1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

entrevista

13 años de lucha para salvar el último pulmón verde de Valencia

Rubén Fernández Arizmendi, de la Coordinadora per la Protecció de Les Moles, relata la historia de resistencia ciudadana contra la construcción del centro comercial más grande de Europa

Yayo Herrero 31/01/2024

<p>Bellotada (plantación de semillas) celebrada en Les Moles en noviembre de 2019. / <strong>Coordinadora per la Protecció de Les Moles</strong></p>

Bellotada (plantación de semillas) celebrada en Les Moles en noviembre de 2019. / Coordinadora per la Protecció de Les Moles

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La Transición Ecosocial Justa es el proceso que puede conducir a garantizar condiciones de vida dignas para todas las personas en un contexto de contracción material y de caos climático. Son muchas las cuestiones que hay que resolver. La garantía de cobertura de necesidades, la reducción de la huella ecológica, la transformación y planificación de los sectores económicos, el cambio cultural… Una de las más importantes es la conservación y restauración de los ecosistemas. Con frecuencia, en los discursos políticos de lo verde conviven sin rubor las declaraciones grandilocuentes sobre la sostenibilidad con el sistemático sacrificio de los territorios y los parajes en los que tiene que desenvolverse la vida presente y futura. 

En muchas ocasiones de forma invisible, hay personas que se organizan para mantenerlos e impedir que se cementen. En esos procesos de defensa de la tierra se construye comunidad y agencia política y, por eso, es importante darlos a conocer.

Hace unos meses, tuve la suerte de conocer la experiencia de la Coordinadora per la Protecció de Les Moles, una organización en la que participan diversas entidades de Paterna (Valencia). Asociaciones vecinales, ecologistas, de comerciantes, deportivas, de acción social, AMPAs de colegios y conservacionistas llevan varios años impidiendo el deterioro de un territorio plagado de vida y de historia. Hablamos con Rubén Fernández Arizmendi, una de las personas de la coordinadora.

¿Qué son Les Moles? 

Les Moles conforman un paraje natural de 471 hectáreas en el término municipal de Paterna, una extensa área sin urbanizar que alberga varias zonas de alto interés ecológico y recreativo, compatible con los objetivos de conservación y mejora del espacio natural. Por un lado, encontramos áreas forestales de pinos, carrascas y otra vegetación típica mediterránea. Algunas de estas zonas son resultado de la reforestación llevada a cabo por escolares del municipio a finales del siglo XX. También hay campos de cultivo de secano, como algarrobos, almendros y olivos, así como un par de barrancos, el travessat y el d’endolça, con su régimen hídrico estacionario y vegetación típica de ribera, como baladres, juncos, zarzales, etc. Por otro lado, contamos con una gran explanada central con hoyos y elevaciones en los márgenes, resultado de maniobras militares. El gran valor de esta área reside en la centralidad de los terrenos con respecto a los núcleos poblacionales de Paterna y otros municipios colindantes. Esta zona ha estado en el punto de mira de proyectos excluyentes, como Puerto Mediterráneo (el centro comercial más grande de Europa) y Zona Franca, una gran área logística para productos procedentes de Asia. Estos proyectos, además de implicar depredación medioambiental, conllevarían graves perjuicios en el tejido comercial de la comarca, provocando destrucción de puestos de trabajo y profundizando en un modelo, el de la construcción, que llevó al colapso a la economía valenciana en la primera década del siglo XXI.

Rubén Fernández Arizmendi, de la Coordinadora per la Protecció de Les Moles, en una imagen cedida.

Rubén Fernández Arizmendi, de la Coordinadora per la Protecció de Les Moles, en una imagen cedida.

¿Por qué es importante defender Les Moles? ¿Cuál es la importancia de este espacio?

Les Moles representan el último pulmón verde del área metropolitana de València, donde las conurbaciones de la ciudad se extienden como una metástasis

Les Moles representan el último pulmón verde del área metropolitana de València, donde las conurbaciones de la ciudad se extienden como metástasis de un cáncer que fracciona y divide el territorio: huertas, áreas forestales y campos de secano. Les Moles se encuentran a escasos minutos de la ciudad y constituyen el único paraje natural del área metropolitana, quitando El Saler, sin urbanizar y poco antropizado. Un espacio amplio donde la fauna mediterránea (zorros, garduñas, ginetas, erizos, tejones, petirrojos, abejarucos, búhos reales) resiste los embates de la urbanización especulativa que rodea a la ciudad de València. Sus 471 hectáreas de naturaleza se encuentran, además, conectadas con el Parque Natural del Túria, un gran corredor ecológico que une L’Horta de València y el mar con las montañas del interior, con el río Túria como eje central. Un parque natural que se beneficia de su reciente incorporación a la red Natura 2000. Además, el paraje natural de Les Moles sirve como conector entre el Parque Natural del Túria y la Sierra Calderona. 

Esta amplia zona de mosaico agrícola forestal cuenta, además, con unos usos sociales extendidos por toda la comarca, reforzando la necesidad de su protección. Actualmente, habitantes de los pueblos circundantes utilizan el paraje para pasear mascotas, hacer paseos al aire libre, crossfit, ciclismo de montaña, recoger setas, espárragos, hacer picnic o, simplemente, evadirse del estrés diario paseando por la naturaleza. Situado en el término municipal de Paterna, linda con Burjassot, Godella y San Antonio de Benagéber; y a escasos kilómetros nos encontramos con los barrios periféricos del oeste de València. Un uso potencial para más de 300.000 habitantes. En el paraje natural de Les Moles también encontramos importantes elementos etnográficos que nos hablan del pasado de Paterna: cuevas vivienda, refugios de pastor construidos en piedra seca, canteras de muelas de molino (de ahí su nombre), trincheras de la Guerra Civil, aljibes, muros de piedra seca y el paredón del Terrer. Punto en el que fueron fusiladas más de 2.000 personas durante la dictadura franquista. Un muro testigo de los horrores del franquismo y que, si no se evita, acabará en la rotonda de una urbanización.

¿Cómo se conecta este espacio con la memoria de Paterna y de Valencia?

Históricamente, Les Moles fueron campos de secano y forestales de Paterna. La denominación de algunas de sus partidas nos da indicios de sus usos y características: partida de la Cova de la Mel (cueva de la miel), el Rabossar (zona de zorros), Pixadors (surgencias de agua) o Les Moles (canteras de muelas de molino). Los campos de algarrobos para alimentar al ganado, los olivos para aceite y los almendros convivían con las zonas forestales de pinos y carrascas, los rebaños de ovejas y cabras, y la zona de cantera. De aquella época quedan los restos de muelas de molino, los abancalamientos de piedra seca, los refugios de pastor, los aljibes, las cuevas vivienda, las cuevas establo, etc. 

A principios del siglo XX, el ejército español expropió gran parte del paraje natural para utilizarlo como campo de tiro y práctica de vehículos blindados

A principios del siglo XX, el ejército español expropió gran parte del paraje natural para utilizarlo como campo de tiro y práctica de vehículos blindados, reformando el paraje generando una gran explanada central donde se practicaba el manejo de tanques y elevaciones artificiales para prácticas de tiro. Hoy en día persisten todos estos elementos, aunque la vegetación se ha ido abriendo paso y la fauna también ha hecho uso de ellos. Por ejemplo, en los taludes de tierra, hoy anidan los abejarucos... 

Durante la Guerra Civil se construyó la Línea Defensiva Inmediata de la ciudad de València, cuyos vestigios más cercanos a la urbe son las trincheras de Les Moles. Construidas con piedra y orientadas hacia la antigua carretera de Llíria que conectaba con Teruel. En las trincheras, pese a su estado de abandono, aún encontramos bunkers, nidos de ametralladoras y zanjas bien conservadas, justo en la zona más alta del paraje, desde donde se divisa la ciudad de València, el mar, la Sierra Calderona y, en los días despejados, el Montgó de Denia (provincia de Alicante).

¿Cuánto tiempo lleváis organizadas? ¿Qué acciones habéis llevado a cabo?

Las primeras reivindicaciones para la recuperación del paraje ocurrieron en los años noventa, cuando aún era utilizado por el ejército. Sin embargo, el detonante de la movilización social para su protección surgió a raíz del proyecto presentado por el Ayuntamiento de Paterna para construir en él el centro comercial más grande de Europa. Este proyecto implicaba la destrucción de dos millones de metros cuadrados de bosque, el encapsulamiento artificial de un barranco y la construcción de viales en los márgenes de la autopista. De eso hace ya casi 13 años y fue en ese preciso momento cuando algunos partidos políticos alzaron su voz en contra del proyecto. Poco después, la sociedad civil organizada asumió la lucha, creando la Coordinadora per la Protecció de Les Moles, una organización que reúne a diversas entidades de Paterna, como asociaciones vecinales, ecologistas, comerciantes, deportivas, de acción social, AMPAs de colegios y conservacionistas. Desde entonces, hemos llevado a cabo diversas actividades, incluyendo numerosas excursiones a Les Moles, reforestaciones, talleres de bombas de semillas, marchas reivindicativas, excursiones temáticas (patrimonio etnográfico, endemismos botánicos, aulas de la naturaleza, etc.), exposiciones, charlas y coloquios sobre la flora de Les Moles… Hemos participado en congresos internacionales sobre flora mediterránea, geolocalización y catalogación de especies endémicas protegidas, concentraciones en el Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana, así como en reuniones con políticos de todos los niveles que han estado dispuestos a recibirnos. De hecho, hemos tenido encuentros con consellers, vicepresidentes del gobierno autonómico, diputados del Congreso, eurodiputados y alcaldes de diferentes municipios. Sin embargo, curiosamente, nuestro alcalde no ha encontrado tiempo en estos trece años de lucha para reunirse con nosotras.

¿Cómo se relaciona la defensa de un espacio natural concreto con la defensa de la vida en su conjunto? 

Nosotras siempre hemos defendido que protegiendo Les Moles protegíamos la vida. Ya no es solo la fauna que actualmente habita en Les Moles: zorros, ginetas, erizos, garduñas, tejones, petirrojos, abejarucos, búhos, cogulladas… O la flora: pinos, carrascas, enebros, baladres, Poliol mascle (especie endémica protegida), pebrella (una de las poblaciones de esta especie más septentrionales), etc. También se preserva la vida de los habitantes de la comarca por la aportación de oxígeno y bienestar para una ciudadanía que vive rodeada de infraestructuras viales, polígonos industriales, urbanizaciones e infraestructuras eléctricas.

Los espacios naturales desempeñan un papel importante en la regulación del clima y la mitigación de eventos extremos

Los espacios naturales desempeñan un papel importante en la regulación del clima y la mitigación de eventos extremos, eventos que, desgraciadamente, se están produciendo con más frecuencia en estos últimos años. Así pues, somos conscientes de que la degradación de espacios como Les Moles contribuye al cambio climático, afectando la vida en su conjunto. Los espacios naturales contribuyen a mantener la calidad del aire y del agua. Luchar por preservar Les Moles es luchar por un ambiente más saludable para todas las formas de vida, seres humanos incluidos. La conexión con la naturaleza, el arraigo a la tierra que se habita, el respeto por el entorno, llegar a la conciencia de que somos uno con el territorio, y que este no solo aporta recursos, también los saberes acumulados de nuestros ancestros, lugares de recreación imprescindibles para una buena salud física y mental. Mantener la biodiversidad, los ciclos naturales y los recursos esenciales que sustentan la vida en la Tierra, aunque sea en un espacio natural concreto, ayuda a la idea global de cuidado exterior e interior de las personas.

¿Qué habéis aprendido en estos años de lucha? 

Una de las primeras cosas que hemos aprendido y, casi podría decir, la más importante, es que la lucha hay que afrontarla con alegría, tejiendo complicidades y disfrutando de ella. Estas luchas suelen ser largas y nunca se pueden convertir en un deber o una obligación. Hay que disfrutar de cada momento. También hemos aprendido a escuchar, a escuchar a todo el mundo, incluso a la gente que no pensaba como nosotros. Por un lado están las empresas que promueven los proyectos especulativos que pretenden destruir el territorio. Su lógica es la del enriquecimiento a costa de la destrucción, pero por otro lado está la gente que les da su apoyo. Así que para nosotras era imprescindible entender por qué vecinos y vecinas apoyaban el proyecto: necesidad de empleo, malinterpretar la idea de progreso, menosprecio de los valores ambientales del paraje natural, etc. Esta escucha nos sirvió para crear nuestro argumentario y enfocar la lucha teniendo en cuenta las necesidades de la gente. Aprendimos, también, a respetarnos entre nosotras. Cada cual ha aportado a la lucha lo que ha podido, teniendo en cuenta sus habilidades o desarrollando otras que, normalmente, no ha podido desarrollar en su vida profesional. Hemos aprendido a trabajar en red con otras organizaciones, desde el respeto a la diferencia.

Es preciso mencionar que el TSJ valenciano tiene un largo historial de sentencias contra la protección del territorio y contra las leyes de protección medioambiental

¿En qué momento se encuentra vuestra lucha en estos momentos?

En el año 2021, el Consell (gobierno autónomo) incluyó Les Moles en el Parque Natural del Túria. Pero el ayuntamiento e INTU, la promotora del proyecto de Centro Comercial, recurrieron la sentencia y el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, les dio la razón, anulando la inclusión de Les Moles en el Parque Natural. Nosotras hemos recurrido las diferentes sentencias al Tribunal Supremo y, de momento, hemos conseguido que el PORN (Plan de Ordenación de Recursos Naturales) siga vigente, aunque con Les Moles fuera. Es preciso mencionar que el TSJ valenciano tiene un largo historial de sentencias contra la protección del territorio y contra las leyes de protección medioambiental (ley valenciana de costas, de protección de l’horta, etc.). Leyes que el Tribunal Supremo ha acabado avalando. Esperemos que con Les Moles no pase lo mismo, porque los argumentos que utiliza el TSJ-CV para cargarse la protección son, como se dice en València, de traca.

La Transición Ecosocial Justa es el proceso que puede conducir a garantizar condiciones de vida dignas para todas las personas en un contexto de contracción material y de caos climático. Son muchas las cuestiones que hay que resolver. La garantía de cobertura de necesidades, la reducción de la huella ecológica,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Yayo Herrero

Es activista y ecofeminista. Antropóloga, ingeniera técnica agrícola y diplomada en Educación Social.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí