1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hegemonía

La crisis italiana tiene su origen en décadas de ofensiva neoliberal

El convulso sistema italiano de partidos refleja una reducción de las opciones políticas reales, y mientras la clase trabajadora lucha por encontrar una expresión electoral que refleje sus intereses

Stefano Palombarini 20/12/2022

<p>Matteo Salvini (Lega), Giorgia Meloni (Fd'I) y Silvio Berlusconi (Forza Italia), líderes de la derecha italiana.</p>

Matteo Salvini (Lega), Giorgia Meloni (Fd'I) y Silvio Berlusconi (Forza Italia), líderes de la derecha italiana.

Luis Grañena

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

En las elecciones italianas de este otoño, una vez más, los votantes han vuelto a castigar a los partidos en el poder. Sin embargo, detrás de la conmoción originada dentro del sistema de partidos hay un estrechamiento de las opciones políticas reales, ya que los intereses de la clase trabajadora luchan por encontrar una representación en el ámbito electoral.

En las últimas tres décadas, los italianos han sido llamados a las urnas nueve veces para elegir un nuevo Parlamento; y nueve veces, los partidos que apoyaban al gobierno saliente han sido derrotados. La victoria de los Fratelli d'Italia, única fuerza de oposición al Gobierno tecnócrata de Mario Draghi, no era imprevisible. Tampoco ha sorprendido que en las elecciones generales del 25 de septiembre, la participación electoral, que ya iba en constante declive, haya alcanzado un mínimo histórico de posguerra: actualmente, apenas tres de cada cinco italianos votan (casi nueve de cada diez lo hacían en 1992).

Estas simples cifras nos dicen que la crisis que comenzó con la disolución de los principales partidos de la “Primera República”, como llaman los italianos al orden político que reinó de 1946 a 1992, sigue sin resolverse. Sin embargo, el resultado de septiembre puede interpretarse como un paso adelante quizá decisivo en la reestructuración del panorama político italiano. El escenario actual es completamente coherente con el dominio absoluto de la ideología neoliberal, que se impuso en el país entre las décadas de 1980 y 1990, y que ocasionó en gran medida la crisis política que dura ya tres décadas.

Hay que hacer una distinción esencial entre las alianzas sociales derivadas de la iniciativa política y las relaciones de poder en las esferas ideológica y cultural. Es de estas últimas de las que debemos partir para comprender las especificidades de la situación italiana, en la que el neoliberalismo es ahora el punto de referencia casi exclusivo no sólo de los dirigentes políticos, sino también de la gran mayoría de los ciudadanos.

Después de la izquierda

¿Cómo es posible que un país en el que la izquierda –comunista o no– fue capaz de alcanzar tamaño rigor intelectual, se sometiera tan enteramente a la hegemonía neoliberal en la corta década que abarca de mediados de la década de 1980 a principios de la década de 1990? Esta cuestión exige un análisis exhaustivo. El panorama mediático, totalmente controlado por magnates financieros e industriales, sin duda desempeñó un papel clave. Sin embargo, la trayectoria del antiguo Partido Comunista Italiano (PCI) y del Partido Democrático de la Izquierda, que heredó sus cuadros dirigentes y su electorado y los llevó hacia la creación de un nuevo Partido Democrático, fue sin duda decisiva.

En los 90, el abandono por parte de los poscomunistas de toda referencia al marxismo y su alineamiento con los principios de la “Tercera Vía” arrastró consigo una parte fundamental de la producción cultural “de izquierdas”

A lo largo de su historia, el partido de Antonio Gramsci había construido pacientemente importantes “fortalezas” en escuelas, universidades, editoriales y medios de comunicación. En la década de 1990, el abandono por parte de los poscomunistas de toda referencia al marxismo y su alineamiento con los principios de la “Tercera Vía” blairista –expresión directa de la ideología neoliberal– arrastró consigo una parte fundamental de la producción cultural “de izquierdas”. En esos mismos años, la derecha tomó nota de la crisis irreversible de las viejas prácticas de mediación democristianas. Gracias al impulso de Forza Italia de Silvio Berlusconi y de la Lega, esta derecha se esforzó por divulgar entre su electorado los principios fundamentales del liberalismo económico.

Hoy, después de treinta años de intensa labor política y cultural de los medios de comunicación y las clases dirigentes, esos principios guían la opinión que muchos italianos tienen de las relaciones económicas y de producción. En este panorama se asume que la deuda pública es una carga que las generaciones presentes dejarán a las futuras; que la prosperidad de un país depende de la competitividad de sus empresas; que esta competitividad está vinculada a la reducción de los costes de producción y a la “flexibilidad” laboral; que, por lo tanto, hay que reducir los impuestos de sociedades; que la única forma razonable de lograr un aumento del poder adquisitivo de los trabajadores es bajar los impuestos; etcétera.

Las reformas institucionales en los ámbitos laboral, sanitario, universitario y relativo a las pensiones que han remodelado los intereses sociales en una dirección coherente con el modelo neoliberal de capitalismo han sido cruciales a la hora de agudizar este cambio. Si los salarios son el resultado de acuerdos individuales o solo a nivel de empresa, las solidaridad de clase se debilita; si las pensiones ya no están vinculadas a una redistribución sino a la capitalización, se pierde una base fundamental para la solidaridad entre generaciones; si la educación se convierte en una inversión en capital humano que luego hay que monetizar, cualquier aprendizaje que no tenga un valor directo de mercado se devalúa.

El poder de una ideología se expresa en su capacidad para presentar como ilusoria cualquier propuesta política que difiera de su visión de la realidad. En Italia, quienes se apartan del universo neoliberal caen en el vacío

El poder de una ideología se expresa en su capacidad para presentar como ilusoria cualquier propuesta política que difiera de su visión de la realidad. El resultado en las elecciones de septiembre de la Unione Popolare, que reunió a tres partidos diferentes de la izquierda radical, demuestra que, en el marco hegemónico italiano, quienes se apartan del universo neoliberal caen en el vacío. Sin embargo, el último resultado electoral –que continúa la serie sistemática de derrotas de todos y cada uno de los gobiernos salientes– también habla de la dificultad de establecer, dentro del mundo neoliberal, un bloque social que apoye políticas que realmente se ajusten a sus intereses. Esta es la contradicción que está en el origen de la larga y difícil crisis italiana, y es de aquí de donde debemos partir si queremos comprender la actual reestructuración del paisaje político de este país. En su seno surgen paulatinamente tres alianzas sociales diferentes, todas ellas compatibles con la ideología dominante, pero marcadas por fragilidades que son resultado de diferentes estrategias de mediación.

El bloque burgués

La primera de estas alianzas corresponde a lo que Bruno Amable y yo hemos llamado “el bloque burgués”. Reúne a las clases que claramente son favorables a la transición hacia el modelo neoliberal de capitalismo y a un proceso de integración europea que empuja exactamente en esa dirección desde hace al menos cuarenta años. En las últimas elecciones, los partidos über-liberales Azione e Italia Viva son los que representaron este proyecto político más claramente. Pero en realidad, la iniciativa estratégica que está en el origen del bloque burgués procede del Partido Democrático, en los últimos años protagonista central de los gobiernos de Mario Monti, Enrico Letta, Matteo Renzi, Paolo Gentiloni y Draghi, todos ellos comprometidos en la supuestamente “necesaria” modernización (neoliberal) del capitalismo italiano. Esta perspectiva implica superar el eje izquierda/derecha y sustituirlo por la oposición entre proeuropeos y nacionalistas, o entre cosmopolitas e identitarios.

La perspectiva del bloque burgués implica superar el eje izquierda/derecha y sustituirlo por la oposición entre proeuropeos y nacionalistas, o entre cosmopolitas e identitarios.

Existe un ala interna de la izquierda que no acepta esta perspectiva y que habría preferido conexiones más fuertes con el Movimiento Cinco Estrellas (M5S). Pero, de hecho, se trata de una minoría, como demuestra no sólo la ruptura por parte de los demócratas de su acuerdo de “centro-izquierda” con el M5S de Giuseppe Conte, sino sobre todo la elección de adoptar la agenda del exbanquero central Draghi como programa electoral exclusivo. Esta agenda no es más que una larga lista de reformas estructurales de inspiración neoliberal que deben aplicarse para liberar progresivamente fondos del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNRR) postpandémico. La promoción acrítica de la agenda de Draghi se corresponde también con una afirmación de continuidad absoluta respecto a la acción de gobierno de la última década, que ya había producido la dura derrota de los demócratas en las elecciones de 2018.

Desde el punto de vista de las reivindicaciones expresadas por las clases que lo componen –centradas en la continuación de las reformas institucionales y el apoyo a la unificación europea–, el bloque burgués es, en efecto, coherente. Su debilidad reside en la exclusión de las clases populares, que han sufrido los efectos de las reformas neoliberales, y en que, como consecuencia, este bloque es minoritario en la sociedad italiana.

En septiembre, los Demócratas, Azione e Italia Viva obtuvieron el apoyo de casi el 30% de los empresarios, profesionales y altos ejecutivos, pero sólo el 18% de los pequeños comerciantes, artesanos y autónomos, y el 15% de los obreros. Entre las clases que disfrutan de una posición económica privilegiada, estos tres partidos obtuvieron resultados considerables: les votaron el 34 % de los del grupo de ingresos más altos y el 36 % de los del nivel medio-alto. Pero entre las clases de ingresos medios-bajos, este resultado combinado cae al 20 %, y entre los más pobres, solo al 13 %.

¿Una nueva derecha?

Por el contrario, el bloque social de derechas resultó ser ampliamente mayoritario en las elecciones de septiembre, con una base interclasista que permitió a Fratelli d'Italia, la Lega y Forza Italia obtener los votos del 41% de los empresarios, profesionales y ejecutivos, el 43% de los pequeños comerciantes y autónomos y el 56% de los obreros que votaron (y muchos de ellos no votaron).

La fragilidad del bloque de derechas se debe a razones diametralmente opuestas a las debilidades del bloque burgués. Su amplia base social expresa expectativas diversas y contradictorias, que van desde el apoyo a las reformas neoliberales hasta una fuerte demanda de protección, en particular de las clases trabajadoras, contra los efectos de esas mismas reformas. Sin embargo, en el marco de la hegemonía neoliberal, en la que la derecha italiana está perfectamente integrada, esta demanda no puede traducirse en una ruptura con la línea política económica de los gobiernos del bloque burgués.

Giorgia Meloni, recién elegida, esencialmente por su oposición al gobierno de Draghi, declaró en su primer discurso ante el Senado que “el PNRR es una extraordinaria oportunidad para modernizar Italia”, dejando claro que su gobierno “respetará las reglas actualmente en vigor” en la Unión Europea. La nueva primera ministra quiso “tranquilizar a los inversores” señalando que “algunos fundamentos de nuestra economía siguen siendo sólidos a pesar de todo: estamos entre las pocas naciones europeas con superávit primario constante”, lo que significa que el gobierno gasta menos de lo que ingresa por impuestos antes del pago de intereses. Insistió, para quien aún tuviera dudas, en que “la riqueza la crean las empresas con sus trabajadores, no el Estado por edicto o decreto. Así que nuestro lema será: no molestéis a los que quieren hacer cosas”.

La extrema derecha afirma que las condiciones de vida de las clases trabajadoras no se ven socavadas por las políticas neoliberales, sino por las amenazas a la identidad nacional, la migración, el cuestionamiento del modelo de familia, etc

De este modo, la derecha se proclama en total continuidad con el bloque burgués en los ámbitos laboral, sanitario, escolar y de la hacienda pública. ¿Cómo puede entonces responder a la demanda de protección que proviene de una parte importante de su base social, alimentando decisivamente y en particular el voto de los Fratelli d'Italia? 

La respuesta es la misma que la de la extrema derecha en toda Europa: afirma que las condiciones de vida de las clases trabajadoras no se ven socavadas por las políticas y reformas neoliberales, sino por las amenazas a la identidad nacional, la ola migratoria, el auge de la delincuencia, el cuestionamiento del modelo de familia tradicional, etc. Ni que decir tiene que la promesa de protección frente a enemigos artificiosamente creados y en gran medida imaginarios está destinada a decepcionar gravemente a la fracción socialmente más débil del bloque de derechas; aun así, les ha permitido llegar al poder.

¿Un bloque popular?

Una tercera alianza social, que compite con el bloque burgués y el neoliberalismo más identitario de la derecha, parece estar surgiendo como resultado del giro del Movimiento Cinco Estrellas. Ha abandonado paulatinamente sus connotaciones “antisistémicas” iniciales y ahora ocupa el espacio que la hegemonía neoliberal deja libre para una posición que podría –al menos vagamente– denominarse “de izquierdas”. A diferencia del Partido Democrático y de la Derecha, el M5S hizo campaña sobre los problemas relacionados con el aumento de la precariedad y la pobreza que afligen a una parte importante del país, especialmente en el Sur. Señalaba posibles respuestas en la consolidación de la “renta ciudadana” (en realidad, subsidios de desempleo, introducidos por este partido en 2019) que debería “mejorarse” reforzando las oficinas de empleo; en la introducción de un salario mínimo; y en el apoyo al poder adquisitivo de los asalariados mediante un recorte de los impuestos sobre el trabajo.

En comparación con 2018, el electorado de Cinco Estrellas se ha reducido en más de la mitad, pero ahora es mucho más compacto en su composición social y las expectativas que expresa

En comparación con 2018, el electorado de Cinco Estrellas se ha reducido en más de la mitad, pero ahora es mucho más compacto tanto en términos de su composición social como de las expectativas que expresa. Cinco Estrellas cosechó un apoyo significativo entre los desempleados (24%) y los estudiantes (25%), entre quienes viven en un estatus económico bajo (25%) o medio-bajo (18%), mientras que ocupa una posición mucho más débil entre los empresarios, profesionales y ejecutivos (12%) y entre quienes disfrutan de un estatus económico alto (10%) o medio-alto (11%).

Por el momento, el peso de esta alianza social es inferior al del bloque de derechas, así como al del bloque burgués. Sin embargo, podría crecer, tanto como resultado de las decepciones que el gobierno de Meloni está destinado a provocar como posible consecuencia de un hipotético cambio de línea del Partido Demócrata. La fragilidad de esta alianza radica en que se construye sobre un intento de paliar el sufrimiento social producido por las políticas neoliberales sin cuestionar la ideología que las enmarca y legitima. La “renta ciudadana” es sin duda mejor que el apoyo cero propuesto por la derecha. Sin embargo, se inspira explícitamente en la ley Hartz IV promovida por Gerhard Schröder en Alemania, que pretendía flexibilizar las relaciones laborales y acabó costando caro a los socialdemócratas alemanes en cuanto a apoyo de la clase trabajadora.

También es perfectamente compatible con las instituciones neoliberales la introducción de un salario mínimo, medida ya presente en la mayoría de los países europeos y en Estados Unidos, así como, por supuesto, el apoyo al poder adquisitivo a través de recortes fiscales. Conte, además, reivindicó con fuerza la autoría del plan de reformas estructurales incluido en un PNRR que –como hemos mencionado– guió la acción del gobierno de Draghi, sirvió de programa electoral al Partido Democrático y es tomado por Meloni como una extraordinaria oportunidad para modernizar Italia. En este sentido, el Cinco Estrellas ha ocupado la “izquierda” de la arena neoliberal; pero si volviera al gobierno, no podría responder satisfactoriamente a las preguntas procedentes de un bloque con fuertes connotaciones populares sin plantear explícitamente la cuestión de la ruptura con los principios fundadores del neoliberalismo.

Tres bloques sociales diferentes dentro de un espacio hegemónico compartido están destinados a producir un tiovivo, en el que los partidos se alternan en el poder pero persiguen una continuidad sustantiva en sus políticas públicas. Esto solo puede ocasionar una crisis de la democracia italiana. Para evitarla, en el plano político, debemos esperar lo que es posible. Esto significa el crecimiento del bloque popular que ha comenzado a reunirse en torno al Movimiento Cinco Estrellas –y una toma de conciencia, entre sus representantes políticos, de los límites que la adhesión a la ideología dominante plantea al desarrollo de una propuesta política convincente y eficaz–. Pero para dejar atrás el callejón sin salida en el que se encuentra, la democracia italiana necesita también trasladar el conflicto al terreno de la hegemonía –una operación ciertamente compleja dadas las actuales relaciones de poder–.

La hegemonía no se gana convenciendo a una audiencia televisiva, sino construyendo una visión compartida acerca del conflicto de clases

En Italia, muchos miembros de la izquierda se inspiran acertadamente en la experiencia francesa. Pero es un error pensar que el peso de la izquierda radical en Francia es simplemente el resultado de la iniciativa política de Jean-Luc Mélenchon. Si Mélenchon, con su innegable talento, consiguió dar contenido a su estrategia, es porque en Francia existía un espacio viable para la izquierda antineoliberal, abierto y estructurado por una larga serie de luchas políticas y sociales. Entre ellas, el referéndum sobre Maastricht en 1992 y el voto popular contra el proyecto de Constitución europea en 2005; las huelgas de la década de 1986-95, que culminaron en el movimiento contra la reforma de las pensiones del primer ministro Alain Juppé; los movimientos estudiantiles, de funcionarios y de trabajadores precarios de la década de 2000, después el que se dirigió contra las reformas de los contratos para jóvenes de Dominique de Villepin; las huelgas contra la reforma del código laboral de François Hollande; y, más recientemente, el movimiento de los gilets jaunes.

La hegemonía no se gana convenciendo a una audiencia televisiva, sino construyendo una visión compartida acerca del conflicto de clases. Y es desde el conflicto de clases –en escuelas, universidades, fábricas y hospitales– desde donde Italia debería volver a partir, si quiere salir de la trampa en la que ha caído.

-----------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en Jacobin. 

Stefano Palombarini es profesor asistente de Economía en la Universidad París VIII. Es coautor, junto a Bruno Amable, de The Last Neoliberal: Macron and the Origins of France's Political Crisis.

Traducción de Paloma Farré.

En las elecciones italianas de este otoño, una vez más, los votantes han vuelto a castigar a los partidos en el poder. Sin embargo, detrás de la conmoción originada dentro del sistema de partidos hay un estrechamiento de las opciones políticas reales, ya que los intereses de la clase trabajadora luchan por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Stefano Palombarini

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí