la Cumbre de las Américas ha reforzado también la imagen del Gobierno y, en general, los marcos favorables a la aprobación de la nueva Constitución. Aunque Gobierno y Constitución caminan sendas paralelas, parece evidente que la imagen de uno de los significantes condiciona al otro y viceversa. Los chilenos han visto a su presidente manejar un magnífico inglés y usarlo para decir, en presencia de Trudeau, a un grupo de estudiantes canadienses que preguntaban por las empresas mineras de su país que operan en Chile, que estas empresas deben operar en Chile con el mismo respeto que si operaran en Canadá. Buen marco, inmejorable imagen. El presidente y su equipo han demostrado también un dominio generacional de los códigos del humor en las redes sociales: el ministro Giorgio Jackson entrando muy bien al trapo de un tuitero que le imaginaba celoso tras la publicación de una foto de Trudeau y Boric compartiendo, quizá con exceso de intimidad, un zumo de algo en un pub. Son jóvenes, son brillantes y gobiernan un país con una pirámide de población en la que los jóvenes tienen más peso demográfico que los no jóvenes (ahora sí, hagan paralelismos pero no se me depriman, el envejecimiento de Europa tiene poco arreglo a corto plazo).

Gabriel Boric en su primera Cuenta Pública. | Fotografía de Álex Ibañez (Gobierno de Chile).

El problema es que la actividad del poder mediático chileno es diaria, constante y tenaz. Leo una entrevista a la ministra secretaria general del Gobierno, responsable de la portavocía del Gobierno, Camila Vallejo, en El Siglo, el periódico del Partido Comunista, su partido, que me hace llegar Amorós. Lógicamente, la entrevista no es agresiva, pero no puede eludir los temas que dominan la agenda mediática: el aumento de una delincuencia descontrolada, el asesinato de la periodista Francisca Sandoval, el rol del Gobierno en el plebiscito, la violencia en la Araucanía, el problema del reconocimiento a la autonomía de los pueblos originarios en la nueva Constitución… No son buenos temas para el Gobierno. Solo al final cae una pregunta sobre el problema de la falta de diversidad del sistema mediático. Vallejo responde a todo con la precisión y la solvencia de un cuadro con mucha experiencia mediática que no deja ni un solo tema a la improvisación. Pero hay una respuesta que me inquieta a una pregunta que podría tener doble filo ¿El compromiso del Gobierno de Gabriel Boric sigue siendo la superación del neoliberalismo? Aquí la respuesta es enormemente genérica: hay que desmercantilizar los derechos sociales como primer paso de una estrategia gradualista. Releo la respuesta varias veces y llego a la misma conclusión. Las respuestas a los temas favorables al adversario están mucho más trabajadas y son más precisas, básicamente porque el adversario define la agenda y los portavoces tienen que dominar los marcos y mensajes para enfrentar esa agenda. Pero la agenda del Gobierno sigue siendo genérica, no termina de definir la conversación mediática.

Camila Vallejo Dowling, ministra de Secretaría General de Gobierno. | Fotografía del Gobierno de Chile.

Y aquí creo que está la clave de todo. Hacer política es reforzarte y debilitar a tu enemigo, y en las democracias mediatizadas eso tiene que ver con tus instrumentos ideológicos para definir la agenda. Si gobiernas, esos instrumentos deben llenar de contenidos el relato de tu acción. Los programas de superación de la violencia neoliberal, consolidando derechos sociales de las mayorías sociales, son el mínimo común denominador de la izquierda mundial que actúa en contextos de economía de mercado. No hay espacio para mucho más. Es cierto que no es lo mismo defender más derechos sociales en el sur de Europa que en América Latina, pero el combate por la mejora de las condiciones materiales de las mayorías se libra en todas partes en el terreno de las estructuras ideológicas. Lo vuelvo a escribir: hacer política es armarte y desarmar a tu enemigo. De poco le servía a Allende el fusil AKMS que Fidel le regaló frente a los aviones de la derecha chilena bombardeando La Moneda. ¿Futuro anterior? Armas, armas, armas…

Gabriel Boric e Izkia Siches (ambos nacidos en 1986) saludan a la multitud en pie, desde el asiento trasero del mítico Ford Galaxie 500XL que la reina de Inglaterra regaló a Chile en 1968. La banda presidencial atraviesa el pecho de Boric. Lleva americana y camisa blanca, pero no lleva corbata. La imagen es...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Iglesias

Es doctor por la Complutense, universidad por la que se licenció en Derecho y Ciencias Políticas. En 2013 recibió el premio de periodismo La Lupa. Fue secretario general de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. joamella

    Contra la barbarie las armas no son la mejor defensa. Los bárbaros, son bárbaros precisamente porque necesitan de las armas para sostener sus ideas.

    Hace 5 meses 21 días

  2. jose-manuel-gullon-liminana

    Vivo en un pueblo de la España profunda. Mi vecino y los vecinos de muchas personas como yo, están armados, son franquistas, me conocen y saben cómo pienso. Sus padres y abuelos fusilaron a mis abuelos y a mis padres. Por qué no puedo yo tener armas para defenderme si sé que vendrán a por mí, aunque aparentemente no lo parezca. ¿Qué hago? ¿Alguien me defendería? Estoy seguro que no. Quiero poder comprar armas para defenderme de ellos, que las tienen. ¿Hacemos algo al respecto?

    Hace 5 meses 21 días

  3. joamella

    Otro artículo pésimamente escrito por parte de Pablo Iglesias. Sin duda sus múltiples ocupaciones le impiden el sosiego que a buena escritura requiere, pero ¡ojalá! fuera ese su único defecto. Para mí tiene otros de mayor calado, por un lado las repetidas menciones a lo que lee, talvez por eso no tiene tiempo para reflexionar, y por otro lado ladra pero no muerde; es decir, no se puede subrayar oomo él hace en: "Hacer política es reforzarte y debilitar a tu enemigo, y en las democracias mediatizadas eso tiene que ver con tus instrumentos ideológicos para definir la agenda. Si gobiernas, esos instrumentos deben llenar de contenidos tu relato." Y no menciona ningún instrumento ni ningún relato, eso es ladrar y no morder. Esto me hace recordar que una vez dije que en eso se parece a Mr. Aznar, salvando las claras diferencias ideológicas y las diferencias culturales con saldo positivo para Pablo Iglesias, lo cual no es mucho al comparársele con Mr. Aznar que difícilmente puede pasar de un 0.1 en una escala del 0 al 10. Que se lo mire Pablo Iglesias, pues siendo un personaje público del espectro de la izquierda no puede estar dando paladas al aire cuando hay tanta trinchera que precisa ser cavada.

    Hace 5 meses 21 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí