1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

lucha alternativa

Apuntar a la Luna en vez de mirar el dedo de Vox

Algunas reflexiones sobre cómo hacer frente al marco político impuesto por la ultraderecha

Nuria Alabao 12/07/2023

<p>Discurso.</p>

Discurso.

La boca del logo

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

En días de elecciones, donde el marco es el de “que viene el fascismo”, cuando las guerras culturales se intensifican por la llegada de Vox a las instituciones y sus acciones ocupan portadas e inundan las redes, es necesario repensar dónde ponemos el foco, cómo analizamos lo que está pasando para apuntar mejor nuestras batallas.

1. Agitar las contradicciones de Vox cuando gobiernen

Garrotes rompiendo cristales, empujones a la policía y banderas españolas fueron la imagen de las protestas de ganaderos del mes pasado ante la sede de la Junta de Castilla y León en Salamanca. Aunque nuestros vaqueros taurinos encajen en la figura del votante ideal de Vox, la revuelta es en realidad, contra ese partido, fruto de sus intentos de gobernar como si fuesen antisistema. Es su Consejería de Agricultura la que había prometido relajar los controles sobre la tuberculosis bovina. Para ello aprobó una nueva normativa que fue rechazada tanto por el Gobierno central como por las autoridades europeas.

Gobernar desde la radicalidad genera muchas contradicciones y las promesas imposibles de cumplir son granadas a punto de estallar en la cara a los ultraderechistas: pueden acabar en protestas –o hacerles perder el apoyo de sus antiguos votantes–. Hay una distancia considerable entre su discurso inflamado o los fantasmas que agitan y las realidades a las que pueden dar forma desde la institución. Por eso en los pactos locales y autonómicos este partido ha asumido preferentemente cultura, festejos, lengua o igualdad, todo lo que pueda ser funcional a la batalla cultural, mientras que el PP se ha quedado con las competencias centrales –urbanismo, economía, hacienda–. Además, buena parte del programa electoral de Vox, por ejemplo, en lo referente a la inmigración, es impracticable –como el bloqueo naval de toda la costa española para evitar que lleguen barcos de migrantes– o vulnera buena parte de la legislación europea. Pese a los miedos que se agitan en tiempos electorales, no lo van a tener tan fácil. Estas serán las contradicciones que habrá que agitar contra Vox, allí donde consigan arañar algo de poder. La realidad tampoco les sonríe, su entrada en gobiernos locales oculta la realidad, pero hay declive electoral o estancamiento y las encuestas indican que van a perder por lo menos un tercio de sus diputados.

Reaccionar a sus burradas y dejarles marcar la agenda nos sitúa exactamente donde ellos quieren

2. Deslindar qué guerras culturales vale la pena librar

Su programa electoral, muy radicalizado y basado también todo él en la guerra cultural, es en realidad, bastante impracticable. Además, en el caso de que entrase en el gobierno, estaría subordinado al PP –lo mismo le ha sucedido a Unidas Podemos–, lo que implica que va a dedicar mucho esfuerzo a sacar partido de cualquier medida por simbólica e intrascendente que esta sea para colgarse medallas. No deberíamos ayudarle en esta tarea. Polarizar es completamente funcional a su estrategia, porque su política fundamental es, básicamente, política comunicativa. Por eso, reaccionar a sus burradas y dejarles marcar la agenda nos sitúa exactamente donde ellos quieren. No es que sean cuestiones intrascendentes, es que tenemos que deslindar qué batallas vale la pena librar.

¿No quieren banderas LGTBIQ en los ayuntamientos? Para las que entendemos que las cuestiones de género sirven para sujetar el orden social y asociamos estas luchas a una batalla contra el capitalismo, no es tan importante que la institución ondee este símbolo algunas semanas al año. Colgaremos nuestras propias banderas en muchos otros lugares o convocaremos nuestras propias concentraciones contra la violencia machista. Hay vida más allá de la institución. Por supuesto, entendemos que la cuestión de las banderas es un claro ejemplo de lo que los estadounidenses llaman “dog whistle politics” –en referencia a ese silbato que pueden oír los perros, pero no los humanos–. Es decir, como no pueden cargar contra las disidencias sexuales de manera muy frontal –con las personas trans el marco es otro–, hablan de banderas, pero sus votantes están escuchando su rechazo a las luchas LQTBIQ y las personas que las encarnan. De esta manera, además de conseguir el voto más reaccionario, también pretenden hacerse con el voto gay ultraconservador. Pero este rechazo es minoritario en la sociedad española. Hay que recordar que, también en aceptación de las disidencias sexuales, vamos ganando.

Olvidemos pues las banderas institucionales y otros escenarios de la política-espectáculo. Antes y después de elecciones, necesitaremos un análisis fino de dónde están los peligros reales para apuntar sobre los mismos. Es el caso de la modificación de algunos aspectos esenciales de la ley trans, que es una promesa en campaña del PP –y que está enarbolando los argumentos del feminismo reaccionario, recordemos que Amelia Valcárcel, lideresa de la oposición a la ley ha aplaudía a Feijóo–. También habrá que seguir avanzando en cuestiones clave, como garantizar el acceso al derecho al aborto, cuando sabemos que en muchas comunidades está lleno de trabas. La mejor receta para confrontarlos es estar organizado por abajo y tener capacidad de respuesta.

Por tanto, no tenemos que entrar al trapo de todas las guerras culturales o medidas simbólicas que lancen, sino, más bien, redirigir las preocupaciones públicas hacia nuestra propia agenda. En este sentido, ya hemos visto que cualquier cosa que tenga que ver con cuestiones de género consigue movilizar más a uno y otro lado del espectro político, pero no estaría de más prestar atención a temas como las bajadas de impuestos, la privatización sanitaria, las políticas de vivienda, los recortes en igualdad o derechos sociales o incluso en el aumento de las prerrogativas policiales para la represión. Todas estas cuestiones tienen un impacto más fuerte en la vida de las mujeres o las personas LGTBIQ que una bandera colgada de un edificio oficial. Y, por supuesto, en todo lo relacionado con las cuestiones de reproducción social y la división sexual del trabajo, donde reside la principal propuesta transformadora del feminismo. No olvidemos tampoco que la guerra cultural es una forma de la política destinada a soslayar la lucha de clases –y a crear falsos culpables de los problemas sociales: los migrantes, las feministas, los okupas…–, y redirigirlas hacia conflictos redistributivos es la mejor herramienta para romper su marco. 

Si las extremas derechas crecen a medida que aumenta la desafección política y ante la propia crisis del neoliberalismo, hay que atacar materialmente la reproducción de esos malestares. No hay que perder de vista esta cuestión estructural, sobre todo ante los primeros indicios de una probable vuelta a la austeridad en Europa

La polarización implica un cierre de la potencia y de la imaginación

3. Evitar el cierre del campo político

El creciente espacio político de la extrema derecha –que no del voto– genera una sensación de urgencia y dos campos enfrentados que dejan poco espacio para otro tipo de política. Las guerras culturales y la polarización tienen la capacidad de capturar nuestras luchas y reinscribirlas en un marco izquierda y derecha útil sobre todo para la disputa por el poder político institucional. Por eso las izquierdas se lanzan de cabeza a esas batallas, porque les resultan funcionales para mostrarse como “los auténticos demócratas”, los únicos capaces de “parar el fascismo” –no importa si la desafección aumenta porque, cuando gobiernan, sus políticas son básicamente continuistas–.

De hecho, el marco bipolar y el “miedo al fascismo” refuerzan una dinámica de captura de nuestras luchas, que empezó a producirse desde la institucionalización del ciclo 15M. El marco que identifica a la ministra Irene Montero con el feminismo porque es atacada por Vox y los ultras, o la autocensura a la hora de presionar al Ministerio de Igualdad para que sus medidas vayan más allá suponen un buen ejemplo de esta dinámica.

La polarización implica un cierre de la potencia y de la imaginación. Así, se clausura el campo de la crítica para “no dar armas al enemigo”, con lo que disminuyen las posibilidades de empujar las políticas hacia otros lugares o de luchar con horizontes que cuestionen de forma radical elementos que tocan los intereses capitalistas. Se cierra por tanto la posibilidad de luchar también contra los gobiernos progresistas y sus tímidas políticas de reforma, de empujar para mejorar las condiciones de vida y de ampliar las posibilidades de lo pensable y lo decible. Pero nuestras demandas no pueden estar limitadas por lo que se puede conseguir desde la institución. Si se dice “no ataquéis al gobierno porque lo que viene es peor” nos olvidamos de luchar contra lo intolerable. Como explicaba en un artículo reciente, el discurso más extremo contra los migrantes puede ser el de la ultraderecha, pero la masacre de Melilla ha sucedido con este Gobierno, y las condiciones de vida de muchas ya son insoportables aunque no gobierne Vox. 

El marco de la crisis ecosocial no admite treguas. Hay que seguir apuntando a la luna y no quedarnos mirando el dedo de Vox. El reto es crear contrapoderes autónomos que empujen la situación y abran posibilidades para la acción y el pensamiento fuera de los estrechos marcos de lo posible dentro del Estado. Lo que queremos –acabar con el sufrimiento que causa el capitalismo– no está contenido en el Estado sino, en gran medida, contra él.

Lo que queremos –acabar con el sufrimiento que causa el capitalismo– no está contenido en el Estado sino contra él

4. Generar autonomía más allá de la ley

El movimiento de vivienda de Madrid nos ha marcado el camino: más que denunciar para que se retire la lona de los paramilitares de Desokupa, podemos intervenirla. Esta acción implica una vuelta a la acción directa y a nuestra capacidad de recuperar la iniciativa. Los movimientos tenemos que dejar de hablar el lenguaje de la ley, y empezar a cambiar el lenguaje del poder. La emergencia de los ultras derechiza el campo político, solemos decir, pero no podemos permitir que le haga eso a las luchas de base.

Esto es extensible al tic recurrente de pedir que se denuncie su “discurso de odio”, ya que dibuja que la única solución es callarlos. Esto refuerza su imagen de antisistemas –sufren “represión”– y legitima respuestas –como el propio delito de odio– que luego son aplicadas preferentemente contra las luchas sociales o contra los propios antifascistas. El ejemplo del activista condenado a ocho meses de cárcel por colgar un monigote de un árbol con la cara de Abascal es la prueba –Vox pedía tres años–. Debemos activarnos para generar nuestras propias respuestas más allá del marco punitivo. En Francia, ha sido Macron, no la ultraderecha, el que ha ilegalizado al principal movimiento ecologista, Lés Soulèvements de la Terre para frenar la potencia de sus protestas. 

No olvidemos tampoco que en toda Europa los sindicatos policiales actúan como movimientos políticos en apoyo de los ultras, bloquean activamente las luchas contra el racismo institucional, la posibilidad de confrontar a los movimientos neonazis de calle o los intentos de prohibir el armamento letal que usan para reprimirnos. Apoyando nuevos delitos y su aplicación, reforzamos sus prerrogativas y apuntalamos su marco y su legitimidad social como “garantes de la democracia”. ¿Y qué pasa cuando son ellos los que perpetran delitos de odio como los carabineros italianos que dieron una brutal paliza a una mujer trans? Derribar la ‘ley mordaza’ y poner límites al poder policial tiene que seguir siendo una de nuestras prioridades.

Si ellos están contra toda organización que no sea la familia o la nación, tenemos que profundizar nuestras comunidades y capacidades organizativas

5. Estar mejor y más organizadas

Por tanto, nuestras luchan tienen el reto de deslindarse de estas formas políticas de las guerras culturales, redirigirlas hacia cuestiones que nos permitan avanzar más que estar a la defensiva; estimular debates complejos fuera de la lógica amigo-enemigo; y desvincularnos de aparentes soluciones fáciles –por ejemplo, las penales– porque son funcionales a la perpetuación de la injusticia y la desigualdad. 

Por otra parte, si ellos están contra toda organización o lazo social que no sea la familia o la nación, nosotros tenemos que profundizar nuestras comunidades y capacidades organizativas. Necesitaremos también alianzas bastardas que pueden poner las luchas de los derechos migrantes en el centro para oponernos a su poder, y también a la penetración de sus ideas en lo social, un peligro que no se puede conjurar desde la institución, sino estando organizadas por abajo en espacios de todo tipo, también de apoyo mutuo. Contra el miedo, organización.

En días de elecciones, donde el marco es el de “que viene el fascismo”, cuando las guerras culturales se intensifican por la llegada de Vox a las instituciones y sus acciones ocupan portadas e inundan las redes, es necesario repensar dónde ponemos el foco, cómo analizamos lo que está pasando para apuntar mejor...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. itsasotsoa

    Gracias Nuria, eres imprescindible.

    Hace 7 meses 11 días

  2. jmfoncueva

    Este artículo es un derroche de sensatez en el fondo y de corrección en la forma, en mi modesta opinión. Chapó, Nuria. Salud y paz para todos.

    Hace 7 meses 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí