1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Grecia

Corrupción y autoritarismo del neoliberal gobierno Mitsotakis

El gobierno griego encara las elecciones de este año entre tramas de espionaje político y abusos policiales racistas y con un crecimiento explosivo de las desigualdades sociales

Antonis Davanellos 4/01/2023

<p>El primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis en la reunión anual del Foro Económico Mundial de 2022.</p>

El primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis en la reunión anual del Foro Económico Mundial de 2022.

World Economic Forum / Michael Calabrò

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Mientras escribo esto, Mitsotakis sigue dudando sobre la decisión crucial de la fecha de las próximas elecciones. ¿Debe convocar elecciones de inmediato, arriesgándose a la constatación oficial del retroceso del apoyo político de su partido entre el electorado, con la esperanza de que estas pérdidas sean limitadas y permitan la formación de un nuevo gobierno de derecha? ¿Debe agotar los límites constitucionales de su mandato, posponiendo las elecciones hasta finales de la primavera / principios del verano de 2023, ganando tiempo para llevar a cabo los “planes” que había prometido en beneficio de los capitalistas griegos? En este último caso, espera que la situación política mejore (de una forma u otra...) para su partido hasta entonces, pero asume el gran riesgo de una difícil derrota electoral al prolongar su permanencia en el gobierno.

Esta ambigüedad, que también podría describirse como una parálisis política, es una prueba más de que estamos viviendo el comienzo del fin de Kyriakos Mitsotakis, un primer ministro [en funciones desde julio de 2019] que, hasta hace un año, con el apoyo total del establishment, parecía un líder con mucho recorrido para las fuerzas burguesas griegas. De hecho, las posibilidades de Mitsotakis de evitar este rápido declive político se basan en las debilidades y contradicciones de la oposición, en particular de SYRIZA (un punto al que volveremos más adelante).

En las raíces de esta situación está la cuestión social, el crecimiento explosivo de las desigualdades sociales como resultado de las políticas económicas y sociales ultraneoliberales de Mitsotakis. La austeridad en Grecia es devastadora, hundiendo los ingresos reales de los hogares de clase trabajadora por debajo del 50% de la media de los Estados miembros de la zona euro. La inflación ronda el 10% y el Banco de Grecia advierte que podría continuar en 2023, y quizás incluso en 2024, contrariamente a las afirmaciones del Gobierno de que la inflación es un “fenómeno temporal”. Para los bancos, el tipo de interés de los depósitos se mantiene bloqueado en el 0,04%, lo que erosiona todos los ahorros de los que disponen los hogares de bajos ingresos. Una tímida sugerencia de los funcionarios del Gobierno, según la cual los bancos deberían aumentar un poco las tasas de interés de los depósitos y ofrecer una protección mínima a los pobres en relación a sus deudas y sus hipotecas, provocó la reacción furiosa de los banqueros. Mitsotakis tuvo que recular y declarar que, por supuesto, su Gobierno nunca se atrevería a considerar “medidas extremas contra el espíritu empresarial”.

La política de austeridad se acompaña de una escalada extrema de autoritarismo, corrupción, racismo y nacionalismo

Los lectores conocen (o pueden imaginar) el impacto de la austeridad en un país como Grecia, por lo tanto no me extenderé más sobre este tema. Porque hay otro argumento que destacar. Tiene su propio peso político. La política de austeridad, la mayoría de las veces, no viene sola. Se acompaña de una escalada extrema de autoritarismo, corrupción, racismo y nacionalismo. El gobierno de Mitsotakis es un ejemplo típico de esta odiosa mezcla.

***

Desde hace algún tiempo, la vida política se ha visto sacudida por el escándalo del espionaje. Ahora se ha demostrado, más allá de cualquier duda razonable, que la oficina del primer ministro había creado un “centro” autónomo que supervisaba la vigilancia de los enemigos políticos, incluso de los amigos y colaboradores de Mitsotakis, así como de unas decenas de miles de ciudadanos. Esta vigilancia fue proporcionada por el Servicio Nacional de Inteligencia (EYP), la famosa agencia estatal encargada del contraespionaje y el contraterrorismo. Como ferviente neoliberal, Mitsotakis se encargó de garantizar una “asociación” eficiente de EYP con empresas de “seguridad” privadas y con empresas internacionales que suministran software espía como Predator. Este software espía amplía el alcance de la vigilancia, ya que puede grabar (además de las comunicaciones escritas y verbales) imágenes de la privacidad de la persona objetivo, ofreciendo la posibilidad de chantajearla. No es de extrañar que la empresa que suministra Predator esté dirigida por antiguos (?) agentes del servicio secreto israelí y con sede en el estado de Israel.

Entre las víctimas del espionaje, al menos aquellas cuyo nombre se ha publicado hasta ahora, se encuentran: el líder del PASOK Nikos Androulakis, dirigentes y exministros de SYRIZA, el eurodiputado Georgios Kyrtsos, que fue expulsado de Nueva Democracia después de chocar con Mitsotakis, líderes de otras fracciones del partido de derecha, el ministro de asuntos exteriores Nikos Dendias, el jefe del estado mayor del ejército Konstantinos Floros, oligarcas conocidos, periodistas de investigación y otros.

La estrategia defensiva del gobierno es cínica: Mitsotakis simplemente repite que “no era consciente” de la vigilancia

La revelación de que el ministro de Asuntos Exteriores y el jefe del ejército son vigilados por una “asociación” de agencias estatales y del sector privado (con sede en el extranjero) debería ser suficiente para hacer entrar en crisis incluso a un gobierno de derecha, ya que esta corriente política, en su refundación contemporánea (después de la caída de la dictadura en 1974), se reclamaba de la fuerte tradición “soberanista” del jefe del partido Konstantinos Karamalis [primer ministro de 1974 a 1980, más tarde presidente de la República].

***

Para la izquierda, el problema es obviamente más amplio que eso: la admisión pública de que el EYP vigila sistemáticamente a más de 16.000 personas al año sirve de testimonio de un problema más amplio: un “déficit democrático”. Incluso la “Autoridad independiente” para la gestión de la seguridad de las comunicaciones ha constatado que algunas disposiciones clave de la defensa de la Constitución han sido claramente violadas.

La estrategia defensiva del gobierno es cínica: Mitsotakis simplemente repite que “no era consciente” de la vigilancia y ataca a la oposición desarrollando el argumento de que el contraespionaje y el contraterrorismo son indispensables en el mundo de la política contemporánea. Los esfuerzos de SYRIZA y PASOK para hacer frente a este escándalo respetando el marco establecido por las instituciones estatales, es decir, eligiendo enfrentarse a Mitsotakis sin enfrentarse al EYP, han demostrado ser, hasta ahora, una ayuda importante para la supervivencia del campo gubernamental.

El caso de la vigilancia es indicativo de la orientación general del Gobierno y su doctrina sobre lo que llama “Estado Ejecutivo”. El Gobierno que continúa las privatizaciones, disminuye y desregula el empleo en el sector público y lleva a los hospitales públicos al borde del colapso es el mismo que invierte fuertemente en el fortalecimiento y la “modernización” de las fuerzas represivas del Estado. “Cuando Mitsotakis padre era primer ministro (1989-1993), utilizó una expresión emblemática en relación a la policía: “¡Ustedes son el Estado!”. Esta expresión resume la trayectoria actual de Kyriakos Mitsotakis hijo.

***

Hace unos días, Kostas Fragoulis, un joven gitano de 16 años, salió de una gasolinera sin pagar los 20 euros de gasolina que había comprado. Un grupo de las fuerzas especiales de la policía lo persiguió y, después de lograr inmovilizarlo, le disparó dos balas en la cabeza. Este fue el segundo asesinato de un joven gitano por parte de la policía en un año. El asesinato provocó disturbios en los campos gitanos y manifestaciones de indignación de la izquierda radical en muchas ciudades. A pesar de las intensas movilizaciones, el policía asesino fue liberado (en detención domiciliaria) hasta que tuvo lugar su juicio (un día quizás...). El ministro de Policía dijo que no toleraría ningún esfuerzo para alentar “síndromes fóbicos” en las filas de la policía.

Para no dejar dudas sobre las prioridades del Gobierno, la noche en que se anunció oficialmente la muerte de Kostas Fragoulis, mientras los campos de gitanos estallaban de ira, ¡Kyriakos Mitsotakis anunció una bonificación adicional de 600 euros a cada policía por Navidad! “Esta política de apoyo despiadado y provocador al aparato estatal represivo es una elección unánime de la clase dirigente: ¡el ‘mensaje’ del régimen era tan claro que obligó a SYRIZA e incluso al Partido Comunista a votar en el parlamento a favor del apoyo financiero a las fuerzas policiales!”.

Eva Kaili es una representante típica del “extremo centro”, perteneciente a la socialdemocracia degenerada en su era social-liberal

El fortalecimiento del “Estado Ejecutivo” contra todos los de abajo (trabajadores, trabajadoras, estudiantes, mujeres que luchan contra el sexismo, inmigrantes y refugiados, gitanos, etc.) no va acompañado de ninguna eficacia en los casos de corrupción. En el momento en que escribimos esto, se están llevando a cabo tres grandes juicios, todos vinculados a una red que los periodistas califican de “mafia policial griega”. Se refieren a la persecución (¿?) de altos funcionarios al frente de una red que está acusada de tráfico de drogas, de proporcionar “protección” remunerada a burdeles ilegales, prostitución de adolescentes, violación y “puesta en la acera” de niñas y cuatro asesinatos de competidores del crimen organizado. No es de extrañar que entre los acusados se encuentren políticos de rango intermedio del partido gobernante, miembros de la Iglesia, partidarios de la “ley y el orden” y, por supuesto, fanáticos racistas. Todos estos casos fueron eclipsados en la prensa por el estallido del escándalo de “Qatargate” y la detención de la eurodiputada “socialista” Eva Kaili.

***

La detención de Eva Kaili ilustra la corrupción en los órganos de la Unión Europea y sin duda tendrá impacto a nivel europeo más amplio, pero eso va más allá del alcance de este artículo. Aquí, es útil señalar algunos elementos sobre la relación entre este caso y las orientaciones generales adoptadas por el Estado griego, así como el impacto que tendrá la detención de Kaili en la política griega.

La relación “privilegiada” de Kaili con Qatar no fue una elección aislada y personal. Bajo Mitsotakis, el Estado griego firmó un acuerdo de “asociación estratégica” con los Emiratos Árabes Unidos. Prevé “contribuciones mutuas” en materia de defensa, seguridad, amenazas a la soberanía, etc. El acuerdo prevé el intercambio de armas y la coordinación entre las fuerzas armadas y las fuerzas de represión. Más recientemente, Mitsotakis y el príncipe heredero Mohammed bin Salman se conocieron en Atenas y firmaron un “acuerdo estratégico” entre Grecia y Arabia Saudí. Además de las cuestiones de defensa y seguridad, el acuerdo prevé la cooperación en los ámbitos de la energía y los oleoductos en el Mediterráneo oriental. Además, en el campo no tan inocente del fútbol, Grecia, Arabia Saudí y Egipto están considerando una candidatura conjunta para la organización de la Copa Mundial de Fútbol de 2030... Este es el marco general en el que Eva Kaili actuó, con cierto entusiasmo y sin preocuparse por sus ventajas materiales personales.

Eva Kaili es una representante típica del “extremo centro”, perteneciente a la socialdemocracia degenerada en su era social-liberal. En 2015, fue una de las partidarias más extremistas del frente “antiizquierda”, como miembro de la corriente del PASOK que promovió una alianza estratégica con la derecha para hacer frente a la amenaza de las grandes luchas del mundo del trabajo. Más tarde, se alió con Andreas Loverdos, el candidato a la dirección del PASOK que abogaba por una alianza con Kyriakos Mitsotakis, una posición que llevó a su derrota ante Nikos Androulakis en las elecciones primarias del partido.

El Gobierno de derecha, dirigido por Kyriakos Mitsotakis, ha demostrado ser un poder realmente peligroso y reaccionario que funciona como una “máquina de guerra”

Combinado con la revelación de que Nikos Androulakis estaba bajo vigilancia, la detención de Eva Kaili (y la posibilidad de nuevas revelaciones sobre su colaboración con miembros históricos de Nueva Democracia como el excomisionado europeo de Migración, Asuntos Internos y Ciudadanía de 2014 a 2019, Dimitris Avramopoulos) disminuye aún más las posibilidades que quedaban –tras la elección de Androulakis como líder del PASOK– de una alianza gubernamental entre Nueva Democracia y el PASOK tras las próximas elecciones. Esta debilidad en el ámbito de los aliados potenciales es un problema político importante para Kyriakos Mitsotakis.

***

El Gobierno de derecha, dirigido por el ultraneoliberal Kyriakos Mitsotakis, ha demostrado ser un Gobierno realmente peligroso y reaccionario que funciona como una “máquina de guerra” para el capital en todos los aspectos de su política.

Su desgaste político, el surgimiento de sus debilidades, las dificultades que enfrenta para convencer de que finalmente puede mantener el control sobre las competiciones políticas y electorales han creado dudas en las filas de la clase dirigente sobre la forma de futuros gobiernos. Esto se refleja directamente en el debate animado por la prensa pública sobre la posibilidad de gobiernos basados en un “consenso más amplio”. Esto también se refleja indirectamente en el hecho de que entre los objetivos vigilados por el EYP se encontraban oligarcas hiperactivos, lo que indica que Mitsotakis está preocupado por el apoyo que recibe de la clase dirigente.

Pero la mayor amenaza para Mitsotakis es un aumento de la actividad reivindicativa de los sectores populares. Durante la huelga general del 9 de noviembre y las protestas por el aniversario de la revuelta antidictadura de noviembre de 1973, la participación masiva fue la más importante después de nuestra derrota política en 2015 [victoria del referéndum seguida de la rendición de SYRIZA] y de la victoria política de la derecha en 2019. La continuación de las manifestaciones estudiantiles contra el establecimiento de una policía universitaria en los campus, la actividad antirracista y antifascista, la lucha de las mujeres contra el sexismo, etc. refuerzan esta observación. Este fortalecimiento de las luchas no está exento de impacto político.

Cuando Alexis Tsipras acordó con Mitsotakis en el Parlamento la prima económica a las fuerzas policiales, cientos de miembros de SYRIZA reaccionaron con una declaración pública titulada “¡No en nuestro nombre!”. Cuando el Partido Comunista votó con SYRIZA esta bonificación provocativa para la policía, la agitación incluso en sus filas fue tal que, por primera vez en la historia reciente del partido, el secretario general [desde abril de 2013], Dimitris Koutsoumpas, se vio obligado a una autocrítica pública en el parlamento.

La caída de este Gobierno es objetivamente posible. Pero, en última instancia, su destino estará determinado por la orientación política y el funcionamiento de la oposición de izquierda y, sobre todo, por el potencial de intervención del movimiento de resistencia que “vendrá de abajo”, sin dejar a Kyriakos Mitsotakis ningún margen de maniobra para reorganizarse.

-----------------------

Este artículo fue publicado originalmente en Sin Permiso.

Traducción de Enrique García.

Texto original en francés de A l´encontre.

Mientras escribo esto, Mitsotakis sigue dudando sobre la decisión crucial de la fecha de las próximas elecciones. ¿Debe convocar elecciones de inmediato, arriesgándose a la constatación oficial del retroceso del apoyo político de su partido entre el electorado, con la esperanza de que estas pérdidas sean...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Antonis Davanellos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí