1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LITERATURA

El funcionario salvaje

La crítica a la crítica de Roberto Bolaño

Patrick Stasny 25/10/2023

<p>Proyección del documental 'Roberto Bolaño. La batalla futura' (Ricardo House, 2016). / <strong>Milton Martínez (Secretaría de Cultura de la Ciudad de México)</strong></p>

Proyección del documental 'Roberto Bolaño. La batalla futura' (Ricardo House, 2016). / Milton Martínez (Secretaría de Cultura de la Ciudad de México)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Si uno analiza la crítica literaria de forma histórica, se da cuenta principalmente de una cosa: se vuelve cada vez más seria. Durante mucho tiempo, la crítica se redujo a lo que mayormente ha sido siempre: una charla entre amigos. La crítica era pura palabrería, conversación de bar o taberna (a menudo el estadio previo a una trifulca por otros medios), y en ese sentido es revelador que quien es a menudo considerado el mejor crítico de todos los tiempos, Samuel Johnson, aborreciese escribir: su mayor obra fueron las conversaciones que transcribió su amigo Boswell.

Junto a la democratización de los medios de comunicación y la consecuente profesionalización de los críticos, vino la primera fase de su decadencia; se criticaba ya no para provocar o divertir al amigo sino para provocar o divertir a la audiencia de un periódico, algo mucho más sencillo y también más trivial. La profesionalización fue seguida por la institucionalización: los profesores universitarios se volvieron críticos y el resultado fue que los críticos se volvieron profesores universitarios, con lo cual aquella conversación primigenia de bar o taberna adquirió el solemne tono de una clase o conferencia, antitético a toda amistad. Poco después, en un acto de reacción contra la autoridad de los profesores, la crítica fue tomada por los llamados “teóricos de la literatura”, aquellos para los que hacer crítica es sinónimo a hacer la revolución; es sabido que Robespierre terminó guillotinando a su amigo Danton. Sólo cuando las antorchas de la revolución comenzaban a extinguirse una nueva clase de funcionarios ocupó el vacío de poder. Ahí siguen: repitiendo los gestos de sus predecesores, una y otra vez, en una oficina con luz artificial, sin ruido, con una risa de circunstancias, picando teclas en un escritorio en el que, entre una montaña de papeles, se ve un fichero que reza A…

La crítica fue tomada por los llamados “teóricos de la literatura”

A mí me gusta imaginar que Roberto Bolaño, cuando, a raíz del éxito de sus novelas La literatura nazi en América y Estrella distante, le ofrecieron ser columnista para un periódico de Girona, se puso a reflexionar sobre qué significaba ser crítico en su tiempo, pensó en los profesores, pensó en los periódicos, pensó en su periódico provincial, pensó en las aspiraciones revolucionarias y se echó a reír. Se echó a reír porque entendió la ironía en que la crítica hubiese adquirido pretensiones tan pomposas y solemnes justo en el momento en que la literatura se encaminaba a paso forzado hacia la irrelevancia social, cultural y artística. Creo que eso le debió parecer una gran broma, y que dicha broma le infundió muchas ganas de ser crítico. Y como a Bolaño la literatura le parecía de todo menos irrelevante, se tomó el ejercicio muy en serio, pero en el sentido de que para él era realmente serio no ser serio. Me gusta imaginar que recordó a Boswell charlando con el viejo Johnson en un antiguo pub londinense, que recreó la atmósfera, la lumbre de las velas, las carcajadas de los borrachos, las animadas conversaciones y pensó en recuperar la idea de la crítica como palabrería. Palabrería no en el sentido de decir chorradas o caer en lugares comunes, sino como arte de las palabras, el arte de tomar las palabras propias y de los demás como fin en sí mismo y no como medio para construir arengas pedagógicas o políticas o culturales.

Bolaño también escribía acerca de cuestiones políticas y culturales, pero uno sospecha de que dichas cuestiones fuesen su última meta. Incluso cuando hablaba sobre Chile y del destino tan trágico de su generación, o cuando azotaba a los escritores comerciales a quienes despreciaba –“su único mérito es vender libros”–, se siente que el objetivo último no es tanto la iluminación moral como la literaria. O si se quiere, la iluminación de la moral de la literatura, para la que podía ser un riguroso moralista. Quiero decir que incluso la función combativa del crítico, que tomaba tan seriamente y que tantos desencuentros le ocasionó, parece en estos textos estar subordinada a algo más esencial. Como si por debajo de esa firme voluntad de agitar el panorama de la literatura hispana yaciese el impulso aún mayor de usar esa energía barullera para fines literarios, o sea, para recrear un zafarrancho de combate en una columna de opinión. A mi entender, esto es lo que se percibe en su obra crítica, por encima de toda inclinación didáctica, informativa o incluso combativa: una voluntad irrefrenable de construir personajes interesantes, de contar historias divertidas; se intuye que a Bolaño la “realidad” le aburría, o que al menos no le resultaba suficiente. No creo que le interesase aquello que los ingleses llaman la no-ficción, la etiqueta con la que se designa habitualmente a la crítica literaria. Uno siente que hubiese sido incapaz de ello, que si le hubiesen encargado redactar un manual de instrucciones lo hubiese escrito en el estilo de una novela de piratas.

Vale la pena insistir en que, como crítico, Bolaño no es un inmoralista literario, una especie de acólito de la doctrina del arte por el arte. Me parece que nadie podría pensar eso. Tiene una moral, pero su moral es la de un niño, es decir, la de rebelarse contra los límites. Es un niño que se rebela contra el periodista, contra el profesor, contra el teórico de la literatura, incluso contra la moral. Se rebela pero nunca hace la revolución: se trata de un niño situando sus fronteras. Uno ve eso en “Exilios”, uno de los artículos compilados en la colección Entre paréntesis. En este texto Bolaño toma como tema el exilio y la literatura, un tópico muy frecuentado por la teoría literaria de la segunda mitad del siglo XX, pero ahí donde un teórico hubiese elaborado un comentario abstracto acerca de la pérdida del significado a partir del uso del lenguaje, Bolaño habla del valor. Para Bolaño el exilio es ante todo valor, en el sentido de novela de caballerías o de piratas, y sólo luego viene el valor en el sentido filosófico, en el sentido de ‘los valores’: “El exilio es valor. El exilio real es el valor radical de cada escritor. Llegados a este punto he de decir que, al menos en lo que respecta a la literatura, no creo en el exilio. […] Para algunos escritores exiliarse es abandonar la casa paterna, para otros abandonar el pueblo o la ciudad de la infancia, para otros, más radicalmente, crecer. Hay exilios que duran toda una vida y otros que duran un fin de semana. Bartleby, que prefiere no irse, es un exiliado absoluto, un extraterrestre en el planeta tierra”. Si Bolaño es un crítico moralista, lo es en ese espacio donde se tocan el valor y los valores, o sea, en el punto de encuentro de la ficción aventurera y su sentido vital. Si Bolaño es un crítico maduro, lo es en el punto de encuentro de la perspectiva del adulto, para quien exiliarse es escapar de una brutal dictadura, con la perspectiva del niño, para quien exiliarse es una oportunidad para convertirse en extraterrestre.

Como crítico, Bolaño no es un inmoralista literario, una especie de acólito de la doctrina del arte por el arte

Bolaño, quien en cierto modo se había exiliado de Chile, no creía en el exilio. “Para algunos escritores exiliarse es […], más radicalmente, crecer”. Me parece justo decir que Bolaño nunca creció. Uno lo intuye incluso en los textos en los que despliega su enorme erudición, cuando daba la impresión de haberlo leído todo, cuando más riesgo corría de pasar por un viejo respetable. La erudición de Bolaño no es como la de Borges, modelo más alto de saber literario y referente constante del primero. Si Borges es el profesor que ha superado el simple conocimiento y se ha vuelto un sabio, Bolaño es el alumno que ha desdeñado el simple conocimiento y ha seguido siendo un niño. Con esto no quiero decir que su erudición no sea real, sino que tiene algo de pueril: cuando comenta a los escritores y filósofos que ha leído no parece tanto un literato ilustrado como un crío que colecciona cromos de la liga de fútbol y se jacta de saberlo todo sobre cada jugador, sobre cada partido. Por eso Bolaño puede ser frívolo, o sus travesuras intelectuales delatar las ganas que tenía de impresionar a sus lectores; puede ser incluso irritante, pero siempre resulta encantador, al menos del modo en que un niño travieso resulta encantador. Creo que Borges dice en algún lado que el encanto es lo más importante en un escritor, y que es eso a lo que volvemos cuando hemos olvidado el resto.

Antes he hablado de la crítica como una charla entre amigos. ¿Quiénes eran los amigos de Bolaño? Tenía una cierta complicidad con su audiencia, pues prefería los lectores a los escritores, pero no voy exactamente por aquí. Tampoco es casual que Entre paréntesis esté editada por su amigo Ignacio Echevarría. O que sus novelas estén pobladas por sus amigos, incluyendo al propio Echevarría, quienes a menudo se cuelan en sus ficciones (aunque uno siente que en este caso ‘colarse en la ficción’ no es del todo correcto, que desde el principio el encanto de sus amigos era necesariamente un encanto ficcional, que desde el primer momento los debía ver como personajes literarios). Pero me refiero ahora a sus amigos como crítico, aquellos con quienes quedaba cuando se iba a su pub imaginario, y creo que aquí se puede afirmar que esos amigos eran los textos, autores y personajes que criticaba. Eran amigos en el sentido infantil de la amistad, en el sentido en que los amigos en la infancia son a menudo rivales e incluso enemigos. El poeta y soldado Arquíloco, quien no fue valeroso pero tuvo un gran valor; el aventurero renacentista Alonso de Ercilla; Enrique Vila-Matas, excavador de túneles en la literatura española; Moby Dick; Borges, padre edípico; el personaje tragicómico Mario Santiago; el desdichado Roberto Arlt; el aventurero moderno Rodrigo Rey Rosa; el intermitente Miguel de Cervantes, quien declaró las armas superiores a las letras… Es a la luz de sus encuentros con ellos cuando se revela la amistad de Bolaño, cuando se revela como verdadero crítico.

Creo que en este sentido es justo afirmar que la amistad, que tan fácilmente se confunde con el amor, era lo que dominaba la práctica de Bolaño como comentarista literario y lo que le desmarcaba tanto de los críticos de su generación. Bolaño amaba la literatura, pero no en el sentido general y banal de amar los libros, sino en el sentido de amar lo libresco, de amar aquello que quita la pesada capa de arbitrariedad de la vida, aquello que permite que lo ordinario se convierta en extraordinario. Me parece que este amor es lo que está detrás de la energía que le impedía ser un crítico convencional, uno más de los funcionarios de la literatura que llenan nuestros periódicos y revistas.

Un último apunte. Antes notaba que Bolaño convierte sus críticas en ejercicios literarios, en zafarranchos de combate, excursiones caballerescas, travesuras infantiles. Creo que si uno toma esta premisa seriamente, es casi imposible no llegar a la conclusión de que la verdadera obra crítica de Bolaño son sus novelas. Es ahí donde figuran más poderosamente los amigos que describía antes, aunque no aparezcan nombrados explícitamente en los textos. Es ahí donde su conversación con la tradición, donde su erudición adquiere su forma más auténtica. En el “Discurso de Caracas”, una pieza que leyó tras ganar el Premio Rómulo Gallegos por Los detectives salvajes, Bolaño declaró que “todo lo que he escrito es una carta de amor o despedida a mi propia generación”. Tratándose de alguien que se pasó la vida conversando con los muertos al menos tanto como con los vivos, igual que Boswell y Johnson en ese antiguo pub, uno se pregunta qué quiso decir realmente con “mi propia generación”. Pero este ya es un tema para otra ocasión…

---------------

Este ensayo es una de las contribuciones a ¿Qué hay detrás de la ventana? Letra/Imagen/Música/Arte x Roberto Bolaño, que se publica estos días en Fondo de Cultura Económica, al cuidado de Nibaldo Acero y Carvacho Alfaro. 

Si uno analiza la crítica literaria de forma histórica, se da cuenta principalmente de una cosa: se vuelve cada vez más seria. Durante mucho tiempo, la crítica se redujo a lo que mayormente ha sido siempre: una charla entre amigos. La crítica era pura palabrería, conversación de bar o taberna (a menudo el estadio...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Patrick Stasny

es escritor.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí