1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FONSI LOAIZA/ AUTOR DE ‘MACHISMO, MAFIA Y CORRUPCIÓN EN EL FÚTBOL ESPAÑOL’

“Hay otro tipo de oligarcas, pero el caso de Florentino es especial”

Ricardo Uribarri 22/01/2024

<p>Fonsi Loaiza. <strong>/ Fotografía cedida por el entrevistado</strong></p>

Fonsi Loaiza. / Fotografía cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Uno de los periodistas más especializados en sacar los trapos sucios que muchas veces se esconden detrás del mundo del fútbol es sin duda Fonsi Loaiza (San Fernando, Cádiz, 1990). Ni siquiera el hecho de recibir amenazas de muerte tras escribir su primer libro, Florentino Pérez, el poder del palco, al que siguió Qatar: sangre, dinero y fútbol, le ha quitado las ganas de seguir poniendo el foco en asuntos que no existen para la mayoría de los medios de comunicación. Ahora vuelve a la carga con su tercera publicación: Machismo, mafia y corrupción en el fútbol español (Akal), en el que denuncia la mala praxis y la impunidad de muchos de los dirigentes que mandan en el deporte rey. 

¿Cuál ha sido la motivación para escribir este libro?

Yo tenía un encargo para escribir un libro sobre los amos del fútbol y la corrupción, pero en mitad de la escritura saltó el escándalo de Luis Rubiales y entonces incluí el tema del machismo. Tenía que hablar de las 15 jugadoras de la selección española que se atrevieron a alzar la voz y que fueron señaladas por la prensa. Marca llegó a llamarlas chantajistas. Lo que hicieron Mapi León, Patri Guijarro o Claudia Pina, en el mejor momento de sus carreras, renunciando a ir a un evento como el Mundial, merecía que también hablara de ello.

¿Qué cosas novedosas se va a encontrar la gente que lo compre? 

Entre otras cosas, hay conversaciones confidenciales con Iker Casillas en las que me reconoce que detrás de la agencia de representación de futbolistas Best Of You está el hijo de Florentino Pérez. Recuerdo cómo Enrique Cerezo controla el mundo de la producción de cine en España y casos de ataques machistas de los oligarcas del mundo del fútbol. Explico las conexiones de Vox con el hijo de Javier Tebas, que es uno de los impulsores del Instituto de Ciencias Sociales, Económica y Políticas que abrió en Madrid Marion Maréchal, sobrina de Le Pen, de la mano de Vox. También desvelo el caso de un entrenador de porteras en el Real Madrid, Antonio Moreno, que fue denunciado por violencia machista y siguió en el club.

Dice en el libro: “El fútbol es el paradigma de la mafia en España en todo su esplendor”. ¿Tan mal está la situación?

La peor calaña de España, que ya es decir, se aglutina en el mundo del fútbol. No solo los dirigentes de los equipos, sino los propios dirigentes de las competiciones, como es el caso del ultraderechista Javier Tebas, que proviene de Fuerza Nueva, que durante la Transición estaba en contra de la democracia y que se sube el salario de manera abismal apoyado por los clubes. Ha pasado de cobrar unos 200.000 euros en 2012 a 5,6 millones en la actualidad. Una barbaridad para una persona que nunca se interesó por el fútbol porque prefería otro tipo de aficiones, como los toros. Uno de sus hijos tiene una productora de televisión de toros, otro es torero y él entró en el mundo del fútbol para hacerse millonario. Quería estar en política y el poder mediático. Tebas parecía que estaba llamando a que apareciese un partido como Vox antes de que saliera, porque dijo que hacía falta un Le Pen en España. Al final, no solo ha aparecido Vox, sino que su hijo es uno de los que ayudan a Abascal. 

Define los palcos de los estadios como un sitio de mezquindad. ¿Por qué?

Ya decía Jesús Gil que en los palcos de fútbol había que estar porque en democracia cumplían las mismas funciones que las cacerías en tiempos de Franco. Y lamentablemente, no solo en el palco del Santiago Bernabéu, sino en muchos otros, aparecen el concejal de urbanismo, jueces, magistrados, fiscales… Esa congregación lo que hace es llenar los bolsillos de los dirigentes, que se da en otras esferas, caso de Macri, de Berlusconi, y que en España se da sobre todo con Florentino Pérez. 

Gracias a las futbolistas se ha abierto un camino de igualdad. Lo que han hecho es ir en contra de lo que dicta el capitalismo 

¿El caso Rubiales mostró que el fútbol va más lento que la sociedad a la hora de combatir el machismo o es un reflejo del día a día?

Yo creo que es un reflejo de lo que pasa en el día a día y muestra que las futbolistas están a años luz de la concienciación de sus compañeros masculinos. Que los jugadores, salvo casos excepcionales, como Borja Iglesias, no se hayan posicionado a favor de la lucha de las jugadoras, demuestra que, aparte de unos endiosados como millonarios prematuros, se comportan como gentuza. Las declaraciones de Carvajal defendiendo a Rubiales y diciendo que “nosotros estábamos a lo nuestro, ellas están a otras cosas”, habla de cómo son estos jugadores, que dejan de lado a sus compañeras en medio de una lucha grandiosa. Gracias a las futbolistas se ha abierto un camino de igualdad. Lo que han hecho es ir en contra de lo que dicta el capitalismo hoy en día, que te empuja a ser individualista, a ir a la tuya. En cambio, lo que hicieron ellas, no solo Jenni Hermoso, fue unirse de forma colectiva con huelgas, con lucha de clases, para cambiar la concepción de muchas cosas. 

En el libro hace un repaso por lo que llama los amos del fútbol, la mayoría de ellos, empresarios de éxito. ¿Cree que se sirven del fútbol para sus intereses particulares?

Vienen a servirse del fútbol. Además, el éxito que hayan obtenido no es porque sean unos grandes emprendedores, como los medios de comunicación nos venden. Han tenido éxito porque han estado en torno al mundo del fútbol, que te da unas conexiones brutales. Y por eso estos empresarios piratas quieren entrar en ese mundillo. Por ejemplo, Gil Marín, una persona que lo que ha hecho es heredar un club de fútbol de su padre, que a su vez se lo robó a los aficionados del Atlético de Madrid. 

Lo que cuesta es encontrar a algún dirigente del fútbol que no haya estado relacionado con alguna causa con la justicia, bien sea deportiva o extradeportiva.

Encontrar a gente honrada en ese mundillo se antoja casi imposible. Por eso hay que resaltar el valor de las futbolistas, que han demostrado una gran diferencia frente a los jugadores masculinos, que se han comportado como unos garrulos y están controlados por los que están en los palcos. Ellos son unos títeres de los que mandan en el fútbol.

Hay un detalle que cuenta sobre Florentino Pérez y la Agencia Tributaria que denota la impunidad que cree tener esta gente.

Cuando empiezan las inspecciones de Hacienda, Florentino amenaza con paralizar la competición, porque para él eso es inadmisible, piensa que cómo pueden investigar a los clubes cuando dan tanto a la sociedad. Cerezo también declaró que cómo era posible que los estuvieran investigando. Se creen por encima del bien y del mal y no se les puede hacer ningún tipo de inspección. O el caso de Football Leaks, que destapó la trama de dinero en paraísos fiscales de los clubes y nadie ha pagado por nada. A Cristiano Ronaldo le impusieron una pena de 23 meses de cárcel y al final no entró en prisión por un mes. Sobre todo porque le prescribieron delitos en un caso en el que estaba implicada Marta Silva, que fue directiva del Real Madrid, asidua al palco del Bernabéu, y, como abogada general del Estado, bajó al vestuario a pedirle un autógrafo para sus hijos a Cristiano. 

A Rubiales lo considero una especie de Villarejo del fútbol. Grababa todo, tenía gente detrás que le hacía el trabajo sucio

¿Sin la red de contactos y vinculaciones que tenía en la clase política, Rubiales habría durado tanto en su cargo?

A Rubiales lo considero una especie de Villarejo del fútbol. Grababa todo, tenía gente detrás que le hacía el trabajo sucio y mantenía conexiones muy importantes en la política. El propio Pedro Sánchez era bastante coleguita suyo. Al final le han cortado la cabeza, pero ha costado bastante. Tenía otros casos de los que también hablo en el libro, como el de Piqué; pero el rubialismo sigue dentro de la Federación. Por ejemplo con Fernando Sanz, que es uno de los que están en el comité del Mundial 2030, y fue colocado por Rubiales. También estaba en la Liga puesto por Rubiales para que hiciera ciertas inspecciones. Es un tipo conectado con el mundo mediático, ha estado en tertulias como El Chiringuito. Lamentablemente, los hijos de los amos del fútbol están heredando esos puestos. Su padre fue Lorenzo Sanz, una persona condenada en firme por fraude fiscal. Todo el mundo sabe el interés que Sanz busca en la Federación y los pelotazos que va a haber con el Mundial 2030. Por eso tenemos que hacer un periodismo de investigación riguroso, para que ese Mundial no sirva para eso.

Me ha llamado la atención que algunos de estos dirigentes terminen relacionados con lo que se conoce como las cloacas del Estado, mediante su vinculación con personajes como Villarejo.

Dentro de la Federación hay también un policía antidisturbios, Alfredo Lorenzo, vinculado al Real Madrid. Está claro que esa utilización de las cloacas está dentro del mundillo del fútbol. 

Florentino Pérez es el personaje más nocivo, por eso da para una saga de libros

En el libro hace un repaso a los amos del fútbol, como Rubiales, Tebas, Florentino, Gil Marín, Cerezo, Laporta, Roures, Lim… ¿Quién es el menos ejemplar para usted?

Yo le he dedicado mucho tiempo de mi vida a estudiar la figura de Florentino Pérez y creo que es el más peligroso, es el que tiene más poder respecto a otros en nuestro país. Hay otro tipo de oligarcas, pero el caso de Florentino es especial, por cómo se ha inmiscuido en la política de España, cómo financia partidos políticos y por su vinculación con el Partido Popular, cuando por ejemplo le llaman a declarar en la operación Púnica como testigo y el juez le pregunta que si ha financiado al PP, y él respondió como si fuera el capo de una mafia siciliana: “Oiga, me molesta su pregunta, la gente que me conoce no se atrevería a hacérmela”. Es el personaje más nocivo, por eso da para una saga de libros.

¿El caso Negreira es uno de los más graves en la historia del fútbol español por la sombra de sospecha que ha puesto sobre este deporte?

Es lamentable que el FC Barcelona contratara a un vicepresidente de los árbitros, pero espero que sirva también para investigar la totalidad del mundo del fútbol. Debería abrirse una investigación en serio. El propio Villarejo decía que en el caso de los árbitros también estaba implicado el Real Madrid. A veces algunos me acusan de que solo hablo del Real Madrid, pero en el libro dedico un capítulo completo al Barcelona, a las conexiones de la burguesía catalana con la oligarquía española y cómo la derecha catalana controla el club azulgrana, casos de Nuñez, Gaspart y tantos otros. 

Denuncia que los medios de comunicación deportivos se han vendido a las estructuras de poder y también el machismo que utilizan.

El caso de los diarios más leídos en este país lo demuestra. Hago un estudio sobre Marca: su origen, su vinculación con la propaganda fascista. Su primera portada, tras el intento de golpe de Estado contra la democracia, fue una imagen con el brazo en alto de los deportistas españoles. Y hoy sigue actuando con otras portadas, no solo llamando chantajistas a las futbolistas que están luchando, sino mostrando racismo contra el atleta marroquí El Gerrouj, al que llamó moro. Escribieron: ‘Hay que darle leña al moro’. Además, sigue vigente el machismo en la prensa deportiva. En el AS, hasta 2018, la contraportada era la chica del AS, una chica semidesnuda, y el propio director del periódico Alfredo Relaño decía que eso era una liberación de la mujer. Hice un análisis del espacio que tenía la mujer en el AS y era de apenas un 2%. Fue el sindicato Comisiones Obreras el que paralizó aquellas contraportadas. También tenemos el caso de los ‘Manolos’ en la televisión. Cuando iba a disputar Garbiñe Muguruza una final, uno de ellos dijo: “Hoy hay que empujar a Garbiñe” y el otro respondió: “Ya te gustaría a ti empujártela”. Ese tipo de machistas están en la prensa deportiva. 

Hay una complicidad absoluta, tanto de la defensa que tienen de los clubes, que les da impunidad, como de la prensa que los silencia

Afirma que el fútbol es un nido de escándalos sexuales… ¿Cree que los futbolistas se sienten intocables y por eso se animan a cometer estos actos?

Se creen intocables y lo hemos visto en varios casos recientes. Dentro de la estructura del Real Madrid hay cuatro futbolistas que han sido imputados por pornografía infantil y por difundir un video sexual con una menor y están siendo protegidos por el club. Juegan cada semana como si nada. La propia víctima ha declarado que estos jugadores se sienten impunes y tienen la capacidad de comprarlo todo y de contar con abogados con el respaldo del Real Madrid. En los medios hay un silencio casi absoluto sobre el asunto. Como en el de la futbolista Ari Arias, que denunció al club por abuso laboral y abuso de poder, y al final terminaron dándole la carta de libertad. Hay una complicidad absoluta, tanto de la defensa que tienen de los clubes, que les da impunidad, como de la prensa que los silencia.

¿España está peor que otros países en cuanto a corrupción deportiva?

El caso español no se puede comparar con la mayoría de los países del entorno europeo. Como decía Valle Inclán, en España se premia ser sinvergüenza. Lo vemos en este tipo de dirigentes vinculados al mundo del fútbol, que son de los más corruptos en Europa. 

Se ha especializado en destapar los trapos sucios del fútbol aún a costa de recibir amenazas de todo tipo.

Recibo amenazas de muerte diarias desde la publicación del libro de Florentino Pérez. Es algo a lo que te expones, pero lo peor es la respuesta de las instituciones públicas, que, igual que dan impunidad a ciertos personajes corruptos, nos dejan en desamparo total a los ciudadanos. Cuando he denunciado este tipo de amenazas, incluso he recibido amenazas por parte de policías. Entonces, ¿quién nos defiende? Es como aquello que vi una vez en un mural: “Quiéreme como la policía quiere a los nazis”. Recibo amenazas de nazis, de ultraderechistas de clubes y la policía no solo no investiga, sino que incluso hay alguno que me amenaza. Al menos se consigue que haya gente concienciada, porque eso les da bastante miedo.

Uno de los periodistas más especializados en sacar los trapos sucios que muchas veces se esconden detrás del mundo del fútbol es sin duda Fonsi Loaiza (San Fernando, Cádiz, 1990). Ni siquiera el hecho de recibir amenazas de muerte tras escribir su primer libro, Florentino Pérez, el poder del palco, al...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí