1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

Amnistía no internacional

En general, recurrirá al TC todo el mundo con toga, incluso miss Toga Mojada 1987, si ha firmado algún manifiesto de esos. Pero hasta el TJUE todo será un sinvivir

Guillem Martínez 14/11/2023

<p>Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. / <strong>Luis Grañena</strong></p>

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. / Luis Grañena

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- Hace unas horas que se filtró el texto de la amnistía. El documento –reformable, y que admitirá negociaciones y cambios– posee, como una actriz retirada, restos de su juventud salvaje, cuando la ley estaba siendo pactada. Tal vez por ello conserva, al menos, dos fósiles furiosos, dos retratos de la amnistía adolescente, no eliminados en el pitote del redactado final. Uno tal vez alude a la inteligencia del Estado –esa inteligencia paralela a la inteligencia; no se pierdan el punto 8–, y el otro a la inteligencia del pagès –la inteligencia del pagès es la desconfianza, decía Pla; la desconfianza es, a su vez, algo más cercano a la maldad que a la inteligencia; vamos, que nunca acaba bien, como verán en el punto 9–. Se trata de un texto accidentado, al punto que cuando iba a ser registrado en el Congreso, ERC se negó a firmarlo, por lo que, por miedo escénico y, otra vez, por la desconfianza –del pagès–, el resto de grupos que habían acordado hacerlo se hicieron los suecos, de manera que el PSOE se quedó solo en su tramitación. Lo que no es un símbolo edificante de lo acaecido, sino un recordatorio de que, quien con niños se acuesta, se despierta mojado. La amnistía, como veremos en breve, en fin, tiene rasgos de haber sido redactada por personas próximas al Estado, a su mentalidad –no siempre happy flower y enrollada–, al lenguaje jurídico, a la cultura del Estado de Derecho. Pero también, por lo dicho, por críos. Unos críos, con la inteligencia del pagès, que conocemos desde hace diez años.  

2- El texto se asienta en lo sólido. No es, por lo tanto, lo que hemos ido llamando procesismo cat o esp. No es una ley que anula sentencias franquistas sin anularlas en absoluto, o que proclama una indepe sin proclamarla para nada. No es una ley emitida para simular una labor legislativa. Y aquí, inciso. ¿Cuándo empezó el procesismo, por cierto? ¿Cuándo se vio que era posible redactar leyes, o algo con ese aspecto, que no servían para ser aplicadas, incluso que no servían para nada? ¿Fue un invento cat? No. Posiblemente, toda esa vía hacia la nada arranca con la Ley de Dependencia, la primera que nació desprovista de la pasta para realizar lo que aseguraba, la primera ley que no quiso serlo. Fin del inciso. La lectura de la ley de amnistía, por cierto, no solo parece no ser así, sino que no hace daño a los ojos. 

Como argumentario de su constitucionalidad, y en contra del PP y de Vox, se recuerda que en la CE78 “no tiene cabida un modelo de democracia militante”

3- La Exposición de motivos es sólida. La ley vela por no ser desarticulada en el TC y, muy importante –no se pierdan el punto 8–, por no ser invalidada por el TJUE, algo que será determinante en el futuro de esta ley. Se arma de autoridad, jurisprudencia y precedentes locales y europeos. Convoca el derecho europeo. Explica los “delitos y conductas determinantes” para ser usuario de la amnistía, establece los límites temporales –1E 2012-13N 2023; once añitos–. Especifica los delitos sensibles de ser amnistiados. Es especialmente importante un fragmento del redactado, en el que, como argumentario de su constitucionalidad, y en contra del punto de vista propagandístico y doctrinal del PP –su punto de vista desde los noventa– y de Vox, se recuerda que en la CE78 “no tiene cabida un modelo de democracia militante” –esto es, que requiera una adhesión obligatoria, cosa presente, por otra parte, en otras constituciones europeas cercanas, como la de la RFA–. Esto es algo novedoso. Bueno, quiero decir que no es novedoso, pero sí que lo es decirlo. En la uni lo estudiábamos, y en la realidad no lo hemos visto desde hace 30 años. Es más, se han cerrado diarios y prohibido partidos por eso. Por lo mismo, es novedoso que el PSOE abra la boca de la cara y siembre doctrina alejada del PP, ese partido que ha monopolizado la interpretación constitucional desde los noventa, y así nos lucen estos pelos. Importante: el procesismo asume a lo largo del texto, se come con patatas, vamos, el Régimen del 78. Sin especiales dificultades. Explicación: el procesismo era el R’78 en el trance de defenderse, como se entiende en el punto 4.

4- En esta emisión de preámbulo, desaparece la cosa lawfare –lo que es bien, que diría Cruyff; aludir a eso supondría un lastre en el TC–. El inicio del conflicto se sitúa en la sentencia del TC de 2010 contra el Estatut. En esta emisión, no se retrotrae a 1714. Ni al Pleistoceno. Se podría decir, por tanto, que este preámbulo no satisface la propaganda procesista. Pero, lamentablemente, no es así. La ley otorga al procesismo un par de regalos importantes, inesperados y, lo veremos o no en el futuro, peligrosos. El primer regalo es denominar, en este preámbulo, “referéndum” a la manifestación, protesta o consulta duramente reprimida de 2017. Esto es, un Govern que no supo cumplir su promesa de organizar un referéndum –lo que llevó a cabo se alejó muy mucho de lo considerado como tal por la Comisión de Venecia– organizó ahora, en efecto, un referéndum, según afirma la ley –si bien sólo en su preámbulo–. El otro regalo consiste en la definición del procés. Un proceso que nació para desplazar el descontento social absoluto cuando, con los votos de CiU y de PP, se recortó radicalmente el bienestar en Catalunya, que apuró la curva en 2014, y que quiso volver a apurarla en 2017 –sin conseguirlo en esa ocasión, también por la oposición de la huelga japonesa de la Justicia–, que jamás quiso la indepe, al punto que tomó el pelo a la sociedad y al Parlament tramitando una DUI fake –un texto que, literalmente, animaba al Parlament a proponer, algún día, una DUI–, es presentado por la ley ahora como “un proceso independentista”. Ole tú. Estos dos regalos/goles ayudan a dibujar la ley. 

Debería haber un compromiso con la sociedad que vivió estos últimos diez años con la percepción de vivir abusos de la Justicia y de la mentira

5- La ley es un objeto democrático que, insistimos, aporta su propia argumentación y defensa ante el TC y el TJUE –argumentación y defensa, por cierto, muy buenas, astutas, inteligentes, documentadas, sabihondas, niqueladas y democráticas–. Pero también es, todo lo contrario, un pacto político. Tres partidos –PSOE, Junts y ERC; no se pierdan el punto 8– pactan el fin de un problema político –es decir, entre políticos, de políticos, que afecta al futuro de unos políticos inhabilitados y perseguidos hasta la cárcel y el exilio, y a otros que quieren ser, como todo el mundo, gobierno–. También se solucionan algunos aspectos sociales dramáticos y no menores, como la situación penal de 309 ciudadanos –mil y pico, según Junts; son los mejores en lo suyo, por lo que hay que agradecerles que no digan que son 7.864.367–, y 73 policías. Pero no soluciona el gran problema social del procesismo: la mentira, el uso más intensivo de la mentira desde los atentados de Atocha, ingrediente de la extrema derecha local inspirado en el trumpismo planetario: ese combo que suprime, que pulveriza, por innecesaria, a la sociedad. Debería haber alguna alusión a la mentira, o esta amnistía –netamente democrática– sería una mera transacción que disculpa y otorga futuro a una extrema derecha regalándole sus mentiras como ciertas, a cambio de un gobierno de coalición. Debería haber un compromiso con la sociedad que vivió estos últimos diez años con la percepción de vivir dos abusos: un abuso de la Justicia –que soluciona esta amnistía–, y un abuso de la mentira –que no soluciona en absoluto esta amnistía–. 

6- Pero esta ley no aludiría al procesismo sin tener su festival del humor. Ahí va el punto 8, que viene después del 7.

7- Son muy importantes en esta ley los artículos 4.4, segundo párrafo, y el 10, segundo párrafo indeed. Veámoslo. Busquen una silla y, si tienen acceso a ello, un Cardhu.

Se solucionan algunos aspectos sociales dramáticos y no menores, como la situación penal de 309 ciudadanos

8- Art. 4.4, segundo párrafo: “…se alzarán las (…) medidas cautelares incluso cuando tenga lugar el planteamiento de un recurso o una cuestión de inconstitucionalidad contra la presente ley o alguna de sus disposiciones”. Traducción: si un juez o un fiscal plantean un recurso, o si un juez, el TS, hasta el cabo, envían la ley al TC, eso no impedirá que se envíen al garete las medidas cautelares sobre los imputados sensibles de ser amnistiados. Esto es un homenaje a la bella y culta ciudad de Waterloo, donde residen Puigdemont, Comín, Ponsatí y Puig, imputados sobre los que se han lanzado cautelares –son medidas previas a un juicio; en este caso, las mayores serían las órdenes de búsqueda y captura–. Estos acusados, en virtud de este artículo 4.4, se quitan las cautelares de encima, incluso en el caso, muy probable, de que el TC admita a trámite la ley. Pueden ir a BCN, en principio, cuando quieran, una vez se publique en el BOE la ley –no será pronto, no se pierdan el punto 11–. Por lo mismo, ese artículo no ofrece beneficio alguno a las personas que ya no tengan cautelares, porque ya han sido juzgadas. Se trata de los políticos ya juzgados y condenados por el TS. Entre ellos, Junqueras, que seguiría estando inhabilitado, y por tanto, no podría presentarse a unas elecciones hasta que el Supremo decida qué hacer con él. El 4.4 es, se supone, una idea de Junts/lo que da de sí la inteligencia de Junts. Una triquiñuela para, como decimos los juristas de Princeton, dar por el XXXX con una caña rota a Junqueras. Cosa que hacen con total efectividad, sin que al parecer Junqueras se haya enterado. Pues bien, hemos amnistiado a estos pollos que llevan más de diez años dándose collejas como estas. Es la inteligencia del pagès, que decía Pla. Y a eso le hemos llamado procés o, en esta ley, “proceso indepe”. 

9- Pero aquí viene lo divertido: las cautelares no desaparecerán. De hecho, no está claro que esta amnistía se llegue a aplicar, o al menos a corto o medio plazo. La razón: la ley se protege –muy bien, por cierto– del TC. Pero no del TJUE, que es donde irá a parar la ley en cuanto un juez, o el TS, o el CGPJ, o el gato, pidan una cuestión prejudicial al TJUE. La ley no ofrece ninguna defensa real a lo que haga el TJUE. Porque no la hay. Es otra instancia, otra casilla, otra lógica. Y, además de todo eso, es un trámite normalmente lentísimo. Es posible que alguien de Junts –no lo creo; pero es posible– lo haya pensado, y le haya hecho una pregunta al respecto al pollo del PSOE con el que negociaba. Y que el pollo del PSOE le haya dicho lo que pone en el artículo 10, segundo párrafo: “Las decisiones” –de los órganos judiciales respecto de la amnistía– “se adoptarán en el plazo máximo de dos meses, sin perjuicio de los ulteriores recursos, que no tendrán efectos suspensivos”. Esto es, el del PSOE le contestó que las cautelares no volverían nunca jamás, bajo ningún concepto. Y por eso lo repite en este artículo, en el que alude a que ni el TC, ni nadie, puede suspender nada de la ley, salvo, claro, el TJUE. Pero eso último no lo dice. Es la aludida inteligencia de Estado, negociando con los sioux, en este caso. 

La ley de amnistía está blindada ante la judicatura española, pero no ante el TJUE. No hay fecha por tanto para sea efectiva

11- Sobre el futuro inmediato del texto. Una vez presentado debe ser admitido por la Mesa del Congreso, y pasar por el Pleno –hasta aquí ya ha pasado un mes, en números redondos–. Debe pasar por la comisión del ramo, y se le plantearán enmiendas –casi otro mes, pongamos–. Y luego debe ser votado en el Pleno. Y aquí empieza lo divertido: debe pasar al Senado, de mayoría PP y en el trance de reformar su reglamento para dar para el pelo a la ley de amnistía. Si esa reforma tira para delante, y no la para un toque del PSOE al TC –que puede pararla; o no–, la cosa puede dar para otros dos o tres meses más. Luego tiene que volver al Congreso. La ley sería válida cuando pase del Congreso a las páginas/pantallas del BOE, previa firma del monarca. Momento en el que, zas, el TS, como mínimo, lo recurriría al TC. O/y, tal vez, emitiría una cuestión preliminar al TJUE. Lo mismo harían, se supone, los jueces que tienen casos sensibles de ser amnistiados. En general, recurrirá al TC todo el mundo con toga, hasta miss Toga Mojada 1987, si ha firmado algún manifiesto de esos. Y togados cerebrales, como los presidentes de las 800 Comunidades Autónomas dirigidas por la Hermandad de los Barones Ofendidos. Los manifiestos, que esta semana proliferaron como setas, en los que todo aquello que pudiera llevar toga declaraba su inquebrantable adhesión al Glorioso Movimiento Judicial, son un indicio de beligerancia. Veremos. Como ya han visto en el punto 8, la ley de amnistía está blindada ante la judicatura española –relativamente; ya encontrarán una vía de acceso; como decía mi abuelita, cuando el demonio se aburre mata moscas con la cola; nunca supe del todo qué significaba eso, pero todo texto con la palabra cola siempre es divertido–, pero no ante el TJUE. No hay fecha por tanto para que la amnistía sea efectiva. 

12- Se supone que Junts y ERC lo saben. O no. Siempre han estado pésimamente informados y asesorados. Nos vemos en la investidura, amiguitos. 

1- Hace unas horas que se filtró el texto de la amnistía. El documento –reformable, y que admitirá negociaciones y cambios– posee, como una actriz retirada, restos de su juventud salvaje, cuando la ley estaba siendo pactada. Tal vez por ello conserva, al menos, dos fósiles furiosos, dos retratos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí