1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

debate

Un momento crucial en la lucha de liberación palestina

Cuatro analistas palestinos dialogan sobre el ataque de Hamás, el genocidio en Gaza y el futuro del movimiento descolonizador

Alaa Tartir / Tariq Kenny-Shawa / Fathi Nimr / Yara Hawari 12/11/2023

<p>Inmediaciones del Hospital Al-Shifa, que sufrieron nuevos bombardeos la noche del 9 de noviembre. / <strong>Mahmoud Mushtaha</strong></p>

Inmediaciones del Hospital Al-Shifa, que sufrieron nuevos bombardeos la noche del 9 de noviembre. / Mahmoud Mushtaha

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Introducción

El genocidio del régimen israelí contra los palestinos en Gaza ha causado una devastación generalizada en la asediada Franja. Los intensos bombardeos se han cobrado la vida de miles de palestinos y ha desplazado de sus hogares a más de un millón. En cuanto a los que han sobrevivido hasta ahora, la mayoría de ellos no tienen electricidad ni agua ni alimentos suficientes. Se estima que casi la mitad de los edificios de Gaza han resultado dañados o destruidos. Los palestinos reiteran que no hay ningún lugar seguro en Gaza y que este ataque israelí es sólo el último de los intentos de limpieza étnica que comenzó hace más de 75 años. 

Este esfuerzo se extiende más allá de las fronteras de Gaza, ya que Israel ha desplazado a más de 82 familias palestinas del Área C desde el 7 de octubre y ha arrestado a más de 2.000 palestinos en el mismo período. Los colonos israelíes armados en Cisjordania comenzaron a distribuir folletos advirtiendo a los palestinos de una catástrofe inminente mayor, mientras más de 130 palestinos fueron asesinados por soldados y colonos israelíes. 

Todo esto no pasó desapercibido cuando los palestinos de la diáspora y aquellos que se solidarizaban con la lucha por la liberación comenzaron a movilizarse. Cientos de miles salieron a protestar en varias ciudades, desde Londres hasta Bagdad y otros lugares. Académicos, estudiantes, sindicatos y muchos otros han condenado el genocidio de Israel contra los palestinos, a veces a expensas de sus empleos, plazas universitarias o financiación de sus organizaciones. La solidaridad ha alcanzado un nivel sin precedentes y demuestra un cambio en la conciencia global que se opone cada vez más al proyecto colonial israelí. 

La solidaridad ha alcanzado un nivel sin precedentes y demuestra un cambio en la conciencia global que se opone cada vez más al proyecto colonial israelí

En medio de esta situación agobiante y de este momento crucial, los miembros de la red Tarek Kenny Al-Shawa, Fathi Nimer, Yara Hawari y Alaa Tartir, analizan el curso de los acontecimientos desde el 7 de octubre de 2023 y los sitúan en su contexto del actual colonialismo de colonos israelíes y de la resistencia palestina.

Este proceso no surgió de la nada.

Tariq Kenny Shawa

El 7 de octubre de 2023, las Brigadas Al-Qassam –el brazo armado del movimiento Hamás– violaron la barrera militar aparentemente inexpugnable que ha encarcelado a los palestinos en Gaza durante más de 16 años.

La Falange llevó a cabo una operación precisa en la que superó las defensas israelíes, saqueó sus bases militares y tomó brevemente el control de varios asentamientos israelíes. Más de 1.300 israelíes murieron durante el ataque, entre ellos soldados y civiles, y los combatientes palestinos tomaron como rehenes a más de 200 en Gaza. 

La operación, denominada Operación Inundación de Al-Aqsa, no tuvo precedentes. Pero etiquetarlo como “injustificado” –un término adoptado rápidamente por los aliados occidentales de Israel y del que se hicieron eco en sus principales medios de comunicación– refleja un intento deliberado de encubrir las duras circunstancias que hicieron necesaria esta respuesta violenta.

Más de 2,2 millones de personas viven en la Franja de Gaza, la mayoría de ellos refugiados obligados a huir de sus hogares por las brutales milicias israelíes en 1948

Gaza es uno de los lugares más densamente poblados de la Tierra y a menudo se la describe como la prisión al aire libre más grande del mundo. Más de 2,2 millones de personas viven en la Franja de Gaza, la mayoría de ellos refugiados obligados a huir de sus hogares por las brutales milicias israelíes en 1948. Israel tomó el control total de la Franja en 1967, confinando a su población a una parcela de tierra aislada del resto de Palestina y el mundo. Debido a la actual resistencia palestina, Israel se retiró de Gaza en 2005 e impuso un asedio asfixiante que ha continuado desde entonces.

Los palestinos en Gaza viven en un estado constante de provocaciones y violaciones bajo el asedio israelí que se produce después de décadas de ocupación colonial. Este joven de 23 años en Gaza ha sido testigo hasta la fecha de seis importantes operaciones militares israelíes y de la matanza de más de 14.000 miembros de su comunidad debido a los ataques israelíes. Estas operaciones han causado un impacto psicológico devastador, especialmente en los niños, que constituyen casi la mitad de la población de Gaza. 9 de cada 10 niños en Gaza sufren un trauma psicológico debilitante como resultado del conflicto. La mayoría de ellos nunca han abandonado la Franja debido a las estrictas restricciones impuestas por Israel y Egipto, que limitan con Gaza al sur. 

9 de cada 10 niños en Gaza sufren un trauma psicológico debilitante como resultado del conflicto

Solo en los primeros seis meses de 2023, a casi 400 niños de Gaza se les negó el permiso para viajar a Cisjordania para recibir atención sanitaria esencial, lo que provocó la muerte de muchos de ellos. Entre 2007 y 2010, las autoridades israelíes siguieron una fórmula para calcular las calorías que cubrían las necesidades alimentarias de los palestinos en Gaza para garantizar que recibieran sólo la cantidad mínima para evitar la hambruna. Los repetidos ataques israelíes provocaron la destrucción de la infraestructura de Gaza, y ahora la electricidad llega a la población no más de 13 horas al día. Al mismo tiempo, casi la mitad de la población sufre desempleo, y el paro juvenil supera el 70%. 

Entre 2007 y 2010, los palestinos recibían solo la cantidad mínima de comida para evitar la hambruna

Los palestinos en Gaza no tienen ningún recurso político y están siendo castigados por atreverse a resistirse a su encarcelamiento. Durante la Gran Marcha del Retorno en 2018, por ejemplo, las fuerzas israelíes mataron a 223 manifestantes y mutilaron a miles más mientras exigían su derecho a regresar y el fin del asedio. La abrumadora respuesta a las protestas fue una prueba más de que la cuestión nunca fue el estilo de resistencia, sino más bien el hecho de que los palestinos realmente se atrevieron a resistir la opresión a la que fueron sometidos. 

Si bien las razones directas citadas por Hamás para justificar su operación fueron las invasiones israelíes de la mezquita de Al-Aqsa y el terrorismo de los colonos contra los palestinos en toda Cisjordania, las verdaderas provocaciones son mucho más profundas que eso. La magnitud de la Operación Inundación de Al-Aqsa fue una sorpresa para muchos, pero es una reacción esperada de un pueblo que durante toda su vida sólo ha conocido los horrores de la limpieza étnica, el genocidio y el gobierno colonial israelí. Vale la pena repetir la verdad: muchos palestinos se han dado cuenta de que el régimen israelí sólo entiende el lenguaje de la violencia y la fuerza. Mientras los palestinos vivan en un estado constante de opresión y provocación, la resistencia armada seguirá siendo inevitable. 

Mientras los palestinos vivan en un estado constante de opresión y provocación, la resistencia armada seguirá siendo inevitable

El papel de la comunidad internacional en el exterminio de los palestinos

Fathi Nimr

Durante años, el régimen israelí y la comunidad internacional de donantes han seguido un enfoque de “gestión de conflictos” en sus relaciones con los palestinos. Este enfoque abandona la pretensión de buscar una solución política y, en cambio, se centra en mantener la “seguridad” del régimen israelí y “recompensar” a los palestinos con incentivos económicos limitados. Por tanto, la ocupación colonial continúa sin cesar. Mientras los palestinos sean los más afectados por la violencia, el statu quo se considerará sostenible.

Los países occidentales y los organismos multilaterales han colmado a los palestinos con ayuda para el desarrollo apolítica que efectivamente apoya la ocupación y el asedio israelíes y exime al régimen israelí de sus obligaciones bajo el derecho internacional. Estos mismos partidos armaron, entrenaron y apoyaron a los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina en su brutal represión de su pueblo al servicio del statu quo de forma indefinida.

La posición de Occidente se ha mantenido constante con independencia de la acción o inacción de los palestinos. Cuando los palestinos utilizan medios no violentos, como boicots y marchas, Occidente demoniza y condena sus esfuerzos, y luego los ignora. Por el contrario, las acciones del régimen israelí, por viles y degradantes que sean, como hacer llover fósforo blanco sobre barrios residenciales y quemar aldeas palestinas, reciben generosas recompensas y protección contra cualquier consecuencia tangible.

Cuando los palestinos utilizan medios no violentos, como boicots y marchas, Occidente demoniza y condena sus esfuerzos, y luego los ignora

Sin embargo, la comunidad internacional no se contenta con proteger al régimen israelí de las consecuencias, sino que busca consolidar el proyecto colonial de colonos israelíes en la región a través de una serie de tratados de normalización, primero liderados por la administración Trump y luego completados por la de Biden. Vale la pena señalar que estos tratados no incluyen ningún compromiso para promover los derechos de los palestinos y, ciertamente, tampoco con la liberación. Así, muchos países árabes, incluidos Marruecos, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, se unieron a Occidente para abandonar la lucha palestina en beneficio propio.

Debido a estos hechos, no podemos hablar de la comunidad internacional como simplemente cómplice de la opresión de los palestinos, sino como un participante activo en la colonización sionista de Palestina, incluido el genocidio que actualmente se está cometiendo en Gaza. Décadas de impunidad han envalentonado al régimen israelí para hacer lo que quiera, sabiendo que no enfrentará consecuencias por las atrocidades que cometa. La prueba de ello es que no hubo una verdadera resistencia a la limpieza étnica en Gaza. Por el contrario, muchos países emitieron declaraciones de solidaridad afirmando el derecho de Israel a cortar el agua y la electricidad en los territorios asediados y masacrar libremente a los palestinos.

Décadas de impunidad han envalentonado al régimen israelí para hacer lo que quiera

La operación Inundación de Al-Aqsa llevada a cabo por Hamás demostró que la lucha palestina no puede ser dominada por los métodos fallidos utilizados por el régimen israelí, ya que reveló al mundo lo que muchos palestinos saben desde hace mucho tiempo: que la ayuda internacional no sustituye a la liberación. Que el statu quo de ocupación y apartheid es insostenible. Los palestinos no morirán tranquilamente mientras esperan que el mundo recuerde su existencia. Los palestinos, como todos los demás pueblos colonizados, tienen el derecho inherente a estar libres de restricciones y fronteras coloniales, con independencia de las objeciones del sistema internacional preocupado por despojarlos de sus propiedades. 

La lealtad supremacista blanca de Occidente al régimen israelí

Yara Hawari

En este momento de continua colonización de Palestina, muchos están horrorizados y profundamente entristecidos por la respuesta occidental: su apoyo inquebrantable al régimen israelí, su incitación a la guerra y su alegre aliento al bombardeo de Gaza.

El líder del Partido Laborista británico y exabogado de derechos humanos, Keir Starmer, afirmó falsamente que el régimen israelí tenía derecho a privar a los palestinos de Gaza de agua y electricidad tras el ataque de Hamás el 7 de octubre. En otro momento, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se posicionó junto al presidente israelí, Isaac Herzog, en una muestra de solidaridad, declarando que “Israel tiene el derecho y el deber de responder a los actos de guerra lanzados por Hamas” cuando el ejército israelí estaba bombardeando a los palestinos que huían del norte de Gaza. Asimismo, el presidente estadounidense Joe Biden ha prometido su lealtad inquebrantable al régimen israelí, acelerando incluso los envíos de municiones para ayudar en la campaña genocida contra los palestinos en Gaza.

Joe Biden ha prometido su lealtad inquebrantable al régimen israelí, acelerando incluso los envíos de municiones

Estos actores globalmente poderosos han redoblado su lealtad al proyecto colonial de ocupantes israelíes en medio de la retórica descaradamente racista y deshumanizante que actualmente difunde el liderazgo israelí. Por ejemplo, el ministro de Defensa, Yoav Galant, se refirió a los palestinos como “animales humanos”, mientras que otros políticos y ministros israelíes han pedido públicamente una limpieza étnica. Un vídeo publicado el 13 de octubre muestra a un veterano israelí de la masacre de Deir Yassin en 1948 animando a los soldados a “borrar la memoria” de los palestinos y sus familias. Diez días después del ataque israelí, un tuit de Netanyahu describió el ataque como “una lucha entre los hijos de la luz y los hijos de la oscuridad, entre la humanidad y la ley de la jungla” (esta publicación fue eliminada más tarde).

Un tuit de Netanyahu describió el ataque como “una lucha entre los hijos de la luz y los hijos de la oscuridad, entre la humanidad y la ley de la jungla”

Las metáforas animales y las metáforas de la luz versus el mal están profundamente arraigadas en la supremacía blanca que ve a los palestinos, en el mejor de los casos, como criaturas que deben ser masacradas y, en el peor, como fuentes de un mal inherente. Este discurso no encontró una oposición significativa por parte de los líderes occidentales ni de sus principales medios de comunicación, sino que fue repetido por los políticos como justificación de las violaciones del derecho internacional. Incluso los llamados aliados insisten en perpetuar narrativas injustas y racistas que sirven para ocultar la enorme disparidad de poder entre colonizadores y colonizados, y hacen que la vida israelí sea mucho más valiosa que la vida palestina. En todos los casos, la supremacía blanca es el factor que decide. 

Cabe señalar que hay algunas figuras políticas en Occidente que se enfrentaron a esta retórica inhumana, incluida la ministra española en funciones de Derechos Sociales, Ione Belarra, que acusó al régimen israelí de planear un genocidio y exigió que se llevara a Netanyahu a la Corte Penal Internacional acusado de cometer crímenes de guerra. Y también el diputado conservador del Reino Unido, Crispin Blunt, quien emitió un memorando de su intención de procesar a funcionarios británicos, incluido Starmer, por complicidad en crímenes de guerra israelíes. Sin embargo, las limitaciones del derecho internacional en el que se basan estas objeciones son más claras que nunca, no sólo porque los Estados más poderosos carecen de la voluntad política para responsabilizar a Israel, sino también porque el propio derecho internacional no aborda la causa fundamental de la violencia, concretamente el colonialismo de colonos sionistas.

En todos los casos, la supremacía blanca es el factor que decide

Con el tiempo se alcanzará un alto el fuego, dejarán de llover bombas sobre Gaza, es posible que se levante el bloqueo y es posible que incluso se juzgue a los criminales de guerra israelíes. Sin embargo, los palestinos no obtendrán la libertad. Esto puede ser suficiente para algunos de nuestros aliados, pero no satisfará a los palestinos. Por lo tanto, este momento difícil es también un momento crucial en la lucha de liberación palestina, ya que requiere insistir en que otros comprendan que nuestra lucha no sólo es anticolonial, sino también antirracista. Los palestinos deben internalizar su lucha con las luchas de otras comunidades que luchan contra el colonialismo de colonos y la supremacía blanca, que sustentan muchos países, ideologías e instituciones internacionales por igual.

Rompiendo las barreras coloniales

Alaa Tartir

La colonización de los pueblos indígenas y de los pueblos indígenas no sólo los confina espacialmente, sino que también los confina psicológicamente. La continua opresión colonial y los intentos de eliminación redirigen las energías de los luchadores por la liberación al momento presente y obstaculizan la capacidad de imaginar futuros alternativos.

La ruptura del muro colonial israelí que rodea Gaza el 7 de octubre fue un momento crucial en la lucha palestina por la liberación, ya que representó un tremendo desafío a la disparidad de poder entre el régimen colonial israelí y el pueblo palestino colonizado. Dio una idea de cómo se podrían rediseñar mapas y áreas geográficas en el proceso de la lucha por la liberación, y cómo se podría cambiar el injusto statu quo. Más importante aún, por un momento hace posible lo que antes era inimaginable: que las fronteras impuestas por el régimen israelí sean tan débiles y efímeras como el propio régimen.

Criminalizaron la resistencia palestina en todas sus formas, mientras desviaban la atención hacia cuestiones marginales, desde una burocracia inflada hasta un gobierno autoritario

Durante más de treinta años, el gobierno israelí, la Autoridad Palestina y los actores extranjeros dominantes han definido los límites de las capacidades y la imaginación palestinas. Criminalizaron la resistencia palestina en todas sus formas, mientras al mismo tiempo desviaban la atención palestina hacia cuestiones marginales, desde una burocracia inflada hasta un gobierno autoritario. Gran parte de esta distracción para los palestinos surgió debido a los Acuerdos de Oslo de 1993, que impusieron coercitivamente un marco que prometía un Estado para los palestinos, pero que en realidad los privó de sus derechos básicos y de su liberación colectiva.

Aunque aún se desconocen las consecuencias de largo alcance de este momento, está muy claro que las suposiciones arraigadas sobre el dominio de décadas de estos actores han sido sacudidas. La idea de mantener a los palestinos y su administración bajo asedio y ocupación militar indefinidamente ya no es un hecho. Este cambio en la dinámica colonial es importante, sobre todo por el sentimiento de esperanza que infunde en los palestinos a pesar de nuestro creciente dolor y sufrimiento debido a las atrocidades cometidas por el régimen israelí.

Aunque este momento no tiene precedentes en muchos sentidos (incluidas sus violentas consecuencias), también debemos ser conscientes de que este momento no surgió de la nada ni fue un incidente aislado. Más bien, es el último de una larga lista de movimientos que han desafiado el proyecto colonial durante los últimos setenta y cinco años. Ejemplos de tales movimientos en los últimos años incluyen la Intifada de la Unidad, la fuga de la prisión de Gilboa, las huelgas de hambre de los presos, la campaña para salvar el barrio de Sheikh Jarrah e incluso una serie de informes que condenan el apartheid israelí. Estos movimientos de resistencia son una cadena interconectada. Eso da forma a nuestra comprensión de lo que implica la confrontación: el colonialismo de colonos israelíes en todos los niveles.

Aunque continúa el debate crítico sobre las tácticas utilizadas en algunos de estos movimientos dentro de la sociedad palestina, cada uno sin duda contribuye a expandir la imaginación indígena con respecto a la lucha anticolonial. Si bien el régimen israelí y sus aliados han reducido sistemáticamente las fronteras palestinas y reducido la posibilidad de retorno, esta resistencia nos recuerda que todas las barreras –ya sean los muros de las prisiones, las fronteras geográficas o las fronteras psicológicas– son resistentes y, en última instancia, pueden ser destruidas.

Por supuesto, todo esto se produce en el contexto de una devastación masiva en Gaza, donde el ejército israelí ha matado a miles y herido a un número cada vez mayor de personas. La magnitud del daño y la destrucción está más allá de toda comprensión, y los palestinos –especialmente los que viven en Gaza– tendrán que afrontar las consecuencias de la última campaña genocida del régimen israelí en los años venideros. Mientras trabajamos para reescribir lo que somos capaces de hacer, no debemos perder de vista el poder de este cambio de paradigma y debemos utilizarlo como insumo para reimaginar las características de un futuro descolonizado.

—–––––––––––

Este debate se publicó originalmente en la web de La Red de Política Palestina. La Red de Política Palestina se lanzó en abril de 2010 como el primer grupo de expertos palestino independiente y transfronterizo. Reúne a más de 200 analistas de todo el mundo para producir análisis políticos críticos y formular visiones para un futuro liberado y autodeterminado. 

Alaa Tartir

Alaa Tartir es responsable de políticas y programas en Al-Shabak, La Red de políticas palestinas, y director e investigador principal del Programa para Medio Oriente y África del Norte en el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo. Siga a Tartir en Twitter (@alaatartir) y lea sus escritos en su sitio web www.alaatartir.com 

Tariq Kenny-Al Shawwa

Tariq Kenny-Shawwa es el compañero político de Al-Shabaka en Estados Unidos. Tiene una maestría en asuntos internacionales de la Universidad de Columbia y una licenciatura en ciencias políticas y estudios de Oriente Medio de la Universidad de Rutgers. Puede seguir a Tariq en Twitter @tkshawa y visitar su sitio web en https://www.tkshawa.com/ para ver más de sus escritos y fotografías. 

Fathi Nimr

Fathi Nimer es el compañero político de Al-Shabaka en Palestina. Tiene un máster en Ciencias Políticas de la Universidad de Heidelberg, es cofundador del sitio web DecolonizePalestine.com, y es considerado uno de los referentes del conocimiento sobre la cuestión palestina. 

Yara Hawari

Yara Hawari es la principal analista de la red en Palestina. Recibió su doctorado en Política de Oriente Medio de la Universidad de Exeter, donde impartió varios cursos de pregrado, y sigue siendo investigadora honoraria de la universidad.  

Introducción

El genocidio del régimen israelí contra los palestinos en Gaza ha causado una devastación generalizada en la asediada Franja. Los intensos bombardeos se han cobrado la vida de miles de palestinos y ha desplazado de sus hogares a más de un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alaa Tartir /

Autor >

Tariq Kenny-Shawa /

Autor >

Fathi Nimr /

Autora >

Yara Hawari

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí