1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MUJERES INVISIBLES

Viejas, marchitas y desahuciadas a los treinta y cinco

Actrices andaluzas de la Asociación AAMMA reclaman mayor presencia de mujeres de todas las edades en los medios audiovisuales y recuerdan la decisiva influencia que la ficción ejerce sobre el imaginario colectivo

Adriana T. 20/11/2022

<p>Algunas de las integrantes del movimiento 'Actrices sin fecha de caducidad'.</p>

Algunas de las integrantes del movimiento 'Actrices sin fecha de caducidad'.

Remedios Malvárez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Digamos que se llama Patricia. Patricia acudió a la consulta de la psicóloga y actriz Lu Carrasco hace un tiempo con síntomas de ansiedad, angustia y un sentimiento profundo de tristeza. A sus 28 años, se sentía compelida a mantener una relación sentimental que la estaba haciendo profundamente infeliz. En el marco de seguridad que brinda la relación terapéutica, terminó por confesar la causa real de su desazón: estaba convencida de que, a su edad, ya se le había pasado el arroz. “No llego a tiempo para encontrar a otra pareja y tener hijos”, afirmó con rotundidad. Patricia estaba dispuesta a mantener esa relación desdichada con tal de no quedarse sola o ver sus proyectos idealizados frustrados.

Pero, ¿cómo llega una persona tan joven a una conclusión tan equivocada? ¿Qué clase de propaganda se está inoculando en el cerebro de las mujeres para que empiecen a sentirse viejas y descartables antes siquiera de haber alcanzado la treintena? ¿Cómo se convence a alguien cuyo organismo se encuentra –objetivamente– pleno del vigor de la juventud de que, sin embargo, para ella ya es tarde?

Si bien no existe una única explicación para este fenómeno, sí podemos encontrar algunas causas fácilmente identificables. Por la consulta de psicología de Carrasco pasan muchas mujeres, de distintas edades, y ha ido encontrando un nexo común a muchos de los problemas de salud mental que algunas de ellas sufren. Lu Carrasco forma parte de la Asociación AAMMA (Asociación Andaluza de Mujeres de los Medios Audiovisuales). La asociación, presidida por la productora sevillana Agus Jiménez, cuenta con más de diez años de historia. Compuesta por más de doscientas socias de todos los ámbitos de la industria cinematográfica, AAMMA ha sido interlocutora con las instituciones y administraciones para la elaboración de la Ley del Cine de Andalucía, dotándola de perspectiva de género. En esta ocasión, sus actrices han iniciado una campaña durante el reciente Festival de Cine de Sevilla manifestándose por la inclusión y representación de mujeres reales –con independencia de sus edades, cuerpos, arrugas o aspecto físico– en los medios audiovisuales. Los hashtags en las redes sociales son #descalzateporlasactrices y #actricessinfechadecaducidad.

Muy especialmente en la franja entre los 35 y los 65, las actrices parecen volverse invisibles

Pasados los 35 años de edad, las mujeres tienden a desaparecer en las pantallas, dicen. Muy especialmente en la franja entre los 35 y los 65, las actrices parecen volverse invisibles. “Pedimos actrices sin fecha de caducidad. Exigimos inclusión y representación de mujeres diversas, de todas las edades. Pedimos que se incluya actrices de más de 35 años en papeles protagonistas. En primer lugar, porque para nosotras es injusto que en el momento vital en el que mayor capacidad y experiencia tenemos para encarnar a personajes, se nos empuje a la cuneta. Y después, porque sabemos del poder que tienen la televisión y el cine para educar, para crear estereotipos o mantenerlos, y esto permea en toda la sociedad, pero muy especialmente entre las niñas, las adolescentes y las mujeres”, explican ellas en su reivindicación. Tampoco los hombres son ajenos a los clichés y tópicos que les inculcan desde la ficción para mantenerse anclados en determinados comportamientos tóxicos.

En el año 2017, la Fundación AISGE –presidida por el actor Emilio Gutiérrez Caba– realizó el estudio más exhaustivo hasta la fecha para analizar la presencia de las mujeres en las producciones españolas de ficción durante el periodo 2014-2016.

Las conclusiones no resultan muy sorprendentes. Los personajes femeninos con mayor relevancia o protagónicos son –sin detenernos en analizar su calidad– cuantitativamente inferiores a los masculinos en todos los rangos de edad, acentuándose aún más estas diferencias hacia los treinta y cinco años, edad a partir de la cual las actrices simplemente dejan de existir en la mayoría de las producciones. Por proporcionar algunas cifras, el estudio afirma que los personajes femeninos apenas representan una media del 37,8% del número total de interpretaciones actorales de los largometrajes españoles exhibidos durante el citado periodo. Dicho de otra manera: en el cine español, por cada personaje femenino, hay 1,64 masculinos, lo que evidencia una clara infrarrepresentación de la mujer. Por otro lado, las protagonistas femeninas mayores de cuarenta y cinco años representan tan solo una media del 24% de los papeles protagonistas.

Las mujeres carecen de un espejo en el cual mirarse, y los pocos que existen muestran una realidad deformada: las actrices que logran seguir trabajando y tener éxito pasados los cuarenta años suelen valerse de múltiples cirugías, dietas estrictas y otros procedimientos más o menos agresivos que les permiten aparentar una edad muy inferior a la que tienen, perpetuando así el culto a la juventud y la adherencia a determinados cánones de belleza. “Lo que no se nombra o no se ve, pasa a considerarse inexistente o erróneo”, afirman desde la Asociación AAMMA.

Las mujeres carecen de un espejo en el cual mirarse, y los pocos que existen muestran una realidad deformada

Pero no sólo eso. Como explica Carrasco, la representación cualitativa de las mujeres en la pantalla también deja mucho que desear. Actrices que no llegan a los treinta aparecen encarnando roles de madres de hijos adolescentes, mientras que los actores seleccionados para ser sus intereses románticos en la ficción pueden tener diez o veinte años más sin que a nadie le resulte chocante. Además, las mujeres suelen representar roles pasivos, de sumisión al varón protagonista.

La polémica no es novedosa en absoluto. En las últimas décadas han surgido diferentes herramientas de análisis más o menos precisas para intentar explicar el papel de las mujeres en la ficción. De sobra conocido es el llamado Test de Bechdel, empleado para evaluar la brecha de género en las producciones artísticas. El test consta de apenas tres requisitos: el primero es que en la película aparezcan al menos dos personajes femeninos. El segundo es que estas mantengan una conversación entre sí, y el tercero es que la conversación no tenga como tema un hombre. Pese a que pasar el test no implica en absoluto que nos encontremos ante un guión feminista, son incontables las grandes producciones cinematográficas de la época más reciente que no superan la prueba.

Otros instrumentos de análisis de la ficción son el Principio de Pitufina, (la práctica, todavía no infrecuente, de colocar a un único personaje femenino estereotipado en medio de un elenco de personajes masculinos); así como el test propuesto por la ensayista estadounidense Ellen Willis, quien se hacía una única pregunta: ¿si cambiamos el género de los protagonistas de una película, el argumento sigue teniendo el mismo sentido? Y, por último, quizá la prueba más irreverente de todas, conocida como el Test de la Lámpara Sexy: si sustituimos a las mujeres de la película por lámparas sexys, ¿la historia sigue funcionando?, quedando así probada la irrelevancia de muchos de los roles femeninos en los medios audiovisuales. Una vez más, no son pocas las grandes superproducciones que podrían haber empleado a una lámpara en un lugar de una actriz sin que la historia se hubiera visto alterada de manera sustancial.

No existe entrada en la Wikipedia en español si una teclea el término “mirada masculina”, por lo que no queda más remedio que traducir la versión en inglés, que viene a decir algo así: “En la teoría feminista, la mirada masculina es el acto de representar a la mujer y al mundo en las artes visuales y en la literatura desde una perspectiva masculina y heterosexual, que representa a la mujer como objeto sexual para el placer del espectador (varón heterosexual)”. Dicho de otro modo: el varón se convierte sistemáticamente en el sujeto –activo– que mira, y la mujer en el objeto –pasivo– contemplado. No existe paridad ni simetría entre ellos. No es posible aspirar a la igualdad con esas condiciones de partida.

La representación en los medios audiovisuales no es un asunto menor. El poso y la influencia que la ficción siembra en el imaginario colectivo nos interpelan a todos. De vuelta a la consulta de la psicóloga, las mujeres van desgranando sus conflictos personales. Se sienten gordas, feas, viejas. Desechos fácilmente reemplazables. Se quedan atrapadas en relaciones tóxicas, o toman decisiones nefastas para su propio bienestar. Su autoestima se ha ido cercenando desde la niñez a fuerza de estereotipos. No es difícil imaginar cuáles pueden ser los motivos. “Estamos creando una sociedad traumatizada, repitiéndoles machaconamente a las mujeres y niñas ‘aquí no hay lugar para ti’”, reitera Carrasco. La asociación AAMMA está decidida con este movimiento a construir otra mirada desde los medios audiovisuales.

Digamos que se llama Patricia. Patricia acudió a la consulta de la psicóloga y actriz Lu Carrasco hace un tiempo con síntomas de ansiedad, angustia y un sentimiento profundo de tristeza. A sus 28 años, se sentía compelida a mantener una relación sentimental que la estaba haciendo profundamente infeliz. En el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Adriana T.

Treintañera exmigrante. Vengo aquí a hablar de lo mío.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí