1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MADRÍ, ZONA DE OBRAS

Ópera

Plaza dura de granito pagado al contado. Ni rastro de tierra. Vegetación nivel cero, bancos sin sombra… Eso sí, mercadillos de artesanía, medievales, de comidas regionales. Todo a mayor gloria de la tasa municipal

Ricardo Aguilera 11/02/2024

<p>Vista del Teatro Real desde la Plaza de Isabel II de Madrid. / <strong>R. A. </strong></p>

Vista del Teatro Real desde la Plaza de Isabel II de Madrid. / R. A. 

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

“La música, oro. El resto, papel moneda”. La frase me la regaló un amigo que sabe de esto. Uno, que lleva décadas ganando el parné haciéndose pasar por periodista musical, le tiene cariño al tema. La música es el arte más etéreo: no está en ninguna parte, no se puede tocar, no tiene representación física. Hay que sentirla. Por eso siempre me ha resultado chocante que el templo por antonomasia de la música en Madrid sea un mamotreto tan sólido y denso como el Teatro Real. 

Este bloque neoclásico fue encargado por Fernando VII, aquel canalla que usó España como palangana de sus fétidos humores. Un Borbón de pura cepa. El encargo era un brindis al sol que más calienta: no había presupuesto. La parte mollar de la construcción del teatro, a manos de un buen puñado de arquitectos reales y municipales, transcurrió durante el reinado de Isabel II, “la de aquí”, no confundir con Beth, “la de allá”. En 1850, el búnker de la ópera ya estaba listo. En sus tiempos de gloria pasaron por allí genios como Verdi o Rossini. Sin embargo, las noches en la ópera de la aristocracia madrileña fueron decayendo. No cuadraban las cuentas, los ricachos no acudían en masa –no había tantos– y tampoco tenían mucha afición por la música: sus vicios eran otros. La Casa Real se quitó de en medio privatizando la gestión del teatro, que recayó en sucesivos empresarios. Fueron a la ruina uno detrás de otro. En 1925 se bajó el telón definitivamente. Además, el teatro se venía abajo físicamente: las obras del metro hacían temblar los cimientos. 

En los sesenta se proyectó la demolición del edificio. Astutamente, la Fundación Juan March, haciendo honor a la memoria del pirata que le da nombre, presentó la alternativa de construir otro teatro de la ópera en la Castellana. Al final se optó por remozar el antiguo, que abrió en 1966, aunque ya no estaba para óperas, porque no contaba con los artilugios escénicos necesarios. Esta segunda inauguración se abrió con la actuación de la Orquesta Nacional, dirigida por Frübeck de Burgos, que interpretó piezas que fueron sesteadas por el Caudillo, la Collares y los principotes de entonces. Tres años después, subió el nivel del público, porque allí se celebró el XIV Festival de Eurovisión, donde nuestra Salomé triunfó arrastrando los 14 kilos de flecos de porcelana azul celeste con que la había cubierto Pertegaz. En los noventa se volvió a remodelar el mazacote para adaptarlo a las necesidades operísticas. Durante la obra se cayó la suntuosa araña central sobre el patio de butacas: 2.700 kilos de vidrio y 80 millones de pesetas hechos añicos. Menos mal que ya habían declarado BIC el edificio. Hoy sigue ahí, todo él pompa maciza, pero sin el glamur de antaño: el Sorteo de Lotería de Navidad se celebra allí desde 2012. Cantinela operística postmoderna: ¡400 millones de eeeeuros!

Otra de las curiosidades del Teatro Real es que no hay manera de saber cuál es la fachada y cual la trasera. Ambas son de mucho fuste, porque este monstruo de dos espaldas da a la Plaza de Oriente y a la de Ópera. Pero como de Oriente ya hemos hablado, vamos a por Ópera. Lo primero que hay que reseñar es que no figura en el callejero, porque el nombre oficial es Plaza de Isabel II. Madrid y su manía de llamar a las cosas por dos nombres a la vez. De Isabel II lo único que tiene la plaza es una estatua de bronce, obra del escultor de cámara José Piquer y Duart. Fue destruída durante la II República y recuperada después copiando una réplica de mármol que obraba en la Biblioteca Nacional. Pero por más empeño que se ponga, la estatua no ha podido con la estación de metro, que ha bautizado la plaza en la jerga popular: Ópera. Era inevitable que esta plaza albergase el Teatro Real, porque antaño acogió el teatro del los Caños del Peral, y aún antes un corral de comedias. Algunas de estas curiosidades arqueológicas, incluyendo los arcos de las fuentes de los Caños del Peral, se pueden ver en la reforma de la estación de metro, que ha puesto vidrieras para lucir las raíces madrileñas. En superficie, la remodelación de la plaza realizada por el faraón Gallardón, luce como era de esperar: plaza dura de granito pagado al contado a los proveedores gallegos, gente de bien que hace el agosto con los alcaldes madrileños. Ni rastro de tierra, vegetación nivel cero, bancos sin sombra… Eso sí, mercadillos de artesanía, medievales, de comidas regionales…. Todo a mayor gloria de la tasa municipal y de un proyecto en común para convertir la ciudad en negocio. Da resultado. Les votan.

Frente al Teatro Real estuvo el Real Cinema, obra de Teodoro Anasagasti, inaugurado en 1920. Cuatro años después se pasó por allí Howard Carter para dar cuenta de cómo había saqueado la tumba de Tutankamon. Recibió aplausos. En 1977 estrenaron La Guerra de las Galaxias, en 2012 lo cerraron y en 2020 lo demolieron. Sic transit gloria mundi. Todavía andan por ahí pidiendo responsabilidades al Ayuntamiento por tirar un edificio histórico: en los despachos del consistorio no se oyen más que risas. En los sótanos del antiguo cine había una discoteca temible: Heaven. Para ascender a este cielo subterráneo había que lidiar con unos porteros que no eran precisamente discípulos de San Pedro. Fueron protagonistas de tiroteos, apuñalamientos y palizas en la calle de la Priora, por donde se entraba al antro. Todo este complejo es hoy el hotel Ocean Drive, de pésimo gusto arquitectónico, que no tiene nada que ver con la famosa avenida de Miami más allá del nombre y los precios.

Como todas las plazas viejas, Ópera invita a la nostalgia. Los lugares que conocimos no existen y los sustitutos son franquicias temibles. El Gran Musical, tienda de instrumentos con solera y belleza, es hoy un chiringuito de souvenirs. Entré el otro día para comprar un bolígrafo; estaba tomando notas sobre la plaza y lo eché en falta. Me miraron como a un extraterrestre. ¿Bolígrafo, escribir? Los locales de otra vida han desaparecido. Recuerdo con especial cariño el bar Monje (muy ricas las navajas) donde me llevaba el Reverendo, que vivía muy cerca, en la calle Campomanes, en un quinto sin ascensor al que subir su piano Hammond era tarea reservada para amigos en plena forma. Nada queda. Bueno, algo: el Asador Real nada más encabezar la calle de la Escalinata. Quedan también los clubs de alterne de la calle Caños del Peral, tan sórdidos hoy como hace medio siglo, eso sí, cambiando los acentos del sur de España por los del sur de América. Y la música, encofrada en el monolítico Real, que será feo, pero por lo menos suena a algo. 

“La música, oro. El resto, papel moneda”. La frase me la regaló un amigo que sabe de esto. Uno, que lleva décadas ganando el parné haciéndose pasar por periodista musical, le tiene cariño al tema. La música es el arte más etéreo: no está en ninguna parte, no se puede tocar, no tiene representación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Aguilera

Iba para biólogo pero las cosas se torcieron y devine en periodista. Por favor, no se lo digan a mi madre.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marcos23

    Apoyo la sugerencia de pipe49, y eso que no soy de Madrid! :)

    Hace 2 meses 8 días

  2. pipe49

    Estoy esperando el día en que Ctxt decida reunir todos los excelentes artículos del Sr Aguilera en un libro. Para mí ha sido un descubrimiento como cronista de Madrid desde una perspectiva cargada de conocimiento y sentido del humor.

    Hace 2 meses 10 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí