1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

crisis de las izquierdas

Sumar y Podemos, ¿proyectos diferentes?

La confrontación no es la de dos propuestas políticas diferentes en pugna, sino una simple lucha de poder de dos partidos que comparten el mismo horizonte: gobernar con el PSOE

Nuria Alabao 15/06/2023

<p>Yolanda Díaz e Ione Belarra, en julio de 2021, durante la firma de un convenio para mejorar las condiciones laborales de los jóvenes.</p>

Yolanda Díaz e Ione Belarra, en julio de 2021, durante la firma de un convenio para mejorar las condiciones laborales de los jóvenes.

YouTube Europa Press

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Una interpretación de la contienda de estos días entre los dos partidos a la orilla izquierda del PSOE –uno en formación, otro en declive– sería que esta es resultado de dos proyectos enfrentados, casi radicalmente diferentes, condenados a entenderse por una cuestión de contexto: la posibilidad de frenar a la derecha o de perder el gobierno. Se dice de Sumar que tiene un estilo demasiado blando o buenista, que es excesivamente contemporizador con las élites económicas, o incluso se le denigra por la relación de su líder con CC.OO., como sindicato “burocrático subvencionado y pactista”. Pero, ¿en qué es diferente el proyecto de Podemos más allá de esta cuestión de estilo, de su performance confrontativa directa y más brutal? ¿Es la política una cuestión de formas? ¿De retórica?

Las primeras disputas internas en Podemos fueron procesos donde lo que estaba en juego era la configuración del partido, es decir, si se apostaba por construir una organización y cuál sería su grado de democracia interna. Estos dos aspectos están íntimamente relacionados puesto que o se generan estructuras verticales con sistemas de prebendas o clientelismos varios –la esperanza de poder ascender en la estructura o ser recompensado con algún puesto– como en los partidos al uso, o la participación está premiada con la pasión política que proviene de la creencia de estar construyendo algo en colectivo, para lo que es necesario sentir que lo que uno hace o piensa cuenta más allá de pegar carteles o aportar a los crowdfundings.

En los inicios de Podemos en las postrimerías del 15M, esas bases y esa pasión política existían. Recordemos los cientos de círculos por todo el país, los actos con miles de personas votando en directo o lanzando discursos y propuestas. Todo ello enmarcado en un contexto que posibilitó que un partido de reciente creación llegase a tener cinco millones de votos. Evidentemente organizar toda esa energía creativa con su parte de caos no era fácil, pero tampoco se apostó por ello. Aún más, se generó una cultura política de guerra, donde se trataba de aplastar a las otras facciones, que liquidó a los círculos, alejó a las bases, quemó a muchos cuadros y acabó con cualquier atisbo de democracia interna. 

Podríamos hacer un diagnóstico más fino de otros factores que han llevado al desplome de Podemos, no todos relacionados con los errores de sus líderes, pero no nos llamemos a engaño, es cierto que ha habido un cierre conservador de la energía democratizante del 15M, pero también que donde estamos es consecuencia de un camino que generó sus inercias, de decisiones que se tomaron en el pasado. El resultado de estas escaramuzas ha sido un partido controlado por un puñado de cargos y sus asesores sin estructura de base y sin articulación posible con la sociedad organizada. Un cascarón vacío entregado a los argumentarios y la batalla por el relato.

El resultado de estas escaramuzas ha sido un partido controlado por un puñado de cargos y sus asesores sin estructura de base

La dinámica de confrontación entre fracciones de estos días se vive casi con sorpresa, como si fuese algo propio de la configuración de Sumar y no algo que se arrastra en el espacio “del cambio” desde hace años. Acabamos de asistir además a una brutal escenificación de cómo se reparten puestos, con sus correspondientes cuotas de poder y de dineros donde no se ha producido ni un solo debate político, ni de proyecto u horizonte. Pero quizás lo peor de todo ni siquiera sea eso, sino que en el ecosistema “de izquierdas” a nadie parece importarle demasiado. Se critican otras cosas, las formas, los vetos ante el momento “histórico” que urge a la unidad. Nadie parece recordar ya que hace unos años esto se hubiese percibido simplemente como vergonzoso. Hablar de puestos y dineros producía repulsa. Veníamos a cambiar las lógicas políticas y a democratizar las instituciones. Hoy ha sido completamente descarnado: la política del ala de izquierdas del arco parlamentario es un reparto. Parece inclusive legítimo defender a personas concretas como si alguien fuese imprescindible en un proyecto político que se quiere transformador. ¿No hablábamos antes de limitación de mandatos en contra de la profesionalización de la política? ¿No decíamos que era más importante la organización, el proyecto que los personalismos? ¿Acaso lo que te importa es quién se sienta en los sillones y no el para qué? Tampoco hay lugar para engaños aquí, el veto de Sumar a Irene Montero es el veto a una enemiga política y tiene exactamente la misma lógica que han tenido las anteriores confrontaciones dentro de Podemos, forma parte de las mismas dinámicas, de la misma cultura política de guerra que la propia Montero ha contribuido a crear. En partidos consolidados como PSOE o el mismo PP, las estructuras perviven a aquellos que pasan por ellas, ¿qué quedará de estos nuevos partidos sin sus caras visibles, sus muchos seguidores en Twitter, su capacidad de convocar a la prensa? 

El proyecto: gobernar supeditados al PSOE

Antes de llegar al gobierno, el discurso de Podemos era el de “impugnar el régimen del 78”, acabar con la casta política y los privilegios de la banca y las grandes empresas, regenerar la política… cambiarlo todo. En 2019, y aunque el contexto empezaba a virar, se nos dijo que entrar en el gobierno les permitiría demostrar “su utilidad” para impulsar esos cambios. ¿Para qué podría servir el partido de la protesta? El pacto de gobierno –con Unidas Podemos pero liderado por Podemos– les permitió justificar esta participación recogiendo una parte de las demandas surgidas al calor de las protestas quincemayistas –derogación de la Mordaza, acabar con la reforma laboral, enfrentar el problema de la vivienda, reforzar la sanidad, etc.–. Independientemente del balance que se haga de la acción de gobierno y del cumplimiento o no de estas promesas, los resultados de Podemos en las recientes elecciones dejan claro que sus votantes no han quedado convencidos de esta “utilidad”, de su empeño por conseguir ministerios.

Lo que sí ha quedado después del paso de Podemos por el gobierno es una relegitimación del Estado –reforzado además por las medidas impuestas durante la pandemia–, y de lo que se llamó “los partidos del régimen”. El camino ha sido despejado para que –y ahora sí sin la necesidad de discutir un programa de gobierno que legitime ese paso– el proyecto de “la izquierda del PSOE” sea gobernar con el PSOE; el de ambos, de Podemos y Sumar. (De hecho acudirán en coalición con los socialistas para el Senado por Ibiza y Formentera.) Es decir, su proyecto no deja de ser el de gobernar supeditados a sus socios de gobierno mientras tratan de atribuirse los éxitos de las medidas que se consideran victorias mientras se culpabiliza al socio de los fracasos o de no poder llegar más allá. El caso de la no derogación de la Ley Mordaza ha sido bastante claro.

El proyecto es el mismo entonces para todos. Confluir para gobernar porque, si no, viene la derecha y “todo podría ir a peor”. Incluso dentro de este estrecho marco quizás se pueda conseguir el voto de los politizados, los que acuden recurrentemente a las urnas, pero es más que dudoso que sirva para ensanchar el nicho electoral de la izquierda, y conseguir que participen más abstencionistas, algo que parece imprescindible para poder repetir gobierno. Si no, es posible que Sumar y el PSOE acaben por disputarse parte importante del mismo electorado.

El problema de fondo es reenganchar a la política a gente que piensa que no se juega nada en las elecciones

La desafección política –los segmentos sociales que no se sienten representados por el sistema– crece en toda Europa y muchos de ellos no votan. Pero hay un problema con esta izquierda ilustrada para conseguir activar el voto descreído. Existe un distanciamiento en los programas políticos y los discursos de las candidaturas progresistas respecto de las preocupaciones de buena parte de los sectores populares a los que dicen dirigirse o que deberían ser uno de sus principales nichos. Lo cierto es que estos programas encajan más con la sensibilidad cultural de urbanitas de clase media. Hay una brecha de prioridades, formas de expresión, estilo e incluso valores entre los dirigentes progresistas y aquellos a los que dicen dirigirse, y esta brecha parece que sigue creciendo. Simplemente hablan distintos idiomas. Como ejemplo podríamos hablar de las guerras culturales ecologistas en donde entran en juego temas como el consumo de carne, el lobo frente a los ganaderos o la propia caza en el eje rural-urbano –y que a Vox le apasionan–. La cuestión de la movilidad ha sido central también y lo seguirá siendo ante las directrices europeas: la bicicleta contra el coche, o el coche eléctrico –no al alcance de todos– frente a los viejos automóviles de combustión. Aunque en Madrid, con el proyecto encabezado por Manuela Carmena, pasó algo parecido en su día, Barcelona es un ejemplo actual ya que el proyecto de Colau ha ido perdiendo votos en barrios pobres de la ciudad en cada legislatura desde el 2015. 

Apostar por construir por abajo es la única posibilidad de superar la crisis de las izquierdas, aunque eso parece ya fuera de la discusión centrada en nombres

La única manera de superar esta brecha es generando proyectos que incluyan estas sensibilidades, y eso no se soluciona poniendo “cuotas obreras”. Podemos dice representar a esos sectores populares frente al proyecto “más elitista” de Sumar, pero aunque tuvo esa conexión, ya la perdió hace tiempo. El problema de fondo es reenganchar a la política a gente que piensa que no se juega nada en las elecciones, que su vida no va a cambiar gobierne quien gobierne y, para eso, hay que tener presencia en los sitios donde esos sectores populares están, tomarles el pulso, responder a sus expectativas y darles espacios en las organizaciones políticas. En parte, esto implica saltar la barrera de la representación e incluir efectivamente a los excluidos de la política. Algo que mejor o peor, el PSOE hace a su manera, aunque sea de forma puramente clientelar. También es importante tener vehículos engrasados, organizaciones capaces de componerse –y responder– ante las demandas de la sociedad, porque los cambios reales que se enfrentan a los poderes económicos o los intereses de determinadas élites nunca son fruto de una generosa concesión, siempre son conquistas arrancadas con fuerza social. 

En el primer Podemos se dio esa conexión popular real. En los círculos participaba gente de diversos estratos sociales; ahí estaban también esos sectores populares diversos, en una conjunción que será difícil que hoy vuelva a repetirse. No solo no existe en Podemos sino que no aparece por ningún lado en el horizonte de Sumar, cuya propuesta se parece más a un izquierdismo ilustrado sobre la base de gente responsable, buenos técnicos, el gobierno de los mejores –que no quieren ser molestados teniéndose que entender con gente diversa, la democracia, ya sabemos, es un problema–. Pero el gobierno de los mejores no tendrá ninguna fuerza para oponerse a las imposiciones de Bruselas si vuelve a pedir recortes, y puede disolverse en el próximo giro de la historia como le ha sucedido a Podemos. Hoy por hoy, y aunque se consiga volver a gobernar, apostar por construir por abajo es la única posibilidad de superar la crisis de las izquierdas, aunque eso parece ya fuera de la discusión centrada en nombres y fichajes “estrella”.

Una interpretación de la contienda de estos días entre los dos partidos a la orilla izquierda del PSOE –uno en formación, otro en declive– sería que esta es resultado de dos proyectos enfrentados, casi radicalmente diferentes, condenados a entenderse por una cuestión de contexto: la posibilidad de frenar a la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. infinismundi

    Pues me parece un artículo muy lúcido, sobre todo al apuntar a una izquierda ilustrada, d la que me siento parte, desconectada d una clase popular q solo puede aspirar a sobrevivir. En medio la ignorancia galopante d esa clase popular presa d la propaganda d la derecha

    Hace 9 meses 25 días

  2. jesus-gago-fernandez

    Sra Alabao, se le nota demasiado una animadversión enfermiza hacia Podemos que la lleva distorsionar/ manipular la verdad, y eso me ofende, me insulta. Tratar de "brutal la performance de Podemos" la retrata como incapaz de hacer un análisis decente. Vivimos en un país donde militares, jueces prevaricadores, policías y guardias civiles amenazan las libertades, y siendo herederos directos del criminal franquismo no es aventurado pensar que esta jauría no tiene límites morales. Ante esta situación vd ataca miserablemente a los únicos-y por unas horas- al delegado del gobierno que denuncian a la misma clase que mataron y mataron desde el 36 al 75. Por cierto, uno de los lemas del 15M era " diálogo social negocio patronal" Estuve 20 años en CC.OO y me tuve que ir porque son parte del problema y no de la solución, reivindicar hoy a CC.OO es reivindicar el entreguismo. En cuanto a las primeras expulsiones de Podemos, vd sabe que Sergio Pascual le dijo a Aimar Bretos " Pablo hizo lo que tenía que hacer: echarme, lo que me duele es no haber dimitido 3 antes. Le estábamos robando el partido a sus espaldas. En fin para qué seguir, porque el problema no es la falta de información sino de decencia. La política es demasiado importante en la vida de la gente por lo que manipular la realidad es corrupción.

    Hace 9 meses 28 días

  3. pjimenezramos

    La crítica a Podemos me parece demasiado dura. No será un partido perfecto, pero ha funcionado su estructura y su dirigencia de manera tan eficaz que ha conseguido entrar en un Gobierno y propiciar leyes muy ventajosas para la mayoría social. Y si, sigue habiendo círculos, y se nos pide colaboración para elaborar programas y propuestas. Ya digo, no será perfecto, pero a mí me vale como instrumento para intervenir en la Política, y no me ha ddefraudado todavía. En cuanto a Sumar,está por ver cómo se va a organizar, y que programa va a llevar. Hasta ahora el proceso ha sido muy opaco, y también muy personalista. Ojala funcione como una coalición de izquierdas!

    Hace 9 meses 29 días

  4. fpg999

    Ni el/la mejor revolucionario/a de salón, ni el/la mejor trotskista, lo habrían hecho mejor.

    Hace 9 meses 29 días

  5. Salvador Blissett

    Gracias Nuria, artículo imprescindible que construye una perspectiva amplia desde un análisis impecable (que se complementa perfectamente con "¿Por qué hay una cultura política de Guerra en Podemos?".

    Hace 9 meses 29 días

  6. jordi-riera-selas

    Me parece un análisis mainstream, incompleto y que aporta nada.

    Hace 9 meses 29 días

  7. carlos3

    Probablemente tenga razón Nuria Alabao, pero puede haber muchas personas progresistas que no pertenezcan a clases marginales a las que les gustaría ofrecer su opinión, y también que puedan hacerlo, por supuesto, otras más en precario. Otro punto está en esa especie de axioma de que en Sumar o en Podemos llegan o llegaron a la dirección las personas más preparadas. Dudo mucho que esto pueda garantizarse cuando prosperan sobre la adulación, las intrigas, el compadreo y cosas parecidas. La calidad se les supone, nada más.

    Hace 10 meses 7 horas 48 minutos

  8. itsasotsoa

    Aunque no puedo de ninguna forma poner al mismo nivel a Podemos y al montaje Sumar, creo que Nuria tiene toda la razón en el problema de desconexión con la sociedad que señala en ambos casos. También hay que dar las mnalas noticias.

    Hace 10 meses 15 horas 27 minutos

  9. Carlos

    Vaya con la amiga Alabau, partidaria de trabajar con los obreros y campesinos en épocas ya absolutamente video exclusivas y completamente al servicio del enemigo, esta señora es capaz de descubrir la sopa de ajo y repartir caramelos a dos bandas, me muero de la risa.

    Hace 10 meses 19 horas 27 minutos

  10. Pintaius

    Punto 1. Vivimos en una provincia del Imperio y si el emperador decide que hay que ir a la guerra, iremos a la guerra sin rechistar. ¿Acaso no has visto lo que les pasa a los países que desobedecen? En estos tiempos las naciones del mundo se debaten entre formar parte de un mundo multipolar que nace, o seguir en un imperio ―colonialista, supremacista, prepotente, arrogante, racista― que se desmorona; y esta importantísima decisión no formará parte del debate electoral. ¿De qué mierda de democracia estamos hablando? Es posible que, a cada vez más gente le importe un carajo quién es el virrey de las Españas. ### Punto 2. Si el punto 1 no fuera suficiente, es por la pertinaz determinación de PODEMOS, y solo por ella, que Yolanda Díaz es hoy, ahora, en este mismo momento, vicepresidenta de un Gobierno, ministra mejor valorada y candidata a repetirlo. Si por muchos de los integrantes de SUMAR fuera, no habríamos formado parte de ningún Gobierno de coalición, Albert Rivera sería el actual vicepresidente y Yolanda Díaz no sería ni la ministra mejor valorada, ni candidata a ninguna presidencia de ningún Gobierno de las Españas. Qué paradoja, ¿verdad? ### Punto 3. Los del primer punto, los que mandan, han decidido que Podemos debe desaparecer y en eso estamos, obedientes, que probablemente no hay provincia en el Imperio más pusilánime que la nuestra, que hasta traicionamos a los que antes de ayer fueron nuestros propios conciudadanos. En fin...

    Hace 10 meses 22 horas 58 minutos

  11. Fernando

    Estimada Nuria, ¿alguien de SUMAR ha dicho alguien algo sobre el tema?: "El Supremo condena a la ministra de Igualdad o qué pasa cuando juntas a Anavid, Vox y Un Tío Blanco Hetero". https://www.elsaltodiario.com/irene-montero/supremo-condena-irene-montero-18000-euros-#comentarios

    Hace 10 meses 23 horas 49 minutos

  12. manuel-avalos

    Entonces la denuncia sobre cómo nos toman el pelo en los medios de información para generar una realidad basada en bulos y manipulaciones que condicione el voto en favor de partidos que apliquen políticas favorables económicamente a las élites que parasitan al resto de la sociedad ?¿ De eso no decimos nada ?¿ La desigualdad social que generan esas políticas no importa ?¿ El uso y abuso de la justicia por medio de jueces, policía y otros medios públicos para perjudicar la visión social sobre aquellos que lo denuncian, luchan y pagan con su cuerpo está actitud en beneficio de la mayoría social y generaciones venideras ?¿ Pasamos por encima de eso, no importa, se trata de luchas internas por el poder ?¿ Hay que ser torpe caramba !

    Hace 10 meses 1 día

  13. fguardo

    Parece un artículo para tontos. Un serio análisis de la realidad: https://www.elsaltodiario.com/analisis/derrota-podemos-handicap-sumar

    Hace 10 meses 1 día

  14. josevht

    Unos breves apuntes, en cualquier partido u organización que comienza siendo asamblearia, cuando compite por el poder intenta rodearse de las personas que sus dirigentes consideran que mejor responden a los objetivos, y muchos de los que repudian a Podemos no entraron en ese grupo de liderazgo, que ocurra en Podemos que ya lleva unos años en política institucional puede ser hasta entendible, pero que un nuevo partido o movimiento como Sumar, ponga vetos de entrada no parece que esté para dar mucha confianza, o acaso Sumar puede rodearse de un equipo a su gusto y Podemos con más años en política no puede. Resumiendo en Sumar como aglutinador de partidos, hay diferentes actitudes políticas en cada uno de ellos, el objetivo es sumar fuerzas en un frente común, no vetar o restar, porque si esto no sale bien, a quién reclamamos. Saludos.

    Hace 10 meses 1 día

  15. juan-ab

    Sólo mala baba, sra. Alabao, nos demuestra una vez más. Ya la he leído demasiado.

    Hace 10 meses 1 día

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí