1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Procesando el yuyu

Se nos rompió la guerra fría de tanto usarla

Por aquí abajo no eres nadie si no expulsas a alguien de la cultura/periodismo desde criterios que satisfagan al Estado

Guillem Martínez 21/02/2023

<p>Joe Biden y Volodímir Zelenski, durante la visita del presidente estadounidense a Kiev, el pasado 20 de febrero. </p>

Joe Biden y Volodímir Zelenski, durante la visita del presidente estadounidense a Kiev, el pasado 20 de febrero. 

The White House

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- Trabajar, envejecer y el mes de febrero serían lo peor. Si se pudiera escoger, claro. Febrero es lo que nos queda de las glaciaciones. Todo en febrero es el naufragio del frío. Febbraro, curto e amaro, dicen los romanos. Verbigracia: este febrero he pillado la bicha, lo que me ha supuesto un KO técnico prolongado, y lo que ha hecho que el trabajo se me acumule. Este articulete es, por lo tanto, un articulete acumulado. Les iba a hablar del estado de la cuestión de la cosa catZzzz, tras lo del TJUE, y tras la ITV a las sentencias del TS. Que tiene miga. Pero en eso pasó, zas, lo dicho, febrero y su acumulación de yuyus.  

2- ¿Por dónde iba? Ah. Febrero. Hasta los árboles crecen hacia abajo en febrero. Para evitar el arriba. El arriba: en febrero, hace un año, tras la invasión rusa, empezó una guerra en Ucrania. Y en febrero de este año, Seymour Hersh ha explicado que lo del atentado del Nord Stream fue de autoría estadounidense-noruega. Esa noticia es puro febrero: a) es fría y chunga, y b) no ha trascendido oficialmente en el grueso de gobiernos occidentales, lo que también es chungo. En el País Favorito de la Divina Providencia es, sin duda, donde la recepción ha sido más raruna y peculiar: la pomada se ha puesto de perfil y trapense, como marca la disciplina, si bien la novedad, la originalidad, lo trascendente ha sido otra cosa y en otro sitio: la enojosa labor de desprestigiar el artículo de Hersh la ha desarrollado una parte del periodismo local, más allá del deber, y realizando unas funciones que, en el resto de Occidente, las ha realizado, con menos apasionamiento, ganas y tiempo, el Estado.  

3- Sea lo que sea eso, eso es categórico. Esto es, supone una nueva categoría desde 2011, cuando esos alineamientos con el Estado quedaron desprestigiados, que no en desuso. En todo caso, la pregunta de la cosa Hersh es, dos puntos, ¿a qué se debe esa intensidad? ¿Por qué un periodismo local ha denunciado, en modo Shakira, un Contubernio de Hersh y, consecuentemente, ha expulsado del templo del periodismo –así, con todas las letras– a un periodista de dimensión internacional, llamado Hersh, y con él al medio que lo publicó en castellano y a los curritos de ese medio canijo? ¿Qué ha pasado? 

4- En primer lugar, todo –las recepciones gubernamentales del artículo en USA y en Europa, y más aún las reacciones paraestatales en España– se entiende mejor, en primera instancia, si atendemos a otro hecho fundamental, acaecido la semana pasada. El Pentágono no descartaba, recuerden, que varios objetos voladores no identificados, derribados recientemente en EEUU, fueran extraterrestres. Lo que es muy importante para el caso que nos ocupa. El visionado de bichos extraterrestres fue un sello de la Guerra Fría. No hay guerra fría sin marcianitos. Cuanto más fría –esto es, intensa, invisible, terrorífica–, más marcianitos ve la parroquia.  

5- Los marcianitos del Pentágono confirman que, en efecto, estamos, zas, en plena Guerra Fría. Lo que es llamativo, pues también estamos en Guerra Calentita en Ucrania. La primacía de lo Frío sobre lo Caliente en la UE y los EEUU explica, a su vez, que estamos en una guerra informativa, como la del ínterin 1948-89. No sabemos lo que pasa, y eso es lo que pasa. Pero, ahora, nuevamente, con marcianitos. Los marcianitos no son más que la otra cara de una sobreexposición a las teorías de la conjura, esa región cotidiana de la Guerra Fría.  

Lo que describe Hersh es una Europa sin soberanía, subsidiaria de EEUU, y la desconfianza de Estados Unidos hacia Alemania

6- Lo que ha sucedido, el silencio internacional ante Hersh, su descalificación local es, me temo, en primer lugar, eso. Guerra Fría. Lo que, tal vez, explica la intensificación de la Guerra Fría en España, en tanto España lleva la Guerra Fría tatuada. En su Constitución, por ejemplo. El trámite constitucional de la incorporación a organizaciones internacionales, como la UE o, más concretamente, la OTAN, en la CE78 es rapidita, con poca soberanía y/o control democrático, no sea que... La CE78 es tan de la Guerra Fría que, en fin, debería haber un Título XI titulado Sobre la espía que me amó. Los tatuajes de la guerra fría, más allá de la CE78, deben ser profundos si observamos que el modelo de cultura y de intelectual democrático post-78 estaba finalizado, a toda leche, para el referéndum de la OTAN/1986, aquel capítulo de la Guerra Fría, y aquel ERE masivo a opciones culturales no atlantistas. Aquellos EREs son tal vez el origen, incluso, de la tendencia polarizadora que emite cualquier objeto que quiera expresar, por aquí abajo, algo de poder. Por aquí abajo no eres nadie si no expulsas a alguien de la cultura/periodismo, desde criterios que satisfagan al Estado. Es posible que sean hilillos de plastilina de la Guerra Fría lo que justifica a compañeros periodistas a disparar hacia abajo –la modalidad de disparo menos olímpica y deportiva–, y a ubicar a otros compañeros en el epicentro del bloque de los malos. Lo que, si se hace con datos buenos y certeros, era/es una delación. Pero si se hace con datos manguis, cutres y creativos, sigue siendo, ni más ni menos, que una delación en todo su esplendor 

7Lo que nos lleva a la pregunta del céntimo: el artículo de Hersh, ¿es un producto emitido por Spectra? ¿Una nueva versión de los Protocolos de Sión? ¿Es periodismo? 

8- Hersh, en todo caso, no reescribe lo ocurrido desde febrero. Rusia sigue siendo la potencia invasora –esa palabra lo cambia todo; no se puede interpretar esa palabra; invasión es invasión– de un tercer país. Algo que –sea ese país Ucrania o Irak– está absolutamente fuera de derecho, hasta el punto de justificar la defensa colectiva de ese tercer país. Lo que reescribe Hersh es otra cosa. No deseada, según observo. El otro bando. El nuestro. Describe una Europa sin soberanía, subsidiaria de EEUU, y la desconfianza de Estados Unidos hacia Alemania, hasta el punto de haberle quemado las naves/los gasoductos a Alemania, en plena guerra, no sea que se pusiera relativista. La moderna extrema derecha proviene o/y está animada por Rusia. Rusia, en lo que es otro hecho, ha tenido contactos explícitos con la extrema derecha española y catalana. Por otra parte, existe en España una izquierda que se muere por participar del nacionalismo y el soberanismo nominal, de la polarización que da gestionar esos juguetes, y que gastan ya otras izquierdas europeas. Pero el artículo de Hersh no es que defienda o favorezca todo ese pack, sino que está en otra galaxia. Informativa. ¿El periodismo patrio, al denunciar a Hersh, quería denunciar a esas derechas o izquierdas? Si es así, no lo ha hecho, sino que ha hecho guerra fría. Ha condenado a bulto. Ha cazado brujas. A la extrema derecha y a los populismos no se les chulea con brujas, o con marcianitos, sus alimentos, sino con información. O ni siquiera con eso.  

9- La lectura de Hersh apunta en la dirección de que, como bloque, tampoco estamos muy finos. Esta guerra puede ser una guerra entre abusadores de Ucrania contra exabusadores de Irak. Pero, aun existiendo diferencias, siempre notorias, entre lo mejor y lo peor, no es nítidamente una guerra democracia-autoritarismo. O, al menos, no lo es hoy. La razón: el bando autoritario se presentó a la batalla. De hecho, la inició con una invasión. Pero el bando democrático ha hecho unas severas rebajas epistemológicas. Exemplum: el Bienestar, la forma de democracia en Europa, está en caída libre. Es irrecuperable en su dimensión anterior a los 70. Los Estados superan, a su vez, la cosmovisión democrática cuando –esa es la tesis de Hersh– realizan un acto de guerra en el Báltico contra un Estado aliado, sustentado, además, en la posterior desinformación de ese hecho. La mismísima guerra –algo muy serio; lo más serio en Atenas, después del teatro– la ejercen y la planifican hoy objetos no electos, con una inquietante autonomía, y con un poder que supera a ejecutivos y legislativos –la subida del gasto en armamento hasta el 2% del PIB es, exactamente, ese poder superior a los ejecutivos y legislativos–. Esos objetos no electos tienen, por cierto, cada vez mayor trascendencia en Europa. En la crisis de 2008 –recuerden la Troika, el BCE, la Comisión– fueron trascendentales. Es preciso que el periodismo –ese compromiso con la democracia, que no con sus políticos– hable de ello, que intente ejercer el control democrático sobre lo que pasa –pasa una guerra– sin que sea acusado de tener veleidades prorrusas. Esto es, denunciado como extremo-derechista. Es preciso hablar de que se nos ha olvidado que, desde 2008, Europa vive abiertamente una crisis democrática tan desmesurada que tendría que tener su propia serie de dibujos animados. Tal vez, incluso, ya la tiene/punto 10.   

El periodismo es mantener viva una pulsión ética. Sin ella, es propaganda u otro objeto no periodístico

10- Es el periodismo. El periodismo de guerra fría, quiero decir, esa cosa que parece estar volviendo, que puede volver, con sus marcianitos, y que desprestigia puntos de vista y planteamientos sin marcianitos. Hersh, en ese sentido, ha dado un paso informativo adelante. Así lo interpreta, por ejemplo, Chomsky, un pelanas al que cualquier día el periodismo español, el mejor del mundo mundial, debería darle un correctivo y un paseo por el puerto. En todo caso, Hersh, con su repor, se ha jugado su prestigio. Si bien –Hersh es alta cultura periodística EEUU– esa apuesta no está emitida tan en el vacío como se interpreta en España. A saber: a) el artículo de Hersh dispone de mecanismos de verificación inexistentes en Europa, salvo en algunos medios UK. Lo explica Hersh en una entrevista a Fabian Scheidler: “Para esta historia trabajé con los mismos verificadores (…) experimentados que solía tener en The New Yorker”. Por mi parte, les aseguro que esos verificadores son unos aguafiestas. Si existieran en España, Sálvame Limón –por aludir sólo a la Capilla Sixtina del periodismo de investigación español, ese faro de Occidente– debería cerrar la barraca. Esos mecanismos de verificación evitan, por cierto, que el prestigio del emisor sea la única garantía de un producto periodístico. La info de Hersh, sustentada en una sola fuente anónima, es algo frecuente, por otra parte, en casos de terrorismo o abusos de Estado, una disciplina poco transitada en España, y que suele contar con entre una y ninguna fuente. Por lo demás, la fuente única e inconfesada es algo cotidiano, frecuente hasta el aburrimiento, incluso un abuso diario, en el periodismo español. Abran el periódico de hoy, el que sea, y sea el día que sea hoy, y compruébenlo. Que se argumente la posesión de una sola fuente, y secreta, para cargarse un repor, es algo que puede impresionar a un obispo del Palmar, esos idealistas. Pero no a un periodista. En España, esa fuente única constante suele ser, curiosamente, el Estado. Pero no se vayan, amigos. También suele ser la empresa. Últimamente, son las energéticas. Y aún así, se han publicado verdaderas joyas, mapas certeros de la época, con esas fuentes únicas y secretas, vertebradas por la inteligencia y el oportunismo –el periodismo es oportunismo– del periodista que ha firmado la información.  

11- Conviene recordar aquí que el periodismo –incluso el más I+D/el español, que no admite a Hersh con la misma radicalidad con la que, en su día, no admitió, en otro bravo gesto, el cepillo de dientes– es un objeto sencillo como un botijo y carente de toda épica que no sea la sencillez amish. Todo el mundo, sometido a cierta presión y temperatura, puede ejercer el periodismo. Es más, entre los mejores periodistas de cada cultura siempre hay, y no son pocas, personas sin estudios de periodismo. La razón: el periodismo son mil estilos y formas y posicionamientos que se retrotraen a su función y a su método. Y la metodología es sencilla: ser claro, no mentir, aportar datos verificables y, cuando no se pueda, aportar la sombra de esos datos proyectada contra la pared. El periodismo es mantener viva una pulsión ética. Sin ella, es propaganda u otro objeto no periodístico. Poco más. No es erigirse en sacerdote. No es expulsar del templo. Es transformar el templo en un piso compartido. El periodismo es tan sencillo, en fin, que, como la democracia, se puede ejercer sin un ordenador, solo con la manita. Es más, cuantos más palabros raros se utilicen para definir periodismo, democracia, hombre, mujer, persona o primavera, más posibilidades hay de asistir a un abuso, o a su prima, el ninguneo, de todos esos conceptos.  

El periodismo no es la Biblia. No es ciencia. No es dogma. Debe ser apañado, honesto, verificado, verificable y, con ello, garantizar discusiones cabales

12- En España, por lo que veo, no existe la crítica, sino la expulsión. Hubiera sido muy positivo poder hablar del artículo de Hersh –es periodismo, no es un objeto perfecto y concluso; como todo periodismo verificado como tal, precisa interpretación, no inquisición–. Hablar de él o contra él como se habla, o no, de cualquier otro de los miles de productos periodísticos construidos diariamente con los mismos o peores mimbres. No ha sido posible, pues Hersh, lo dicho, ha sido expulsado, esa tradición tan nuestra desde 1492, que nos ha conservado tan puros y listos. Este caso es, no obstante, la primera expulsión colectiva del oficio desde 2011, cuando, momentáneamente, se dejó de expulsar alegremente del periodismo. Desde entonces, la tradición –que veo que no caló– era criticar, argumentar, no leer, pero no expulsar, desacreditar. Al optar entre las miles de posibilidades por la de expulsar a Hersh, a sus traductores y currantes, a las tinieblas exteriores del periodismo mundial, se ha expulsado, por lo mismo, al grueso del periodismo mundial, y a la gran mayoría del español, pues el repor de Hersh no se distancia, lo dicho, de esas dinámicas. El periodismo, por otra parte, no es la Biblia. No es Historia. No es ciencia. No es dogma. Debe ser apañado, honesto, verificado, verificable y, con ello, garantizar discusiones cabales, un escepticismo cabal, incluso. Sabemos que un objeto es periodismo porque permite el desacuerdo. No requiere fe, ni sacerdotes –que admitan la fuente única y anónima todos los días y minutos salvo cuando publicas a Hersh–. Y también por que, si hay equivocación, estafa incluso –no la descarten nunca–, el periodismo serio admite el error, y ofrece para ello la disculpa y la adenda. Sabemos que el periodismo es periodismo porque no satisface sistemáticamente al Estado. Y porque, visto lo visto, no hay manera de expulsarlo. Yo, por mi parte, nací ya expulsado. Y mira.

12+1- Les iba a hablar, lo dicho, del estado de la cuestión de la cosa catZzzz, tras lo del TJUE, y tras la ITV a las sentencias del TS. Que tiene miga. Pero en eso pasó, zas, lo dicho, febrero y su acumulación de yuyus. El tema cat agrupa temas de controversia, pues implican, como siempre, a dos trincheras que, por otra parte, son Estado. El mismo Estado, lo que es ya para cortarse las venas. Por eso el periodismo español y catalán –poco diferenciados, créanme– lo han hecho tan mal al respecto. Por mi parte, lo haré como pueda, jugándome mi prestigio, consultando fuentes que no querrán salir con su nombre ni majaras. Tendrán que confiar, por lo tanto, en mí. Incluso en mi peor , que es el de febrero. Si me equivoco, tienen mi garantía de que solventaré mi error. Como siempre, por otra parte. Se le llama periodismo. Y sucede cada día. Como el pan, los besos o pisar una XXXXXX de perrete. No es épico. Pero ya, si eso, en el próximo artículo. 

1- Trabajar, envejecer y el mes de febrero serían lo peor. Si se pudiera escoger, claro. Febrero es lo que nos queda de las glaciaciones. Todo en febrero es el naufragio del frío. Febbraro, curto e amaro, dicen los romanos. Verbigracia: este febrero he pillado la bicha, lo que me ha...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    El periodismo y la objetividad, intentarlo quizás es una utopía pero: "eppur si muove". Hasta los dogmáticos como yo (todos tenemos nuestro infierno de dogmas), deberíamos apoyarlo. Gracias Guillem por estar de nuevo con nosotros.

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí