1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Harald Kujat / Exgeneral del Ejército alemán y de la OTAN

“Seguir enviando armas a Ucrania significa prolongar la guerra sin sentido”

Thomas Kaiser (‘Zeitgeschehen im Fokus’) 27/01/2023

<p>El general retirado Harald Kujat durante una charla organizada por el grupo parlamentario de Die Linke en junio de 2018. </p>

El general retirado Harald Kujat durante una charla organizada por el grupo parlamentario de Die Linke en junio de 2018. 

Frank Schwarz | Die Linke

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El general retirado Harald Kujat, nacido el 1 de marzo de 1942, fue, entre otras cosas, inspector general de las Fuerzas Armadas alemanas y, como presidente del Comité Militar de la OTAN, el militar de más alto rango de la Organización Atlántica. Al mismo tiempo, fue presidente del Consejo OTAN-Rusia y del Consejo de la Asociación Euroatlántica del Estado Mayor Conjunto. Por sus servicios, Kujat fue condecorado con un gran número de distinciones, entre ellas la Cruz de Comendador de la Legión de Honor de la República de Francia; la Cruz de Comendador de la Orden del Mérito de Letonia, Estonia y Polonia; la Legión del Mérito de Estados Unidos; la Gran Cinta de la Orden de Leopoldo del Reino de Bélgica; la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, así como otras altas distinciones, entre ellas las de Malta, Hungría y la OTAN.

¿Qué valor le da a la cobertura de Ucrania en nuestros principales medios de comunicación?

La guerra de Ucrania no es sólo un conflicto militar; es también una guerra económica y de información. Uno puede convertirse en partícipe de la guerra de información si adopta argumentos que no puede verificar ni juzgar en función de su propia competencia. En parte, los motivos entendidos como morales o ideológicos también desempeñan un papel. Esto es especialmente problemático en Alemania porque en los medios de comunicación predominan los “expertos” que no tienen conocimientos ni experiencia en política ni en estrategia de seguridad y, por tanto, expresan opiniones que extraen de publicaciones de otros “expertos” con conocimientos comparables. Obviamente, esto también aumenta la presión política sobre el gobierno alemán. El debate sobre la entrega de determinados sistemas de armamento muestra con toda claridad la intención de muchos medios de comunicación de jugar ellos mismos a la política. Es posible que mi malestar por esta evolución sea consecuencia de mis muchos años de servicio en la OTAN, entre ellos como presidente del Consejo OTAN-Rusia y de la Comisión OTAN-Ucrania del Estado Mayor Conjunto. Me molesta especialmente que se preste tan poca atención a los intereses de seguridad alemanes y a los peligros que entraña para nuestro país una ampliación y escalada de la guerra. Esto demuestra una falta de sentido de la responsabilidad o, por utilizar un término anticuado, una actitud muy poco patriótica. En Estados Unidos, uno de los dos principales actores en este conflicto, la gestión de la guerra de Ucrania es mucho más discutida y controvertida, aunque siempre guiada por los intereses nacionales. 

Me molesta que se preste tan poca atención a los intereses de seguridad alemanes

A principios de 2022, cuando la situación en la frontera con Ucrania se hacía cada vez más crítica, usted habló con el entonces inspector de la Marina, el general adjunto Kai-Achim Schönbach, y en cierto sentido lo respaldó. Advirtió con urgencia contra una escalada con Rusia y acusó a Occidente de haber humillado a Putin. Dijo que se debe negociar con él en pie de igualdad.

No me pronuncié al respecto. Quería protegerlo de ataques no cualificados. Sin embargo, siempre he opinado que esta guerra debía evitarse y que podría haberse evitado. También me pronuncié públicamente al respecto en diciembre de 2021. Y a principios de enero de 2022, publiqué propuestas sobre cómo podría alcanzarse un resultado aceptable para todas las partes en unas negociaciones que evitaran la guerra después de todo. Desgraciadamente, las cosas no fueron así. Quizá algún día se plantee la pregunta de quién quiso esta guerra, quién no quiso evitarla y quién no pudo evitarla.

¿Cómo valora la evolución actual del conflicto?

Cuanto más dure la guerra, más difícil será alcanzar una paz negociada. La anexión rusa de cuatro territorios ucranianos el 30 de septiembre de 2022 es un ejemplo de esa evolución difícilmente reversible. Por eso me pareció tan lamentable que las negociaciones celebradas en Estambul, en marzo, se interrumpieran tras grandes avances y un resultado totalmente positivo para Ucrania. Al parecer, en las negociaciones de Estambul, Rusia había aceptado retirar sus fuerzas al nivel del 23 de febrero, es decir, antes de que comenzara el ataque contra Ucrania. Ahora, se exige repetidamente la retirada completa como condición previa para las negociaciones.

¿Qué ofreció Ucrania a cambio?

Ucrania se había comprometido a renunciar a pertenecer a la OTAN y a no permitir el estacionamiento de tropas o instalaciones militares extranjeras. A cambio, debía recibir garantías de seguridad de los Estados de su elección. El futuro de los territorios ocupados debía resolverse diplomáticamente en un plazo de 15 años, renunciando explícitamente a la fuerza militar.

¿Por qué no se materializó el tratado, que habría salvado decenas de miles de vidas y evitado a los ucranianos la destrucción de su país?

Según información fiable, el entonces primer ministro británico, Boris Johnson, intervino en Kiev el 9 de abril e impidió la firma. Su razonamiento era que Occidente no estaba preparado para poner fin a la guerra.

Es indignante lo que se está jugando, de lo que el ciudadano crédulo no tiene ni idea. Las negociaciones en Estambul eran bien conocidas, incluso el hecho de que estaba a punto de alcanzarse un acuerdo, pero de un día para otro no se supo nada.

A mediados de marzo, por ejemplo, el Financial Times informaba de los progresos realizados. También aparecieron noticias en algunos periódicos alemanes. Sin embargo, no se ha informado sobre por qué fracasaron las negociaciones. Cuando Putin anunció la movilización parcial el 21 de septiembre, mencionó por primera vez en público que Ucrania había respondido positivamente a las propuestas rusas en las negociaciones de Estambul de marzo de 2022. “Pero”, dijo literalmente, “una solución pacífica no convenía a Occidente, así que ordenó a Kiev que anulara todos los acuerdos”. 

Quizá algún día se plantee la pregunta de quién quiso esta guerra, quién no quiso evitarla y quién no pudo evitarla

Nuestra prensa guarda silencio al respecto.

A diferencia de los medios de comunicación estadounidenses, por ejemplo. Foreign Affairs y Responsible Statecraft, dos revistas de renombre, publicaron reportajes muy informativos al respecto. El artículo en Foreign Affairs fue escrito por Fiona Hill, antigua funcionaria de alto rango en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Es muy competente y absolutamente fiable. El diario progubernamental Ukrainska Pravda también publicó información muy detallada el 2 de mayo. 

¿Tiene más detalles sobre esta monstruosidad?

Se sabe que los principales contenidos del proyecto de acuerdo se basan en una propuesta del Gobierno ucraniano del 29 de marzo. Mientras muchos medios de comunicación estadounidenses informan al respecto, sin embargo averigüé que los medios de comunicación alemanes no están dispuestos a ocuparse del tema aunque tengan acceso a las fuentes.

Boris Johnson impidió la firma del tratado. Su razonamiento era que Occidente no estaba preparado para poner fin a la guerra

Usted se ha expresado así en un artículo: “La falta de previsión en política de seguridad y de juicio estratégico en nuestro país es vergonzosa”. ¿A qué se refiere concretamente?

Tomemos como ejemplo el estado de la Bundeswehr (Fuerzas Armadas alemanas). En 2011, se llevó a cabo una reforma, el llamado realineamiento de la Bundeswehr. Significó alejarse del mandato constitucional de la defensa nacional y de las alianzas y centrarse en las misiones en el extranjero. La justificación aducida fue que no había riesgo de ataque convencional contra Alemania y sus aliados de la OTAN. El tamaño y la estructura de las fuerzas armadas, el equipamiento, el armamento y la formación se orientaron a las misiones en el extranjero. Las fuerzas armadas que tienen capacidad para defender a su país y a su alianza también pueden llevar a cabo misiones de estabilización, sobre todo porque el Gobierno Federal y el Parlamento pueden decidirlo por sí mismos en casos individuales. No ocurre lo contrario porque es el agresor quien decide si se da el caso de defensa nacional y de alianza. De todos modos, la evaluación de la situación en aquel momento era errónea, pues la rescisión unilateral del Tratado ABM (Tratado de Misiles Antibalísticos) por parte de EEUU ya había creado un punto de inflexión estratégico en la relación con Rusia en 2002. El punto de inflexión político fue la cumbre de la OTAN celebrada en Bucarest, en 2008, cuando el presidente estadounidense George W. Bush trató de impulsar una invitación a Ucrania y Georgia para ingresar en la OTAN. Cuando fracasó en esto, se incluyó en el comunicado una vaga perspectiva de adhesión para estos países, como es habitual en estos casos.

¿Ve alguna relación con la crisis actual en esa evolución de la relación entre Rusia y Estados Unidos?

Aunque el riesgo de un enfrentamiento entre Rusia y la OTAN es evidente para todos debido a la guerra de Ucrania, la Bundeswehr está siendo desarmada y fagocitada con el fin de liberar armas y equipos militares para Ucrania. Algunos políticos incluso lo justifican con el disparatado argumento de que en Ucrania se está defendiendo nuestra libertad.

La Bundeswehr está siendo desarmada y fagocitada con el fin de liberar armas y equipos militares para Ucrania

¿Por qué es un argumento sin sentido para usted? Todo el mundo argumenta así, incluso el jefe del Departamento Federal de Asuntos Exteriores suizo, Ignazio Cassis.

Ucrania lucha por su libertad, por su soberanía y por la integridad territorial del país. Pero los dos actores principales de esta guerra son Rusia y Estados Unidos. Ucrania también lucha por los intereses geopolíticos de Estados Unidos, cuyo objetivo declarado es debilitar a Rusia política, económica y militarmente hasta tal punto que ellos puedan ocuparse sólo de su rival geopolítico, el único capaz de amenazar su supremacía como potencia mundial: China. Además, sería inmoral dejar sola a Ucrania en su lucha por nuestra libertad y limitarse a suministrar armas que prolonguen el derramamiento de sangre y aumenten la destrucción del país. No, esta guerra no es por nuestra libertad. Los problemas centrales por los que la guerra ha surgido y aún continúa, aunque podría haber terminado hace mucho tiempo, son muy diferentes.

¿Cuál cree que es el problema principal?

Rusia quiere impedir que su rival geopolítico, Estados Unidos, adquiera una superioridad estratégica que pondría en peligro su seguridad. Ya sea mediante la adhesión de Ucrania a la OTAN liderada por Estados Unidos, ya sea mediante el estacionamiento de tropas estadounidenses, el traslado de infraestructuras militares o las maniobras conjuntas de la OTAN. El despliegue de equipos estadounidenses del sistema de defensa antimisiles balísticos de la OTAN en Polonia y Rumanía es también una espina clavada en el costado de Rusia, porque esta está convencida de que Estados Unidos también podría eliminar los sistemas estratégicos intercontinentales rusos desde estos lanzadores y poner así en peligro el equilibrio estratégico nuclear. También desempeña un papel importante el acuerdo de Minsk II, en el que Ucrania se comprometió a conceder derechos minoritarios a la población rusoparlante del Donbás para finales de 2015 mediante una enmienda constitucional con mayor autonomía para la región, como es norma en la Unión Europea. Ahora existen dudas sobre si Estados Unidos y la OTAN estaban dispuestos a negociar seriamente sobre estas cuestiones antes del ataque ruso a Ucrania.

Ya en 2015, el escritor y político Wilfried Scharnagl mostraba muy claramente en su libro Am Abgrund (En el abismo) que la política de Occidente era una provocación increíble, y que si la UE y la OTAN no cambiaban de rumbo, podría conducir a una catástrofe.

Sí, era de esperar. Cuanto más dure la guerra, mayor será el riesgo de expansión o escalada. Ya lo tuvimos en la Crisis de los Misiles de Cuba. Es una situación comparable.

¿Cómo valora la entrega acordada de tanques Marder a Ucrania?

Los sistemas armamentísticos tienen puntos fuertes y débiles debido a sus características técnicas y, por tanto –dependiendo del nivel de formación de los soldados así como de las respectivas condiciones marco operativas–, un determinado valor operativo. En el combate con armas combinadas, diferentes sistemas armamentísticos interactúan en un sistema común de mando y control o de información, en el que los puntos débiles de un sistema se compensan con los puntos fuertes de otros sistemas. Si el nivel de formación de los operadores es bajo o si un sistema de armas no se despliega junto con otros sistemas en un contexto funcional, posiblemente las condiciones operativas sean difíciles y el valor operativo será bajo. Esto significa que existe el riesgo de que ese sistema sea eliminado prematuramente o incluso el riesgo de que el arma caiga en manos enemigas. Esta es la situación actual en la que se están utilizando los modernos sistemas de armamento occidentales en la guerra de Ucrania. En diciembre, Rusia inició un amplio programa de evaluación de los parámetros técnicos y táctico-operativos de las armas occidentales capturadas, que debería aumentar la eficacia de su propio mando operativo y la efectividad de sus armas.

Zelenski ha cambiado repetidamente los objetivos estratégicos de la guerra ucraniana

Además, se plantea la cuestión fundamental de la relación medios-finalidad. ¿A qué fin deben servir las armas occidentales? Zelenski ha cambiado repetidamente los objetivos estratégicos de la guerra ucraniana. Actualmente, Ucrania persigue el objetivo de recuperar todos los territorios ocupados por Rusia, incluida Crimea. El canciller alemán afirma que apoyaremos a Ucrania mientras sea necesario, es decir, también en la consecución de este objetivo, aunque mientras tanto Estados Unidos subraya que el objetivo es únicamente “recuperar el territorio tomado por Rusia desde el 24 de febrero de 2022”.

La cuestión que hay que responder es, por tanto, si la entrega de armas occidentales es la vía adecuada para cumplir el propósito de Ucrania. Esta pregunta tiene una dimensión cualitativa y otra cuantitativa. EE.UU. no suministra armas salvo las de autodefensa, ni armas que permitan el choque de armas vinculadas y, sobre todo, ninguna que pueda desencadenar una escalada nuclear. Estos son los tres noes del presidente Biden.

¿Cómo pretende Ucrania alcanzar sus objetivos militares?

El Jefe del Estado Mayor ucraniano, el general Walerij Saluschnyj, declaró recientemente: “Necesito 300 carros de combate, entre 600 y 700 vehículos de combate de infantería y 500 obuses para hacer retroceder a las tropas rusas a las posiciones que tenían antes del ataque del 24 de febrero”. Con lo que recibe ahora, “no es posible realizar grandes operaciones”. Sin embargo, es dudoso que las fuerzas armadas ucranianas dispongan aún de un número suficiente de soldados aptos para poder utilizar estas armas, en vista de las grandes pérdidas de los últimos meses. En cualquier caso, la declaración del general Saluschnyj también explica por qué las entregas de armas occidentales no permiten a Ucrania alcanzar sus objetivos militares, sino que se limitan a prolongar la guerra. Además, Rusia podría superar a Occidente en cualquier momento.

En el debate alemán, estas conexiones no se comprenden o son ignoradas. También influye la forma en que algunos aliados intentan presionar públicamente al Gobierno alemán para que suministre carros de combate Leopard 2. Esto nunca había ocurrido en la OTAN. Demuestra hasta qué punto ha sufrido la posición de Alemania en la Alianza como consecuencia del debilitamiento de la Bundeswehr y con qué empeño persiguen algunos aliados el objetivo de exponer a Alemania ante Rusia.

¿Qué alimenta la opinión de Zelenski de que es posible expulsar a los rusos de Ucrania?

Es posible que con los sistemas de armamento prometidos en la Conferencia de Donantes del 20 de enero, las fuerzas armadas ucranianas puedan defenderse algo más eficazmente de las ofensivas rusas que tendrán lugar en las próximas semanas. Pero no les permitirá retomar los territorios ocupados. Según el Jefe del Estado Mayor estadounidense, el general Mark Milley, Ucrania ha conseguido lo que podía militarmente. Más no es posible. Por lo tanto, ahora deben lanzarse esfuerzos diplomáticos para lograr una paz negociada. Comparto esta opinión.

Hay que tener en cuenta que las fuerzas rusas parecen tener la intención de defender el territorio conquistado, así como conquistar el resto del Donbás para consolidar los territorios que se han anexionado. Han adaptado bien sus posiciones defensivas al terreno y las han fortificado de manera eficaz. Los ataques a estas posiciones requieren una gran cantidad de fuerza y la voluntad de aceptar pérdidas significativas. La retirada de la región de Jersón ha liberado unos 22.000 efectivos listos para el combate para las ofensivas. Además, se están desplegando más unidades de combate en la región como refuerzo. 

Pero entonces, ¿qué sentido tienen las entregas de armas que no permiten alcanzar el objetivo de Zelenski?

Los actuales esfuerzos de EE.UU. por inducir a los europeos a entregar más armas pueden tener algo que ver con esta evolución de la situación. Hay que distinguir entre las razones expresadas públicamente y las decisiones concretas del gobierno alemán. Sería ir demasiado lejos entrar en todo el espectro de esta discusión. Sin embargo, yo esperaría que el Gobierno Federal estuviera bien asesorado sobre esta cuestión y –lo que es quizá aún más importante– que fuera receptivo y tuviera una capacidad de juicio acorde con la importancia de este asunto.

El Gobierno alemán ya ha ido muy lejos en su apoyo a Ucrania. Es cierto que las entregas de armas aún no convierten a Alemania en parte en el conflicto. Pero junto con la formación de los soldados ucranianos en estas armas, estamos ayudando a Ucrania a alcanzar sus objetivos militares. Por eso el Servicio Científico del Bundestag alemán declaró en su informe de 16 de marzo de 2022 que esta postura hace que Alemania abandone la zona segura de la no guerra. Estados Unidos también entrenará a soldados ucranianos en Alemania. La Ley Fundamental contiene en su preámbulo un estricto mandamiento de paz para nuestro país. Así pues, la Ley Fundamental sólo tolera el apoyo a una parte beligerante si es adecuado para facilitar una solución pacífica. Por lo tanto, el gobierno alemán tiene el deber de explicar a la población alemana dentro de qué límites y con qué objetivo está prestando su apoyo a Ucrania. Por último, también habría que mostrar al gobierno ucraniano los límites de ese apoyo. Incluso el presidente Biden declaró hace algún tiempo, en un artículo sobre el tema, que EE.UU. seguirá apoyando militarmente a Ucrania, pero también sus esfuerzos por lograr una paz negociada en este conflicto. 

Desde hace semanas, el ejército ucraniano se enfrenta sin éxito a los rusos. Sin embargo, Zelenski habla de reconquista. ¿Es propaganda o existe realmente esta posibilidad?

No, según el Estado Mayor estadounidense y el ucraniano, las fuerzas armadas ucranianas no están en condiciones de hacerlo. Ambas partes enfrentadas se encuentran de nuevo en un punto muerto, agravado por las restricciones debidas a la época del año. Así que ahora sería el momento adecuado para reanudar las negociaciones interrumpidas. Las entregas de armas significan lo contrario, es decir, que la guerra se prolonga sin sentido, con más muertos aún en ambos bandos y la continuación de la destrucción del país. Pero también con la consecuencia de que nos veremos arrastrados aún más profundamente a esta contienda. Incluso el secretario general de la OTAN advirtió recientemente contra la posibilidad de que los combates se convirtieran en una guerra entre la OTAN y Rusia.

Ahora sería el momento de volver a negociar y hacemos todo lo contrario: estamos enviando armas y escalando

Vuelve a decir que estamos en un “punto muerto”. ¿Qué quiere decir con eso?

A finales de marzo de 2022, había surgido una posición favorable para un acuerdo negociado, cuando los rusos decidieron alejarse de Kiev y concentrarse en el este y en el Donbás. Esto hizo posible las negociaciones de Estambul. Una situación similar se produjo en septiembre, antes de que Rusia llevara a cabo la movilización parcial. Las oportunidades que surgieron entonces no se han aprovechado. Ahora sería el momento de volver a negociar, y tampoco estamos aprovechando esta oportunidad, sino todo lo contrario: estamos enviando armas y escalando. Este es otro aspecto que revela la falta de previsión de la política de seguridad y de juicio estratégico.

También ha mencionado en su texto que el ministro de Defensa ruso, Shoigu, se ha mostrado dispuesto a negociar… 

Putin ha hecho lo mismo. El 30 de septiembre, cuando declaró territorio ruso otras dos regiones, volvió a ofrecer explícitamente negociaciones. Entre tanto, lo ha hecho varias veces. Sin embargo, Shoigu no puso condiciones, pero Putin, por así decirlo, ha subido el listón al decir que están dispuestos a negociar, pero, por supuesto, que la otra parte debe reconocer los territorios que se han anexionado. De ello se desprende que cuanto más dura la guerra, más se endurecen las posiciones de ambos bandos. Pues Zelenski dijo que solo negociaría cuando los rusos se hubieran retirado completamente de Ucrania. Esto hace que la solución sea cada vez más difícil, pero aún no está descartada.

Me gustaría hablar de un acontecimiento más. La Sra. Merkel dijo en una entrevista…

Sí, lo que ha dicho está claro. Sólo negoció el acuerdo de Minsk II [firmado el 12 de febrero de 2015, en el que los gobernantes de Alemania, Francia, Rusia y Ucrania buscaron aliviar la guerra del Donbás] para ganar tiempo para Ucrania. Y Ucrania también había aprovechado este tiempo para armarse militarmente. Así lo confirmó el expresidente francés [François] Hollande.

Petro Poroshenko, el expresidente ucraniano, también ha dicho lo mismo.

Rusia, comprensiblemente, lo califica de fraude. Y Merkel confirma que Rusia fue engañada deliberadamente. Puedes juzgarlo como quieras, pero es una flagrante quiebra de la confianza y una cuestión de previsibilidad política. Sin embargo, no puede discutirse que la negativa del gobierno ucraniano –a sabiendas de este engaño intencionado– a aplicar el acuerdo pocos días antes de que comenzara la guerra fue uno de los detonantes de la misma. El Gobierno alemán se había comprometido en la resolución de la ONU a aplicar el “paquete completo” de medidas acordadas. Además, la canciller alemana, junto con los demás participantes en el formato de Normandía, firmó una declaración sobre la resolución en la que, una vez más, se comprometía explícitamente a aplicar los acuerdos de Minsk.

¿No es eso también una violación del derecho internacional?

Sí, es una violación del derecho internacional, eso está claro. El daño es inmenso. Hay que imaginarse la situación actual. Los que querían hacer la guerra desde el principio, y siguen queriéndola, han adoptado la postura de que no podemos negociar con Putin porque, de todos modos, no cumplirá los acuerdos. Ahora resulta que somos nosotros los que no respetamos los acuerdos internacionales.

Que yo sepa, los rusos cumplen sus acuerdos; incluso durante la guerra actual, Rusia ha seguido suministrando gas. Pero Annalena Baerbock, ministra de Asuntos Exteriores, ha anunciado de todo corazón: “¡No queremos más gas ruso!”. En respuesta, Rusia ha estrangulado el volumen. ¿No es eso lo que pasó?

Sí, dijimos que no queríamos más gas ruso. Todas las repercusiones, la crisis energética, la recesión económica, etc., son el resultado de la decisión del Gobierno alemán, no de una decisión del Gobierno ruso.

Pero si escuchas o ves las noticias –también aquí, en Suiza– la crisis energética se debe a la decisión de Putin de hacer la guerra a Ucrania.

Dos veces en el pasado hubo dificultades en el suministro de gas causadas por Ucrania. Deberíamos ser sinceros al respecto. Rusia seguiría suministrando, pero no queremos nada más de allí porque atacó a Ucrania. Luego está otra cuestión: ¿quién voló realmente el Nord Stream II?

¿Tiene una evaluación de la voladura?

No, eso sería pura especulación. Hay pruebas circunstanciales, como suele ocurrir, pero no pruebas. Al menos ninguna que haya llegado a conocimiento público. Pero puedes estar seguro: acabarán saliendo a la luz.

¿Qué experiencia tiene en negociaciones con Rusia?

He llevado a cabo muchas negociaciones con Rusia, por ejemplo sobre la contribución rusa a la misión de la OTAN en Kosovo. Estados Unidos nos había pedido que lo hiciéramos porque no podían llegar a un acuerdo con Rusia. Rusia estaba finalmente dispuesta a poner sus tropas a las órdenes de un comandante alemán de la OTAN. En la década de 1990 se desarrolló una estrecha coordinación política y cooperación militar entre la OTAN y Rusia, regulada desde 1997 por el Tratado Básico OTAN-Rusia. Los rusos son duros negociadores, pero cuando se alcanza un resultado común, este se mantiene.

¿Cuál fue el resultado?

Los rusos querían tener algún tipo de derecho de codecisión en las negociaciones sobre el Tratado Básico. Eso no era posible. Pero encontramos la manera de hallar soluciones comunes en los casos en que se ven afectados los intereses de seguridad de una u otra parte. Por desgracia, tras la guerra de Georgia, la OTAN suspendió en gran medida su cooperación. También se ha demostrado en el período previo a la guerra de Ucrania que los acuerdos creados en tiempos de buena sintonía para la resolución de crisis y conflictos tienen su valor cuando surgen tensiones. Desgraciadamente, esto no se entendió.

—--------------

Esta entrevista fue publicada originalmente en Zeitgeschehen im Fokus.

El general retirado Harald Kujat, nacido el 1 de marzo de 1942, fue, entre otras cosas, inspector general de las Fuerzas Armadas alemanas y, como presidente del Comité Militar de la OTAN, el militar de más alto rango de la Organización Atlántica. Al mismo tiempo, fue presidente del Consejo OTAN-Rusia y del...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Thomas Kaiser (‘Zeitgeschehen im Fokus’)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juangodmed

    Al Sr. Cameron, y a todos los señoros que están detrás de él y le indujeron a hacer "la llamadita" al gobierno ucraniano habría que haberles aplicado el "método Vox", por decirlo de alguna manera, previo a la toma de decisiones. Que antes de que hiciera la llamada se le hubiera dado una "sesión de toma de conciencia" consistente en este caso en varias actividades (la toma de conciencia debe ser más detallada y concienzuda cuanto mayor sean las posibles consecuencias de la decisión a tomar). La primera actividad podría ser, como aperitivo, una sesión de visualización con gafas 3D, por supuesto con sonido real, de lo que significa una guerra como la de Ucrania. Que esas gafas le dieran al Sr. Cameron un recorrido virtual, lo más realista posible dentro de lo que permita la moderna tecnología, que le permita sentir de forma íntima lo que es una guerra. Que vea las casas destrozadas, que se pasee por humeantes escombros, vea primeros planos de gente desesperada, llorando y gritando, trozos de cuerpos humanos apareciendo por doquier, ensangrentados, mostrando carne, venas, jirones de ropa ... que vea los rostros de los soldados, desencajados por la tensión, el miedo, la furia … unos llorando, otros fuera de sí gritando como locos para poder hacer frente a lo que tienen delante. Que vea tanto planos generales de cómo quedan los campos y ciudades desde el aire, hasta los más íntimos detalles: el llanto de un niño, una casa de una humilde familia destrozada para siempre, una cama sepultada por polvo y escombros, una familia que no tiene qué comer ni qué ponerse porque no tiene nada, ni nadie que le ayude … Una segunda sesión de visualización 3D debería consistir en una recreación virtual de esos mismos efectos descritos en el párrafo anterior pero ahora aplicados a su propia familia, su casa, sus propiedades, su finca, su barrio, su ciudad y su país. Que vea su casa, ¿su hermosa mansión en la campiña inglesa, quizá? Destrozada, las ventanas arrancadas de cuajo por las bombas, los cristales rajados, los lujosos muebles astillados, rotos, cubiertos de polvo y cascotes de ladrillo. Luego que vea su hijo apareciendo por el vano de una puerta con una mano de menos, y por debajo de la manga asomando jirones de carne, hilos de tendones y venas goteando sangre, y la cara de su hijo cubierta de polvo, sangre y lágrimas, gritando y llorando desconsolado mientras su madre yace en el suelo con el cuerpo partido en dos por una bomba, con un agujero en la cara causado por metralla …. La segunda sesión podría consistir en entrevistas en primera persona con las personas afectadas. Entrevistas directas, con presencia física de los afectados, delante de los señores que van a tomar la decisión. Que les digan a la cara lo que piensan hacer y sus motivos, y que les pregunten a ellos qué les parece, en qué manera les va a afectar o les ha afectado y qué tienen que decir al respecto. La entrevista debe contar con espectadores imparciales y con periodistas que tomen buena nota, y que luego esas entrevistas sean publicadas en todos los medios de comunicación para que los ciudadanos de los países modernos y desarrollados, del mundo libre que defiende los derechos humanos y la democracia, pueda estar bien informado y pueda sacar sus propias conclusiones. Por último, la tercera sesión de toma de conciencia podría consistir en unas vacaciones de 1 mes al escenario de la guerra. (quizá para estos señores con una semana sea suficiente, pero por si acaso, para que les deje huella, podemos decir 1 mes). Un mes de convivencia en el frente junto con los soldados ucranianos, o con los rusos, da igual. Que vivan con ellos, duerman con ellos a -20º C sobre un cartón o una manta llena de mierda, coman con ellos unas habichuelas frías y mal cocinadas, o no coman algunos días - o tengan que saquear y robar la comida de alguna pobre familia que encuentren al paso - hagan sus necesidades con ellos, pasen frío con ellos, no se puedan lavar las manos ni la cara con ellos, lleven sus ropas, les piquen las pulgas, sufran sarna y piojos … y por supuesto que luchen con ellos, empuñen las armas, reciban los tiros y explosiones del enemigo, tengan que correr, gritar, apuntar, disparar, matar, ver cómo sufre el otro, el de al lado, el de enfrente , ver cómo el cuerpo de su compañero con el que hablaba hace un minuto salta por los aires, su mano queda enganchada en un ladrillo para siempre, su cuerpo partido en dos por una granada, ver cómo tienes ganas de llorar y no puedes , ganas de salir corriendo y no puedes, ver el sufrimiento humano en su máxima expresión, el dolor humano en su forma más inhumana, cruda y salvaje … Quizá entonces se lo habría pensado 2 veces antes de haber hecho esa llamada.

    Hace 1 año 4 meses

  2. juangodmed

    Interesantísima entrevista que confirma las opiniones e informaciones apuntadas por Rafael Poch en sus artículos sobre el tema de la guerra de Ucrania. Una pena lo que está pasando. Esta guerra continúa porque hay una serie de poderosos señores a los que les interesa que continúe. Un país entero arrasado, cientos de miles de muertos, familias destrozadas, vidas rotas; y más allá, un continente arrastrado a la crisis económica y sus habitantes sometidos a penurias para satisfacer los intereses de cuatro.

    Hace 1 año 4 meses

  3. juan-ab

    ¡Qué publicación tan importante! Que la primera pregunta se refiera ya a la cobertura mediática de la guerra de Ucrania anticipa que estamos ante una extraordinaria entrevista. Y aún insiste dos veces más sobre ello, en particular ante el silencio de los medios sobre la ruptura de la negociación que pudo haber terminado con este conflicto apenas un mes después de la invasión rusa: “¿Tiene más detalles de esta monstruosidad?”, pregunta Thomas Kaiser, este SÍ periodista (es que me estoy acordando de alguno de los “expertos” que tiene Público y que tanta pólemica desata entre sus lectores socios, que son lo mejor con sus comentarios). Una entrevista, sin duda, para guardar y de la que nos acordaremos cuando llegue el momento: “Quizá algún día se plantee la pregunta de quién quiso esta guerra, quién no quiso evitarla y quién no pudo evitarla.” Y también, claro, me estoy acordando mucho de mi admirada Inna Afinogenova que tan incómoda se la ve (¡cómo no entenderla!) cuando en La Base se trata esta guerra. Ojalá que saber que todo esto pudo haber terminado hace tanto tiempo la reconforte. ¡Gracias CTXT!

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí