1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

testimonios

¿Qué piensan las trabajadoras sexuales o los manteros de las elecciones?

Comparten rasgos comunes como la condición migrante, la falta de derechos y la criminalización de sus actividades, pero sus ideas políticas y su relación con la participación electoral –en el caso de que puedan votar– son muy plurales

Nuria Alabao 21/07/2023

<p>Una mujer recoge fresas en un invernadero de Huelva. / <strong>RTVE</strong></p>

Una mujer recoge fresas en un invernadero de Huelva. / RTVE

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Resulta muy difícil hablar de las preferencias electorales de sectores laborales informales, cuyas actividades ni siquiera están reconocidas como trabajo y de los que existen pocos datos. ¿Qué piensan de las elecciones aquellos que habitualmente son dejados de lado por la política institucional y a los que los políticos ignoran en sus discursos? Manteros y trabajadoras sexuales tienen casuísticas muy diferentes, pero algunos rasgos comunes: están atravesados por las migraciones, la falta de derechos y la criminalización de sus actividades, pero sus ideas políticas y su relación con la participación electoral –en el caso de que puedan votar– son muy plurales.

Muchas de las medidas que se toman desde el Estado están asociadas al mundo del trabajo y a los derechos que genera el empleo. De hecho, buena parte de las políticas estrella del Gobierno progresista han estado relacionadas con este ámbito: la subida del salario mínimo, la reforma laboral o de las pensiones o los permisos parentales, entre otras; por tanto, solo afectan a aquellos que tienen un contrato con reconocimiento legal e incluso una relación laboral relativamente estable. Sin ir más lejos, la pandemia hizo aflorar la realidad de todos aquellos que se quedaron descolgados de las ayudas públicas por tener un empleo precario o irregular. No es extraño, pues, que estos ámbitos precarios se sientan más distantes de las reformas del Gobierno.

En principio, durante los últimos años, la economía sumergida se ha ido reduciendo desde el máximo alcanzado después de la crisis: unos 840.990 trabajadores en 2013 –un dato extraído a partir de la diferencia entre los datos de afiliación a la Seguridad Social y los de la Encuesta de Población Activa–. Hoy, sin embargo, se calcula en 282.000, la cifra más baja de los últimos diez años. Estas cifras también tienen algo que ver con la abstención. Trabajo informal significa pobreza, y la pobreza, en general, está relacionada con desafección política y baja participación electoral. Según el último informe de Foessa, en España existen barrios con un 75% de población que no vota y que están habitados por “ciudadanos y ciudadanas que tienen menos ingresos, menos recursos educativos, y están expulsados del mercado laboral y del de la vivienda”.

“Con papeles” o “sin papeles”, cientos de miles de personas migrantes carecen de derecho a voto en las elecciones generales en España

Esta realidad del trabajo en negro se extiende por muchos sectores. Por ejemplo, el de las empleadas del hogar y de los cuidados –se calcula que un 30% aproximadamente no están dadas de alta, según la OIT–, seguido de cerca por el sector de la hostelería –un 29%–, o entre los jornaleros de la agricultura, donde las cifras de trabajo en negro oscilan entre el 10% el 30%, según estimaciones de los sindicatos. (La OIT calcula que alrededor del 61,2% de la mano de obra agrícola de la UE tiene un empleo informal.) Todos estos sectores tienen en común un tanto por ciento elevado de trabajadores migrantes y niveles muy altos de explotación, posibilitados por la situación de irregularidad de muchos de ellos. Aunque su número es difícil de estimar, según un estudio de la organización Por Causa, unos 300.000 inmigrantes extracomunitarios ocupan hoy un empleo en la economía informal.

Todos ellos, donde se incluirían los manteros, están excluidos de la participación política, a pesar de que tanto su trabajo como su contribución social y económica, a través del consumo y los impuestos indirectos, son evidentes. “Con papeles” o “sin papeles”, cientos de miles de personas migrantes carecen de derecho a voto en las elecciones generales en España. Para poder votar hay que tener la nacionalidad, que se obtiene tras diez años de permisos de trabajo ininterrumpidos –que implica tener que encadenar trabajos todos esos años –o tener que comprar contratos para no tener vacíos–. (En el caso de los ciudadanos provenientes de América Latina se consigue en dos años.) Actualmente algo más de un millón y medio de personas migrantes han obtenido la nacionalidad española, según datos del Ministerio de Justicia, pero dentro de esta cifra existen preferencias políticas muy disímiles. 

Trabajadoras sexuales, realidad compleja

El de trabajadoras sexuales es un colectivo donde se entrecruzan realidades muy plurales: no es lo mismo trabajar en la calle que hacerlo en un club o de manera autónoma o cooperativa. La mayoría de las trabajadoras sexuales son migrantes, como explica Kenia García del Colectivo de Prostitutas de Sevilla –CPS– e integrante del movimiento Regularización Ya, que a través de una ILP está exigiendo una regulación extraordinaria. Sean nacionales o extrajeras, el trabajo sexual no solo no está reconocido sino que además se encuentra criminalizado y perseguido. En los clubs, gracias a la excusa de la lucha contra la trata que se utiliza como política de restricción migratoria, para controlar a las trabajadoras sexuales migrantes que pueden acabar en un CIE, deportadas o en prisión. Para reprimir a las de calle, actualmente se usa la Ley Mordaza mediante la imposición de multas. María José Barrera, también del CPS, recuerda la promesa del pacto de gobierno de acabar con esta norma impulsada por el PP en el 2014, que además criminalizó la actividad de los manteros. Esta pasó de constituir una falta a ser delito perseguido con penas de prisión de entre seis meses hasta dos años, lo que puede hacer literalmente imposible la regularización de los condenados. “Al PSOE sus votantes también le piden orden contra los okupas, los migrantes o nosotras”, explica Barrera.

García, migrante paraguaya, cree que no hay ningún partido que represente claramente los intereses proderechos en trabajo sexual

García no tiene derecho a voto por ser migrante paraguaya, pero si pudiese, dice, la decisión no le parece nada fácil. Hoy, cree que no hay ningún partido que represente claramente los intereses proderechos en trabajo sexual, salvo la CUP –a la que solo se puede votar en Cataluña–. Aunque tanto Bildu y En Comú Podem como el PNV, JuntsxCat, Cs y ERC se opusieron a los intentos de criminalización del gobierno progresista en la pasada legislatura. “Creo que si gana la supuesta izquierda tendremos más margen para el diálogo y más capacidad de incidencia para seguir batallando, con el PP o Vox el perjuicio puede ser mayor. Además, tengo que pensar también como migrante, no solo como trabajadora sexual”, explica García. Sin embargo, también reconoce que muchas compañeras no ven tan claro el voto a la izquierda, ya que la ley del ‘solo sí es sí’, impulsada por Podemos, intentó incluir un articulado que introducía nuevas restricciones al trabajo sexual autónomo que hubiesen facilitado la persecución policial, como penalizar el alquiler de espacios y el proxenetismo no coactivo. Al final, gracias a la oposición de los socios de gobierno, solo se incluyó la prohibición de la publicidad de prostitución –a propuesta de ERC– que ha tenido efectos “muy duros” para ella y sus compañeras. Por su parte, el PSOE estaba impulsando su propia ley criminalizadora que no llegó a aprobar.

Por eso García explica que “ante las políticas punitivistas de la izquierda”, hay compañeras suyas que dicen que se van a abstener o incluso a votar al PP, ya que consideran que por ser liberal no va a proponer políticas abolicionistas. Ninfa es ecuatoriana y ya puede votar en España, pertenece a Afemtras, una asociación de trabajadoras sexuales de calle, y explica que mientras muchas de sus compañeras votaban izquierda habitualmente, por ejemplo, hicieron campaña por Carmena en el 2015, ya que tenía un programa electoral favorable a sus actividades, hoy las incertidumbres de la pasada legislatura han provocado posiciones más ambiguas. Esta campaña ha dejado imágenes sorprendentes. Hemos visto a Macarena Olona, hace poco miembro de Vox y hoy fundadora de su propio partido, iniciando su campaña electoral en un burdel, aunque su visión está “más próxima a la patronal del sexo que a los intereses de las trabajadoras sexuales”, recuerda Barrera. 

Por su parte, Sumar no se ha manifestado claramente sobre esta cuestión y en el programa electoral su única referencia a la prostitución está incluida en el apartado de lucha contra las violencias machistas, por lo que la propuesta parece más cercana al abolicionismo. 

Manteros

Los manteros también sufren constantes persecuciones y redadas, acusados de “violación de la propiedad intelectual”. Por eso, solo los que lo necesitan realmente se dedican a ello, normalmente porque no tienen papeles ni otras opciones mejores. Muchos compaginan esta actividad con otras donde pueden, en la hostelería o como jornaleros en agricultura, especialmente durante las temporadas de cosecha, para lo que se desplazan de una región a otra según las necesidades de mano de obra. Por tanto, a menudo estos trabajadores pueden sentir una considerable distancia del sistema de representación, fruto de la falta de derechos y también de las dificultades de su vida cotidiana: largas jornadas, infravivienda, hacinamiento, tener que huir de la policía, o problemas con el idioma. Además, buena parte de ellos quieren moverse hacia otros países europeos, de manera que para ellos España es solo un lugar de paso. “Como estamos excluidos, no estamos interesados en la política electoral, aunque eso no nos impide que tengamos una visión propia, por ejemplo, Vox no nos gusta, pero no podemos hacer nada”, explica Saliou, secretario general del Sindicato de Manteros en Sevilla.

“Como estamos excluidos, no estamos interesados en la política electoral, aunque eso no nos impide que tengamos una visión propia, por ejemplo, Vox no nos gusta”

Mamadou es senegalés, está regularizado por arraigo después de vivir tres años sin papeles y hoy trabaja de voluntario de diversas asociaciones de ayuda a los migrantes en Lavapiés. Asegura que las condiciones en las que tiene que buscarse la vida le dificultan seguir la actualidad política, aunque considera que es su deber cívico estar informado y le gustaría poder votar, en este caso al PSOE. Primero, para oponerse al PP, al que Mamadou considera “un partido más racista que no va a ser favorable a la inmigración”, pero también porque, además de los intereses relacionados con su condición de migrante, considera que su deber de ciudadano es apoyar a la formación que hará “mejores políticas sociales”.

Eso no le impide criticar la gestión de la inmigración irregular y de la frontera que ha hecho el gobierno, así como las dificultades que les impone la Ley de extranjería. “En Huelva las mujeres migrantes que trabajan en los frutos rojos están sufriendo violencia sexual, además del maltrato diario”, añade Mamadou, que conoce de primera mano la situación por haber trabajado en esas condiciones. Además de esta denuncia, de lo que más se queja él y sus compañeros es de la persecución policial. También lo hace Saliou, para quien estas políticas migratorias suponen “una violación de los derechos humanos”, como evidenció la Masacre de Melilla. Por eso afirma: “No somos de ningún partido, sobre todo nos interesa que se respeten los derechos humanos de los migrantes”. Además, asegura que las políticas de frontera no dependen solo de España, sino que están impuestas por la UE. “Pedimos a todos más facilidades para la regularización y la revisión de la Ley de Extranjería”, añade.

Los lateros, como los que viven en Lavapiés, sufren una situación parecida y pocos consiguen seguir la política española. Así lo explica Mohamed Fazle Elahi, presidente de la asociación Valiente Bangla, que sí tiene la nacionalidad y está haciendo campaña activa por Yolanda Díaz entre sus compatriotas que pueden votar, muchos de ellos propietarios de comercios. Le gusta esta candidata porque cree que representa “los intereses de los de abajo y es feminista”. “No solo soy inmigrante, también soy un ciudadano”, asevera. Si gana Sumar, cree que quizás se consiga mejorar la vida en Lavapiés, donde los alquileres han subido mucho por la presión inmobiliaria y turística: “Mi hijo no puede conseguir una casa en el barrio”, explica.

Por tanto, en todos estos sectores informales o no reconocidos podemos encontrar una cierta diversidad política –aunque en principio puedan parecer más afines a la izquierda–. En general, sí encontramos que se encuentran más excluidos de la participación política que otros sectores. “Las que podamos, votaremos a quien tengamos que votar, pero cuando llegue el momento de confrontar al gobierno también lo haremos, porque se va a volver a firmar la paz social sobre nuestros cuerpos, de putas y migrantes. Llegue quien llegue, la pelea para los movimientos y colectivos está garantizada”, concluye Barrera.

Resulta muy difícil hablar de las preferencias electorales de sectores laborales informales, cuyas actividades ni siquiera están reconocidas como trabajo y de los que existen pocos datos. ¿Qué piensan de las elecciones aquellos que habitualmente son dejados de lado por la política institucional y a los que los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí