1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

editorial

La trumpización del PP

Los populares siguen echados al monte y ahora intentan reventar el PP europeo después de que Bruselas se haya negado a comprar sus argumentos contra el gobierno bolivariano

9/05/2023

<p>Movimientos populares</p>

Movimientos populares

La boca del logo

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Aunque cuentan con el apoyo incondicional de los poderes fácticos (la banca, la gran empresa, la Iglesia, los medios públicos y privados, la judicatura, las fuerzas de seguridad, los altos funcionarios), el PP no da una a derechas. La derecha solo sabe dar el pego cuando están en el Gobierno; en la oposición, resultan ridículos. Sus vaticinios se ven recurrentemente desmentidos por los hechos. Primero pensaron que la “ilegítima” coalición “bolivariana” se desharía a la primera de cambio. Les parecía tan absurdo que las izquierdas se unieran que creyeron que la cosa se resolvería por sí sola. La moción de censura, para ellos, fue un espejismo pasajero. A las pocas semanas de constituido el Gobierno de coalición, llegó la pandemia. Pensaron que el Ejecutivo no resistiría unas circunstancias tan desfavorables y jugaron a una contra sin sentido. Descontaban una hecatombe económica y social como consecuencia del confinamiento y la paralización del país, pero, por primera vez en nuestra historia democrática, la crisis económica no se tradujo en una destrucción masiva de puestos de trabajo. Y, por duro que fuera el golpe, la pandemia no desbarató del todo el desarrollo y ejecución del acuerdo de gobierno. Y así sucesivamente. Llegó la guerra de Ucrania y, de nuevo, pensaron que la crisis del gas ruso y la inflación se lo llevaría todo por delante y el país reventaría. Ahora miran los datos económicos y ya no saben qué decir. España es uno de los países de la UE que más crece y que mejor está conteniendo el alza de los precios.   

Cuanto peor les salen sus planes, más nerviosos se ponen los políticos del PP. Su actual presidente, Alberto Núñez Feijóo, la gran esperanza de una derecha “seria y moderada”, mete la pata en cada intervención que realiza. Quiere transmitir cierta “gravitas” frente a lo que considera la frivolidad e insolvencia de las izquierdas, pero al hombre todo le sale mal. Y encima no consigue transmitir autoridad. Transige frente a las “ayusadas” en Madrid y se pone del lado de Moreno Bonilla ante la salvajada de Doñana. Son los rasgos clásicos de un político sin rumbo, sin criterio y sin futuro. 

La exfalangista tutelada por Aznar y Aguirre se ha erigido de facto en la jefa de la oposición al Gobierno de coalición

Lo que más molesta a Feijóo y al resto de dirigentes del Partido Popular es que las políticas de la coalición diabólica consigan el visto bueno de las instituciones europeas, ya sea con el tope del precio del gas, la reforma laboral, la de las pensiones o la de la vivienda. Bruselas toma los ataques contra el gobierno comunista, filoetarra, autoritario como meras pataletas. El contraste con la realidad es demasiado fuerte. Desesperado, al PP solo les queda extender la responsabilidad a la propia Unión Europea. El presidente fundador debe de estar revolviéndose en la tumba. El Manuel Fraga orgulloso de su etapa de embajador en Londres, que se consideraba un alter ego del Franz Josef Strauss que reinaba en Baviera, el padre de la Constitución, el adalid de un partido que se tenía, sobre todas las cosas, por un partido serio, vería cómo sus sucesores se han convertido en una partido antisistema, practicantes de la algarada mediática continua, no ya contra el gobierno ilegítimo, sino contra la propia UE, ese nido de burócratas bolchevizantes que no se recatan en respaldar al okupa de la Moncloa. 

En los orígenes del PP, el espejo en el que se miraban todas las mañanas eran los templados tories británicos y los democristianos germanos de la CDU, arquetipos tan devotos del orden como dotados de un acendrado sentido de estado. Ahora la imagen que refleja el segundo partido español es la del Fidesz húngaro, o cualquiera de esas formaciones con un pie en el conservadurismo más rancio y el otro en el neofascismo sin complejos, fuerzas cuyas agendas se limitan a mantenerse en el poder o regresar a él a costa de lo que sea, ya sea asaltando sedes parlamentarias, montando policías políticas para perseguir a los adversarios, secuestrando el gobierno del poder judicial o usando la Constitución a capricho. Recordemos que el PP de Aznar echó del Partido Popular Europeo al PNV para fichar a Berlusconi. Ahora, el PP de Feijóo se ha convertido en un caballo de Troya que va inoculando los virus de la intransigencia y del euroescepticismo más estéril en el Grupo de los conservadores de Bruselas.  

El drama para el país, y también para Europa, es que esa inoperancia, esa incompetencia, esa traición profunda al ideario liberal que dicen defender, esa crispación tan exagerada, todo esto apenas tiene efectos negativos en los sondeos electorales. Al revés, el voto tradicional movilizado por el catolicismo de los negocios, la defensa de los intereses de los ricos, la alergia a los impuestos, la desregulación y el odio a las izquierdas y a los nacionalismos periféricos, se va reforzando en estos tiempos de bulocracia con el componente trumpista. En esto juegan un papel fundamental unos medios de comunicación indecentes y para-golpistas, que no tienen pudor alguno en actuar como una corporación al servicio de la mentira. Esto, unido a la pujanza de las redes sociales, y a la proliferación de tabloides digitales y de grupos de whatsapp controlados por la ultraderecha, y sumado al control de las televisiones privadas y públicas, otorga al PP y a su escisión de extrema derecha un potencial electoral enorme. 

Si el PP arrasa en Madrid, recupera Valencia y acaba volviendo a la Moncloa, una parte enorme de responsabilidad será de las izquierdas

Así, las encuestas muestran que el trumpismo desaforado de la presidenta madrileña, la marioneta favorita de Florentino Pérez y de otros oligarcas, aparece en el horizonte inmediato como el mayor activo político de la derecha para asaltar primero Madrid y después el Gobierno nacional. Mientras Feijóo pena para convertirse en un candidato fiable, capaz de ganar a Sánchez con una mayoría suficiente sin el apoyo de Vox, la exfalangista tutelada por Aznar y Aguirre se ha erigido de facto en la verdadera jefa de la oposición al Gobierno de coalición. El nivel de éxito de este proceso acelerado de trumpización madrileña se irá conociendo en las próximas semanas y meses. 

Pero las cosas no pintan nada bien. Y solo cabe lanzar un último aviso a las formaciones de izquierdas, tan superiores moralmente, que llevan meses entretenidas en unas (no) negociaciones y unos amagos de reconciliaciones que parecen diseñados por su peor enemigo. Si el PP arrasa en Madrid, recupera Valencia y luego acaba volviendo a la Moncloa aupado en las torpezas de Feijóo, la barbarie cultural de Ayuso y la irrelevancia de Abascal, una parte enorme de responsabilidad será de las izquierdas. En el póquer se dice que, si te sientas a la mesa y no sabes quién es el primo, el primo eres tú. Aquí es parecido. Solo será posible evitar que el PP recupere el poder si las izquierdas acometen lo antes posible su tarea más elemental: presentarse unidas.  

Aunque cuentan con el apoyo incondicional de los poderes fácticos (la banca, la gran empresa, la Iglesia, los medios públicos y privados, la judicatura, las fuerzas de seguridad, los altos funcionarios), el PP no da una a derechas. La derecha solo sabe dar el pego cuando están en el Gobierno; en la oposición,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Me parece razonable la crítica al desbarajuste de la izquierda y el llamamiento para que se unan de una vez. Pero...y es un “pero” muy gordo, hay algo evidente que el artículo ha pasado por alto: ¿No tendrá una gran responsabilidad del nerviosismo de la derecha, la ocupación de su espacio por un partido, el PSOE, que hace tiempo dejó de ser izquierda e incluso socialdemócrata para defender con artimañas o sin ellas al capitalismo y neoliberalismo más atroz?. ¿Y los votantes no pensarán que para ese viaje no hacen falta alforjas y mejor votar a los lobos genuinos para que las gallinas sepan distinguir?.Tiempos de ignominia nos esperan.

    Hace 9 meses 23 días

  2. victor1

    Gracias Fernando por el vídeo.. tan mordaz como descriptivo. Al verlo me invadió la pesadumbre. Sumar ha conseguido exactamente lo contrario de lo que predica su nombre y las intenciones que tanto aireaba desde su anuncio Yolanda Díaz: Restar y mucho las expectativas de la izquierda. Y lo ha hecho con tanta eficacia que plantea varias preguntas inquietantes. 1 Si Yolanda Díaz simpatizaba con Más País, ¿cómo es posible que se la aupara desde Podemos para que acabara capitalizando tu imagen líder de socio de gobierno frente a la opinión pública, aún más que Ione Belarra? ¿De verdad que desde Podemos no se vio venir lo que iba a ocurrir después? 2 Viendo el asombroso currículum de Yolanda Díaz es muy improbable que el origen de Sumar sea fruto de alguna trama del Psoe o incluso de los adversarios de Podemos como Más País, Compromís, Equo o incluso, poniéndonos conspiranóicos, del mismísimo PP... sin embargo el resultado que estamos viendo, siguiendo el clásico razonamiento latino para resolver intrigas ¿quid bono? o quid prodest ? nos dice que son ellos los grandes beneficiarios del tinglado Sumar. Para una serie de Netflix tendría sentido pero cuesta creerlo... Otra opción que podría explicarlo es la posible ingenuidad de Yolanda Díaz al haber tragado el anzuelo de una trama que desconocemos. De nuevo suena muy inverosímil que alguien con su currículum vital sea así. Confieso no tener respuestas.. Y es que ni siquiera, la propia entrevista con Évole tampoco despejó muchas dudas: Yolanda se mostró insegura y extrañamente torpe con sus respuestas. Casi hasta infantil fueron la idealización que proclamaba de ella misma frente a los demás: siempre los que hacían ruido, los que gritaban, los machistas del golpe en la mesa, los que insultaban... ¿ Cómo alguien de su experiencia pudo ser tan torpe y negligente con lo que nos estamos jugando? Pero volvamos al tema central: lo natural, lo sensato, lo lógico hubiera sido montar una plataforma Sumar desde Podemos hacia el resto de las formaciones más pequeñas. Y desde el otro lado, lo sensanto como formaciones de inquierdas que dicen ser, sería antemponer el bien común de las políticas de izquierdas (como ha hecho tantas veces Podemos) al beneficio electoral cortoplacista como han demostrado Más País y Compromís con claridad al retrasar cualquier pacto a después de las autonómicas. Y frustra ver que ni siquiera en medios de izquierdas como este no se presione y se acuse con claridad a estas formaciones para que sean ellas las que den la mano. En este sentido el vídeo de Polonia es lo más acertado que he visto en el diagnóstico. Pero hacen falta más voces en los medios. Ahora sin duda son muchos los responsables de esta situación pero quien se lleva la palma es la cabeza visible de Sumar, Yolanda Díaz, quien debería mover ficha ya, con decisión, para recomponer el destrozo que ha provocado su gestión.

    Hace 9 meses 24 días

  3. Fernando

    Además del editorial se puede ver el programa de TV3, Polònia, dedicado a las izquierdas, que además de risas también sirve para reflexionar sobre si han sido acertadas algunas estrategias .::: https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/polonia/polonia-partidos-rojos/video/6218522/

    Hace 9 meses 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí