1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

memoria

La importancia de llamarse Chillida

Las celebraciones hagiográficas del centenario del escultor vasco omiten toda mención a su juventud ‘falangista ultra y radical’

Hedoi Etxarte 10/01/2024

<p>El escultor donostiarra Eduardo Chillida en una imagen fechada en 1973. / <strong>Kutxa Fototeka</strong></p>

El escultor donostiarra Eduardo Chillida en una imagen fechada en 1973. / Kutxa Fototeka

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Este 10 de enero de 2024 se cumplen cien años del nacimiento de Eduardo Chillida. Será, como la prensa de los últimos días de diciembre de 2023 auguró, uno de los personajes de este año que comienza. El primer fin de semana de enero, el Diario Vasco –diario guipuzcoano del grupo Vocento– publicó un suplemento especial de más de 80 páginas (con textos, entre otros, del presidente de Gobierno, del lehendakari y del alcalde de Donostia-San Sebastián); al día siguiente, El País Semanal le dedicó su portada y su reportaje central, y Zazpika –el suplemento dominical del diario abertzale de izquierdas Gara– hizo lo propio. Sin embargo, para perplejidad de algunos, hay dos cuestiones centrales de la vida del escultor donostiarra que, pese a ser públicas, se mantienen ocultas en estas tres hagiografías y en los reportajes que se publican sobre el autor.

En 2023, se celebró el 50º aniversario de la muerte de Pablo Neruda. En los reportajes de la efeméride, junto con el repaso por sus obras literarias y sus posiciones políticas, a casi ningún periodista se le olvidó mencionar dos cuestiones fundamentales del poeta: violó a una mujer y abandonó a su hija.

También en 2023 se conmemoraron los 50 años de la muerte de Pablo Picasso. Como en el caso de Neruda, en todos los reportajes de cierta extensión los periodistas subrayaron que aquel magnífico pintor y persona comprometida contra el nazismo y la barbarie de las guerras imperialistas era también un maltratador de mujeres.

En el nombre del padre

El sábado 6 de enero de 2024, el Diario Vasco, “decano de la prensa guipuzcoana”, incluía un suplemento a color de 84 páginas con el título “Eduardo Chillida 100 años”. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España (PSOE), aportó un texto a la separata donde recordaba una anécdota que nunca puede faltar sobre los inicios del escultor: “El joven Eduardo abandonó sus estudios de Arquitectura en Madrid para fichar por la Real como portero en 1942, el año en que su aita, Pedro Chillida, era nombrado presidente del club txuri urdin. Su carrera como guardameta terminó por una lesión grave: tras cinco operaciones, tuvo que abandonar su carrera como futbolista. Por fortuna para todos, retomó la actividad artística y encontró en la escultura su expresión natural”.

Este relato se repite siempre en la propaganda sobre Chillida. Aunque cabría esperar que un presidente del PSOE supiera cuál debía de ser la ideología de un presidente de un equipo de fútbol de Primera División en la España de 1942, Pedro Sánchez obvia este detalle. Pues, ¿quién era el aita de Eduardo Chillida? ¿Y cómo logró ser presidente de la Real de 1942 a 1945? 

El aita, Pedro Chillida Aramburu, era militar desde 1909 y fue uno de los cuatro hombres que organizó el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 en San Sebastián

El aita, Pedro Chillida Aramburu, era militar desde 1909 y fue uno de los cuatro hombres que organizó el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 en San Sebastián. Pertenecía al grupo ultracatólico Derecha Vasca (DVA), que desde la fundación de la Segunda República Española conspiró para que volviera la monarquía. El capitán de infantería Pedro Chillida era uno de los jefes que organizó grupos paramilitares para el golpe. 

Certificado de la medalla concedida a Pedro Chillida (padre del artista) por organizar el golpe de 1936 y participar en la guerra. 1943, año en el que era presidente de la Real y su hijo, Eduardo, el portero.

Certificado de la medalla concedida a Pedro Chillida (padre del artista) por organizar el golpe de 1936 y participar en la guerra. 1943, año en el que era presidente de la Real y su hijo, Eduardo, el portero.

En cualquier caso, en San Sebastián el golpe fue neutralizado por los anarquistas. El fracaso del intento de golpe fue tan grande que para el mediodía del 18 de julio, el grupo de Chillida, compuesto por militantes de DVA y de Renovación Española, se había disuelto y sus integrantes intentaron volver a su vida cotidiana para no ser identificados como golpistas. Sin embargo, el 20 de julio, los leales a la República hicieron preso a Pedro Chillida. Estuvo en la cárcel de Ondarreta hasta que el 9 de septiembre fue trasladado a Bilbao a bordo del barco-prisión Arantzazu-Mendi. Allí permaneció hasta que el 14 de diciembre fue trasladado a la cárcel de Carmelo en Bilbao. El 19 de junio de 1937 “fue liberado Bilbao por […] las gloriosas tropas” de Franco, y Pedro Chillida se entregó a las autoridades militares de San Sebastián y Burgos. Chillida continuó la guerra hasta el final y más allá.

Mientras Pedro Chillida era presidente de la Real Sociedad, siguió siendo un militar golpista convencido, como bien recoge la Hoja matriz de servicio, el detallado currículum de su itinerario en el ejército que la propia armada de infantería conserva (y se puede consultar en el Archivo Militar de Segovia). Pedro Chillida fue un cazador de rojos hasta que se retiró en 1951, incluso llegó a ser juez militar en juicios sin garantías donde decidió si los acusados debían morir o no. Pese a la sorpresiva impermeabilidad de internet con respecto a esta información, las monumentales obras de Vicente Talón (Memoria de la guerra de Euskadi 1936, Plaza&Janés, 1988), Manuel Chiapuso (Los anarquistas y la guerra en Euskadi, Txertoa, 2009) o Germán Ruiz Llano (Militares y Guerra Civil en el País Vasco. Leales, sublevados y geográficos, Ediciones Beta, 2019) detallan el itinerario de aquel presidente de equipo de fútbol que, como todos los de aquella época en España, era ferviente partidario de Franco.

En el nombre del hijo

Nadie decide quiénes son sus padres y, por tanto, nadie debe ser juzgado, desde luego, por lo que sus padres hicieron. Ni es un mérito ni lo contrario. También es cierto que, en cada ocasión que Eduardo Chillida menciona a su padre en Conversaciones (edición de la hija del escultor, La Fábrica, 2021), por ejemplo, nunca marca distancias respecto a sus quehaceres militares y sí un gran agradecimiento por el apoyo que recibió de él. 

Todas las recapitulaciones de la vida del escultor suelen recoger distintos momentos que muestran “su compromiso ético y estético” así como su “compromiso ciudadano” (Borja Hermoso, El País Semanal). Tratan así de mostrar un compromiso político que jalona el dibujo del logotipo de las gestoras pro amnistía en 1977, el mismo año en que escribe al rey Juan Carlos I una carta en la que se lee: 

“Los presos políticos vascos que aún quedan en la cárcel son considerados por una gran mayoría de nuestro pueblo como hombres que han luchado contra una opresión intolerable ejercida por el Estado […] Creo que sería de gran importancia que V. M. pudiera ver con ojos de vasco el problema de la amnistía total”.

En 1996, Chillida se dirige a ETA para pedir la liberación del empresario José María Aldaya, secuestrado durante casi un año

Casi veinte años después, en 1996, Chillida se dirige a ETA, como recuerda el lehendakari Iñigo Urkullu, para pedir la liberación del empresario José María Aldaya, secuestrado durante casi un año: “Demostrarnos que sois capaces de hacer una buena acción. Soltar a Aldaia y colaborar para buscar la paz para todos”. Al año siguiente, hizo lo propio ante el secuestro y la amenaza de muerte de Miguel Ángel Blanco: “Vuestra actitud está dañando a este pueblo y a cualquier hombre bien nacido. Soltar a Miguel Ángel y que entre todos seamos capaces de arreglar en paz y diálogo los problemas”.

El escultor en una imagen de 1969. / Picryl

El escultor en una imagen de 1969. / Picryl

Sin embargo, hay una anécdota que atraviesa la vida de Eduardo Chillida y que Xavier Valls (pintor y padre del ex primer ministro de Francia Manuel Valls) recogió en sus memorias (La meva capsa de Pandora, escritas junto a Julià de Jòdar, Quaderns Crema, 2003), pero jamás aparece en el itinerario político que los medios dibujan sobre el escultor. Esta anécdota siniestra la difundió en 2011 Mikel Iturria en su blog Pedradas (traduzco del catalán, pp. 59-61):

“El 26 de junio de 1949, se celebraba en la Cité Universitaire el tradicional Garden Party de fin de curso. Como cada año, los pabellones de los distintos Estados izaban la bandera propia. Recuerdo aquel domingo por la mañana, unos cuantos compañeros tumbados encima del césped del parque viendo ondear, por primera vez desde hacía años, la ‘enseña nacional’ en el pabellón español. Oriol Palà enfureció con razón, pero nosotros le aconsejamos que no hablara tan alto porque, a unos metros de distancia, estaban Eduardo Chillida y Pablo Palazuelo, que hacían rancho aparte y habían dicho, poco antes, que Franco no había liquidado a todos los ‘rojos separatistas’. Por la tarde comenzaron las fiestas en los pabellones, y en el de España la directora Maravall hizo servir horchata hecha con un saco de chufas traídas expresamente de Valencia. De repente se oyó un gran estruendo, seguido de unos gritos provenientes de la habitación del primer piso de un estudiante que se llamaba Peres y que no había cerrado con llave. Jaume Sunyer, Lamote, Perich y yo mismo corrimos escaleras arriba y encontramos en el suelo a Jordi Anguera, a quien Palazuelo daba patadas, mientras sangraba porque un diente le había perforado el labio inferior. Menos mal que los doctores Lamote y Perich, altos y fuertes, impidieron que Chillida diera un empujón a Oriol Palà para defenestrarlo cuando ya tenía un pie en el alféizar para llegar a la bandera española y quitarla de su palo. Una vez en tierra, Chillida continuaba dándole patadas a Oriol por todo el cuerpo; acudieron más compañeros cuando los dos siniestros ‘cruzados de Cristo Rey’ se esfumaron dentro del piso de los Maravall, que les dieron cobijo. Más muerto que vivo, Jordi Anguera pasó la noche en mi cama y yo dormí en el suelo, con la puerta bien cerrada. Oriol Palà, a quien la cara se le fue hinchando tanto que le desaparecieron los ojos, pasó la noche en la habitación –probablemente él mismo no recuerde dónde– de Sunyer o de August Puig. El incidente llamó mucho la atención en el interior de la Cité Universitaire y muchos estudiantes de diferentes colegios se relevaban para impedir que Chillida y Palazuelo se escabulleran. […].

“No supimos nada durante mucho tiempo de los dos agresores pero, cada vez que uno de ellos exponía en la Galerie Maeght, yo acudía poco después y, al firmar el libro de visitas, como es costumbre en París, ponía bajo mi nombre: ‘Aún me acuerdo del Garden Party de 1949’ [en castellano en el original]. No servía de nada, pero me satisfacía no haber perdido, como tantos otros, la memoria”.

Suplementos y libros dedicados a Chillida. / H. E. 

Suplementos y libros dedicados a Chillida. / H. E. 

Más adelante, Xavier Valls cuenta la continuación de la historia casi treinta años después, en 1977:

“A principios de marzo fuimos un día a Madrid, con Pierrette y Théo, para asistir a la cena que ofrecían los Mignoni para celebrar los diez años de la Galería Theo. Después de cenar, todos iban de mesa en mesa y Jaime del Valle-Inclán y yo nos sentamos en la del pintor Pepe Caballero y el crítico José María Moreno Galván. Mientras tomábamos una copa con ellos, se acercaron Eduardo Chillida y su mujer. Pepe Caballero quiso hacer las presentaciones y Jaime le dijo que sabía quiénes eran por Valls. Yo añadí que siempre recordaba los hechos del pabellón de España en la Cité Universitaire de París durante la Garden Party de 1949. La mujer de Chillida quiso marchar con la excusa de que estábamos ‘bebidos’, pero él dijo que no le importaba que yo explicara lo que había sucedido. Ella continuó diciendo que yo estaba ‘borracho’, pero él no se movió, y Jaime insistió en que se lo contara todo a Moreno Galván y a Pepe Caballero, mientras él se alejaba de la mesa. Expliqué con todo lujo de detalles la brutal agresión y Eduardo Chillida la escuchó, quieto. En medio del silencio que se formó, el escultor me contestó que lo sentía mucho, pero que había actuado bajo la influencia del ambiente familiar porque su padre era militar. Dando un golpe en la mesa le dije que, a nuestros veintiséis años de entonces, era bastante cínico echar la ‘culpa a papá’, y que, si todos los hijos de militares hubieran sido como él, habrían quedado bien pocos españoles. Mientras él no dejaba de escucharme, su mujer le tiraba del brazo para llevárselo hasta que me dijo que me callara de una vez, diciendo ‘que era de Estella’. Yo le repliqué que, justamente, Estella era la ciudad más carca y facha que conocía, y así marcharon, con el rabo entre las piernas de nuestra mesa. Jaime, que nos observaba de lejos, volvió a sentarse a mi lado, y yo, que hacía tantos años que lo llevaba en mi buche, me quedé bien tranquilo y satisfecho –mucha gente y amigos residentes en el Colegio de España conocían la actitud que habían tenido Chillida y Palazuelo, pero todos la callaban” (pp. 186-188).

Y del espíritu santo

El centenario del nacimiento de Eduardo Chillida podría dar para un sinfín de investigaciones y debates interesantes en torno a las políticas culturales. En el caso español, al vínculo entre la acumulación económica que para ciertas élites supuso el golpe de 1936 y su relación con ciertos artistas e iniciativas culturales. En el ámbito vasco, no sólo habría que estudiar el caso de Chillida, desde luego.

Tanto Chillida como su esposa Pilar Belzunce, verdadera gestora de su patrimonio, siempre tuvieron un gran don de posicionarse a favor del poder

Tanto Chillida como su esposa Pilar Belzunce, verdadera gestora de su patrimonio, siempre tuvieron un gran don de posicionarse a favor del poder, ya fuera el poder nacionalcatólico en los años cincuenta, el franquista en los sesenta, o el del PSOE y la monarquía española a partir de los ochenta. Mantuvieron excelentes relaciones con el PNV y el Gobierno vasco. También supieron ganarse el favor de la socialdemocracia alemana (no hay lugar con poder económico o político en la Alemania Federal que no tenga su gran o pequeño Chillida: de Berlín a Bonn, pasando por Münster, Múnich y Düsseldorf).

La única escultura frente a la casa de la cancillería alemana en Berlín: un Chillida del año 2000. / Norbert Nagel  

La única escultura frente a la casa de la cancillería alemana en Berlín: un Chillida del año 2000. / Norbert Nagel  

Pese a la voluntad de silenciamiento de la prensa, en 2006 el escultor, pintor y director de cine Nestor Basterretxea (una suerte de tercero en discordia entre Chillida y Oteiza) respondía de este modo a Irune Berro en una extensa entrevista al diario Berria:

“Algún día alguien escribirá El otro Chillida. Era capaz de hacer cualquier cosa para aparecer por encima de los demás. Hizo todo lo posible para quitarnos del medio. Era un fascista. Su padre fue uno de los hombres de Mola en Gipuzkoa. La gente no conoció al verdadero Chillida, no sabe quién fue, o puede que sí, pero no tenemos memoria histórica. Es una pena, porque sin memoria no somos nada. Sin memoria, los antiguos fascistas son los actuales demócratas”.

Seis años después, en el mismo diario, a la periodista Irune Lasa le espetó lo siguiente:

“Me parece un abuso lo de Chillida-Leku. Es el negocio familiar de una familia. Como si yo cobrara porque la gente entrara aquí. Y cuando las cosas se ponen mal, van a pedir dinero al Gobierno vasco. El padre de Chillida era uno de los hombres de confianza de Mola. Ese muchacho fascista de golpe se convierte en abertzale, como si fuera una tortilla. Y además, para su fortuna, los mendrugos del Gobierno vasco le creen. Aparece en manifestaciones… la gente me pregunta que por qué no voy a manifestaciones. ¡No necesito ir a manifestaciones para decir que soy abertzale!”.

No es Berria el único diario en el que se recogen afirmaciones de este tipo. En abril de 2014, Juan Pedro Quiñonero firmaba una pieza en el ABC sobre Manuel Valls que decía lo siguiente:

“Valls-padre había vivido una temporada en el Colegio de España de París, en la Ciudad Universitaria. Valls-hijo escuchó en incontables ocasiones las historias de su progenitor en aquel lugar, donde imperaba un ‘guerracivilismo’ ideológico atroz. Es célebre la historia del escultor Eduardo Chillida, en su juventud falangista ultra y radical, que dio una paliza a un joven catalán, amigo de Valls-padre y del futuro esposo de Pierrette Gargallo, la hija y heredera de Pablo Gargallo, uno de los grandes escultores españoles del siglo XX. Cuando Valls-padre comenzó a instalarse en la capital francesa, sus amigos y tertulianos (en el Café Mabillon, entre otros) eran un buen reflejo de aquel ‘guerracivilismo’ traumático”.

La pregunta es: ¿por qué se omite esa paliza con motivación política de Eduardo Chillida? ¿Por qué se oculta cómo logró Pedro Chillida ser presidente de la Real y su hijo el portero del equipo? ¿Qué poder intimidatorio tienen los gestores de su patrimonio artístico? ¿Por qué hay una obsesión, en los gestores de la fortuna que genera el escultor, en mostrar a un Chillida vinculado a los derechos humanos y el diálogo entre diferentes y, sin embargo, siempre se omite “su juventud falangista ultra y radical”?

Sigamos, como recomiendan los historiadores del arte, el rastro del dinero: en rotondas, museos y jardines de instituciones pudientes, desde Jerusalén hasta Gernika. Una pregunta por cada amasijo de acero.

Este 10 de enero de 2024 se cumplen cien años del nacimiento de Eduardo Chillida. Será, como la prensa de los últimos días de diciembre de 2023 auguró, uno de los personajes de este año que comienza. El primer fin de semana de enero, el Diario Vasco –diario guipuzcoano del grupo Vocento– publicó un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Por supuesto es una deshonra para Chillida lo que cuentan de su pasado falangista y sobre todo de la paliza a aquel estudiante indefenso, pero mi pregunto si el autor habría escrito algo semejante si el pasado de Chillida fuera, por ejemplo, etarra.

    Hace 3 meses 6 días

  2. juan-ab

    En algunos de los “hierros” de Chillida creí ver los brazos elevados al cielo y sus manos crispadas del Guernica. Después de leer este esclarecedor artículo vuelvo a verlo no con los ojos de quien sufre sino con los del victimario. Ahora, todo ese acero cortén cobra un aspecto siniestro, carcelario, martirizador; “piedras” que toman el aspecto de búnker, como esos reductos de artillería cuyos restos aún perduran por los cabos de nuestras costas. Hoy retorna aumentada la alegría que sentí cuando, gracias a la oposición de tanta gente respetuosa con su tierra, se canceló definitivamente el proyecto “Tindaya”. Muchas gracias, Edoi Etxarte, por escribirlo y a CTXT por publicarlo.

    Hace 3 meses 9 días

  3. josefina-alix-trueba

    Nunca me gustó Chillida, nunca sentí ninguna emoción ante su obra, siempre me pareció falsa. Estos datos, que desconocía, quizás tengan algo que ver con el disgusto y la repelencia que siempre me produjo cualquiera de sus obras. Gracias por sacar a la luz toda esta siniestra historia. Recuerdo ahora una jugosa conversación con el artista chileno Roberto Matta, era la primera vez que escuchaba a alguien criticar con saña a Chillida y me pareció "palabra de diós". Según Matta sus esculturas parecían rebanadas de un queso de Gruyère, me pareció la descripción más perfecta de la obra de Chillida.

    Hace 3 meses 10 días

  4. morenopastorandres

    El camaleón cambia de color según la ocasión. ¡Hay tantos!

    Hace 3 meses 12 días

  5. imanol-arroyo

    Artículo muy interesante y esclarecedor. Conocía algo del padre militar pero no con tanto detalle. Es muy necesario hacer pública esta información, conocer todos los lados de la historia oculta u ocultada de esta familia. En Donosti solo hay halagos, poca gente sabe o habla de su pasado. Pilar Belzunce, la mujer, daría para otro interesante capítulo. Enhorabuena

    Hace 3 meses 12 días

  6. Marcoafrika

    Excelente artículo sobre la impostura y la deshonestidad de personajes encumbrados que nunca fueron valientes u honestos para reconocer, si es que lo pensaban así tras su “aparente" cambio ideológico, que tuvieron un pasado fascista. Siempre es necesario desvelar las miserias. Ahora es demasiado tarde, si en vida no lo reconoció, al menos que la historia no lo olvide.

    Hace 3 meses 12 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí