1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ALEJANDRO REQUEIJO / PERIODISTA

“El relato de que solo existen el Real Madrid y el Barcelona ha traído consecuencias funestas al fútbol español”

Ricardo Uribarri 12/03/2023

<p>Alejandro Requeijo, periodista y autor de <em>Invasión de campo.</em></p>

Alejandro Requeijo, periodista y autor de Invasión de campo.

Cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Rebelarse contra los que quieren convertir el fútbol en un producto de consumo más, a precio de oro y producido principalmente para la televisión, y reivindicar la necesidad de cuidar y de tener en cuenta al aficionado de toda la vida de un equipo por encima del cliente ocasional. Ese es el espíritu de Invasión de campo (Penguin, 2023), el nuevo libro del periodista Alejandro Requeijo, que desde su experiencia como aficionado al balompié y en concreto al Atlético de Madrid ofrece su punto de vista sobre una situación que cree que todavía se está a tiempo de revertir.

¿Qué problema ha detectado en el fútbol que le ha llevado a escribir Invasión de campo?

Este libro tiene una intención doble. La primera es que todas esas personas que llevamos acudiendo a estadios durante toda la vida, que estamos escuchando casi a diario que ya no pintamos nada en el mundo del fútbol, que somos una minoría y que no significamos nada en el porcentaje de ingresos de los clubes, tomemos conciencia de lo que seguimos representando dentro del gran circo que es el fútbol. Y la segunda es dirigirse a quienes creen que el fútbol es un programa más de televisión. Intento transmitir que es mucho más, que es una cultura, un patrimonio, un tesoro que llevamos mucho tiempo cultivando y que todavía estamos a tiempo de preservar, sobre todo si vemos lo que pasa en otros países del entorno, donde el aficionado sigue ocupando un papel protagonista.

¿Dónde está el origen de esta situación que denuncia?

El fútbol es una expresión más dentro del sistema capitalista

Es difícil establecer un punto de partida. El fútbol español tiene sus particularidades, como la Ley del Deporte de 1990, que obligó a la inmensa mayoría de los clubes a convertirse en sociedades anónimas deportivas; eso expulsó a los aficionados del poder de decisión sobre el futuro de sus clubes. A nivel general, el informe Taylor, encargado por Margaret Thatcher y publicado en 1990, contribuyó a expulsar a las clases trabajadoras de los estadios, que se fueron convirtiendo paulatinamente en recintos de lujo para las clases más pudientes, desde la falsa premisa de que la “working class” era la que generaba los problemas de seguridad. El fútbol es una expresión más dentro del sistema capitalista, como la moda o la música. Alguien dirá que los precios de las entradas de los grandes conciertos sufren algo muy parecido a las de los partidos de fútbol. Hay aspectos particulares del fútbol español, generales del mundo del fútbol y coyunturales de la situación en la que nos encontramos, en la que todo el mundo le da más importancia a la novedad que a la durabilidad. Y yo me rebelo contra eso. La tradición, los valores, los códigos que encierra el fútbol hay que respetarlos. Me rebelo contra la idea de que la única verdad es el dinero.

¿Por qué se ha dejado al aficionado arrebatar el control del fútbol?

El aficionado está siendo directamente expulsado. Yo reivindico mucho la liturgia de ir al estadio. Eso era una manera de preservar una tradición oral, en la que los abuelos transmitían a sus hijos, y estos a su vez a los suyos, cosas como por qué el equipo viste esos colores, por qué el escudo es de esa manera, cuáles son las rivalidades históricas, quiénes son los ídolos y los villanos, por qué la grada reacciona de una manera a hechos concretos y por qué cada estadio arrastra una memoria colectiva particular, en la que se ha establecido un tejido social, una comunidad… Cuando entiendes eso, es difícil que no te sientas parte de ello, que tu equipo no sea algo muy importante en tu vida. Pero si te están expulsando constantemente por los precios, por los horarios, porque los estadios los hacen cada vez más lejanos, más impersonales, si desarraigas el fútbol, es difícil que te sientas identificado por formar parte de eso. Creo que en los nuevos tiempos el aficionado ha asumido con demasiada facilidad esa premisa de que el fútbol es un mero espectáculo. Y eso es un error porque lo estamos desposeyendo de los valores sentimentales que lo explican.

¿Qué soluciones ve?

Creo que hay posibilidades de darle vuelta a esta situación. El libro es optimista y no tiene ningún interés en regocijarse en la nostalgia, sino todo lo contrario, tiene vocación de remontada. Me fijo en modelos como el alemán, donde, por ley, los aficionados tienen que tener la mayoría accionarial de sus clubes; me fijo en modelos abiertos, interesantes, también desde el punto de vista económico, como la Premier League, donde se compagina la viabilidad económica con un respeto mínimo a la tradición y al arraigo que tiene el fútbol inglés en su sociedad. Desgraciadamente, los dirigentes de los clubes y de organismos como Federación y Liga entienden sus instituciones como si fueran empresas de venta de neumáticos, sin darse cuenta de que el motor de este negocio son las pasiones, la tradición, el amor incondicional. Por eso interpelo a los políticos. Se ha aprobado una Ley del Deporte nueva, donde se reconoce que la conversión de los clubes en sociedades anónimas fue un error porque no solucionó el problema económico de los equipos, pero se han dejado sin incluir modelos interesantes, como que un club no pueda adoptar decisiones como el cambio de un escudo, el cambio de colores de una camiseta, o un traslado de estadio sin consultar antes con sus aficionados. O la posibilidad de establecer precios máximos para las entradas de las aficiones visitantes y que no se les maltrate colocándoles en sitios de visibilidad reducida. Habrá quien piense que estas son medidas intervencionistas, que van en contra del libre mercado, pero estoy citando solo dos de las que se aplican desde hace mucho tiempo en la Premier, que no es que sea precisamente un modelo fracasado.

Entiendo que se ve reflejado en la frase “odio al fútbol moderno”.

Compartiendo esa frase, creo que en los últimos tiempos se ha convertido en una consigna que nos aboca inexorablemente a la nostalgia y a quedarnos ahí. El libro tiene vocación de demostrar una realidad de la que no se habla en España, y la de explicar que al mismo tiempo Europa vive el mejor momento en términos de grada. Que los estadios presentan una atmósfera impresionante, con aficiones identificadas con sus equipos sin preguntarse todas las mañanas si el año anterior han ganado siete copas de Europa o han fichado a los mejores jugadores. El seguir a tu equipo dentro y fuera de casa presenta argumentos y asideros identitarios, emocionales, muy interesantes, que en España no se explotan ni se abordan.

El libro tiene vocación de demostrar una realidad de la que no se habla en España

No estamos entonces ante un problema global, sino particular del fútbol español.

En España se ha instalado un relato en el que solamente existe el Real Madrid y el Barcelona y la guerra fratricida entre ambos, donde además, la vara de medir es el de triunfar o no en las competiciones europeas. Ese relato ha arrastrado al resto del fútbol español con consecuencias nefastas, porque hace que se produzca una tendencia inflacionista histérica donde solamente vale mejorar lo que hace el otro y en comparación con el año anterior. Y si no, todo es un desastre y hay que echar a todos. Yo no comparto esa forma de ver el fútbol. Cuando sales fuera de nuestro país te das cuenta de que existe otro relato, realidades más interesantes y que garantizan mejor la supervivencia del fútbol a largo plazo y del aficionado.

A pesar de todo, hay casos en nuestro fútbol que se acercan a lo que defiende.

En la Liga hay ejemplos de aficiones que tienen un ambiente en sus estadios maravilloso. Puede coincidir con buenos momentos deportivos, como es el caso de la Real Sociedad, que lleva años haciendo las cosas bien y que ha sabido construir un estadio pensando en sus aficionados y no en traer la NFL en verano ni en grandes conciertos, que mantienen su escudo tradicional y un diseño lógico de camisetas y presenta gran número de canteranos. Así es fácil identificarse. Y luego hay otras ciudades, donde se está haciendo una especie de retorno a lo local y arraigo a lo propio. El otro día había una información en el Financial Times que se titulaba: “La Premier League es global porque es local”, y reivindicaba mucho esa manera de arraigarse en las ciudades, los pueblos y el fútbol de proximidad. Estamos viendo en ciudades de equipos que no pasan por su mejor momento histórico, como A Coruña o Santander, que las aficiones se están volcando y acuden al estadio cada fin de semana como una vocación de pertenencia, no en calidad de cliente, de decir a ver cómo me pueden divertir durante dos horas estos señores, siendo conscientes que ocupar un lugar en la grada significa formar parte de lo que está sucediendo en esos 90 minutos.

En el libro hace referencia a los audios relacionados con los casos de la Federación y la celebración de la Supercopa en Arabia, por un lado, y las críticas de Florentino Pérez sobre diferentes personas que desvelaron en El Confidencial. ¿Cómo influye en la historia del libro?

Quise aprovechar el hecho de que por mi trabajo he tenido acceso a información que muestra esa cara B que tiene el fútbol. En el caso de Florentino me vino muy bien para traer a colación cómo el presidente del Real Madrid se refería a los medios de comunicación y cómo se jactaba de poder controlar el relato. Es una persona que lleva 20 años desempeñando la presidencia del que posiblemente sea el club más influyente de España y quizá del mundo. Venía muy a cuento para la tesis general del libro. Y lo que tiene que ver con Rubiales lo incluyo para advertir de una tendencia en el fútbol que es la deslocalización. Que un señor por su cuenta y riesgo pueda decidir llevarse parte del fútbol español, que es un patrimonio que nos pertenece a los aficionados, a un lugar como Arabia Saudí. No me fijo tanto en el lugar vergonzoso para disputar la Supercopa de España, sino en esa tendencia que mucha gente asume con naturalidad, de que el fútbol español puede ser expoliado bajo la premisa de que nos van a dar muchos millones a cambio. Hay quien empieza a asumir que el fútbol es una marca global y yo me niego a eso. Lo que haces es desnaturalizar una cultura, un patrimonio. Un Real Madrid-Barcelona solo se entiende en España, es el ecosistema el que lo explica, que lo ha dado forma, igual que un Boca-River solo se entiende en Buenos Aires. Si asumimos que la única verdad es el dinero estamos desnaturalizando este patrimonio. Pueden decir que es una marca global y que todo el mundo tiene derecho a disfrutarla. Salvando las distancias y por la misma regla de tres, vendamos Las Meninas para hacer muchas fotocopias y que lleguen a todo el mundo. Si quieres conocer las pirámides de Egipto tienes que ir a Egipto, no te las pueden traer.

Hay quien empieza a asumir que el fútbol es una marca global y yo me niego a eso

La ambición de recaudar cada vez más dinero en el fútbol está detrás de muchos perjuicios a los aficionados. ¿Cómo romper esa dinámica?

Fomentando relatos alternativos. Hace poco hubo un proceso electoral en el Athletic Club. La campaña no giró en torno a si iban a fichar a Mbappé, sino sobre cuestiones identitarias, qué iba a pasar con la cantera, si se iba a mantener la filosofía de tener en el primer equipo solo jugadores de la casa…y el que se moviera un centímetro de esa idea perdía las elecciones. Eso ha pasado bien avanzado el siglo XXI. ¿Por qué? Porque llevan mucho tiempo fomentando una cultura. Y cuando haces eso al final arraiga. Y cuando fomentas la contraria pues también. Todavía hay tiempo para articular relatos alternativos. Y eso también interpela a los poderes políticos. Todo, incluso el libre comercio, tiene límites, contrapesos y normas. El fútbol lleva demasiado tiempo gobernándose a sí mismo, de espaldas prácticamente a todo.

Hay quien defiende que un cliente ocasional tiene el mismo derecho a disfrutar de un partido que el hincha tradicional sin importarle tanto las cuestiones identitarias.

Yo digo que no. Probablemente tenga el mismo derecho porque ha pagado una entrada. A mí me duele mucho que alguien que lleva seis meses siendo socio de un equipo, al que se ha apuntado posiblemente por una buena racha de resultados, tenga los mismos derechos que alguien que lleva varias generaciones sosteniendo al club en las buenas y en las malas. A mí me tienen que explicar que los clubes den el mismo trato a unos que a otros. No estoy de acuerdo. El fútbol se está lanzando a la conquista de nuevos mercados y a la búsqueda de un aficionado/cliente que es acrítico, que no da problemas, que no se queja y que el día que le deje de interesar esto se irá sin hacer ruido. Esto es un peligro porque si lo sometemos todo a un mero espectáculo de moda corremos el riesgo de que dentro de las nuevas formas de consumo de ocio, aparezcan espectáculos más intensos, donde pasen más cosas y sean más baratos. A esta gente hay que explicarles que el fútbol a veces es aburrido, porque no se puede controlar, y porque a veces un partido acaba 0-0. Frente a ese cliente líquido lo que yo defiendo es cuidar a un aficionado tradicional, fiel, que promete es un plazo fijo a lo largo, no de una vida, si no de varias generaciones familiares, lo cual desde el punto de vista económico es mucho más rentable, porque siempre va a estar ahí, independientemente de modas y de si el equipo juega bien o mal.

Se echa la culpa a los inversores que llegan del otro lado del mundo para comprar clubes de los que no conocen su idiosincrasia. Pero tenemos a gente de aquí, como Gil Marín, que tampoco respeta los símbolos tradicionales.

Yo no estoy en contra de la inversión privada. En Inglaterra hay inversión privada que ha causado un trauma para sus aficionados, como puede ser la de la familia Glazer en el Manchester United, pero hay otras experiencias que han sido muy positivas. El problema está en que a todo eso se le puede poner límites para preservar el sentimiento de la afición. Pueden ser límites empresariales, para no descapitalizar el club vendiendo a sus mejores jugadores para sacar mucho rendimiento económico en poco tiempo y luego largarse. O establecer medidas para que todos esos cambios identitarios que hemos sufrido en el Atlético de Madrid, del cual soy aficionado y socio, sean sometidos a una consulta entre sus socios. No veo que nadie vaya a ganar ni a perder ningún partido porque eso suceda, no creo que sea muy difícil de articular. No tiene ningún derecho un licenciado en marketing avanzado de una universidad de pijos de Oklahoma a alterar el escudo que nos cosieron nuestros abuelos en la primera bufanda. Que conforman el conjunto de códigos que nos hacen sentirnos parte de eso y que nos hacen seguir ahí.

Se está demostrando además, que hacer esos cambios sin consenso de la masa social no está generando beneficios económicos.

Por lo que tengo entendido, desde la directiva del Atleti han reconocido que no venden ni más ni menos, de manera que si no has conseguido gran cosa y a cambio tienes una fractura social, que hace que el ambiente en el estadio sea cada vez más complicado, deja claro que es una medida muy errónea. En el caso concreto de los directivos del Atlético de Madrid todavía están a tiempo de revertir esta situación, demostrar mayor transparencia y dar la voz a los socios.

No tiene ningún derecho un licenciado en marketing a alterar el escudo que nos cosieron nuestros abuelos

Entiendo que está a favor de la huelga de animación que protagoniza el fondo sur del Metropolitano para reclamar que les dejen elegir el escudo.

Apoyo, por supuesto, cualquier tipo de protesta, no solamente la que estamos viendo en el Metropolitano, si no también la que estamos viendo en Valencia. A la gente que sentimos a nuestros clubes como algo importante en nuestra vida nos tienen que preocupar muchas cosas además de si la pelotita entra o no. Eso es coyuntural, es pasajero. Un escudo es de toda la vida.

¿Qué papel deben jugar los futbolistas en la lucha de los aficionados por recuperar su sitio?

Todas estas cosas se solucionarían en cinco minutos si las principales figuras de los equipos se plantasen y dijesen hasta aquí hemos llegado, quién piensa en nuestros aficionados. Y me refiero a cuestiones como el escudo, la camiseta, el traslado de estadio, el reparto de entradas para las finales… Es inaceptable que los futbolistas no hayan dado un paso al frente para decir, ya está bien, qué es esto de que más de la mitad del aforo de un estadio vaya a patrocinadores. O que nadie haya alzado la voz ante el hecho de que a los aficionados se les prive de la posibilidad de apoyar a su equipo en la Supercopa porque se la llevan a Arabia Saudí. Que nadie diga nada tiene que ver con esa tendencia que ha abrazado el futbolista, la de no meterse en líos, y que tiene como razón fundamental el no poner en peligro su sueldo, sus patrocinios, su empresa de representación, que les aporta un alto porcentaje de sus ganancias. Y creo que eso es un error. Los directivos y los futbolistas tienen que pisar más la calle y ser más conscientes de la sensibilidad de sus aficionados.

Se dice que a los jóvenes no les interesa el fútbol. ¿Cómo se les puede enganchar de nuevo?

Bajando el precio de las entradas. Eso para empezar. Fomentando su presencia en el estadio. Hay ejemplos muy positivos, tanto en España, pocos, pero sobre todo fuera. Invito a la gente a que mire cuáles son los precios de los partidos de la Champions en Alemania. Cobran 12 euros. Hay estadios donde miras a la grada y ves muchísima gente joven. Por ejemplo en Anoeta, Vallecas… Son campos donde ir al fútbol todavía no es un artículo de lujo absolutamente prohibitivo para la mayoría de las familias de este país. Y también mostrándoles que existe vida más allá de los grandes estadios, que merece la pena andar cuatro calles y pasar una mañana apoyando al equipo de tu barrio o de tu pueblo. Presentando el fútbol solo como un mero espectáculo estás empujando a la gente a que no aprecie todas esas cosas maravillosas que da una experiencia en el estadio para quedarse en casa viendo al PSG o al City. Eso está muy bien, pero no solo.

Rebelarse contra los que quieren convertir el fútbol en un producto de consumo más, a precio de oro y producido principalmente para la televisión, y reivindicar la necesidad de cuidar y de tener en cuenta al aficionado de toda la vida de un equipo por encima del cliente ocasional. Ese es el espíritu de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose-manuel-rodriguez-olalla

    El futbol hace tiempo que dejo de ser un deporte para convertirse en un gran negocio, sobre todo desde que llego un tiburón como F. Perez que utiliza el palco del Bernabeu para hacer negocio y al que los aficionados no le importan nada, lo mismo que a la Federación y la Liga, y los jugadores son marionetas necesarias, eso si demasiado bien pagadas, y con un nivel cultural en general bastante bajo, a los que solo les importa la pasta.

    Hace 1 año 3 meses

  2. ecac

    Se le olvida que tras los a-v-i-o-n petisú, tanto monta ACS Madrid Florentino Club CODERE, monta tanto FbC Barcelona, con sus respectivos "Derechos de Pernadas" resulta que desde estos hechos consumados desde "Guatemala" hasta "Guatepeor Imposible", han salido a la palestra la sexta mafiosa RFEF y sus hijuelas bastardas-clanes mafiosos Don CORLEONE, monta tanto CTA, tanto monta VAR, PUTEANDO AL FÚTBOL ESPAÑOL que va más pronto que tarde al a su ocaso final, si siguen los TRENCILLAS DE MARRAS SIENDO PIRAÑAS-SANGUIJUELAS-PARÁSITOS-MOFETAS, LA PELA ES ,LA PELA en plena segunda década del siglo XXI.-No hay ninguno bueno y encima uno luismedinacantalejopalangana.com.es

    Hace 1 año 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí