1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El salón eléctrico

Hipócrates hace huelga

Los sanitarios pueblan la gran pantalla desde los albores del cine hasta el día de hoy. Aparecen retratados como ángeles o demonios

Pilar Ruiz 22/12/2022

<p>Jessica Chastain en 'El ángel de la muerte' (2022).</p>

Jessica Chastain en 'El ángel de la muerte' (2022).

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

En el año 430 a.n.e., durante la guerra del Peloponeso, una epidemia devastó la ciudad griega de Atenas y afectó a gran parte del Mediterráneo oriental. Se cree que la plaga o peste de Atenas y sus tres oleadas fueron causadas por un tipo de tifus que acabó con casi 100.000 personas, entre ellas el mismísimo Pericles. Allí estaba Hipócrates, el médico legendario, intentado curar a los atenienses. De este señor griego heredamos en los países occidentales el famoso juramento hipocrático. Compromiso de origen sagrado modernizado a lo largo de los siglos, sintetiza la ética que debe seguir la profesión médica: no tener más propósito que el de llevar el bien y la salud a los enfermos.

La peste de Atenas (Michael Sweerts, 1654).

La sanidad pública es una de las últimas trincheras del Estado no del bienestar, que nunca ha existido, sino de la democracia real. ¿España se rompe? Que se lo digan a las comunidades autónomas con menos inversión –NO gasto– en sanidad. La más notoria, Madrid, región más rica del país en su divino centralismo. Los grandes gestores firmantes de protocolos de la muerte en residencias son los mismos que llevan a cabo desde hace años un plan sistemático para arrebatar a la ciudadanía el derecho más sagrado que cabe en una verdadera democracia: el del acceso a la sanidad con dignidad y con igualdad, sin tener que empeñar tu casa o arruinarte para pagar la factura del hospital. Esos mismos la emprenden ahora contra los hipócrates huelguistas y lanzan a sus voceros y medios, engordados en la granja de la propaganda y del dinero público –esa malversación de la que usted me habla– contra los sanitarios. Eran angélicos en la pandemia pero han mutado, como los virus, en diablos peligrosos y colorados. Chocante cuando hablamos de un sector laboral perteneciente a una clase social poco dada a tomar palacios de invierno. Hasta ahora.

Y el cine, qué tendrá que ver con todo esto, pensarán. Bueno, para plaga, lo que se dice plaga, la infinidad de series de televisión ambientadas en hospitales y centros de salud, demostración de lo mucho que gusta al público eso de catar los entresijos hipocráticos en versión culebrón. Pero no solo, porque los sanitarios pueblan la gran pantalla desde los albores del cine hasta el día de hoy, ya sea como protagonistas o como personajes secundarios que dan apoyo –y amor– al héroe herido, como las incontables enfermeras del cine. Mención especial a Juliette Binoche, precursora de la necesaria ley de eutanasia en El paciente inglés (Minghella, 1996) y un homenaje al doctor Montes, perseguido con saña por los mencionados en el párrafo anterior.

A veces las enfermeras se escapan de su rol secundario para convertirse en protagonistas, como en la reciente El prodigio (Lelio, 2022); película de puesta en escena dreyeriana con la arrebatadora Florence Pugh en cada encuadre. Una sanitaria veterana de la guerra de Crimea llega a la Irlanda de la Gran Hambruna (1845-1849) para poner orden, ciencia y conciencia ante un supuesto milagro, el fanatismo católico y los abusos contra niñas. Esta mujer es de la estirpe de los sanitarios que ejercen de ángel batallador, justiciero y salvador.

Y en The good nurse, uno de los muchos true crime de este año, mal traducido como El ángel de la muerte (Lindholm, 2022) hay otra de esas enfermeras salvíficas que sufre una cardiopatía muy grave pero no puede dejar de trabajar porque es madre soltera con dos niñas y NO TIENE SEGURO MÉDICO, así en mayúsculas, que estamos en los USA y el verdadero ángel de la muerte no es sino un capitalismo tercermundista que arroja a la mayoría a la miseria o a la tumba. A la protagonista le cobran 1.000 dólares por una consulta. Es el futuro que nos ofrecen ciertas opciones políticas, vayan echando cuentas. Jessica Chastain, la buena enfermera, lo hace todo frente al enfermero antihipocrático, el sobrevalorado Eddie Redmayne quien pertenece a las esferas celestiales, pero de la upper class: estudió en Eton con William Windsor alias príncipe de Gales y seguro que tiene seguro.  

Los sanitarios, médicas y enfermeras aparecen retratados como mediadores entre la vida y la muerte, para bien o para mal, ángeles o demonios sin matices –como un exabrupto de presidenta madrileña–. Pueden ser serafines, como el simpático Doctor en Alaska (CBS, 1990-1995), el inolvidable médico abortista de Michael Caine en Las normas de la casa de la sidra (Halström, 1999) o los cirujanos eternamente bellos de Anatomía de Grey (ABC, 2005-2022). Algunos de estos ángeles incluso tocan la divinidad, como George Clooney en Urgencias (NBC, 1994-2009).

¿Qué me pasa, doctor?

De índole también angélica hay médicos con la cara de Toshiro Mifune en Barbarroja (Kurosawa, 1965) y hasta con pistola, como Gary Cooper en El árbol del ahorcado (Daves, 1959).  Pueden protagonizar best sellers como El médico (2013, Stölzl) del tostón de mismo nombre –hasta tiene musical, con eso les digo todo–. Aunque para desespero de líderes de ultraderecha, cuenta que en el siglo XI las enseñanzas de Hipócrates solo se encuentran ya en la lejana Persia y además custodiadas por un musulmán: el histórico científico, filósofo, astrónomo y precursor de la medicina moderna, Avicena. Gracias a sus islámicas enseñanzas, el protagonista logra sofocar una epidemia de peste –otra vez la misma amenaza– perseguido por la superstición de los antivacunas, entonces peligrosos fanáticos religiosos y/o políticos. Vamos, como ahora.  

Ibn Sina aka Avicena.

Pero volvamos al cristianismo, no sea que se moleste alguien. En el top de santos médicos que padecen injusticias por culpa de su celo profesional –y las malvadas farmacéuticas– está, sin duda, el cardiólogo de El fugitivo (Davis, 1993) donde Harrison Ford se convierte en Jean Valjean perseguido por Javert-Tommy Lee Jones. Estar en contacto directo con el sufrimiento humano también convierte en víctima sacrificial al oncólogo de Tiempo de silencio (1986) y, sobre todo, a la mujer con la que se va a casar. La película de Aranda adapta una de las grandes novelas españolas del siglo XX; su autor, Luis Martín-Santos, era médico psiquiatra además de socialista en la clandestinidad. ¿Es la tiranía una patología? Por cierto que la psiquiatría como especialidad médica merece capítulo aparte, pero adelantamos que ocupa el lugar más siniestro del reparto de papeles en la ficción audiovisual. Para muestra, el jefe de todos ellos: Hannibal Lecter.

Doctor Anti Clooney.

Del lado diabólico, campan los sanitarios de Almodóvar –una de sus temáticas fetiche– como el enfermero violador de Hable con ella (2002) o el cirujano plástico locatis de La piel que habito (2011). La dualidad sanitaria en su apartado más perturbador también subyuga a David Cronenberg en Inseparables (1998), donde el error médico encarna el verdadero terror, metamorfoseado en dos ginecólogos gemelos y un solo Jeremy Irons. El thriller es un territorio fértil para las temáticas de medicina al límite de lo verosímil, desde Coma (Crichton, 1978) a Línea Mortal (Schumacher, 1990) pasando por el Mengele de Los niños del Brasil (Schaffner, 1978). No abundan las comedias locas y/o sátira antibélica como MASH (Altman, 1970) y su serie secuela. 

Pero para thriller o, directamente, terror real, pueden ver los avatares de la sanidad pública europea contados con el rigor del naturalismo francés en Hipócrates (Lilti, 2014). Olvídense del doctor House y sus perennes victorias; aquí tenemos a los MIR desmayándose tras 57 horas de guardia, errores médicos, rabia, miedo, dolor y ensañamiento. Sobre todo ello sobrevuela la desesperación ante los estragos causados por aquellos nefastos recortes de los servicios públicos durante la crisis financiera de la década pasada, barros que trajeron estos lodos, pandemia y propaganda neoliberal mediante. Finalmente, los médicos explotados y precarizados de Hipócrates van a la huelga, que los franceses saben mucho de ellas. Para algunos políticos e incluso ciudadanos de a pie, estos gabachos revolucionarios se ciscan en Hipócrates. Pero no porque cometan errores o porque algunos de ellos crean que su religión está por encima de la salud ajena; sean capaces de anteponer la vida de un feto a la de la madre; se nieguen a practicar abortos o practiquen el encarnizamiento alargando artificialmente la vida de quien sufre. No. Lo que se critica es que protesten para mejorar sus condiciones laborales, que son, además, nuestras condiciones como pacientes. Protestan porque están “politizados”. Dicen. Curiosa acusación cuando esta viene de políticos y políticas profesionales de la cosa ídem. (Cuidado que el uso despectivo puede llegar a más helenismos, por ejemplo, “democratizado”).  

Recuerden, cada vez que paguen sus impuestos, a todos los amigos, conocidos y familiares a quienes los sanitarios públicos han salvado la vida. A quienes han sido curados y aliviados de sus dolores en una terrible noche de Urgencias y a todos los recién nacidos a quienes han ayudado a traer al mundo. Recuerden cómo cuidaron a sus abuelos o padres enfermos cuando ya no había nada que curar y solo quedaba esperar el final. Todas, todos seremos ancianos o contraeremos enfermedades antes o después y a cualquier edad; seremos dependientes; nos meterán en un quirófano y allí, débiles y desnudos, sufriremos el pánico de enfrentarnos al dolor y a la muerte. Con suerte, esa noche estaremos en un hospital público, con profesionales y equipamiento pagado por todos y para todos. Y con más suerte aún, un sanitario, una sanitaria nos cogerá de la mano para que no estemos solos. Recuérdenlo cuando voten.

En el año 430 a.n.e., durante la guerra del Peloponeso, una epidemia devastó la ciudad griega de Atenas y afectó a gran parte del Mediterráneo oriental. Se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y cada tanto publica novelas. Su último libro es "La Virgen sin Cabeza" (Roca, 2003).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. javier1

    Me falta el doctor/capitán Blood, condenado a esclavitud por curar a un rebelde y transformado en capitán pirata. 

    Hace 1 año 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí