1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MARTA FRÍAS Acedo / Árbitra de fútbol

“He estado 21 años arbitrando y solo he cotizado cuatro meses”

Ricardo Uribarri 19/02/2023

<p>Marta Frías Acedo durante un partido. </p>

Marta Frías Acedo durante un partido. 

Federación Aragonesa de Fútbol

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La trayectoria de Marta Frías en el mundo del arbitraje es un reflejo de cómo ha cambiado la sociedad y el fútbol, especialmente el femenino, desde que ella empezó en esta actividad hace 21 años. De pitar en campos llenos de barro sin apenas gente a los grandes estadios con miles de personas; de llamar la atención que una mujer estuviera pitando un partido a que ahora se considere algo normal; de tener que compartir vestuario con sus compañeros a tener uno para ella sola; de no tener apenas derechos a poder presumir de ser profesionales. Avances en los que ha puesto su importante granito de arena, siendo una de las caras visibles en las negociaciones con la Federación Española, para que las que llegan después que ella disfruten de unas condiciones que hace dos décadas parecían impensables. A sus 42 años, a esta cacereña adscrita al Comité Aragonés le ha llegado la hora de decir adiós. Es el momento de hacer balance y destacar la trayectoria de una pionera.

¿Por qué lo deja ahora, en mitad de la temporada?

Es algo bastante meditado. Llevo arrastrando una lesión, una hernia en la espalda, desde hace seis años. He tenido etapas mejores y peores. En el momento en el que, tanto por prescripción médica como por cómo me sentía, he visto que quizá ya no podía dar el 100% en los terrenos de juego, he pensado que ni el fútbol ni yo misma merecemos tener otro final. Por eso decidí que había que dar un paso al lado.

¿No le da pena no disfrutar más del actual momento del arbitraje femenino español, ahora que tienen buenas condiciones, después de tantos años de penurias?

La verdad que sí, no voy a mentir. Me da mucha pena. Estos meses he podido vivir la profesionalización del arbitraje femenino y se ha notado muchísimo el cambio. Hemos tenido tiempo para dedicarnos a nuestra profesión, para centrarnos en lo que nos gusta y sí que me voy con esa cosa de no haber podido aguantar los dos años que me quedaban hasta el retiro. Es triste, pero la decisión es la adecuada para mí. Tengo que estar feliz de todo lo que he vivido en mi etapa como árbitra.

Usted ha arbitrado durante 21 años y no ha cotizado ni un solo día hasta el pasado 14 de septiembre, cuando se aprobó el convenio.

Ni yo ni nadie. Cuando comienzas te pagan por los partidos que haces, pero no cotizas. Empezamos a cotizar el pasado mes de septiembre, cuando llegó el convenio. En el pasado las cosas estaban hechas así y era lo que había. Ahora hemos conseguido un paso más hacia la profesionalización.

Las que van a disfrutar de la mejoría en las condiciones de trabajo le deben a usted mucho. Fue de las que más se fajó para conseguirlas, incluso yendo a la  huelga sin dudar para reivindicar mejores derechos, y no solo en el aspecto económico.

En eso me siento muy contenta y orgullosa. Que todas las compañeras que vengan puedan tener esto que yo no he tenido es fenomenal, de eso se trata, de mejorar la situación del arbitraje femenino. Hemos tenido que luchar las de atrás, las que empezamos hace tiempo por llegar a donde hemos llegado. No es solo mejorar económicamente, son nuestros derechos laborales, que tengas una lesión y tengas una baja, que te puedas quedar embarazada y tengas tu baja maternal, que tengamos seguridad social, que coticemos, que se nos reconozca como un estamento importante dentro del fútbol femenino. Solo puedo decir que me siento muy bien, me siento muy contenta por ellas, no tengo ningún tipo de envidia. La que ha dado un paso cómo, dónde y cuándo he querido he sido yo. Poder elegir lo que quieres en la vida es lo mejor.

Las jugadoras están molestas porque no entienden que las árbitras tengan mejores condiciones económicas de base que ellas. ¿Entiende su posición?

Nosotras hemos luchado por lo que queríamos y por lo que pensábamos que nos hacía falta para mejorar, para poder dedicarnos exclusivamente a esto. Las puertas se las hemos dejado abiertas, ellas tienen su propio convenio, sus propias negociaciones y espero que lleguen también a un buen fin.

Hace dos décadas había que ser valiente y tener mucha afición para dedicarse a esta actividad, empezando desde abajo, con poca seguridad en los campos y una sociedad machista. ¿Por qué dio el paso de ponerse a arbitrar?

A mí me gustaba mucho el fútbol, el deporte y en una empresa en la que trabajaba por esa época había un compañero que era árbitro y me animó a que me apuntara. Me comió la cabeza durante varios días y al final me llevó al Comité. Si no fuera por él no habría llegado hasta aquí, porque no se me habría ocurrido ser árbitra. En aquel momento me enganché porque hacía deporte, me relacionaba con mucha gente, te daban un dinero y podías tener tu independencia.

Durante muchos años estuvo pitando en categorías inferiores masculinas. ¿Le ha gustado arbitrar más a hombres o a mujeres? ¿Dónde ha tenido más problemas?

Por el bagaje que tengo, porque estuve muchísimos años pitando a chicos, podría decir que he tenido más problemas con los chicos, pero tampoco diría que han sido problemas serios. Creo que ahora está muy equiparado en todos los sentidos, aunque físicamente es el punto de diferencia que puede haber, porque genéticamente no somos iguales. Igual si ahora estuviera 21 años dirigiendo solo el femenino diría que tuve más problemas con el femenino. Un partido de fútbol te lo tienes que tomar como me lo he tomado yo siempre. Para mí era igual uno de alevines que de Tercera división. Si eres profesional no debes hacer ninguna diferencia entre chicos o chicas.

El hecho de poder dirigir partidos en la máxima categoría femenina a partir de 2017 fue importante para las mujeres árbitras.

Aquel fue el primer golpe en la mesa que se dio. En esa época era mucho más complicado ascender en el masculino, aunque teníamos las mismas oportunidades, pero dar el salto y lograr la visibilidad de los medios fue gracias a dirigir partidos de la máxima categoría femenina. Fue un punto de inflexión.

Ha habido un cambio radical, la sociedad ha avanzado y ver a una árbitra se ha vuelto normal

¿Se trata mejor a las árbitras ahora en los campos por parte de jugadores y público que cuando empezó? ¿Hay menos machismo, más respeto, o todavía se escucha aquello de ‘vete a fregar’?

Ha habido un cambio radical, la sociedad ha avanzado y ver a una árbitra es algo que ahora se ha normalizado, aunque no me gusta esa palabra. Quedará gente que diga algo, puede ser, pero a los chicos también les pasa, de otra manera, pero también les dicen cosas. Pero sí que se ha avanzado muchísimo de hace 21 años a ahora.

Usted ha sido testigo directo de cómo ha evolucionado el fútbol femenino en España. Era difícil prever en sus inicios que se vieran campos con 60.000 o 90.000 espectadores.

Eso era inviable, no existía. Hasta que no lo he visto no me lo he podido creer. Quizá las compañeras que llevan menos años lo pueden considerar normal, pero para mí es increíble. Cuando he pitado en un campo grande, en el Metropolitano, en Anoeta, y miraba a la grada con la gente que había se me ponían los pelos de punta. Se te vienen tantos recuerdos, los campos de barro, poca gente, que cuando ves eso piensas: “Dónde estaba y dónde estoy”. Antiguamente ibas a los campos y los vestuarios eran mínimos y tenías que entrar con los compañeros, la ropa era talla de chico… Pero tampoco me extrañaba, eran las condiciones que teníamos todas por igual. En aquel momento teníamos eso y ahora, viendo lo que hemos avanzado, estoy muy contenta de que ninguna compañera tenga que correr con una talla ‘S’ de chico o que haya vestuarios para cada componente del equipo arbitral.

Cuando he pitado en un campo grande, en el Metropolitano, en Anoeta, se me ponían los pelos de punta

¿Cuál diría que ha sido su mejor cualidad como árbitra y cuál cree que debe tener alguien que se dedique a esta actividad?

Yo en el campo siempre he dicho que he sido muy humilde. He intentado empatizar con compañeras, jugadoras y entrenadores. Y me he considerado muy dialogante, he intentado ponerme en cada momento en el papel de las jugadoras. El compromiso que he tenido conmigo misma y mi constancia creo que me ha hecho estar donde estoy. Nunca he pensado dónde podía llegar, he ido día a día, partido a partido, aunque suene muy Simeone, pero es así. Iba pasando cada partido disfrutándolo, dándolo todo e intentando siempre aprender. 

Hay quien dice que todavía se ven muchos fallos en el fútbol femenino por parte de las árbitras. ¿Cómo lleva las críticas?

Esto es como el fútbol masculino, cuántos errores vemos también ahí o cuantos se sacan de la manga. Hay que ser consecuentes. Nosotras hemos conseguido una cosa, pero esto no es plantar una semilla y que al día siguiente te salga la uva, hay que ir con tranquilidad y ahora con las condiciones que tenemos vamos a trabajar mejor y todo va a ser más rápido, porque nos dedicamos en exclusiva. De todas maneras, errores va a haber siempre. El error va en la mochila del árbitro, no somos perfectos, en cualquier decisión humana puede haber un error. Todo el mundo hace las cosas con buena fe, nosotras somos las primeras que nos machacamos psicológicamente cuando cometemos un error. Yo creo que vamos a mejorar mucho y avanzar, igual que hemos avanzado desde hace 21 años.

El año que viene parece que se va a introducir el VAR en el fútbol femenino. ¿Será una ayuda?

Nos están formando desde el comité técnico y estaremos preparadas y certificadas a finales de junio. Es una ayuda para todos, estaremos más tranquilas porque si cometes un error tendrás ese apoyo tecnológico. Para mí, el VAR es un aporte bastante importante en cualquier terreno de juego.

Fue la elegida para dirigir el primer Real Madrid-Barcelona femenino, ha pitado finales de Copa, de Supercopa, internacionales…Si tuviera que quedarse con un partido, ¿cuál sería?

Guardo en la retina todas las finales de Copa y Supercopa, especialmente la última de hace unas semanas en Mérida, porque era mi casa y estaba rodeada de mi gente. También recuerdo unos dieciseisavos de Champions que fue un 3-4, un partido bastante complicado, que me gustó porque fue difícil. Tampoco olvido mi primer partido como internacional, en Macedonia, y con mi compañera Rocío. Me quedo sobre todo con las personas.

¿Tiene alguna anécdota que le haya sucedido y que recuerde?

En mi primer partido, que era de alevines, recuerdo que me colgué el silbato, como hacen los de baloncesto. Salí al campo superfeliz, lloviendo, lleno de barro y con el silbato colgado, hasta que en el descanso me vino un compañero de un campo de al lado y me dijo: “Los silbatos no hay que colgárselos, que eso es en baloncesto”. Y luego también en Tercera división, cuando era raro ver a una mujer pitando, vino un jugador al final de un partido y me preguntó: “¿Te puedo dar dos besos?”, me quedé cortada. Es algo que parece normal, aunque nunca me había pasado en un campo. Al final se los di, pero no se si estaba más roja de correr durante el partido o por cómo me puse en ese momento.

¿Ha habido algún jugador al que haya arbitrado de joven y que luego haya llegado a Primera?

Sí, he pitado a Ander Herrera (Athletic), a Cani (Zaragoza), a Bojan (Barcelona), a Ansu Fati (Barcelona).

Se le van a hacer raros los fines de semana sin tener que ir a arbitrar. ¿Va a seguir ligada de alguna manera al mundo del arbitraje?

Raro se me hizo ya el primer fin de semana sin partido. Me preguntaba:  “¿Qué hago?”, pero me puse a ver partidos por la tele. Sentí esa nostalgia de los fines de semana. La suerte que tengo es que voy a ser instructora de arbitraje femenino en el comité. Estoy superfeliz con esa oportunidad y espero que me quite ese gusanillo de saltar al césped.

¿Qué les diría a las chicas jóvenes que estén interesadas en probar en el mundo del arbitraje?

Les diría que esto se convierte en una forma de vida, que maduras muchísimo antes, que conoces a mucha gente, que viajas y que aprendes realmente lo que es la vida. Cuando estás en el terreno de juego sientes esa cercanía con todo el mundo, te abre muchísimas puertas. Les animaría a que probaran, por probar no pasa nada. Yo probé un día y me enganché. Yo no nací árbitra, me hice árbitra y moriré siendo árbitra.

¿Cree que veremos alguna vez a una mujer arbitrando un partido de Primera masculino en España?

Sí, estoy segura de que va a llegar ese momento. Espero que cuando llegue sea algo normalizado, aunque evidentemente será noticia. Y que no sea una, que sean muchas más en el futuro.

La trayectoria de Marta Frías en el mundo del arbitraje es un reflejo de cómo ha cambiado la sociedad y el fútbol, especialmente el femenino, desde que ella empezó en esta actividad hace 21 años. De pitar en campos llenos de barro sin apenas gente a los grandes estadios con miles de personas; de llamar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí