1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PUNTO DE INFLEXIÓN

Una barrera psicológica se ha roto en Israel-Palestina

El sangriento asalto de Hamás y la subsiguiente embestida israelí contra Gaza se han descrito como “un antes y un después”. No es una exageración

Amjad Iraqi 12/10/2023

<p>Los tanques israelíes entrando en Gaza en noviembre de 2023. / <strong>YouTube (La Vanguardia)</strong></p>

Los tanques israelíes entrando en Gaza en noviembre de 2023. / YouTube (La Vanguardia)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Palestinos e israelíes se han acostumbrado a las guerras en el sur en los últimos años. Pero la guerra que comenzó en la madrugada del sábado 7 de octubre no se parece en nada a las demás. En un asalto sorprendente, decenas o centenares de milicianos de Hamás, bajo una lluvia de cohetes, cruzaron la barrera de separación Israel-Gaza hacia las ciudades israelíes cercanas a la franja bloqueada: unos atravesaron los puntos débiles de las vallas metálicas, otros fueron en barco por la costa mediterránea, y algunos volaron en paramotores por encima de los muros. Una unidad de Hamás también atacó el cruce de Erez, el único puesto de control civil entre Gaza e Israel, arrebatándole el control del ejército durante varias horas.

Al amanecer, guerrilleros palestinos recorrían las calles de Sderot, Nir Oz, Kfar Aza y otros kibutz, irrumpiendo en viviendas civiles, enfrentándose a las fuerzas de seguridad y disparando en todas direcciones. También fue atacada una fiesta nocturna en el desierto, inexplicablemente organizada en la zona fronteriza.

Cuando las autoridades israelíes se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo, la “Operación Tormenta de Al-Aqsa”, como la ha denominado Hamás, ya había causado un baño de sangre. Están apareciendo historias espeluznantes de tiroteos y secuestros, con niños entre las víctimas. Abu Obaida, portavoz de Hamás, amenazó con ejecutar a los rehenes si Israel realizaba ataques aéreos sin advertir a los civiles. Hasta el martes 10 de octubre por la noche, se había informado de más de 1.000 israelíes muertos, más de 2.400 heridos y unos 100 secuestrados trasladados a Gaza.

Hubo un desastroso fallo operativo y de inteligencia israelí, considerado el peor desde la guerra del Yom Kippur

Entre otras cosas, hubo un desastroso fallo operativo y de inteligencia israelí, considerado el peor desde la guerra del Yom Kippur: seguramente no es una coincidencia que Hamás lanzara su incursión en el 50 aniversario de aquel conflicto. Las noticias siguen llegando, pero es evidente que, en términos de no combatientes [según las leyes de la guerra, civiles que no participan en las hostilidades], se trata de una de las masacres más mortíferas de la historia israelí-palestina.

Desorientado y humillado, el ejército israelí se ha apresurado a igualar el recuento de muertos, asesinando a cientos de palestinos con incesantes bombardeos: más de 950 en los tres primeros días. Y esto no ha hecho más que empezar.

“He ordenado el asedio total de la Franja de Gaza”, declaró el ministro de Defensa, Yoav Galant. “No hay electricidad, ni alimentos, ni agua, ni gas, todo está cerrado. Estamos luchando contra animales humanos y actuamos en consecuencia”. Otros ministros, algunos de los cuales habían abogado anteriormente por la reocupación directa de Gaza y una “segunda Nakba” para expulsar por completo a los palestinos, piden a gritos represalias. “Salid de ahí ya”, dijo Benjamin Netanyahu a los gazatíes en una declaración grabada en vídeo –una broma cruel para dos millones de personas que llevan 16 años atrapadas en un enclave superpoblado–.

Los palestinos observan todo esto con una mezcla de asombro y miedo paralizante. La visión de los gazatíes sobrevolando en parapente el muro israelí, y caminando por la tierra de la que sus antepasados fueron expulsados por las fuerzas sionistas en 1948, ha revitalizado la sensación de posibilidad política. Los vídeos de milicianos y de drones armados en acción se han compartido ampliamente en las redes sociales árabes, proporcionando asientos de primera fila para observar la operación, a semejanza de las maniobras de relaciones públicas de las Fuerzas de Defensa de Israel. Otras imágenes también se han hecho virales: un bulldozer palestino derribando una sección de la valla de alambre de espino; hombres armados bailando en el techo de un tanque israelí capturado; el cruce de Erez dañado y quemado.

Pero también hay un gran terror. Los habitantes de Gaza se han apresurado a abastecerse de alimentos en medio de la embestida israelí, despidiéndose de sus seres queridos por si no vuelven a verlos. Las familias huyen de un barrio a otro para escapar de los bombardeos. Un periodista con el que trabajo en Gaza, minutos después de enviar un artículo, mandó un mensaje de texto para decir que había tenido que sacar a toda prisa a su familia de casa porque el ejército israelí había avisado de que iban a empezar a disparar contra el barrio.

Los habitantes de Gaza se han apresurado a abastecerse de alimentos en medio de la embestida israelí

Muchos residentes, temerosos de hablar en contra de Hamás, que ha gobernado la Franja con un control autoritario desde 2007, están furiosos con el grupo islamista por exponerlos a la embestida más mortífera de Israel desde al menos 2014. Dentro de Israel, los ciudadanos palestinos temen que se repitan los sucesos de mayo de 2021, cuando turbas judías y fuerzas policiales atacaron zonas árabes y detuvieron a cientos de personas. En Cisjordania ya se está produciendo una nueva oleada de ataques de colonos, que llevan meses intensificándose, todo ello bajo la vigilancia del ejército.

Varios analistas describen el asalto de Hamás como un antes y un después. No es una exageración. El ataque probablemente hará poco por aligerar el asedio israelí a la Franja, que seguramente se reforzará aún con más crueldad. Lo que sí ha hecho, sin embargo, es romper una barrera psicológica tan importante como la física.

Desde el final de la Segunda Intifada, y especialmente bajo el gobierno de Netanyahu, la sociedad israelí ha tratado de aislarse de la ocupación militar impuesta a los palestinos durante más de medio siglo, manteniendo una burbuja que sólo era perforada ocasionalmente por los lanzamientos de cohetes o los tiroteos en las ciudades del sur y el centro. Las multitudinarias protestas en Israel, que agitan la calle desde enero contra los planes del Gobierno de reorganizar el poder judicial, han mantenido conscientemente la cuestión palestina fuera de su agenda. Aparte de un pequeño grupo de manifestantes contrarios a la ocupación, la mayoría sigue aferrada a la ilusión de que las actuales estructuras de gobierno pueden ofrecer seguridad a los israelíes y seguir siendo compatibles con su pretensión de democracia.

Esa burbuja ha estallado irremediablemente. Pero los israelíes, que llevan años virando políticamente hacia la derecha, están lejos de cuestionar o recalcular su compromiso con el gobierno de hierro. Para los demagogos de extrema derecha en el poder –entre los que destacan el ministro de Finanzas, Bezalel Smotrich, y el ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir–, se trata de una oportunidad histórica para cumplir el máximo posible de su lista de deseos: la destrucción de amplias zonas de Gaza, la eliminación del aparato político y militar de Hamás y, si es posible, la expulsión de miles de palestinos al Sinaí egipcio.

¿Qué espera Hamás de todo esto? Más allá de un discurso grandilocuente de su máximo comandante militar, Mohammed Deif, en el que exhorta a todos los palestinos a exigir un precio por la larga lista de crímenes israelíes, es difícil de decir. Desde que el movimiento islamista se hizo con el control de Gaza hace 16 años, después de que las sanciones internacionales y una guerra civil con Al Fatah lo desalojaran de un gobierno elegido democráticamente, los enfrentamientos armados con Israel han sido el método por defecto de Hamás (y de otros grupos como la Yihad Islámica) para negociar la liberación de prisioneros, frenar el culto judío y el acoso policial en la mezquita de Al Aqsa, y suavizar las restricciones de Israel sobre bienes y personas en Gaza.

Sin embargo, en los últimos meses Hamás se ha visto sometida a una presión cada vez mayor de la población de Gaza por no satisfacer sus necesidades básicas, en particular la electricidad, una tarea casi imposible en condiciones de asedio y guerras repetidas, agravadas por la corrupción y la distribución desigual de unos recursos limitados. Más allá de Gaza, la coalición israelí de extrema derecha ha galvanizado el movimiento de colonos para afirmar su “soberanía” sobre Cisjordania lanzando pogromos, construyendo más puestos avanzados y minando el llamado statu quo en los lugares santos de Jerusalén. La perspectiva de un acuerdo de normalización entre Arabia Saudí e Israel, alentada con vehemencia por la administración Biden, amenaza con eliminar una de las últimas cartas geopolíticas con las que aún cuenta la causa palestina.

Para Hamás, pues, ya no bastaba con un pequeño ajuste del bloqueo. Era necesario un espectáculo de conmoción y pavor para sacudir la arquitectura política, y lo han logrado con una efectividad aterradora. Incluso con meses o años de meticulosa planificación y secretismo, el grado de éxito fue quizá tan sorprendente para ellos mismos como para los israelíes.

Para Hamás ya no bastaba con un pequeño ajuste del bloqueo. Era necesario un espectáculo de conmoción

Pero más allá de este cambio psicológico sísmico, no está claro cómo podrá este ataque –contra un Estado con armas nucleares, respaldado por Occidente y fuertemente militarizado– alterar un equilibrio de poder que lleva décadas inclinándose en contra de los palestinos. Estados Unidos se ha apresurado a proporcionar a Israel apoyo material y retórico, y los Estados europeos se han sumado rápidamente a la defensa de Israel, barriendo bajo la alfombra meses de descontento con las locuras de la extrema derecha.

Los autócratas árabes están más deseosos de explotar la economía y las industrias de seguridad de Israel que de proporcionar a los palestinos algo más que ayuda financiera. El destino de los dirigentes palestinos sigue pendiendo del aliento de un presidente octogenario, Mahmud Abás, mientras continúan las rivalidades fratricidas dentro de Al Fatah, así como entre Al Fatah y Hamás. Los palestinos están perdiendo influencia rápidamente y, aunque es demasiado pronto para saberlo, es posible que la febril embestida de Hamás no baste para recuperarla. En el peor de los casos, les saldrá el tiro por la culata.

Aun así, el asalto del 7 de octubre sigue siendo sintomático de una afección mayor que no ha sido tratada. En ciudades de Cisjordania y campos de refugiados como Jenin y Nablus, jóvenes palestinos –muchos de los cuales se criaron bajo las falsas promesas de los Acuerdos de Oslo, firmados hace 30 años– han tomado las armas y se han unido a milicias locales no afiliadas a los principales partidos políticos.

En las calles y en Internet, a los activistas palestinos ya no les importa pasar de puntillas por el lenguaje diplomático ni por las referencias a las leyes internacionales que les han fallado. Rechazan la narrativa amnésica que afirma que sus agravios comenzaron en 1967 y no en 1948, y que su futuro reside en un cuasi-Estado en sólo una quinta parte de su patria y no en su totalidad. Están cansados de disculparse por el uso de la violencia, por fea que sea, como si la violencia no fuera una parte inherente de todas las luchas anticoloniales, como si fuera más atroz que el sistema opresivo que intentan desmantelar, y como si sus esfuerzos no violentos de boicot y diplomacia no fueran igualmente aplastados y demonizados como “terrorismo”. Para ellos, el enemigo es y siempre ha sido un movimiento colonial empeñado en borrarlos. Invocar la descolonización, sin embargo, no debería implicar una posición de suma cero que se niegue a simpatizar con lo que les ocurrió a las familias israelíes el 7 de octubre, como tampoco deberían ser los asesinatos una excusa para consolidar el régimen de apartheid de Israel e instigar su ira.

----------------------

Amjad Iraqi es redactor jefe de +972 Magazine. También es miembro del think tank Al-Shabaka. Además de en +972, sus artículos han aparecido en London Review of Books, The Nation, The Guardian y Le Monde Diplomatique. Es ciudadano palestino de Israel y reside actualmente en Londres.

Una versión de este artículo se publicó por primera vez en el blog de la London Review of Books.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en +972Magazine.

El texto en castellano ha sido traducido con DeepL y editado por la redacción de CTXT.

Palestinos e israelíes se han acostumbrado a las guerras en el sur en los últimos años. Pero la guerra que comenzó en la madrugada del sábado 7 de octubre no se parece en nada a las demás. En un asalto sorprendente, decenas o centenares de milicianos de Hamás, bajo una lluvia de cohetes, cruzaron la barrera de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Amjad Iraqi

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Excelente artículo. Gracias.

    Hace 8 meses 6 días

  2. juan-ab

    Un habitual de esta revista, el filósofo italiano Franco Berardi 'Bifo' ha publicado un artículo “Ojo por ojo y el mundo está ciego” (traducido por Pedro Castrillo para El Salto), en el que expone los registros que anotó en un diario de los acontecimientos (desde el 7 de agosto pasado) que antecedieron a la declaración de guerra de Israel sobre Gaza. Leídos de corrido, uno cree poder imaginar el horror de lo que allí acontece. Y sin embargo sabe que falta mucho más de lo que se cuenta, tanto que no transciende, que queda oculto, que la impotencia de las palabras no alcanzan a describir. El artículo se abre con un párrafo de “Una historia de amor y oscuridad”, de Amos Oz, en la que un soldado israelí conversa con otro y dice: “¿Asesinos? ¿Y qué te esperas de ellos? Desde su punto de vista somos extraterrestres que han venido del espacio para esparcirnos por sus tierras… Y con la astucia nos acaparamos una parcela de suelo tras otra. Así que, ¿qué querrías? ¿Que nos agradecieran la bondad de nuestros corazones? ¿Que vinieran a nuestro encuentro tocando fanfarrias? ¿Que nos ofrecieran respetuosamente las llaves del país al completo porque hubo un tiempo en que nuestros antepasados vivieron aquí? ¿Acaso hemos de sorprendernos si se han levantado en armas contra nosotros? Y ahora que les hemos infligido una aplastante derrota, y cientos de miles de ellos viven en campos de refugiados desde entonces, ¿esperas quizás que compartan nuestra alegría y nos deseen todo lo mejor? (...) Pero la palabra ‘asesinos’ no la usaría jamás contra los árabes que han perdido sus aldeas.”

    Hace 8 meses 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí