1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

sistema alternativo

El Ecuador, entre la canción de hielo y fuego

Una consulta ciudadana ha logrado declarar el Yasuní, uno de los lugares más repletos de vida del planeta, libre de explotación petrolera “indefinidamente”

Juan Bordera 25/08/2023

<p>Desde 1989, el parque nacional Yasuní está considerado como una de las zonas con mayor diversidad del planeta. / <strong>Flickr</strong></p>

Desde 1989, el parque nacional Yasuní está considerado como una de las zonas con mayor diversidad del planeta. / Flickr

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Un texto en tres partes: un repaso del pasado reciente en la cuestión del clima que este verano se ha desbocado, un Ecuador ilusionante y el análisis obligado del breve margen de maniobra que nos queda para el futuro.

Vivo inmerso en una gran contradicción: soy cada vez más consciente de que voy en un barco que se hunde, pero aún tengo esperanza. Hace apenas dos meses, al calor de los inauditos récords de temperatura oceánicos, alertaba en esta pieza acerca del riesgo de parálisis de las principales corrientes de los océanos. Justo un mes después, llegó este estudio en la revista Nature para confirmar las peores sospechas y además ponerles fecha: este siglo (y tan pronto como esta misma década) podríamos sufrir un colapso de una las corrientes oceánicas más importantes del planeta. El estudio y el debate que ha provocado están dando la vuelta al mundo. Las consecuencias de que realmente ocurra un colapso en la corriente termohalina (cuyo brazo en el Atlántico norte se conoce como AMOC) son difícilmente calculables o predecibles, pese a que ya haya pasado antes. Y ni siquiera es la única corriente importante ralentizándose.

Pero no nos pongamos tremendistas –o nos acusarán ya se imaginan de qué–. Comencemos por repasar las últimas noticias al respecto de la extraordinaria emergencia planetaria que cada vez es más patente, y que en el fondo seguimos negando (al menos en cuanto a tomar medidas acordes se refiere).

En apenas dos meses hemos visto granizadas con piedras de hielo de hasta 15 centímetros de largo en multitud de lugares (en Italia hubo víctimas mortales y más de cien heridos). También inundaciones devastadoras en medio mundo: México, Italia, Noruega, Eslovenia, Chile, India, Japón, Alemania, China, Argentina, y un largo etcétera de países con el que podría seguir la lista. Se está produciendo la tormenta tropical Hillary en Estados Unidos –la primera en más de 80 años en golpear la costa oeste–. Y la anomalía en el crecimiento en el hielo antártico, en pleno invierno austral, está dejando anonadada a la comunidad científica. El calor acumulado en los océanos no deja que el hielo crezca cuando tendría que hacerlo, y así presenciamos un evento que debería ocurrir una vez cada 2,7 millones de años. Y el fenómeno de El Niño, ojo, acaba de comenzar.

Es lo que tiene sobrecalentar los océanos, que la energía se tiene que descargar por algún lado. De hecho, la temperatura oceánica en superficie acostumbra a tocar techo alrededor de abril, nunca en agosto. Hasta este año.

Y por supuesto, en un verano para la historia, entre ola y ola (de calor) también se han despedazado cientos de récords de temperatura en tierra, mar y aire. Sólo faltaba la traca final en forma de fuegos –artificiales, como el de Canarias, que se sabe que fue provocado, o naturales, como los de las turísticas Grecia e Italia, o el estremecedor de Hawái, donde hay cientos de desaparecidos–. Naturales no porque lo sean, sino porque las condiciones de sequías extendidas y cada vez más frecuentes que estamos creando son el caldo seco que se necesita para cultivar megaincendios –además de fallos periódicos en las cosechas–, como los que arrasan Canadá mientras escribo. Vean de manera gráfica la desproporción de lo que está ocurriendo en uno de los países más cercanos al Ártico.

 

Cuando el hielo y el fuego se dan la mano en una canción repleta de anomalías, peligro. Por el permafrost y por las emisiones de metano, pero este tema es más apropiado que lo dejemos –metafóricamente– para el final. Antes, el Ecuador.

Como digo, cada vez soy más consciente de que voy en un barco que se hunde, pero precisamente por eso, tengo esperanza, y supongo que ahora toca explicar el porqué.

La tengo porque cada vez somos más las personas conscientes de esta realidad, y eso es justo lo que necesitamos para provocar un cambio social. Tengo esperanza, porque aunque el nivel de incomprensión acerca de la gravedad del colapso ecológico en marcha es inmenso, cada vez se escuchan más esas necesarias señales de alarma en los grandes medios de comunicación, que aunque tienen casi infinito margen de mejora para tratar estas cuestiones, forzados por las circunstancias, cada vez están teniendo que informar más y deformar menos. Aunque, seamos sinceros, no basta ni por asomo.

Y, sobre todo, la tengo porque en este verano hemos visto tres grandes victorias que hay que celebrar, defender, y sobre todo replicar. El 21 de junio el gobierno francés decretó oficialmente la ilegalización del movimiento Soulèvements de la Terre, quizá el más ilusionante de Europa. Pues bien, esa sentencia quedó anulada este mes, al menos temporalmente, por la propia justicia francesa.

Tengo esperanza, porque aunque el nivel de incomprensión acerca de la gravedad del colapso ecológico en marcha es inmenso, cada vez se escuchan más esas necesarias señales de alarma 

Otro motivo para la esperanza es el juicio que en Montana (EE.UU.) han ganado unos jóvenes bien organizados. Un juicio que debería sentar precedentes. La sentencia dictamina que los derechos de los demandantes han sido violados por la Ley de Política Ambiental de Montana, que protege los combustibles fósiles. Y hay muchos más juicios que van a seguir produciéndose (y ojalá ganándose) hasta quizá llegar al Nuremberg climático que demandamos muchos, entre otros, el economista David Lizoain, y que permitiría sentar en el banquillo a los grandes responsables de haber llegado a esta situación: las multinacionales energéticas y los gobernantes manifiestamente irresponsables.

Y si hay un motivo para tener esperanza esa es quizá la tercera noticia: Ecuador. En el Yasuní, uno de los lugares más repletos de vida del planeta, sobrevolaba la amenaza de la extracción del petróleo que almacena su rico subsuelo, pero un movimiento ciudadano logró alzar una consulta popular histórica que ha ganado el referéndum y ha conseguido que esa zona sagrada quede libre de explotación “indefinidamente”. También en el Chocó Andino se ha votado en contra de las explotaciones mineras. La democracia participativa organizada por la propia ciudadanía es –sin duda– la manera más efectiva disponible para hacer frente al enorme y urgente reto que tenemos por delante.

Sobre todo, porque los poderes no van a ponerlo fácil, y en el caso del Yasuní, el gobierno de Guillermo Lasso se lavará las manos con petróleo mientras aguante en el poder y, cobardemente, ha amenazado con delegar en el siguiente gobierno la ejecución de lo que la voluntad popular había determinado, para inmediatamente después, al recibir presión mediática nacional e internacional, recular, esperemos que definitivamente. 

Una vez cruzado el ecuador metafórico de este texto, queda pendiente hablar de futuro, de estrategias.

Decía ese pozo de sabiduría que era Zygmunt Bauman que las redes sociales eran una trampa, y cada vez es más evidente la razón que tenía. Nos están polarizando y enfrentando. “El yo virtual siempre es más agresivo que el yo real”, le escuché una vez a un sabio. Y eso sin mencionar a los bots pagados y a las redes de desinformación. La organización que necesitamos no tiene que abandonar las redes, pero tiene que conocer sus limitaciones y apostar por recuperar espacios públicos que unan más que separen. 

Unas herramientas que podrían y deberían servir para organizarnos mejor, nos están encasillando en nuestras respectivas burbujas y haciéndonos sobrerreaccionar contra quienes difieren lo más mínimo de nuestra forma de pensar. Los muros están para defenderlos, y en eso se han convertido los perfiles de muchas personas e incluso organizaciones, en trincheras.

Urge armarse de paciencia. Tratar de provocar cambios con acciones de desobediencia civil, con consultas y asambleas ciudadanas que permitan entresacar lo mejor de la inteligencia colectiva, con luchas como las relatadas, con procesos judiciales. Con lo que sea. Es obvio que necesitamos diversidad de estrategias, pero las necesitamos atrevidas y lo más cohesionadas posible para dar un golpe al timón del navío. Y las necesitamos rápido. Porque el tiempo para reaccionar se acaba. Paradójicamente, nuestra civilización titánica no se hundirá contra ningún iceberg, sino contra la –cada vez más cercana– falta de los mismos.

Como decía, soy consciente de que voy en un barco que se hunde. Y las fugas del cascote huelen a metano. Quizá sean la prueba definitiva de lo terminal que es la situación: otro estudio revelador sobre la relación entre los cambios en la concentración de metano y los cambios entre los ciclos glacial e interglacial ha atemorizado incluso a eminencias científicas como Stefan Rahmstorf, que, hasta la fecha, había procurado marcar un perfil moderado.

Hablando claro sobre la gravedad de la situación se está logrando que los medios, políticos, científicos e incluso los tribunales se tengan que posicionar. Sólo así, con un debate maduro se podrá quizá tomar alguna medida adecuada. No tenemos tiempo para anestesias. Algunos tenemos juicios pendientes por alertar con peligrosa sangre sabor remolacha sobre lo que está pasando este mismo verano. No esperábamos semejante velocidad, la verdad, pero en la era de la Gran Aceleración un año bien puede valer un mundo.

Cuando las fugas en el barco son tan evidentes, sólo hay esperanza si reconocemos que se hunde. Sólo hay esperanza si nos ponemos con todas nuestras fuerzas y alegrías a taponarlas. Sólo queda lugar para la esperanza si a ella le acompañaba la rabia, energía creativa por excelencia que moviliza siete veces más que la esperanza misma. Y obviamente sólo habrá esperanza si nos organizamos para ponerles límites a aquellos que nunca se los van a poner a sí mismos. Neymar volando a Arabia Saudita. La realeza que pretende ir en helicóptero a la academia militar. Sin limitar el poder de la riqueza de hacer lo que le plazca no-hay-nada-que-hacer. Necesitamos un mundo nuevo para evitar las ruinas que, de lo contrario, vendrán a visitar el nuestro.

Decía Cortázar: “Nada está perdido si se reconoce que todo está perdido y hay que empezar de nuevo”. Empezar a construir un sistema más participativo –en el Yasuní han puesto un buen cimiento– que pueda tener cintura y margen para reaccionar es una tarea titánica y abrumadora, pero increíblemente emocionante. Una tarea en la que nos jugamos que el futuro no sea un continuo fuego infernal sin apenas hielo que lo enfríe.

Un texto en tres partes: un repaso del pasado reciente en la cuestión del clima que este verano se ha desbocado, un Ecuador ilusionante y el análisis obligado del breve margen de maniobra que nos queda para el futuro.

Vivo inmerso en una gran contradicción: soy cada vez más consciente de que voy en un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Bordera

Es guionista, periodista y activista en Extinction Rebellion y València en Transició. Es coautor del libro El otoño de la civilización (Escritos Contextatarios, 2022). Desde 2023 es diputado por Compromís a las Cortes Valencianas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    "Mientras hay vida hay esperanza", dice el viejo refrán. Pero en estos tiempos también los refranes están en revisión. No hay mejor esperanza que una bien informada. Por ello, para tener una panorámica de cómo están las cosas conviene leer a las personas más lúcidas, honestas y sinceras. Una es Jorge Riechmann. Y un buen texto podría ser "¿Buscar las llaves bajo la luz de la farola, aunque las hayamos perdido en otro lugar? Algunas reflexiones sobre colapsos y 'colapsimos' " (https://www.15-15-15.org/webzine/download/buscar-las-llaves-bajo-la-luz-de-la-farola-aunque-las-hayamos-perdido-en-otro-lugar/ ). Otra es Antonio Turiel. En su blog https://crashoil.blogspot.com/ , donde publica información valiosísima de producción propia, también recoge estudios de terceras personas, como por ejemplo de Beamspot, quien explica con detalle las dificultades de la tan traída Transición Energética a base de aumentar la generación con sistemas renovables, en la que algunos "entendidos" tienen puestas todas sus "esperanzas", por ejemplo Emilio Santiago Muiño, tan activo últimamente contra los citados anteriormente.

    Hace 9 meses 20 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí